La Historia y ¿Cómo Surgió El Santo Rosario Católico?

El Santo Rosario, llega a ser un tipo de rezo que tiene un origen o procedencia muy antigua, realizada con el fin de poder establecer en el año que se hiciesen las oraciones de los Misterios del Santo Rosario. En el siguiente artículo conoceremos todo lo referente sobre cómo llegar a realizar este tipo de rezo y en qué consiste el mismo si todavía no lo sabe.

Santo Rosario

Rosario (Catolicismo)

El Rosario del idioma latín medieval de “rosarium”, y este del latín “rosarium” rosaleda, llega a ser  un tipo de rezo tradicional católico que llega a conmemorar los 20 “misterios” (Unos 15 en la forma tradicional) de la vida de nuestro amado Señor Jesucristo y de la Virgen María, los cuales se van recitando luego de anunciar cada uno de ellos por un padre nuestro, luego 10 avemarías y 1 gloria al Padre.

Llega a ser frecuentemente designado como un Santo Rosario por todos los católicos. “La Iglesia ha llegado a reconocer en todo momento una clase de eficacia particular al Rosario, por lo que ha llegado a confiarle, por medio de su recitación comunitaria y también de su práctica constante, las causas más difíciles”.

Igualmente, se llega a llamar “rosario” a la sarta de las cuentas que se usa para poder rezar el rosario. Las cuentas se encuentran separadas por cada 10 por otras de diferentes tamaños y la sarta se encuentra unida por sus 2 extremos a una cruz.

Inicios del Rosario

En los orígenes o la Historia del Santo Rosario católico se llegan a entrelazar tradiciones las antiguas de la oración del Oriente y también del Occidente cristianos. El rosario posee sus raíces en el siglo IX, cuando la manera de llegar a honrar a María quien se trata de la madre de Jesús en Oriente empieza a ser conocido en las regiones de Occidente.

Se trata de la repetición de las aclamaciones y también de las alabanzas que se presentan en el Evangelio de Lucas (este es el saludo del ángel Gabriel a la virgen María en el libro de Lucas 1:26-28; y también el saludo de su prima Isabel a María en el libro de Lucas 1:42) hasta poder conformar la avemaría junto con un rico complemento de himnos y de diversas oraciones propias de las liturgias orientales.

Santo Rosario

Entre las diversas influencias de mayor importancia se encuentra la traducción al idioma latín del Akáthistos a la propia madre de Dios, un tipo de himno de la liturgia oriental griega de los finales del siglo VI que llega a meditar sobre el misterio de la maternidad divina de la Virgen María.

Un hombre llamado André Duval fue el que citó a Thomas Esser,​ quien refirió lo que es la existencia de un manuscrito del año 1501 el cual se encontraba conservado en la biblioteca de Múnich, en el que se destaca que el rosario tuvo su principal origen primeramente en la Orden de San Benito, y que después se logró consolidar por obra de la Orden de los Cartujos, y se logró expandir por la acción de los dominicos.

Corona del Rosario

La llamada corona del rosario o también conocida como la camándula, como se le suele conocer en ciertos países del mundo, se encuentra formada por unas 50 cuentas en grupos de 10 los cuales son conocidos como las “decenas”, con una cuenta que es mucho más gruesa entre cada decena, o bien una cuenta que está algo más separada de las de las avemarías. La ristra se cierra en ambos extremos, enganchándose los mismos de manera simple, o a una placa de intersección.

La placa suele llegar a tener una forma triangular o similar, con el vértice hacia abajo, del que, por lo habitual, sin embargo, no siempre, sobre todo en el caso de los rosarios antiguos sale un tramo de comúnmente unas 5 cuentas, siendo algo mucho más mayores a las extremas, como las de los padrenuestros. De la última llega a salir un tipo de enlace del que cuelga un Crucifijo, o una cruz.

Misterios del Santo Rosario

Cada serie de los misterios llega a comprender unos 5 temas diferentes para lo que es la meditación, cada uno de los cuales llega a representar un momento de la vida del señor Jesús y de la Virgen María, la madre de Jesús. El rosario es aquel que representa las rosas, a manera de oración que suelen ser ofrecidas a la Virgen María, en sus diferentes etapas de la vida a manera de los misterios.

Tradicionalmente, el rosario se encontraba dedicado a una de las 3 series de “misterios” que debían de llegar a ser recitados secuencialmente, 1 por cada noche. De acuerdo a aquella praxis corriente, el lunes y también el día jueves se encontraban dedicados a los “Misterios Gozosos”, el martes y el viernes a los “Misterios Dolorosos”, el día miércoles, el sábado y el domingo a los “Misterios Gloriosos”.7​

Para que pueda llegar a decirse que el Rosario suele ser más plenamente “compendio del Evangelio”, es conveniente pues que, luego de haber recordado la encarnación y también la vida oculta de Cristo (que son los misterios de gozo), y antes de llegar a considerar los sufrimientos de la pasión (que son los misterios de dolor) y también el triunfo de la resurrección (que son los misterios de la gloria), la meditación se llega a centrar de la misma manera en ciertos momentos particularmente que son significativos de la vida pública (los cuales corresponden a los misterios de la luz).

Esta clase incorporación de los nuevos misterios, sin llegar a prejuzgar ningún tipo de aspecto esencial de la estructura tradicional de esta clase de oración, se llega a orientar a tener que hacerla vivir con un interés renovado en la espiritualidad cristiana, como una verdadera introducción a la profundidad de lo que es el Corazón de Cristo, el abismo de gozo y también de la luz, de dolor y de la gloria.

Los católicos tradicionalistas llegaron a decidir no incorporar esta clase de nueva manera de rezar el rosario, siempre conservando las 150 avemarías con los 15 misterios.

  • Los Misterios Gozosos: Los Días Lunes y jueves, y también en el tiempo de Adviento y Navidad (Lunes y Sábado).
  • Los Misterios Dolorosos: Los Días Martes y viernes, y en el tiempo de Cuaresma (Martes y Viernes).
  • Misterios Luminosos: Los días Jueves.
  • Misterios Gloriosos: Los Días Domingo, miércoles y sábado, y en el tiempo de Pascua (Domingos y Miércoles).

Formas de Rezo

Entre tanto que se sostiene el crucifijo se hace la señal de la cruz y después se procede a recitar el llamado Acto de Contrición. En la primera cuenta grande se llega a recitar 1 padrenuestro. En cada una de las 3 siguientes cuentas que son pequeñas se recita 1 avemaría. Se recita 1 gloria antes de la siguiente cuenta que es grande. Luego se anuncia el primer misterio del rosario de ese día y se recita 1 padrenuestro. En cada una de las 10 siguientes cuentas pequeñas que es conocido como 1 decena se recita 1 avemaría entre tanto que se reflexiona en el misterio.

Posteriormente, se recita 1 gloria después de las 10 avemarías. También se puede llegar a rezar la oración de Fátima. Cada una de las siguientes décadas llega a ser recitada de la misma forma: anunciando el correspondiente misterio, luego recitando 1 padrenuestro, 10 avemarías y 1 gloria entre tanto que se medita en el misterio.

Cuando se ha llegado a concluir el 5to misterio el rosario suele llegar a terminarse con el rezo de la Letanía y el Salve Reina. Existen, además, diferentes maneras de rezarlo que llegan a variar de acuerdo a la manera de meditación, las oraciones que se llegan a agregar al rezarlo y hasta la motivación de la oración misma.

Las Quince Promesas de la Virgen María

Las 15 promesas que la Señora del Rosario llegó a dar de acuerdo a los escritos del Beato Alano son los siguientes:

  • Quien llegue a rezar constantemente el Rosario, va a recibir cualquier clase de gracia que se le pida.
  • Ella promete su especial protección y una gran cantidad de beneficios a los que lleguen a rezar devotamente su Rosario.
  • El Rosario llega a ser el escudo contra el infierno, el cual destruye el vicio, también libra de los pecados y también abate las herejías.
  • El Rosario es el que hace germinar las virtudes humanas para que las almas logren conseguir la misericordia divina.
  • En el corazón de todos los hombres, el amor del mundo con el amor de Dios y también los eleva a desear las cosas celestiales y eternas.
  • El alma que se llegue a encomendar por el Rosario no perecerá.
  • El que con gran devoción rece el Rosario, considerando sus sagrados misterios, no se va a ver oprimido por la desgracia, ni tampoco morirá de muerte desgraciada, más bien se convertirá si es pecador, el cual perseverará en gracia si es justo y, en todo caso llegará a ser admitido a la vida eterna.
  • Los verdaderos devotos de este Rosario no van a morir sin los Sacramentos.
  • Todos los que llegan a rezar el Rosario tendrán en vida y también en muerte la luz y de igual manera la plenitud de la gracia y serán todos partícipes de los méritos bienaventurados.
  • Será librado bien pronto del Purgatorio a todas las almas devotas al Rosario.
  • Los hijos del Rosario gozarán en el cielo de una gran gloria singular.
  • Todo cuanto se llegue pedir por medio del Rosario se va a alcanzar prontamente.
  • Sera socorrido en todas sus necesidades a los que propaguen el Rosario.
  • Se ha solicitado al señor Jesús la gracia para todos los cofrades y los devotos lleguen a tener en vida y también en muerte como los hermanos a todos los bienaventurados de la corte celestial.
  • Los que llegan a rezar el Rosario llegan a ser todos hijos de ella muy amados y los hermanos del señor amado Unigénito Jesús.
  • La devoción al Santo rosario llega a ser una señal manifiesta de la predestinación de la gloria.

El Rosario y las Órdenes Mendicantes

En el siglo XIV las Órdenes mendicantes que fueron emitidas por los Franciscanos, los Dominicos, las Carmelitas y también los Agustinos, los cuales fueron fundados, junto a sus ramas femeninas, en la primera mitad del siglo XIII, van a llegar a difundir el rezo del Salterio de María en sus predicaciones y también entre los laicos que ellos llegaban a acompañar espiritualmente.

Las Cofradías del Rosario

En el año 1470 el dominico llamado fr. Alain de la Roche o Alano de Rupe (nacido en el año 1428 y fallece en el año 1475), funda en la región de Douai (la cual se trata de una ciudad del norte de Francia, que se encuentra cercana a la zona renana) la denominada Cofradía del Salterio de la Gloriosa Virgen María.

Los principales objetivos llegaban a ser: el tener que difundir la devoción al Rosario, crear un tipo de ambiente de espiritualidad mariana entre cada uno de sus cofrades y también el tener que pedir la intercesión de la Virgen. Pues bien, estando inspirado en Alain de la Roche, el prior de los dominicos de Colonia (que es la ciudad ubicada en la zona renana) llegó a crear en el año 1475 la primera Cofradía del Rosario.

La misma llegó a tener tanto éxito entre el pueblo fiel y también las autoridades civiles y las eclesiásticas, que de forma rápida empezaron a fundarse diversas Cofradías del Rosario en muchos otros conventos dominicos, llegando a pasar bajo la responsabilidad de la Curia Generalicia de la Orden de Predicadores (de Roma) en el año 1485. Desde ese mismo momento serán los dominicos los grandes difusores del Rosario, aunque de la misma manera lo llegaron a hacer muchos de los otros religiosos, además de los laicos y de diversos sacerdotes.

Cuatro Factores

Existen unos 4 factores que llegaron a contribuir a lo que es el éxito de dicha oración los cuales se tratan de las siguientes:

  1. Es una oración muy sencilla
  2. Se puede llegar a rezar individual o hasta comunitariamente
  3. La misma llega a animar a que las personas mediten en los Evangelios
  4. Ayuda a pedir de manera correcta lo que necesitamos.

Santo Rosario

Gracias a esto último, la Iglesia suele creer que el rezo del Rosario fue lo que contribuyó a que sucedieran muchas acciones milagrosas, como lo son las curaciones, las conversiones, la liberación de las ciudades sitiadas o del apaciguamiento de los diversos fenómenos naturales tales como los terremotos, las tempestades, las erupciones volcánicas o hasta incluso los tsunamis.

Tratando de llegar a integrar el rezo del Rosario en la espiritualidad dominicana, en dicha época empieza a identificarse a santo Domingo con el Rosario. Y, pasado de un tiempo, surgió la conocida tradición de que la Virgen María fue la que entregó a este santo un tipo de rosario, siempre pidiéndole que propagara esta clase de oración por todo el mundo entero; llegando a considerar de esa manera a santo Domingo como el fundador del Rosario.

San Pío V y el Rosario

Durante el siglo XVI llegó a haber un gran acontecimiento de mucha importancia: la victoria en la batalla de Lepanto (en el año 1571), en la que la armada cristiana logró vencer a la turca, que era mucho más superior que ella. La clave la pueden encontrar en que el Papa san Pío V (del año 1504-1572) pidió a los todos fieles cristianos que llegaran a rezar el Rosario para que María intercediera.

Como consecuencia de toda esta victoria, en el año 1573 el Papa Gregorio XIII (del año 1502-1585) fue el que instituyó la fiesta de la Virgen del Rosario el primer domingo del mes de octubre. Luego esta fiesta se pasó al día 7 de octubre, el cual es recordado como el día de la batalla de Lepanto.

Además, san Pío V fue el hombre que fijó la manera de llegar a rezar el Rosario. Éste va a constar de unos 3 grupos de 5 misterios. Los primeros llegan a ser los gozosos que son los que invitan a las personas a meditar los pasajes más importantes de la infancia del señor Jesús. Después se encuentran los misterios dolorosos, los cuales tratan sobre la pasión de nuestro Señor. Y por último se encuentran los misterios gloriosos, en los que las personas llegan a meditar la resurrección del Señor y de los otros acontecimientos posteriores.

En cada uno de los misterios se llegan a rezar 1 Padrenuestro, 10 Avemarías y 1 Gloria mientras luego la persona va a meditar en un pasaje referente a la vida del señor Jesús o de la virgen María.

El Rosario Perpetuo

En el transcurso de los siglos XVII y XVIII se llegó a difundir mucho el rezo del Rosario entre el pueblo fiel de los creyentes católicos. En el año 1629 el dominico fray llamado Timoteo Ricci (de los años 1579-1643) fue el que creó el Rosario Perpetuo. Para ello se repartió unas 8.760 tarjetas (correspondientes a las 8.760 horas que tiene 1 año solar), para que en cada una de las horas del año hubiese alguien que estuviera rezando los 15 misterios del Rosario.

Este llegó a ser tan acogido que en ciertas ciudades tuvieron que llegar a repartirse diversos grupos de tarjetas, porque los solicitantes ya sobrepasaban con mucho el número de las 8.760. Con el apoyo de alguno de los Papas, el Rosario Perpetuo llegó a ser difundido por todas las regiones de Europa y por las tierras de misión.

Luego de la Revolución Francesa (del año 1789) y las siguientes revoluciones liberales que sucedieron durante el siglo XIX, la Iglesia llegó a sufrir un cataclismo: llegó a perder su influencia pública, le quitaron todas sus posesiones y, por sobre todo, intentaron llegar a desplazarla como referente moral ante la sociedad.

Los Valores tan evangélicos como lo es la libertad, la fraternidad y también la igualdad llegaron a ser asumidos por los revolucionarios, y el marxismo fue el que acusó a la Iglesia de ser el “opio del pueblo”. Como una consecuencia de este tipo de ambiente anticlerical, las Órdenes religiosas fueron en todo momento expulsadas y se pusieron muchas trabas a todos los sacerdotes.

Rosario Viviente

Ante esta clase de situación, el pueblo fiel llegó a encontrar su refugio espiritual en las diversas devociones. Una de las principales llegó a ser el rezo del Rosario. La joven seglar llamada Paulina Jaricot (del año 1799-1862), tomando como principal referencia el Rosario Perpetuo que apenas se estaba rezando ya por estar un poco desfasado ideó lo que es el Rosario Viviente, pensando sobre todo en las personas de la clase obrera.

Este consistía en llegar a crear grupos de 15 personas en los que cada una se llegase a comprometer a rezar, al día, por lo menos 1 misterio del Rosario. De esa manera, cada grupo rezaba 1 Rosario completo al día.

Otro objetivo del denominado Rosario Viviente era el de llegar a apoyar tanto espiritual como económicamente a las misiones, siendo el precursor de las muchas Obras Misionales Pontificias. Este tipo de rezo se logró extender de forma rápida por todas las regiones de Europa, y todos los dominicos se implicaron mucho en su difusión. No llega a ser extraño que en 2 apariciones de la Virgen el Rosario llegue a ser un elemento central:

  • En las regiones de Lourdes (en el año 1858) la Virgen le pide expresamente que se rece el Rosario.
  • En las regiones de Fátima (en el año 1917) la propia Virgen se hace llamar a sí misma como “Nuestra Señora del Rosario”.

Equipos del Rosario

En lo que es el Concilio Vaticano II (de los años 1962-1965) la Iglesia llega a superar la mentalidad tridentina y por esa razón se abre a la sociedad contemporánea, llegando a propiciar los profundos cambios espirituales. A resultas de ello, en el año 1967 se llegan a crear los Equipos del Rosario por la propia iniciativa del dominico francés fray Marie-Bertrand Eyquem.

Este tipo de movimiento es el que tiene un fuerte carácter apostólico y también ecuménico. Los equipos se encuentran conformados por unas 15 personas, en los que de la misma manera se admiten a los no católicos. Además de llegar a comprometerse cada uno del os miembros en rezar 1 misterio del Rosario al día (como ya se llegaba a hacer con el Rosario Viviente), se reúnen por lo menos 1 vez al mes en la casa de alguno de los miembros para poder orar en común, siempre invitando a las demás personas a participar.

Misterios Luminosos

Y de esa manera llegamos al siglo XXI. Es tanto lo que la misma sociedad se encuentra cambiando, que la Iglesia ha de llegar a modernizar el culto mariano para poder llegar a hacerlo asequible a la persona de la actualidad. En este mismo sentido, el Papa san Juan Pablo II (papa entre los años 1920 al 2005) además de llegar a promover mucho lo que es el rezo del Rosario, fue el que introdujo unos 5 nuevos misterios que son:

  • Los Luminosos, que versan sobre la vida pública de nuestro amado Señor Jesús.

Sin embargo, queda aún mucho por llegar a hacer para poder lograr difundir en la sociedad ésta muy importante oración, sobre todo entre los más jóvenes. ¿Se debe de explicarla mejor?: Sin lugar a duda. ¿Hay que llegar a introducir en ella ciertos tipos de cambios?: probablemente, sin embargo, con mucho más cuidado, como dice el dicho no vaya a ser peor el remedio que la enfermedad… Roguemos a María para que nos ilumine.

Santo Domingo de Guzmán

La Madre de Dios, en una de sus apariciones a Santo Domingo le llegó a enseñar a rezar el rosario, en el año 1208. Por lo que le dijo que propagara esta clase de devoción y la usaran como un tipo de arma poderosa en contra de todos los enemigos de la Fe.

Este hombre llamado Domingo de Guzmán llegaba a ser un santo sacerdote español que fue al sur de Francia para poder convertir a los que se habían llegado a apartar de la Iglesia por la herejía albingense.

Esta llega a enseñar que existen unos 2 dioses, uno del bien y el otro del mal. El bueno fue el que creó todo lo espiritual. El malo, fue el que creo todo lo material. Como una consecuencia, para los albingenses, todo lo material llegaba a ser malo. El cuerpo es material; por lo tanto, el cuerpo llega a ser malo. El señor Jesús tuvo un cuerpo, por lo consiguiente, Jesús no es Dios. Esto es lo que él llegaba a enseñar en esas regiones, por lo que muchos la denominaban como una clase de herejía.

La Virgen pide a Santo Domingo le ayuda a Propagar la Devoción

La Virgen se le llegó a aparecer en la capilla. En su mano llegaba a sostener un rosario y le enseñó a este hombre llamado Domingo a recitarlo. Dijo que lo tenía que predicar por todo el mundo, prometiéndole que muchos de los pecadores se lograrían convertir y de esa manera obtendrían las abundantes gracias. Por lo que este es conocido como el Santo Rosario Domingo.

Este sacerdote llamado Domingo salió de ese lugar lleno de celo, con el rosario en la mano. Efectivamente, lo llegó a predicar, y con un gran éxito porque muchos de los albingenses regresaron a la fe católica.

Lamentablemente la situación entre los albingences y los cristianos se encontraba además vinculada con lo que era la política, lo cual fue lo que hizo que la cosa llegase hasta la guerra. Simón de Montfort, quien se trataba del dirigente del ejército cristiano y a su vez amigo de Domingo, fue el que hizo que éste le enseñara a todas las tropas a rezar el rosario.

Por lo que lo rezaron con gran una enorme devoción antes de comenzar su batalla más importante en las áreas de Muret. De Montfort llegó a considerar que su victoria había llegado a ser un verdadero milagro y también fue el resultado del rosario. Como un tipo de signo de gratitud, De Montfort este construyó la primera capilla a Nuestra Señora del Rosario en dichas regiones.

Las Promesas de la Virgen María a los que recen Devotamente el Santo Rosario

Un número creciente de los hombres que se unió a la obra apostólica de Domingo y, con la aprobación del propio Santo Padre, Domingo llegó a informar la Orden de Predicadores (más conocidos como los Dominicos). Con gran celo predicaban, al igual que enseñaban y todos los frutos de conversión llegaban a crecer. A medida que la orden iba creciendo, se extendieron a los diversos países cercanos como los misioneros para la gloria de Dios y también de la Virgen.

El rosario se llegó a mantener como la oración predilecta en el transcurso de casi 2 siglos. Cuando la devoción comenzó a disminuir, la Virgen se presentó a un hombre llamado Alano de la Rupe y le dijo que tenía que revivir dicha devoción. La Virgen le dijo de igual forma que se necesitarían unos  volúmenes inmensos para poder registrar todos los milagros que fueron logrados por medio del rosario y por lo que reiteró las promesas dadas a Santo Domingo referentes al rosario.

La Virgen del Santo Rosario, ¡Auxilio de los Cristianos!

En las regiones de Europa y con ella toda la cristiandad se encontraba en grave peligro de extinción. Por lo que muchos saben, por las promesas del señor Jesucristo, que eso no puede llegar a ocurrir, sin embargo, humanamente, no había llegado a tener solución para la amenaza del Islam.

Los Musulmanes se llegaban a proponer el hacer desaparecer, a punta de golpe de espada, el cristianismo. Ya habían llegado a tomar la Tierra Santa, además de Constantinopla, las regiones de Grecia, Albania, África del Norte y también España. En esas mismas y extensas regiones el cristianismo llegaba a ser perseguido, y muchos de los mártires fueron los que derramaron su sangre, muchas de las diócesis desaparecieron de forma completa. Luego de los 700 años de lucha por la reconquista, de España y de Portugal pudieron llegar a librarse del dominio musulmán.

El Sitio de Viena

Los turcos continuaban siendo los poderosos en tierra y, también en el siglo siguiente, los cuales invadieron a las regiones de Europa desde el Este y, luego de haber tomado enormes territorios, sitiaron a Viena, la cual se trata de la capital de Austria. Una vez más, las tropas enemigas eran muy por encima de ellas.

Si llegaban a conquistar la ciudad, el resto de las regiones de Europa caería rendida a ellos. El emperador llegó a depositar su confianza y también rogó por la protección a Nuestra Señora del Rosario. Hubo una enorme batalla y también un gran derramamiento de sangre y ya, cuando todo parecería perdido, el alivio logró llegar el día de la fiesta del Santo Nombre de María, que fue el día 12 de septiembre, del año 1683, cuando el rey de Polonia, llamado Jan Sobieski, llegó con el rescate al frente de un ejército cristiano, por lo que derrotaron a los ejércitos turcos.

La Batalla de Temevar

Los turcos llegaron a sufrir otra gran derrota a manos del Príncipe Eugenio de Saboya, quien era el comandante de todos los ejércitos cristianos, en las regiones de Temesvar (en la Rumania moderna), el día 5 de agosto del año 1716, en aquel mismo entonces era la fiesta de la Señora de las Nieves. El Papa Clemente XI llegó a atribuir esta clase de victoria a la devoción que era manifestada a Nuestra Señora del Rosario. En acción de gracias, llegó a mandar que la fiesta del Santo Rosario llegara a ser celebrada por la Iglesia universal.

Los Pontífices

A lo largo de muchos siglos los diversos Papas de la historia han llegado a fomentar la pía devoción del rezo del rosario y también le han llegado a otorgar las indulgencias. Por lo que dijo Nuestro Señor: “Donde 2 o 3 estén reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” esto se encuentra en el libro de Mateo 18:20.

El rosario en familia llega a ser algo muy maravilloso dicho por muchas familias. Llega a ser una manera muy práctica de poder llegar a fortalecer la unidad de la vida familiar. Es una clase de oración que se encuentra al alcance de todos. Los Papas, en especial los más recientes, han llegado a hacer un gran énfasis sobre lo que es la importancia del rosario en familia.

El llamado Papa dominico, San Pío V (ordenado entre los años 1566 – 1572) fue el que dio el encargo a su congregación de llegar a propagar el santo rosario. Desde ese mismo entonces los Papas han llegado a ser unos grandes devotos del rosario y también de lo que ha sido su propagación.

Santo Rosario

Todos los Papas del siglo XX han sido hijos devotísimos del Santo Rosario

La mayor autoridad de la iglesia católica el Papa Juan Pablo II llega a insistir en el rezo del Santo Rosario en familia, al igual que en grupos, hasta incluso en privado. Este llega a pedir que se invite a todos a rezar, a no temer lo que es el compartir esta bella devoción, que llega a ser una catequesis de la fe.

No llega a alertar a que el mundo entero se encuentra sumergido en una crisis y que las fuerzas humanas no bastan para poder solucionar las cosas. La victoria, de acuerdo a lo que dice el Papa, vendrá nuevamente de la mano de la Virgen María. Esta es la victoria del Señor Jesucristo, el Señor, el único Rey del Universo.

Recomendado por la Virgen en varias de sus Apariciones más importantes

La gran importancia del rosario como una especie de medio eficaz de los creyentes ha llegado a ser confirmado no solo por los diversos pontífices, sino que, por la Madre misma, la Virgen María. Esta llega a ser la oración de los sencillos y también de todos de los grandes, la misma se encuentra al alcance de todos lo que quieran hacerla, en todo tiempo y en todo lugar.

El rosario es aquel que honra a Dios y también a la Santísima Virgen de una manera muy especial. En las regiones de Lourdes, la Virgen llevaba un rosario en la mano cuando se le llegó a presentar a Santa Bernardita. Y también llegaba a llevar un rosario cuando se les apareció a los 3 pastorcitos de Fátima. Y fue en la región de Fátima donde ella misma se llegó a revelar a todos los niños su título de: “Nuestra Señora del Rosario”.

Si te gustó nuestro artículo sobre el Santo Rosario, te invitamos a que visites los siguientes enlaces:

(Visited 66 times, 1 visits today)

Deja un comentario