La Parábola de los Talentos Según San Mateo

En el artículo de hoy vamos a hablar de uno de los temas más debatidos en cuanto a su significado en la biblia: La Parábola de los Talentos según San Mateo. Dicha parábola se ubica luego de la parábola de las diez vírgenes y forma parte de un discurso aún más grande que se relaciona con el juicio final. También nos habla de cómo Dios nos entrega sus dotes y talentos para que los desarrollemos. Descubre qué dice esta parábola, cómo se relaciona con las otras, su significado y mucho más.

parábola de los talentos

La Parábola de los Talentos

Lo primero que debemos saber es que la palabra Parábola o “Mashal” se define como la narración de un suceso inventado donde se busca obtener una enseñanza moral. En este caso, nos referiremos a una parábola literaria que podemos encontrar en la biblia y que posee un carácter pedagógico y moral; ya que busca transmitir un mensaje a todo el que lo lea. A su vez, otra característica de las parábolas, es que se transmite a modo de historia la cual es aceptada como verdadera por la mayoría de la población.

Con esto no queremos poner en duda la veracidad de la parábola de los talentos, solo le transmitimos al lector la definición correspondiente. Además, la razón por la que se duda de la veracidad de la historia gira en torno a la imposibilidad de obtener una comprobación de los hechos narrados.

Volviendo a la parábola de San Mateo, es una narración que pertenece a su evangelio (25;14-30) y que tiene relación con la parábola de las minas o la parábola de las diez onzas que es narrada en el evangelio de San Lucas (19;11-27). Ambas historias se asemejan entre sí, buscando transmitir mensajes similares y poniendo en relieve las enseñanzas de Jesucristo.

Específicamente, esta parábola la podemos encontrar luego de la parábola de las diez vírgenes, siendo una pequeña parte de una narración mucho más completa donde el tema central que a tratar es el la precaución cuando llegue el juicio final. Su significado ha sido ampliamente debatido debido a como en la narración se hace una crítica cuando fue pronunciada durante el ministerio de Jesucristo.

A pesar de esto, las enseñanzas principales para el cristianismo giran en torno a cómo Dios nos confía sus habilidades, dotes y talentos a nosotros, los hombres del mundo. De esta forma nos otorga la responsabilidad de desarrollarlos para que cada hombre pueda generar frutos a partir de ellos. A su vez, Jesús nos critica de forma abierta y directa si nos dejamos llevar por el miedo, la pereza, la omisión consciente, el exceso de precaución o la cobardía. Evitando que podamos desarrollar estos regalos maravillosos que nos han sido otorgados impidiéndonos crecer como personas y cristianos.

¿Qué dice la Parábola de los Talentos Según San Mateo?

A continuación, procedemos a mencionarte todo el contenido de la parábola de los talentos que encontramos en el evangelio según San Mateo:

Porque el reino de los cielos es como un hombre que al irse muy lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. A uno le dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno; a cada uno conforme a su capacidad para luego irse lejos.

Él que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, ganando así otros cinco talentos. Asimismo, el que había recibido dos, ganó otros dos también. Pero el que había recibido uno fue, cavó en la tierra y escondió el dinero de su señor.

Luego de mucho tiempo, vino el señor de aquellos siervos y arregló cuentas con ellos. De manera que fue pasando uno por uno, primero le hablo al que había recibido cinco talentos que le trajo otros cinco talentos, diciendo: ‘señor, cinco talentos me entregaste; y aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos’. Con lo que su señor responde: ‘muy bien, buen y fiel siervo; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor’.

Ahora se dirige a quien había recibido dos talentos y este le dice: ‘señor, dos talentos me entregaste; y aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos’. Su señor le dijo: ‘Bien, buen y fiel siervo; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor’.

Por último, se dirige al tercero que recibido un talento y este le comenta: ‘Señor, te conozco y sé que eres un hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; por esta razón tuve miedo; y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí lo tienes señor, lo que es tuyo’. En respuesta su señor, le dijo: ‘siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré y que recojo donde no esparcí. Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. ¡Quitadle pues, el talento! y dénselo al que tiene diez talentos. Porque al que tiene, le será dado y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes’.

parábola de los talentos

Reflexión de la Parábola de los Talentos

Esta parábola corresponde a una de varias que fueron dichas por Jesucristo en vida, y que fue narrada en el evangelio de Según San Mateo. Mejor conocida como la parábola de los talentos.

La finalidad de esta historia es la de alertar, prevenir y hacer conscientes a todas las personas para que no se queden dormidos, actúen de forma pasiva o tengan miedo de desarrollar las habilidades y capacidades que el señor nos esta entregando. Ya que el vendrá en algún momento y espera que con lo poco o mucho que nos dé, seamos capaces alcanzar muchas más cosas y multiplicar todos los dones, talentos y habilidades originales que nos brindo. Esto es lo que dicta la voluntad del señor, unidos con Cristo en el poder del espíritu santo.

Como pueden apreciar, la parábola no es muy larga, pero aun así posee mucha tela para reflexionar, ya que aborda distintos puntos que iremos tratando a profundidad.

El primer mensaje que podemos rescatar de la historia, es el paralelismo que hay entre el señor y sus fieles con Dios y nosotros. Ya que Dios es nuestro pastor y nosotros somos sus humildes servidores. Luego viene la primera gran revelación, no todas las personas son iguales ni poseen los mismos talentos o habilidades. En la parábola a cada uno se le otorga una cantidad diferente de talentos. Que es similar a lo que ocurre en la realidad: los seres humanos poseemos distintas capacidades a distintos niveles. Esto quiere decir que todos somos diferentes y únicos, pero no significa que eso sea algo malo ni una desventaja.

En la parábola no se realiza ninguna distinción entre los siervos, que afirme que uno es mejor o peor que otro; ni tampoco se sugiere que aquel que posea cinco talentos es mejor que aquel que posee solo uno. Ya que a los ojos de Dios todos somos iguales. Este concepto debe ser central en nuestras vidas ya que puede ser una causa de envidia, odio, ira y codicia. Por ende, debemos ser capaces de aceptarnos y querernos tal cual como somos, apreciando cada una de nuestras virtudes y de nuestros defectos.

parábola de los talentos

Sentimientos como la envidia, el odio y la ira suelen surgir cuando no apreciamos todas nuestras capacidades y nos llenamos de sentimientos de inferioridad al compararnos con las demás personas. Este es otro error que cometemos a diario, la creencia que debemos compararnos constantemente con los demás y buscar demostrar que somos mejores que ellos. Por otro lado, y siguiendo esta misma línea de pensamiento, podemos correr el riesgo de desviarnos del camino de la palabra de Dios y buscar cumplir metas y objetivos por las razones equivocadas.

Esto puede provocar que con el tiempo seamos personas codiciosas, engreídas y arrogantes. Lo que es peor, en vez de ayudar al prójimo terminaríamos aprovechándonos de ellos para incrementar la falsa sensación de poder. Otro aspecto que se aborda en la parábola, es lo que ocurre cuando decidimos por una u otra razón no hacer nada con los dotes y talentos otorgados por el señor. Acá se puede apreciar dos escenarios bien diferenciados, por un lado están aquellos que deciden trabajar y arriesgarse para multiplicar estos dones. Donde quizás puedan tener mucho o poco éxito; pero siempre finalizarán con una cantidad mayor de virtudes que con la que iniciaron su recorrido.

En cambio, para aquellos que decidan no desarrollar sus habilidades por una u otra razón, el final siempre será el mismo; es decir, conservar el mismo talento o mejor dicho, desperdiciar ese talento. En este sentido, el señor nos da una idea de las múltiples razones que pueden provocar que no desarrollemos nuestros talentos y los multipliquemos. Siendo en el caso de la parábola, el miedo al fracaso. El siervo le comenta al señor que era consciente de lo que se esperaba de él y que debía trabajar para multiplicar los talentos, pero que decide conformarse con ese que le fue otorgado para evitar fracasar.

No hay mucho que decir al respecto que ya no se haya dicho, todo se resume en que si no hacemos nada, es imposible conseguir un resultado favorecedor. La pereza suele ser otra de las razones más comunes que hace que la gente decida no trabajar, desarrollar sus capacidades y crecer como persona. Jesucristo en muchos pasajes de la biblia nos habla del riesgo de la pereza. Además; debemos recordar que este es un pecado capital.

En la narración de San Mateo, el señor les entrega los dones a los tres siervos y permite que ellos hagan lo que quieran. Haciendo una referencia al libre albedrío y a la capacidad que tenemos cada uno de nosotros para decir sobre nuestras acciones y nuestro futuro. Esto implica que depende de nosotros seguir el camino indicado por Dios. Aunque tenemos que estar conscientes que debemos asumir las consecuencias de nuestras acciones.

Punto que también es tocado al final de la parábola cuando el señor confronta a su siervo y lo recrimina por ser consciente de lo que debía hacer y aun así, decide escoger el camino equivocado; provocando que le sea arrebatado el don que le fue otorgado y sea expulsado a las tinieblas.

También se menciona que aquellos que son fructíferos y desarrollan sus habilidades, tendrán una mayor oportunidad de conseguir más bendiciones que aquellos que tienen poco y se esfuerzan mucho menos. Esto quiere decir que el camino sea hace muy difícil cuando iniciamos una tarea, pero a medida que vamos avanzando, creciendo y aprendiendo más y más, el camino deja de ser complicado y comenzamos a notar un crecimiento mucho más rápido.

Esto algo muy sencillo de constatar, ya que hay infinidad de ejemplos a nuestro alrededor. Piensa en lo difícil que se te hizo comenzar a aprender un segundo idioma, tocar un instrumento o jugar algún deporte. En sus inicios seguro fue muy exigente, pero a medida que empezaste a crecer la dificultad fue disminuyendo.

Ocurre en todos los aspectos de nuestras vidas, razón por la cual; Dios nos inspira con su gracia a ser perseverantes, devotos de fe y trabajar con entrega para multiplicar todos nuestros talentos. Tomando en cuenta que cada quien posee capacidades únicas y deferentes al resto de las personas. Así lo indica en la narración: “conforme a su capacidad “.

Esto nos lleva de vuelta al hecho de que cada hombre y mujer son diferentes entre sí, de manera que es natural que los frutos que cada persona recoja sean diferentes a pesar de que algunos se hayan esforzado más que otros. Recuerda que no vale la pena enfocarse en el desempeño de los demás, sino en el tuyo propio y dar el 100% en todo lo que te propongas hacer; haciendo esto el señor te recibirá con los brazos abiertos.

Otro aspecto fundamental de esta historia, es la bienaventuranza que poseen aquellos que son encontrados al regreso del señor Jesús realizando su voluntad, es decir; haciendo lo que él nos indico que debíamos hacer. Esto quiere decir que por más sermón que escuchemos, si no llevamos su palabra y enseñanzas a la acción, terminaremos recibiendo sus azotes y siendo destinados a las tinieblas por no seguir su voluntad. Este mensaje también lo podemos apreciar en el evangelio según Lucas (12;47):

El siervo que a pesar de conocer la voluntad de su señor, no se prepara para cumplirla, se hace acreedor de muchos azotes.

Distintas Versiones de la Parábola de los Talentos

En la biblia podemos encontrarnos con dos versiones de la parábola junto con un escrito apócrifo adicional que data del siglo II D.C:

  1. La que hallamos en el Evangelio de San Mateo.
  2. La que aparece en el Evangelio de San Lucas.
  3. La que encontramos en el Evangelio de los Nazarenos.

Esta última versión, que pertenece al evangelio de los nazarenos es la que posee menor similitud con respecto a las otras dos. Acá se muestra en la historia a tres siervos que se caracterizan por:

  • Uno de ellos multiplica el dinero confiado.
  • Otro entierra el dinero de manera similar a las demás parábolas.
  • El tercero, despilfarra el dinero en prostitutas y tocadores de flautas.

Luego, al momento en que llega el señor, recibe al primer siervo con aprobación, al segundo lo censura y el tercero es encarcelado. Esta visión alterna de la parábola hace un mayor énfasis en la infidelidad del tercer siervo al seguir una vida disipada. Se cree que la intención detrás de esta historia es la de moralizar a los fieles en el contexto de la iglesia judeocristiana.

Parábola de las Diez Minas Según San Lucas

Ya mencionamos la parábola según San Mateo, ahora te dejaremos con la Parábola de las Diez Minas del Evangelio según San Lucas (19;11-27) para que puedas apreciar las similitudes entre ambas narraciones:

Entonces dijo, un hombre noble se fue a un país lejano, para recibir un reino y volver. Mando a llamar a diez siervos suyos y les dio diez minas. Luego les dijo: ‘Hagan negocios mientras regreso’.

Pero sus conciudadanos le aborrecían y enviaron tras él una embajada, diciendo: ‘no queremos que éste reine sobre nosotros’.

Una vez que regreso y luego de recibir el reino, mandó llamar ante él a aquellos siervos que les había dado el dinero, para saber lo que había negociado cada uno.

Vino el primero, diciendo: ‘señor, tu mina ha ganado diez minas’.

A lo que él le respondió: ‘está bien buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades’.

Luego continuo el siguiente y dijo: ‘señor, tu mina ha producido cinco minas’.

El señor dice entonces: ‘tú también te harás con la autoridad de cinco ciudades’.

Se acerca otro diciendo: ‘señor, aquí está tu mina, la cual he tenido guardada en un pañuelo; debido a que tuve miedo de ti, ya que eres un hombre severo, que tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste’.

El señor responde diciendo: ‘mal siervo, por tu propia boca te juzgo. Sabías que yo era hombre severo, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré; ¿por qué pues, no pusiste mi dinero en el banco, para que al volver yo, lo hubiera recibido con los intereses? Quitadle la mina, y dénsela al que tiene las diez minas’.

Todos los demás respondieron: ‘pero señor, el tiene diez minas’.

El señor continua diciendo lo siguiente: ‘pues yo les digo que a todo el que tiene, se le dará; mas al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. También a aquellos, mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, tráiganlos para acá, y decapitadlos frente de mí’.

Fuente y Tipo de Parábola

Luego de leer la parábola de los talentos según San Mateo y Según San Lucas es fácil pensar que ambas narraciones literarias provienen de una misma historia fuente. Esta inquietud ha sido motivo de números estudios desde hace muchos años. En principio, durante la antigüedad; la creencia era que cada historia provenía de una fuente diferente, que Jesús las menciono en dos lugares y momentos distintos. Pero con el pasar de los años, esto se ha puesto en duda.

El autor C. H. Dodd realizó una comparación entre ambas parábolas para verificar la cantidad de palabras que coincidían entre sí, determinando que el resultado no es significativamente suficiente para poder sustentar la afirmación de que ambas parábolas comparten una misma historia de origen. En todo caso, está ampliamente aceptado por la mayoría de los especialistas en la actualidad, que dichas parábolas si poseen una historia fuente en común. Conocida como la “Fuente Q”, la cual es hipotética, pero se cree que es la raíz de la parábola que aparece en el evangelio según San Lucas y según San Mateo.

Ambas parábolas poseen una significación alegórica y su objetivo es principalmente pedagógico. Es decir, buscar transmitir conocimientos a todo aquel que las lea.

Citas para Reflexionar

A continuación te dejamos con algunos de los fragmentos más destacables que fomentan a la reflexión de las parábolas que aparecen en el evangelio según San Mateo:

El Siervo Infiel – Mateo (24;48-51)

Pero si aquel siervo malo dijere su corazón: mi señor no tarda en venir; de modo que comenzare a golpear a sus consiervos, y seguir comiendo y bebiendo con los borrachos. Vendrá el señor de aquel siervo un día que éste no espera y a la hora que no sabe. Luego lo castigará duramente y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.

Las Diez Vírgenes – Mateo (25;11-13)

Luego vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡señor, señor, ábrenos!

Pero él respondiendo, dijo: de cierto se los digo, que no los conozco. Velad pues, porque no saben el día ni la hora en que el hijo del hombre ha de venir.

La Parábola de los Talentos – Mateo (25;29-30)

Porque a todo el que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia. Al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene.

Y a ese siervo inútil échenlo afuera, a las tinieblas, donde habrá llanto y rechinar de dientes.

El Juicio a las Naciones – Mateo (25;44-46)

Entonces también ellos le dirán: señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?

A lo que el señor responderá diciendo: de cierto se los digo, cuando no lo hicieron por ninguno de estos más pequeños, tampoco a mí me lo hicieron. E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

Si te ha resultado de utilidad la información que haz encontrado aquí, entonces te puede interesar leer también:

(Visited 759 times, 2 visits today)

Deja un comentario