Consagración al Inmaculado Corazón de Santa María

En el siguiente artículo hablaremos acerca de la Consagración a la Virgen y el Inmaculado Corazón de María, hablaremos acerca de lo importante que es en la religión católica y algunos detalles que es bueno saberlos.

Consagración al Inmaculado Corazón de María

Consagración al Inmaculado Corazón de María

En esta Oración se puede ver como la persona que reza se entrega al cuidado de la virgen, quien reza esta oración acepta seguir los pasos que la virgen marque para él. Quien recurre este a este rezo acepta la presencia de la virgen en su vida, también acepta seguir el camino que esta le marque para así poder llegar a Jesús.

Oh, Virgen mía, Oh, Madre mía, yo me ofrezco enteramente a tu Inmaculado Corazón y te consagro mi cuerpo y mi alma, mis pensamientos y mis acciones. Quiero ser como tú quieres que sea, hacer lo que tú quieres que haga.

No temo, pues siempre estás conmigo. Ayúdame a amar a tu hijo Jesús, con todo mi corazón y sobre todas las cosas. Pon mi mano en la tuya para que esté siempre contigo. Amén.

Consagración del hogar y la familia al Inmaculado Corazón de María

En este rezo podemos ver como la oración a diferencia de la anterior ya no es individual, en este caso, la persona que recurre a este rezo pide por la salud e integridad de todos en su hogar. Lo que comparte con la otra oración, es que también se le pide a la virgen que ayude a quien la reza a poder seguir los pasos de Jesús.

¡Oh Virgen María!, queremos consagrar hoy nuestro hogar y cuantos lo habitan a vuestro Purísimo Corazón. Que nuestra casa, como la tuya de Nazaret, llegue a ser un oasis de paz y felicidad por: el cumplimiento de la voluntad de Dios, la práctica de la caridad, y el abandono a la Divina Providencia. ¡Que nos amemos todos como Cristo nos enseñó! Ayúdanos a vivir siempre cristianamente y envuélvenos en tu ternura. Te pido por los hijos que Dios nos ha dado:

(En esta parte de la oración se colocan los nombres de las personas por las cuales rezamos)

Para que los libres de todo mal y peligro de alma y cuerpo, y los guardes dentro de Tu Corazón Inmaculado. Dígnate, Madre nuestra, transformar nuestro hogar en un pequeño cielo, consagrados todos a vuestro Corazón Inmaculado. ¡Corazón Inmaculado de María, sálvanos! Amén.

consagracion al inmaculado corazon de maria

Definición de la Consagración al Inmaculado Corazón de María

La mejor forma de interpretar la Consagración a María es; como una promesa de amor, no existió persona en este mundo que amara Jesucristo más que ella, su madre, por eso encomendarse a ella es automáticamente amar a nuestra familia, encomendar nuestro hogar y familia a la virgen, significa que vivirán de acuerdo a la voluntad de Dios.

La Virgen ejerce papel de mediadora entre nuestra familia y Jesús, ella nos ayuda a tener una vida con valores cristianos, pero no solo eso, la consagración a la virgen María tiene como finalidad poder consagrarnos a Jesús, ella es el medio para tener una mejor relación con Cristo y a la vez, poder estar mejor protegidos ante las acciones del maligno.

La consagración al corazón de la virgen tiene un objetivo, poder llegar a ser como José, el padre en la tierra de Jesús, la razón de esto es la siguiente, el dedico su vida fielmente a Jesús y a María, él los puso como prioridad en su vida, los cuido y los amo, seguir los pasos de José sin duda alguna podrá llevarnos más cerca de estar de Jesús y de Dios padre, sería bueno aplicar esto a nuestra vida.

¿Cuáles son las recompensas de la Consagración al Inmaculado Corazón de María?

Antes de pensar en alguna recompensa por consagrarse al corazón de la virgen, hay que entender algo, la virgen María respeta el libre albedrío, no impone su voluntad ni nada por el estilo, tal cual como lo hace Dios, ella solo nos recompensara si por voluntad propia y desinteresada nosotros acudimos en su búsqueda, de esta forma ella usara sus influencias ante Dios padre y Jesús, así nosotros y nuestra familia viviremos bajo los valores cristianos, acercándonos al Corazón de Jesús

La virgen María como Protectora

La virgen María nos protegerá a nosotros y a nuestra familia, sin embargo, esa decisión tiene que ser tomada por nosotros previamente con total libertad, pertenecer al sagrado corazón de María implica vivir protegido espiritualmente, ella nos ayudara otorgándonos la gracia divina para vivir con virtud y humildad.

Ella también ayudara a los miembros de nuestra familia a mantenerse unidos, nos dará paz y nos ayudara a mantener el orden y el respeto entre nosotros, además, nos agudizara capacidades como la empatía para poder ponernos en los zapatos del otro y entender cómo se siente.

¿Cuáles son las cualidades de una Familia consagrada al Corazón Inmaculado de María?

  1. Son personas muy devotas, por lo tanto, realizan una confesión con bastante frecuencia, suelen ir a la misa y respetan cada uno de los sacramentos.
  2. Son personas desinteresadas, por lo tanto, rezan el rosario tanto por ellos como por otras personas, por ejemplo, la familia.
  3. La característica más llamativa probablemente, es que en alguna parte de su hogar tengan una figura o cuadro del Corazón inmaculado de María.
  4. Son devotos bastante activos, por lo tanto, es normal verlos apoyar a las parroquias con donaciones, no solo económicas sino, por ejemplo, comida o cualquier insumo que este a su alcance.
  5. Suelen ser bastante caritativos y generosos con las necesidades de otros.
  6. Frecuentemente hacen el rezo al Inmaculado Corazón de María en familia.

Jesucristo y la consagración al Inmaculado Corazón de María

Cuando Jesucristo se encontraba en la cruz, una de sus últimas siete palabras antes de morir fueron: “Mujer ahí tienes a tu hijo” – “Ahí tienes a tu madre”, estas palabras las dirigió a su madre y a un discípulo al cual le tenía bastante amor, San Juan, una vez ocurrió esto, María fue acogida en el hogar de Juan.

Este fue un gesto que demostró el gran amor que siente Jesús hacia su madre la virgen María, también a su discípulo, este ahora pasaría a ser el representante del pueblo de Dios padre, María pasaría a ser la madre del discípulo, todo esto tuvo como resultado que, todos los considerados discípulos de Jesús serían hijos de María y, ella sería la madre de todos los discípulos de Jesús.

Jesús nos ofreció a su madre para que fuera ahora nuestra madre, por lo tanto, nosotros como buenos hijos deberíamos ponernos a plena disposición de la virgen, deberíamos servirle tal cual en su momento lo hizo San Juan, esta es la manera más adecuada para cumplir con las palabras que Jesús dijo en la cruz, al servir a la virgen como nuestra madre, ella nos llevara poco a poco a Jesús.

Este acto de consagración, es decir, acoger a la virgen en nuestro hogar como lo hizo Juan, garantizara que ella utilice su gran poder de intercesión por nosotros ante Dios padre y Jesús hijo. Por tal motivo existe otra oración de Consagración al Inmaculado Corazón de María y dice así:

Oh, Corazón Inmaculado de María, desbordante de bondad, muestra tu amor por nosotros. Que la llama de tu corazón, oh María, descienda sobre todos los pueblos. Te amamos inmensamente.

Imprime en nuestros corazones un verdadero amor. Que nuestro corazón suspire por ti. Oh María, dulce y humilde de corazón, acuérdate de nosotros cuando caemos en el pecado. Tú sabes que nosotros, los hombres, somos pecadores.

Con tu santísimo y maternal corazón, sánanos de toda enfermedad espiritual. Haznos capaces de contemplar la bondad de tu maternal corazón, para que así nos convirtamos a la llama de tu corazón. Amén.

Se puede ver como se le pide a María que nos cubra a todos nosotros (los que la acogimos como sus hijos), bajo su manto protector. Posteriormente se le pide a la virgen que a pesar de que caigamos en el pecado, nos brinde su amor. Se ve el pecado como una enfermedad, por lo tanto, se le pide que a través de su instinto maternal nos cure de la enfermedad (el pecado).

¿Cómo se hace la Oración de Consagración al Inmaculado Corazón de María?

Los papas Pío XII y Juan Pablo II, en su momento consagraron a los pueblos del mundo entero al Inmaculado Corazón de María, pero además de ponerla en práctica, también se lo recomendaron a todas las personas, esto motivado a que las personas también tenían que buscar a María por su propia voluntad.

En la actualidad, el Papa Francisco decidió seguir los pasos de Pío XII y de Juan Pablo II, esto motivado a que el también consagro al mundo entero al Inmaculado Corazón de María, al igual que sus predecesores, también le sugirió a los fieles que se encontraban ahí en el momento, que buscaran protección bajo su manto y la acogieran como su madre.

Cuando el Papa Francisco realizo este acto de consagración al Inmaculado Corazón de María, decidió explicar que otra de las razones por la cual lo hizo fue que ella, María, cumple un rol bastante esencial, cuando Jesús dijo “mujer ahí está tú hijo” ella decidió llevarlo de la mano como una madre hace con sus niños, ella se encarga de llevarlos tomados de la mano al abrigo de Dios padre.

 

La consagración a la Santísima Madre nos recuerda la estrecha conexión que tiene María con Jesús y cómo ella atesoraba todo lo que veía “en su corazón” (cf. Lucas 2:19 y 51).

Además de los papas Pío XII, Juan Pablo II y Francisco, el papa Benedicto XVI también hablo acerca del Inmaculado Corazón de María, el reflexiono acerca de esas palabras de Jesús en la cruz justo en la fiesta del Sagrado Corazón de María, el Papa creía que, de todos los corazones, el que más se parecía al corazón de Cristo fue el de su madre María, por lo tanto, a raíz de eso en la liturgia, se les alaba juntos en las oraciones.

La consagración al corazón de María se conoce como la consagración mariana, esta es una expresión del deseo existente en nuestro interior de seguir el plan de Dios y fusionar nuestro corazón con el suyo. Existen muchos fieles que desconocen cómo realizar esta consagración, o peor aún, no saben cómo comenzar, por lo tanto, en este artículo narraremos algunas oraciones que lo explican.

Preparación para la Consagración al Inmaculado Corazón de María

Hubo hombres santos que en su condición como fieles creyentes de la virgen María decidieron hacer actos de consagración, en esta ocasión citamos a tres, el Papa Pío XII, San Maximiliano Kolbe y San Luis de Montfort, ellos fueron muy dedicados y dejaron su aporte para poder consagrarnos efectivamente al Inmaculado Corazón de María, de todos probablemente sea el del Papa pues, este acto se realizo durante una guerra.

Acto de Consagración al Inmaculado Corazón de María Según el Papa Pío XII

El Papa Pío XII en su acto de consagración al Inmaculado Corazón de María, dice que ella es el refugio de los humanos, esto es un eufemismo para referirse a ella como a protectora de todos nosotros sus hijos. La llama la vencedora de todas las batalles de Dios pues ella soporto sin titubeos las pruebas que fueron impuestas por Él. Ante todo, esto, el Papa le pide ayuda y que nos defienda del mal, no por merecerlo pues somos pecadores e imperfectos, sino por el gran amor que ella tiene en su corazón para sus hijos (nosotros).

Cuando el Papa le pide ayuda a la virgen afirmando que la humanidad está pasando por hora muy trágicas, esto se debe a que cuando realizo este acto de consagración la II Guerra Mundial estaba en pleno apogeo, por lo tanto, el entregaba su corazón y el corazón de nosotros ante la virgen. El Papa pide a la virgen que interceda debido al odio que hubo en el mundo en esos tiempos, la guerra había dejado muchos heridos y muertos, por lo tanto, hacía falta un poco de su presencia para contrarrestar esa trágica situación.

Hace una comparación bastante interesante entre el corazón de Jesucristo y nosotros los humanos, él decía que, así como se consagro en el corazón de Cristo toda la humanidad para salvarla del pecado, nosotros sus hijos, seamos consagrados para poder tener una señal de salvación ante tanta devastación que se estaba viviendo en esa época.

Finalmente, cuando el Papa decía que con su amor acelerara el triunfo del reino de Dios y todas las personas “pacificadas” entre sí, se refiere a las personas que murieron por desgracia en ese momento tan trágico, por lo tanto, pedía que estas pudieran entrar en el reino de Dios. Cuando él dice que sea proclamada como bienaventurada en la tierra, quiere decir que siguiéndola a ella podremos llegar a Jesús, una vez llegados a Él es que podremos alcanzar la verdadera paz.

¡Oh Reina del Santísimo Rosario, auxilio de los cristianos, refugio del género humano, vencedora de todas las batallas de Dios! Ante vuestro Trono nos postramos suplicantes, seguros de impetrar misericordia y de alcanzar gracia y oportuno auxilio y defensa en las presentes calamidades, no por nuestros méritos, de los que no presumimos, sino únicamente por la inmensa bondad de vuestro maternal Corazón.

En esta hora trágica de la historia humana, a Vos, a vuestro Inmaculado Corazón, nos entregamos y nos consagramos, no sólo en unión con la santa Iglesia, cuerpo místico de vuestro Hijo Jesús, que sufre y sangra en tantas partes y de tantos modos atribulada, sino también con todo el Mundo dilacerado por atroces discordias, abrasado en un incendio de odio, víctima de sus propias iniquidades.

Finalmente, así como fueron consagrados al Corazón de vuestro Hijo Jesús la Iglesia y todo el género humano, para que, puestas en Él todas las esperanzas, fuese para ellos señal y prenda de victoria y de salvación; de igual manera, oh Madre nuestra y Reina del Mundo, también nos consagramos para siempre a Vos, a vuestro Inmaculado Corazón, para que vuestro amor y patrocinio aceleren el triunfo del Reino de Dios, y todas las gentes, pacificadas entre sí y con Dios, os proclamen bienaventurada y entonen con Vos, de un extremo a otro de la tierra, el eterno Magnificat de gloria, de amor, de reconocimiento al Corazón de Jesús, el único donde pueden hallar la Verdad, la Vida y la Paz. Amén.

Acto de Consagración al Inmaculado Corazón de María Según San Maximiliano

Aquí se puede ver como este santo comienza pidiendo, pero por la familia, por tanto, es una consagración grupal, además, declara que él y su familia pasaran a ser posesión de la virgen, también alaban a Jesucristo porque gracias a Él es que ahora, nosotros los simples humanos podemos tener el honor de ser considerados hijos de María pues Él en la cruz dijo, “He ahí a tu madre”.

Posteriormente en esta consagración, imploramos ayuda a María para poder ser realmente católicos, por lo tanto, le pedimos que ella se vuelva parte de nuestra vida. Se puede ver como San Maximiliano nos considera rencorosos y sabe que el corazón humano tiene odio y rencor, por lo tanto, le pide ayuda a María para que el corazón de la familia pueda limpiarse, logrando así amor al prójimo y que nos libremos del rencor.

Finalmente se puede ver cómo dice que use a la familia para aplastar a la serpiente, esto es una referencia a San Miguel Arcángel, esto debido a que el aplasta al maligno el cual es reflejado como una serpiente, logrando así aplastar al mal del mundo, lo mismo pide el a María, hacer a la familia tan fuerte que pueda arrancar ese mal de sus corazones.

Oh Inmaculada, Reina de los Cielos y de la tierra, vida, dulzura y esperanza nuestra, en este día nosotros, la familia

(En esta parte de la oración se coloca el apellido de nuestra familia)

Venimos ante ti para consagrarnos como posesión y propiedad tuyas. Alabamos a Dios por habernos reunido para entregarnos a ti, Madre nuestra, porque confiamos en las palabras de Jesús en la Cruz. “¡He ahí a tu Madre!”.

Te necesitamos, María, Madre de Dios, a ayudarnos a ser una verdadera familia católica. Sé parte de nuestra vida familiar. Repítenos las palabras que pronunciaste en Caná: “Haced lo que Él os diga”. Ayúdanos a ignorar las faltas ajenas, a perdonar como Jesús nos perdonó y a amar al prójimo como Nuestro Señor nos pidió que amáramos.

Por favor, usa a nuestra familia para aplastar la cabeza de la serpiente. Pide a tu Esposo, san José, Protector de la Iglesia universal, que nos tenga en corazón y mente junto al Vicario de tu Hijo, el Papa Hoy te conviertes en Reina de nuestros corazones y nuestro hogar. Que nuestro hogar sea una “Ciudad de la Inmaculada”, donde reine el Sagrado Corazón de Jesús para siempre. Amén.

Acto de Consagración al Inmaculado Corazón de María Según San Maximiliano Kolbe

Aquí se puede ver como él se consagro al corazón de María pidiendo por esos hombres que cometieron pecado, le pide a María directamente porque Dios padre le otorgo la capacidad de poder ser misericordiosa. Él a pesar de ser un hombre santo, se considera pecador e imperfecto por ser humano, por lo tanto, suplica que María lo tome como su hijo y lo acepte como es.

Él en esta consagración se entrega en totalidad a María, tanto física como espiritualmente, no solo en vida sino también en la muerte, por lo tanto, pide a María que sin reparos disponga de su ser, cuando dice “Ella te aplastará la cabeza” es claramente la referencia a San Miguel Arcángel aplastando a la serpiente que representa al maligno.

Después se puede ver como él le pide de su santidad para poder ser digno de ser su instrumento, de esta forma podrá predicar a muchas otras personas, hacerlas cambiar de forma de pensar, logrando así de esta forma, que más personas sean dignas de entrar en el reino de Dios.

Finalmente, San Maximiliano creía que ella es portadora de la gracia, esto porque la gracia divina que nos llega de sus manos viene a través del corazón de Jesús, por tanto, él le pide que lo ayude a alabarla, que le de fuerzas para poder predicar y erradicar al mal.

Oh Inmaculada, Reina del Cielo y de la tierra, refugio de los pecadores y Madre nuestra amorosísima, a quien Dios confió la economía de la misericordia. Yo pecador indigno, me postro ante ti, suplicando que aceptes todo mi ser como cosa y posesión tuya.

A ti, oh Madre, ofrezco todas las dificultades de mi alma y mi cuerpo, toda la vida, muerte y eternidad. Dispón también, si lo deseas, de todo mi ser, sin ninguna reserva, para cumplir lo que de ti ha sido dicho: “Ella te aplastará la cabeza” y “Tú has derrotado todas las herejías en el mundo”. Haz que en tus manos purísimas y misericordiosas me conviertan en instrumento útil para introducir y aumentar tu gloria en tantas almas tibias e indiferentes, y de este modo, aumente en cuanto sea posible el bienaventurado Reino del Sagrado Corazón de Jesús.

Donde tú entras, oh Inmaculada, obtienes la gracia de la conversión y la santificación, ya que toda gracia que fluye del Corazón de Jesús para nosotros, nos llega a través de tus manos. Ayúdame a alabarte, oh, Virgen Santa y dame fuerza contra tus enemigos. Amén.

Acto de Consagración al Inmaculado Corazón de María Según San Luis de Montfort

San Luis se considera un pecador sin fe, por lo tanto, el acude a María, esta vez reafirmando su fe a María y al señor Jesucristo, cuando dice que renuncia a Satanás, quiere decir que renuncia al pecado y a cualquier acto proveniente de este. Cuando dice “Cargar mi Cruz” quiere decir que cargara con las consecuencias de sus actos para así, ser más fiel a su hijo Jesucristo.

Finalmente, cuando dice toda la corte celestial habla acerca de los nueve coros del cielo, ante estos él se consagra a María afirmando que ella será su madre, por lo tanto, le entrega su cuerpo y alma.

 

Yo, (En esta parte va nuestro nombre completo), pecador sin fe, renuevo y ratifico hoy en tus manos los votos de mi Bautismo, renuncio por siempre a Satanás, sus pompas y sus obras; y me entrego por completo a Jesucristo, Sabiduría Encarnada, para cargar mi cruz en pos de Él todos los días de mi vida y para ser más fiel a Él de lo que jamás he sido anteriormente.

En presencia de toda la corte celestial, yo te elijo a ti en este día como mi Madre. Entrego y consagro a ti, como tu esclavo, mi cuerpo y mi alma, mis bienes, tanto interiores como exteriores, e incluso el valor de todas mis buenas acciones, pasadas, presentes y futuras; dejándote a ti el entero derecho de disponer de mí y de todo lo que me pertenezca, sin excepciones, de acuerdo a tu parecer, por la mayor gloria de Dios, en el tiempo y en la eternidad. Amén.

Si este artículo fue de tu agrado puede ser que estos también lo sean:

(Visited 142 times, 1 visits today)

Deja un comentario