La Perla de Gran Precio: Parábola Bíblica

Te encuentras en busca de un tema de la biblia para poder leer, entonces no esperes más y descubre La Perla de Gran Precio: Parábola Bíblica.

La Perla de Gran Precio

¿Qué es la Perla de Gran Precio?

Esta es una parábola bíblica que fue escrita por el Apóstol Mateo bajo el Capítulo número trece, versículos del cuarenta y cinco al cuarenta y seis, donde habla en relación a cómo Dios quería que todas las personas devotas a él aprendieran a valorar lo que es el reino de los cielos en su vida. Dentro de dicho relato se puede ver como Dios busca por todos los medios posibles darle a entender a sus seguidores cual es el valor que se posee al estar en el reino, dicho entendimiento lo logró bajo imágenes muy precisas y claras.

Se dice que la palabra el reino de los cielos fue la mejor expresión con el que él se pudo expresar para así poder señalar como es comparado con relatos demostrativo, en este caso se ve como la mente judía puede captar lo que es el sentido significativo de lo que sería la parábola de la perla de gran precio, ya que se suele ver los mercaderes completamente ocupados buscando los diferentes clases de artículos.

Dentro de la historia todo trata sobre los mercaderes, estos son mejor conocidos como los comerciantes o vendedores esto se da a que la palabra viene de la raíz griega “emporos” por lo que al traducirse se pueden encontrar de las dos maneras antes mencionados. El mercader suele buscar, comprar y vender solo para poseer la perla preciosa.

Parábola de la Perla de Gran Precio

En dicha historia Dios compara a lo que es el reino de los cielos con un mercader que a pesar de no ser un vendedor experto este suele buscar las perlas más hermosas, este al pasar días en búsqueda rinde sus frutos al conseguir la perla preciosa con un gran valor que sale por completo de su pequeño presupuesto por lo que aún no iba a poder comprarla pero no se queda de brazos cruzados.

La Perla de Gran Precio

Dicho mercader piensa muy bien lo que debe hacer por lo que corre y vende casi todo lo que posee sin importarle que pierda todo con tal de poseerla, este compra la perla sin pensar en más que solo tenerla en sus manos. Hacia el medio oriente también se pueden lograr encontrar todos los tipos de perlas preciosas que se consideraban los tesoros más hermosos que cualquier persona pudiera tener por lo que para que esto no pasara dichas joyas poseían un gran precio que muy pocas personas podían pagar.

Lo que enseña dicha parábola es que el reino de los cielos posee un gran valor en la vida del ser humano, ya que para uno como persona toma como el reino muy semejante a lo que es un comerciante en búsqueda de una buena perla dándonos cuenta de que a pesar de todo lo malo en la vida aún quedan cosas buenas que poder ver y disfrutar. Claro que esto se debe a que Dios  ha creado todo de una manera en que se puede apreciar lo que sería la naturaleza, el arte, la música y las reservas ecológicas llevando a que con todo esto también se puede disfrutar de los grandes beneficios como lo son la ciencia y la tecnología pero lo que más posee valor y se puede disfrutar al máximo es como el valor hacia el evangelio crece cada día más dándole una gran carga de fe en Cristo.

Uno de los detalles de dicha parábola es que a diferencia de otras semejantes como la del tesoro escondido es que en esta lo que son los mercaderes siempre están en busca de la perla más hermosa y de buena calidad mientras en la otra parábola simplemente es un hombre que se levanta cada día a realizar sus tareas cotidianas sin buscar nada a su favor sino solo a él mismo, por lo general con esta parábola se suelen identificar infinidades de personas que no están en busca del reino pero que en cualquier momento podrán encontrarse de frente con Dios para volverse creyentes de él. Un ejemplo muy religioso es cuando el apóstol Pablo mientras hablaba con Damasco para que no confabulara con otros para poder atrapar a los cristianos que perseguían Dios se les presento de manera inesperado dándole a Damasco una lección para convertirse en creyente.

Además de esto también existen casos muy parecidos como cuando un hombre busca la ayuda de Dios y esto logra conseguirlo tal como pasó en la parábola de Cornelio que era un hombre muy piadoso y que a través de sus grandes oraciones de fe y buenas obras hacia otras personas pero con todo ello aún no conseguía a Dios hasta encontrarse con otro hombre que le enseñó como en realidad era que debía acercarse.

Con todo esto se puede llevar a que en la actualidad casi todas las personas buscan de poder llenar ese pequeño vacío que existe dentro del corazón con insignificantes cosas que el mundo da ya sea desde el mundo de las religiones, lo profesional o de los placeres profanos aunque con ello no se puede llenar absolutamente nada, por lo que es recomendable siempre estar en la vida de Cristo y así disfrutar de lo que en realidad vale la pena ya sea estar libres de pecados, groserías, promesas que no se cumplen entre otras cosas, para así lograr encontrar la perla más hermosas que es Cristo.

Por esto el mercader vendió casi todo para comprar la perla más cara que había visto para así poder abandonar toda su vida llena de pecado, egoísmo y orgullo para poder conseguir la vida eterna y estar bajo el manto y promesa de Jesucristo, por lo  que dentro de la historia se entiende como el que quiere poseer su vida deberá perderla sin remordimiento y quien desea perderla por culpa del evangelio y de él podrá salvarla sin problema. Por lo que el reino de Dios ya que se encuentra compuesto por ambos sexos que perdieron todo dentro del mundo recuperaron todo de manera inmediata dentro del reino con la satisfacción de que poseen su misma alma pero purificada y sana sin remordimientos y pecados que esconder.

Parábola del Sembrador

Dicha parábola trata de Dios donde un día común salió para ir a sentarse en la orilla del mar, estando hay muchas personas se le acercaron para acompañarlo y hablar con él muestras este espera una barca a la cual entra mientras que los demás se quedan en las orillas del mar. Mientras este esperaba les contó infinitas parábolas a las personas como era el sembrador.

Mientras este sembraba las semillas iban creciendo pero lo triste es que al llegar las aves iba perdiendo lo sembrado, algunas semillas las aves las llevaron a otros pedregales en una parte la tierra era escasa pero a pesar de esto de igual manea brotaron a los días de que el sembradío creciera el sol rápidamente lo quemo porque  estas no poseían raíces por la poca tierra que tenían y en otra al caer en los espinos se volvieron de la misma raíz el cual creció muy poco, ya que estos lo ahogaron, solo una pequeña parte quedo en una buena tierra que ayudo a crecer todos los frutos por montón.

Si estás interesado en la lectura de más artículos referentes al Cristianismo entonces dale clic a los siguientes enlaces:

Pecado Original

Qué es la Santidad

Los Milagros de Jesús

(Visited 2.236 times, 13 visits today)

Deja un comentario