Los Supuestos Hermanos de Jesús (Debate)

Los Hermanos de Jesús, llega a ser uno de los diversos temas de mayor controversia entre los distintos teólogos y expertos históricos los cuales se preguntan, ¿verdaderamente Jesús tuvo hermanos?. Descubra en el siguiente artículo cuál es la verdadera respuestas y su verdad detrás de todo lo que se encuentra escrito en la palabra de Dios sobre los Hermanos de Jesús.

  Hermanos de Jesús

Los Hermanos de Jesús

Los hermanos de Jesús de Nazaret, son mencionados en ciertos de los pasajes del Nuevo Testamento y en especial, principalmente en los libros de los evangelios canónicos para ser más específicos, 2 veces en el Evangelio del libro de Mateo, 2 ocasiones en el libro del Evangelio de Marcos, 1 en el libro del Evangelio de Lucas y también 2 veces en el libro del Evangelio de Juan.

Como resultado de la existencia de los hermanos de Jesús de Nazaret, surge una significativa contracción en cuanto al dogma relacionado a la vida de la Santísima Virgen María, este tema es motivo de diversos debates cristianos, que buscan dar una interpretación más precisa acerca de la vida de los hermanos de Jesús.

En este sentido se puede decir que la mayoría de los debates, plantean los puntos de vistas de variadas creencias religiosas, de esta manera cada uno de los participantes, manifiestan aspectos filológicos, y consideran a los hermanos, tal y como se llega a relatar en todos los evangelios de la Biblia.

Por lo siguiente, no se puede llegar a descartar o incluso llegar a ser excluida la teoría de la existencia de los denominados medios hermanos que eran de acuerdo a muchas de las teorías los hijos de José de un matrimonio anterior, o de los primos. Desde un punto de vista mucho más confesional, la Iglesia católica y también la Iglesia ortodoxa llegan a ser las principales denominaciones que mantienen la doctrina de la firme virginidad de la virgen María.

Los primeros líderes protestantes, entre ellos se encuentra incluido el fundador de la Iglesia luterana, Martín Lutero​, y también el reconocido teólogo reformado llamado Ulrico Zuinglio​, igualmente sostuvieron esto, de igual forma que John Wesley​, uno de los principales fundadores del metodismo.

hermanos de jesus

Juan Calvino igualmente llegaba a creer que era posible que la virgen María permaneciera siempre virgen, sin embargo, creía que la evidencia bíblica no llegaba a ser concluyente. Todos los católicos, la gran mayoría de los anglicanos, al igual que los luteranos, incluyendo a los metodistas y los reformados, siguiendo a Jerónimo, fueron los que concluyen que los adelphoi llegaban a ser los primos de Jesús, los hijos de la hermana de María, que en ciertas ocasiones se identifica como María de Cleofás.

Entre tanto que los ortodoxos orientales, siguiendo a los grandes Eusebio y Epifanio, los cuales argumentan que llegaron a ser los hijos de José de un matrimonio anterior. El resto de las otras denominaciones que son protestantes no creen en la clase de perpetua virginidad de la virgen María por lo que se la pasan sosteniendo que los adelphoi llegaban a ser los hijos de José y de María.

¿Tuvo Jesucristo Cuatro Hermanos?

“¿No llega a ser éste el carpintero, el hijo de María y también el hermano de Jacobo, José, Simón y Judas? ¿No están sus hermanas entre nosotros?”, se llegan a preguntar extrañados los vecinos de Nazaret se puede ver en el libro de Marcos 6:2-5, al ver a Jesús una vez ya convertido en un predicador de las campanillas.

Las diversas referencias como ésta sobre los hermanos del señor Jesús llegan a ser muchas en cuanto a los Evangelios canónicos se trata. ¿Verdaderamente llegó a tener el señor Jesús unos hermanos carnales y, por lo cual, la virginidad de la Virgen María tiene que llegar a ser entendida como una clase de sentido simbólico?

Este tipo de tema no solo ha llegado a dividir a lo largo de la Historia a los cristianos protestantes, a los ortodoxos y también a los católicos, sino que se encuentra siendo de manera profunda debatida en el seno de la propia Iglesia a nivel mundial. Con unas posturas encontradas. Ciertas de estas iglesias llegaron a salir de nuevo a la luz, cuando se desveló el gran hallazgo en las regiones de Jerusalén de un osario con la inscripción de “Jacobo, hijo de José, hermano de Jesús”.

De acuerdo a la tradición católica, la familia del señor Jesús (a la que se suele llegar a aludir como a la Sagrada Familia), se encontraba conformada sólo por unos 3 miembros o integrantes que son:

  • El Padre, que era José
  • La Madre, que se trata de la Virgen María
  • El Hijo, quien era el Señor Jesús.

¿Qué dicen la Historia y también la exégesis moderna al respecto de esto? A pesar de ser el personaje más estudiado y analizado por la cultura occidental, Jesús sigue siendo uno de los más desconocidos. Poco se sabe con exactitud del hombre al que 1.000 millones de personas veneran como el Hijo de Dios. Siglos de manipulaciones borraron las escasas pistas sobre su realidad. Y si de su vida sabemos poco, de su infancia y de su familia, menos.

Los abuelos maternos del señor Jesús no suelen hacer acto de presencia en los Evangelios. Sin embargo, la tradición cristiana no podía llegar a dejar al Niño sin los abuelos por parte de la línea materna. Llegaría a ser un gran pecado en contra la ternura. Y ese mismo hueco es lo que lo rellena de manera piadosa el Protoevangelio de Santiago, una especie de texto apócrifo del siglo II, en el que se llegan a presentar 2 personas bajo el nombre de Joaquín y Ana como padres de la virgen María.

De la abuela paterna, tampoco ni rastro. El abuelo paterno, en cambio, figura en los Evangelios de Mateo y de Lucas, pero con distinto nombre. En la genealogía de Mateo se le llama Jacob, y en la de Lucas, Helí. Con las genealogías se busca emparentar a Jesús con David a través de José. De lo contrario, no sería el Mesías.

Menciones en el Nuevo Testamento

En ciertos pasajes bíblicos que llegan a ser encontrados en el Nuevo Testamento se llega a mencionar de una manera mucho más explícita de los hermanos del señor Jesús. En el mismo se llega a hacer mención de dichos pasajes bíblicos que vamos a presentarles con sus respectivas referencias bíblicas que son los siguientes:

Evangelios Sinópticos

Los evangelios sinópticos son los que contienen unos 2 pasajes que llegan a mencionar a los hermanos de Jesús. En el libro de Marcos se llega a decir lo siguiente:

“Entre tanto, llegaron sus hermanos y su madre y, quedándose afuera, enviaron a llamarlo. Entonces la gente que estaba sentada alrededor de él le dijo: Tu madre y tus hermanos están afuera y te buscan. Él les respondió diciendo: ¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: Aquí están mi madre y mis hermanos, porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre”.

El pasaje llega a aparecer en los 3 evangelios sinópticos: llega a ser igualmente recogido en el libro de Mateo que llega a decir de la siguiente manera:

“Alguien le dijo: Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren hablarte. Jesús le respondió: ¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?. Y señalando con la mano a sus discípulos, agregó: Estos son mi madre y mis hermanos. Porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre. También podemos llegar a apreciar estas palabras del maestro en el libro de Lucas que dice:

Su madre y sus hermanos fueron a verlo, pero no pudieron acercarse a causa de la multitud. Entonces le anunciaron a Jesús: Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren verte. Pero él les respondió: Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la Palabra de Dios y la practican”. Con unas palabras mucho más parecidas se encuentran en el libro de Marcos, cuando el señor Jesús se encuentra en las regiones de Nazaret, la muchedumbre se llega a maravillar al llegar a oírle predicar en la sinagoga, ya que se trata de lo que era su antiguo convecino, y se preguntan lo siguiente:

“¿No es este el carpintero, hijo de María, hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él”.

El mismo pasaje llega a aparecer de la misma manera en el libro de Mateo que dice: “¿No es este el hijo del carpintero? ¿Su madre no es la que llaman María? ¿Y no son hermanos suyos Santiago, José, Simón y Judas? 56 ¿Y acaso no viven entre nosotros todas sus hermanas? ¿De dónde le vendrá todo esto?”.

En donde se llegan a señalar los mismos nombres de los hermanos de Jesús. Ahora bien, en el caso del libro de Lucas se llega a describir lo siguiente: “Todos daban testimonio a favor de él y estaban llenos de admiración por las palabras de gracia que salían de su boca. Y decían: «¿No es este el hijo de José?”. Se omite lo que es la referencia a la madre y a los hermanos de Jesús, quien llega a ser citado solo como el “hijo de José”.

Evangelio de Juan

En el Evangelio  del apóstol Juan, mayormente el cual es considerado tiempo después como uno de los evangelio sinópticos, en este mismo existen unos pasajes que llegan a hacer gran referencia a lo que llega a ser la existencia de los hermanos de Jesús: En el libro de Juan, se llega a relatar que Jesús llegó a ir desde las regiones de Caná hasta Cafarnaúm “con su madre, sus hermanos y sus discípulos”.

En el libro de Juan, en el transcurso de la fiesta de los tabernáculos, el señor Jesús llega a ser increpado por todos sus hermanos ya que ellos le llegan a decir lo siguiente: “Y le dijeron sus hermanos: Sal de aquí, y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces, porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto.

Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo. Ni aun sus hermanos creían en él. Entonces Jesús les dijo: Mi tiempo aún no ha llegado, pero vuestro tiempo siempre está preparado. No puede el mundo odiaros a vosotros; pero a mí me odia, porque yo testifico de él, que sus obras son malas. Subid vosotros a la fiesta; yo no subo todavía a esa fiesta, porque mi tiempo aún no se ha cumplido. Y habiéndoles dicho esto se quedó en Galilea.

Otros Libros del Nuevo Testamento

Los hermanos del señor Jesucristo llegan a ser igualmente mencionados, además de los 4 evangelios de la Biblia, en otros de los libros del Nuevo Testamento, como, por ejemplo, en el libro de los Hechos escrito por los apóstoles conocido como el libro de los Hechos de los apóstoles se llega a destacar que los apóstoles “perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos”.

En la Primera Epístola a los Corintios, escrita por el apóstol Pablo, este gran hombre de Dios Pablo de Tarso llega a hablar de los “hermanos del Señor” esto puede ser visualizado en el libro de 1 Corintios. En la Epístola a los Gálatas que es el libro de los Gálatas, igualmente una obra de Pablo de Tarso, se llega a mencionar a Santiago, como “el hermano del Señor” (Gálatas).

El Término en el Griego del Nuevo Testamento

En el idioma griego clásico, como ya se ha llegado a decir, la palabra ἀδελφός tiene el mismo tipo de significado que el español de “hermano”. En el idioma griego koiné, una lengua en la que se llegó a escribir el Nuevo Testamento, el término podía llegar a tener un tipo de sentido más extenso.

No obstante, en el Nuevo Testamento, el término se utiliza en un sentido literal solo con el significado de “hermano” o de “medio hermano”. De igual manera se llega a emplear en diversas ocasiones en un sentido figurado. En un tipo de sentido literal, se llega a emplear para poder hacer referencia a un hermano consanguíneo, carnal los 2 progenitores en común o también a un medio hermano 1 solo progenitor que es en común.

Por ejemplo, el término se usa para llegar a hacer referencia al parentesco que llega a unir a Santiago y también a Juan, los hijos de Zebedeo que son Marcos, Marcos y Marcos, y los correspondientes; y igualmente para la relación entre la Antipas y Filipo, quienes, como se llega a conocer por el historiador judío llamado Flavio Josefo, llegaban a ser los 2 hijos de Herodes I el Grande, sin embargo, de distintas madres.

En un sentido figurado, la palabra se llega a usar para poder hacer referencia a las relaciones personales que no llegan a ser de parentesco: en este mismo sentido, se puede identificar como los hermanos a los seguidores de Jesús lo puede ver en el libro de Marcos, a todos los cristianos 1 Corintios y hasta incluso a todos los seres humanos como lo dice el libro de Hebreos.

Parece algo que queda muy claro, a pesar del tipo de contexto de todas las alusiones que son referente a los hermanos del señor Jesús anteriormente destacados, que el sentido figurado puede llegar incluso a excluirse aquí mismo. Los diversos estudiosos del tema han llegado a afirmar juntos que ni una sola de las apariciones de este término o concepto en el Nuevo Testamento sobre algún texto del que llegan a proceder las alusiones principales a los hermanos del señor Jesús lo cual posee el significado más inequívoco de “primo” o también de “pariente”.

Se ha llegado a plantear, no obstante, una muy posible excepción: en el libro de Juan se llega a indicar que se encontraban cerca a la cruz del señor Jesús “su madre y la hermana de su madre, María de Cleofás”. Los exegetas han llegado a denominar y llamar la atención sobre el hecho de que no llegaba a ser probable que estas 2 mujeres llegasen a ser realmente hermanas, ya que llevan un nombre igual. El pasaje se llega a prestar a diversas clases de interpretaciones.

El Término en la Biblia Judía

En el idioma hebreo y de igual manera en el idioma arameo no llega a existir una clase de palabra con el tipo de significado que sea preciso del idioma español de “primo”, por lo cual el concepto se llega a expresar siempre recurriendo a los circunloquios. En el idioma hebreo del Antiguo Testamento, la palabra “hermano” es usada en cientos de pasajes en el sentido de “primo” o también de “sobrino”.

En el libro de Génesis Abrám (Abraham) le llega a decir a Lot: “somos hermanos” (Génesis), cuando en realidad se llegaba a tratar de su sobrino. Llegan a ser, no obstante, los casos muy excepcionales, y en los que el contexto llega a resolver con la posible ambigüedad. En mucho más concreto, solo existe un caso en la Biblia hebrea en que el término llega a tener el sentido de “primo”, el cual se trata del libro de 1 Crónicas que dice:

“Hijos de Majlí: Eleazar y Quis. Eleazar llegó a morir sin tener hijos; sólo tuvo unas hijas, a las que los hijos de Quis, sus hermanos, llegaron a tomar por mujeres”; aquí llegan a ser primos los que se casan, sin embargo, se les llama “hermanos”. Cuando se realizó la traducción al idioma griego del Antiguo Testamento, la denominada Biblia de los Setenta (del siglos III-I a. C.) que se tradujo en el hebreo אח por el griego ἀδελφός. Por esa misma razón, la palabra se usa, en esa misma ocasión al menos, con el tipo de significado de “primo” en el Antiguo Testamento.

En la época del señor Jesús, el hebreo no llegaba a ser una lengua hablada, sino más bien se trata de una lengua religiosa y de cultura. La lengua de mayor extensión llegaba a ser el arameo, otra de las lenguas semíticas: igualmente en arameo, la palabra para el término de “hermano” (aha) puede llegar a usarse con el simple sentido de “primo” o hasta incluso de “sobrino”.

Ciertos de los autores han llegado a plantear que podría llegar a haber una clase de influencia semítica en el empleo del concepto de ἀδελφός en el Nuevo Testamento, ya que el señor Jesús predicó posiblemente en el idioma arameo, y llega a ser probable que sus primeros los seguidores escribieran en esa precisa lengua.

No obstante, una gran parte de los textos del Nuevo Testamento sino todos llegaron a ser escritos originalmente en el idioma griego y no llegaría a ser una clase de traducción del arameo. En el griego del Nuevo Testamento se usan las demás palabras para poder expresar los demás grados de parentesco que son:

  • Primo (anepsiós)
  • Pariente (syngeneis)

Es de ese mismo lugar que se comienzan a argumentar la improbabilidad de que el término de adelphós llegue a ser una clase de traducción de un término del idioma arameo el cual es equivalente con un tipo de sentido mucho más extenso.

En una contraparte, diversas cantidades de hipótesis son las que señalan que los evangelios sinópticos podrían llegar a depender de una especie de fuente común, el libro de Mateo en arameo del que se habla Papías de Hierápolis, que no se llegó a conservar y habría llegado a ser traducido luego del griego de las diversas maneras, con lo que se encuentra una argumentación igualmente presenta en las objeciones.

Hermanos de Jesús

El Sentido de la Expresión

Con el paso del tiempo ha sido cuestionada la idea de que Jesús de Nazaret tuviera hermanos carnales, siendo de gran polémica entre los estudiosos de la época quienes manifiestan una serie de contracciones y se basan en textos relacionados a este tema. Por tal motivo en un sentido filológico, no existe la manera de suponer que Jesús no tuviera hermanos, esto basado en lo que se encuentra escrito en los evangelios. ​ Aunque no se puede negar la posibilidad de que los hermanos mencionados, se han considerados como medios hermanos, es decir que se trate de los hijos de José como resultado de un matrimonio anterior, o que simplemente se ha referencia de familiares cercanos como el caso de primos.

Basado en esto, surge un punto de vista muy específico, en este caso la Iglesia católica al igual que sucede con la Iglesia ortodoxa manifiestan una posición clara acerca de la doctrina de la perpetua virginidad de María; por tal motivo en los tiempos antiguos algunos líderes protestantes, incluyendo a figuras significativas como Martín Lutero​, y el teólogo Ulrico Zuinglio​, mantenían esta evidente posición.

Otro de los líderes que mantenía esta teoría era Juan Calvino quien afirmaba que era posible que María siguiera siendo virgen, y por tal motivo fue elegida para una misión especial, sin embargo, creía que la evidencia bíblica no llegaba a ser concluyente.

Los católicos, la mayoría de los anglicanos, además de los luteranos, incluyendo a los metodistas y a los reformados, siguiendo a Jerónimo, son los que concluyen que los adelphoi llegaban a ser los primos de Jesús, hijos de la hermana de María, que en ciertas ocasiones se identifica como María de Cleofás, ente tanto que en el caso de los ortodoxos orientales, siguiendo a los grandes Eusebio y Epifanio, son los que argumentan que llegaron a ser los hijos de José de un matrimonio de antes.

El resto de las otras denominaciones eclesiásticas protestantes no llegan a creer en lo que es la perpetua virginidad de María llegando a sostener que los adelphoi eran los hijos tanto de José y María.

El Punto de Vista Filológico

Desde un punto de vista que es estrictamente filológico, no llega a haber motivo alguno para llegar a pensar que los hermanos y también las hermanas de Jesús no lo lleguen a ser en un sentido convencional de la palabra, esto quiere decir, los hijos biológicos de José y también de María, y los hermanos carnales del señor Jesús de Nazaret. Los principales argumentos en favor de esta clase de postura los cuales son los siguientes:

  • Primero: Las referencias a los hermanos del señor Jesús llegan a aparecer en las múltiples fuentes cristianas. Los pasajes sinópticos poseen su origen, de acuerdo a la extendida teoría de las 2 fuentes principales, en el Evangelio de Marcos, sin embargo, existen referencias igualmente en las cartas del apóstol Pablo de Tarso, en el Evangelio de Juan.

Hasta incluso, de manera independiente en el libro de Marcos, en los escritos del autor del Evangelio de Lucas si se llega a interpretar como una clase de verdadera alusión a los hermanos del señor Jesús en el pasaje de los Hechos, hasta incluso en una fuente no cristiana, el gran historiador judío llamado Flavio Josefo. Ninguno de estos anteriores autores llega a introducir ninguna clase de precisión sobre lo que es la naturaleza de la relación entre dichos personajes y Jesús que pueda llegar a hacer suponer que no se trata de los hermanos verdaderos.

  • Segundo: En diversos de los pasajes bíblicos, los hermanos del señor Jesús llegan a ser mencionados en relación con su madre, María. La expresión iba a perder su sentido si se llegase a interpretar como los “primos” o los “parientes”.
  • Tercero: El uso constante de los autores del Nuevo Testamento, sobre los autores cristianos primitivos y también los de Flavio Josefo llega a diferenciar de manera clara entre los “hermanos” y las demás vinculaciones del parentesco. Otros de los términos para llegar a expresar las relaciones de parentesco llegaron a ser utilizados por el apóstol Pablo y en el libro de Lucas.

Durante el siglo II, Hegesipo llegaba distinguir entre un hermano, a un tío y también a un primo de Jesús. El reconocido historiador judío llamado Flavio Josefo, que se llega a referir a Santiago, como el “hermano de Jesús”, usa igualmente dichos términos para llegar a hacer referencia a las demás relaciones de parentesco.

  • Cuarto: Los relatos sobre la concepción del señor Jesús en el libro de Mateo y también en el libro de Lucas llegan a ser considerados por lo general como tardíos y de los menos fiables hablando históricamente que la tradición que llega a proceder de Marcos. De acuerdo a la crítica actual, poseen fundamentalmente un tipo de carácter teológico, y al parecer estas parecen llegar a coexistir con otra de la tradición de mayor antigüedad de acuerdo a la cual el señor Jesús era hijo de José.

Por otra parte, llegan a hacer referencia a una clase de intervención divina de tipo carácter sobrenatural, que llega a resultar como históricamente poco creíble para algunos de los expertos.

Los Puntos de Vista Confesionales

Otra de las interpretaciones de mayor evidencia y que ha llegado a ser la más considerada y también la más plausible desde un punto de vista filológico al igual que histórico, ​ esto quiere decir, que los hermanos del señor Jesús que son citados en el Nuevo Testamento llegan a ser hijos de José y también de María y, por lo tanto, son los hermanos carnales, los hermanos biológicos, del señor Jesús, lo cual resulta inaceptable para la gran mayoría de los cristianos.

Por una parte, un gran número de cristianos no llegan a aceptar que Jesús llegase a ser hijo biológico de José, ya que le atribuyen a su concepción a la obra del Espíritu Santo, de acuerdo a los relatos de los libros de Mateo y de Lucas. Por otra parte, desde un punto de vista en el siglo II la corriente mayoritaria de la tradición cristiana es aquella que afirma la virginidad perpetua de la madre de Jesús, lo que hoy en día el dogma de fe para las diversas confesiones cristianas católicas, incluyendo a los ortodoxos.

Por esa misma razón han llegado a surgir interpretaciones alternativas de todos los textos evangélicos. De acuerdo a ciertos autores, la única razón de dichas interpretaciones llega a ser el de hacer compatibles a las alusiones referente a los hermanos del señor Jesús con las creencias cristianas.

Hijos de José y María

Una de las principales interpretaciones que se llegó a dar a las referencias sobre los “hermanos de Jesús” los llega a considerar como los hijos del matrimonio que es formado por sus padres, José y María. De acuerdo a esta clase de interpretación, luego del nacimiento del señor Jesús, concebido por la obra del Espíritu Santo como se llega a relatar en los libros de Mateo y de Lucas, los 2 esposos habrían llegado a mantener las relaciones conyugales y haber tenido algunos otros hijos.

Jesús llegaría a ser, en conclusión, el hermano mayor de todos ellos. Desde este mismo punto de vista, los hermanos solo llegarían a ser en verdad medio hermanos del señor, ya que los cristianos no suelen llegar a creer que José llegase a ser el verdadero padre del señor Jesús. Esta clase de posición es la que llegó a ser defendida por un hombre llamado Tertuliano en el siglo II, en especial en Adversus Marcionem (Contra Marción).

En esta clase de obra, Tertuliano llega a buscar el refutar el docetismo, una clase de doctrina que llega a negar la verdadera humanidad del señor Jesús, y uno de los argumentos que llega a emplear lo cual es el de las relaciones de consanguinidad entre el señor Jesús y todos sus hermanos, una consanguinidad que solo puede llegar a darse por medio de María, ya que José no llegaba a ser, desde un punto de vista cristiano, el padre biológico del señor Jesús.

Más adelante, durante el siglo IV, esta misma idea llegó a ser defendida por otro teólogo, llamado Helvidio, que llegó a ser refutado por Jerónimo de Estridón. Esta clase de posición llega a ser en la actualidad la mayor dominante entre la gran parte de los cristianos protestantes, aunque solo desde el desarrollo de lo que es la teología liberal Lutero y los demás iniciadores de la Reforma llegaron a ser los defensores del dogma de la virginidad perpetua de la virgen María.

Hijos de un Matrimonio Anterior de José

Para llegar a defender el dogma de lo que es la virginidad de María, la madre de Jesús, antes y luego del parto, llegó a surgir desde una fecha relativamente temprana en los autores cristianos la clase de idea de que los “hermanos de Jesús” que llegan a ser mencionados en el Nuevo Testamento llegaban a ser en realidad los hijos de un matrimonio anterior de su padre José de Nazaret.

Eran, por lo tanto, los hijos biológicos de José, sin embargo, no de la virgen María, quien habría llegado a permanecer virgen hasta su muerte. Desde el punto de vista más cristiano, ya que Jesús no llegó a ser en realidad un hijo biológico de José, sino solamente de María, dichos hermanos lo habrían llegado a ser solo desde el punto de vista legal, como los hijos de José, sin embargo, no tendrían ningún tipo de vínculo de parentesco real con el señor Jesús.

Esta clase de posición llega a ser muy conocida en ciertas ocasiones como la “solución de Epifanio”, por el nombre de su más destacado defensor, que es Epifanio de Salamis, quien la llegó a desarrollar en su obra titulada Panarion. Epifanio es el que añade en su obra que José llegó a ser el padre de Santiago y también de los 3 hermanos que son:

  • José
  • Simeón
  • Judá

Y 2 hermanas que se llaman Salomé y María o puede ser una que se llama Salomé y la otra Ana,​ con Santiago siendo el hermano mayor de todos. Santiago y sus hermanos no llegaban a ser los hijos de María, sino más bien eran los hijos de José de un matrimonio el cual se supone que era de antes. Luego de la muerte de la primera esposa de José, durante muchos años posteriores, cuando tenía unos 80 años, “tomó a María quien es la madre de Jesús”.

De acuerdo a Epifanio, las Escrituras los llegan a denominar como los “hermanos del Señor” para llegar a confundir a sus oponentes. La idea, no obstante, llega a ser bastante más antigua. Se remonta por lo menos al siglo II. Se encuentra presente ya en un tipo de evangelio apócrifo el cual es conocido como Protoevangelio de Santiago, en el que se llega a defender lo que es la virginidad de María, antes y también después del parto y llega a afirmar que José era un hombre viudo, con hijos, en el momento en que María le llegó a ser confiada bajo su cuidado.

Igualmente, se encuentra en los demás evangelios apócrifos del siglo II, como el Evangelio de la infancia del Santo Tomás. Los orígenes llegan a mencionar a un Evangelio de Pedro (el cual no se encuentra muy claro si se trata del mismo Evangelio de Pedro del que se han llegado a acceder hasta ciertos fragmentos de los mismos), de acuerdo al cual “los hermanos de Jesús llegarían a ser los hijos de José, los cuales son nacidos de una primera mujer que él habría llegado a tener mucho antes de María”.

El libro apócrifo “La Historia de José el Carpintero”, el cual fue escrito en el siglo V y también enmarcado como una especie de biografía de José llegó a ser dictada por el señor Jesús, el cual describe cómo José llegó a tener una esposa antes de la virgen María con la que llegó a tener unos 6 vástagos, 4 hijos y unas 2 hijas. Los nombres de los hijos llegaban a ser:

  • Judas
  • Justo
  • Santiago
  • Simón

Y los nombres de las hijas llegan a ser de acuerdo a este mismo libro:

  • Asia
  • Lidia

De acuerdo, a ese mismo relato, los denominados hermanos de Jesús llegarían a ser hijos de José de un matrimonio de mucho antes. La Enciclopedia Católica, llegando a citar los textos que se encuentran contenidos en los libros apócrifos, llega a escribir que José tuvo unos 6 hijos los cuales 2 eran mujeres y 4 eran hombres con un matrimonio de tiempo antes de María, quien al llegar a quedar viudo iba a desposar a María.

Primos

La interpretación de que los hermanos del señor Jesús se encuentran citados en el Nuevo Testamento llegan a ser en realidad sus primos lo cual es bastante tardía. Su defensor principal que fue, ya en el siglo IV, un hombre llamado San Jerónimo, en su obra titulada “Adversus Helvidium” (Contra Helvidio), que tiene una clase de intención apologética:

Esta se trata de llegar a refutar la opinión de un autor llamado Helvidio, quien llegaba ir citando a Tertuliano, y que afirma que los hermanos del señor Jesús eran los hijos biológicos de José y también de María. Por lo que Jerónimo responde que Tertuliano “no pertenece a la Iglesia”. Junto con el propio Helvidio, esta clase de enseñanza llegó a ser rechazada por el propio Tertuliano y por Joviniano, sin embargo, llegó a ser defendida por Ambrosio de Milán y también por Agustín de Hipona.

Jerónimo llega a centrar su argumentación en la utilización del término de adelphós que se hace en la primera traducción al griego de la Biblia de los hebreos, la denominada Biblia de los Setenta. La cual aduce a diversos ejemplos en que el término adelphós se usa para llegar a designar las relaciones entre tío y sobrino (por ejemplo, Abraham y Lot; Jacob y Labán en el libro de Génesis), o entre los primos (1 Crónicas). 

Este último llega a ser el único caso, en toda la Biblia, en que el concepto o término se usa, fuera de toda clase de duda, para poder llegar a expresar una especie de relación entre los mismos primos.​ Está claro, que en cualquiera de los caso, que no llegue a ser usual el empleo de la palabra de adelphós con el significado de primo en lo que llega a ser la traducción griega del Antiguo Testamento, por lo que la misma interpretación, común hasta el día de hoy en los medios católicos, llega a resultar algo improbable para muchos de los estudiosos contemporáneos, entre los que se encuentra por ejemplo, John P. Meier.

Aunque se demuestre que el uso de la palabra adelphós como “primo” llega a ser muy común en la Biblia de los Setenta, la argumentación de un hombre llamado San Jerónimo llega a perder de vista que no existe razón alguna para poder inferir en un uso similar en el Nuevo Testamento. Los libros que llegan a conformar el Nuevo Testamento se escribieron originalmente en el idioma griego. Existe solo un uso que llega a respaldar la tesis de San Jerónimo este se trata del libro del apóstol Juan.

¿Tuvo Jesús Hermanos o Hermanas?

Jesús llegó a tener unos 4 hermanos hombres quienes se llamaban:

  1. Jacobo
  2. José
  3. Simón
  4. Judas

Ellos llegan a ser mencionados como los hermanos de Jesús lo cuales se encuentran en el libro de Mateo 13:55 y Marcos 6:3. Ha habido una gran cantidad de discusión por medio de los siglos sobre la exacta relación de todos estos hombres con el señor Jesús. Se han llegado a dar unos 3 principales puntos de vista que son:

  • Primero: Que llegaron a ser los hermanos reales de Jesús, o sea, los medio hermanos, los cuales eran los hijos de José y de María (y en consecuencia mucho más jóvenes que el señor Jesús).
  • Segundo: Que llegaron a ser sus hermanos postizos, o sea, los hijos de José por su matrimonio previo (y así todos eran mayores que Él y para nada llegaban a ser sus parientes de sangre).
  • Tercero: Que llegaron a ser los primos de Jesús por parte de su madre, ciertos de ellos, o por parte de su padre José, algunos de los otros.

Todos aquellos son los que sostienen el primer punto de vista los cuales argumentan que llega a ser la manera mucho más natural de poder entender las diversas referencias a estos hermanos; igualmente que llega a ser el intento más obvio que se encuentra en el libro de Mateo 1:25 y también de Lucas 2:7.

Todos aquellos que llegan a sostener el segundo punto de vista son los que argumentan que las éticas de la familia oriental no iban a permitir a los hermanos mucho más jóvenes el llegar a insultar o llegar a meterse de otra forma con un hermano mayor como eran los hermanos de Jesús que lo insultaron el cual puede ser observado en el libro de Marcos 3:31 y de Juan 7:3-4.

Ellos son los que apuntan mucho más allá al hecho de que Jesús les dejó su madre al cuidado del apóstol Juan ver libro de Juan 19:26-27 en vez de con alguno de sus hermanos lo cual implica de manera firme que María no tuvo otros hijos de ella.

El punto de vista que dichos hermanos llegaban a ser primos de Jesús del lado de José se llega a basar en una simple y pura conjetura. Que llegaban a ser primos del lado de María se llega a basar en la no probada identidad de la mujer llamada “María, la esposa de Cleofás” con la hermana de María esto lo puede ver en el libro de Juan 19:25 y de Marcos 15:40, y en la no probada clase de identidad de “Cleofás” con Alfeo se puede ver en el libro de Marcos 3:18.

Los hermanos de Jesús llegan a ser mencionados como que van acompañando a Jesús y también a su madre a la región de Capernaúm después de la boda de Caná lo puede observar en el libro de Juan 2:12. Más tarde María y todos estos hermanos llegaron a quedar registrados buscando una audiencia con el señor Jesús esto se encuentra registrado en el libro de Mateo 12.46-50 y también en Marcos 3:31-35 al igual que en Lucas 8:19-21.

Hacia el final del ministerio del señor Jesús, se llega a mencionar que sus hermanos lo suelen instar a que pruebe que verdaderamente se trataba del Mesías, lo cual ellos mismos fueron los que dudaron esto se puede apreciar en el libro de Juan 7:3-5.

Que todos ellos se llegaron a convertir mucho más tarde se encuentra muy claro, porque se los llega a describir en los Hechos unidos con los discípulos y con los otros en “oración y súplica” justo antes del acontecimiento del Pentecostés libro de Hechos 1:13-14. Pablo llega a mencionar que todos ellos eran casados esto lo puede ver en el libro de 1° Corintios 9:5.

Diversos comentadores son los que sostienen que el autor de la epístola de Judas, quien se llega a identifica a sí mismo como el “hermano de Jacobo”, llegaba a ser uno de estos hermanos lo puede ver en el libro de Judas 1. Igualmente se llega a creer en general que el líder de la iglesia de Jerusalén llegó a ser Jacobo, el hermano del Señor (esto lo puede ver en el libro de Hechos 12:17 que dice: “Con la mano Pedro les hizo señas de que se callaran, y les contó cómo el Señor lo había sacado de la cárcel. Cuéntenle esto a Jacobo y a los hermanos les dijo. Luego salió y se fue a otro lugar”.

Esto llega a parecer como confirmado por la referencia de Pablo a su visita a las regiones de Jerusalén, en la cual se llega a establecer que vio únicamente al apóstol Pedro y a “Jacobo, el hermano del Señor” por lo que dice en la sagradas escrituras: “Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días; pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor”. Gálatas 1:18-19.

Si te ha gustado nuestro artículo sobre en qué consiste el Bien Común, te invitamos a que visites los siguientes enlaces los cuales pueden ser de su interés:

(Visited 165 times, 1 visits today)

Deja un comentario