La Existencia de Dios: Debate, Polémica y Pruebas

La existencia de Dios es una de las más grandes y antiguas controversias que han carcomido al hombre desde los inicios de la humanidad. Apareciendo con el tiempo múltiples posturas a favor y en contra incrementando cada día la polémica. Por esta razón, en este artículo exploraremos a profundidad este tema que logra quitarle el sueño a más de uno, describiendo los debates más importantes que se han dado con el tiempo, las posturas que hay y las pruebas de que Dios existe.

existencia de Dios

Existencia de Dios

La existencia de Dios es una de las preguntas que todas las personas, sin importante su origen, raza, etnia o época en la que hayamos vivido nos hemos hecho. Se que para muchos es difícil admitir que en algún momento llegaron a cuestionar la existencia de Dios, pero la realidad es que todos en algún instante de tiempo nos detenemos un poco a meditar sobre este tema y nos cuestionamos lo que nos han enseñado, lo que hemos aprendido y lo que creemos.

Si estas leyendo este artículo es porque tienes curiosidad sobre el tema o dudas respecto a tus creencias; donde quizás te cuestiones la existencia de Dios. En ambos casos estas en el lugar indicado, pues navegaremos un poco sobre las distintas posturas que existen y los argumentos que en los que se basan. “Es importante destacar que este artículo no busca defender o apoyar la existencia de dios así como tampoco refutarla. Simplemente funciona como un compendio de conocimientos sobre el tema que permitan al lector informarse y hacer un juicio propio en base a sus creencias”.

Pero para poder entrar en materia, es necesario que tengas conocimientos de algunos términos básicos que son vitales para entender toda la información de la cual hablaremos más adelante:

Ontología

Se podría decir que esta palabra es la base de todo lo que vienen después, ya que es un término utilizado en la filosofía para describir la relación entre los entes y como es la percepción de dicha relación. Dicho de una manera más sencilla, es la forma como percibimos la realidad. Se podría definir a través del siguiente cuestionamiento: ¿A que llamamos realidad o qué es la realidad?. Desde el punto de vista de la relación entre entidades, donde tenemos un objeto (la realidad que se aprecia) y un sujeto (el observador de la realidad), estamos hablando de como se aprecia o mira esa realidad.

Obviamente esta pregunta tienen un matiz individual y uno grupal; ya que a pesar que podemos compartir ideas y pensamientos generales, cada quien percibe y define la realidad de forma diferente. La razón es sencilla: cada quien ha sido moldeado por diferentes crianzas, estímulos, experiencias, etc. Esto hace que nuestra construcción social de la realidad sea diferente a la que puedan tener los demás, pero a su vez; que haya muchas similitudes y acuerdos. Cuando mencionamos que este término es clave, lo decimos porque nuestra percepción de ¿qué es y no es real? es lo que inclina en mayor o menor medida nuestra creencia en la existencia de dios.

existencia de Dios

Epistemología

Si la ontología responde a la pregunta de ¿qué es la realidad? la epistemología responde a ¿cómo nos acercamos a ella? ¿Cómo la aprehendemos? Una forma sencilla de definirlo, es que la epistemología se relaciona con el alcance que puede tener el sujeto para acercarse al objeto.

Esto es importante porque según la postura filosófica donde estemos parados, no solo aceptaremos o rechazaremos la existencia de Dios; sino que también definiremos si somos capaces de alcanzarlo, tocarlo, hacer contacto con él en este mundo terrenal o no.

Por ejemplo: si consideramos que Dios existe físicamente, que tiene un cuerpo real, ocupa una cantidad de espacio en el universo y está conformado de materia (ontología) y que a su vez; podemos acercarnos a él y tocarlo, hacer contacto y sentirlo (epistemología). Estaríamos definiendo a un Dios con cuerpo físico que anda por ahí al alcance de nosotros. En cambio, si nuestra postura ontológica es que dios existe pero no posee un cuerpo físico, sino que él está en todos lados y en todas las cosas.; y nuestra epistemología es que podemos entrar en contacto con él por medio de la oración, la comunión, etc. Definimos una versión muy distinta de dios.

Teísmo, Ateísmo y Agnosticismo

El teísmo consiste en una postura filosófica que apoya la existencia de Dios, por el contrario; el ateísmo defiende que dios no existe. Ahora bien, hay una tercera corriente conocida como agnosticismo donde lo que se niega no es la existencia de dios; sino nuestras capacidades y limitaciones como seres humanos junto con las posibilidades de conocer la existencia de Dios. Esta última postura suele ser confundida erróneamente con el ateísmo. Aunque los agnósticos suelen creer que quizás dios si existe, pero al ser un ser omnipotente es de imposible acceso para nosotros.

Si comparan las diferencias entre el ateísmo y el agnosticismo tomando en cuenta las definiciones de ontología y epistemología, observaran que ontológicamente pueden ser iguales pero epistemológicamente cambian las posturas. La existencia de dios es real pero lo que cambia es nuestra capacidad para aprehenderlo.

Han sido muchos los pensadores, teólogos y filósofos que han tomado distintas posturas según las doctrinas filosóficas a las cuales se han adscritos, haciendo que el debate sea mucho más complejo a la mera respuesta de si dios existe o no. Ya que también entra en juego otras interrogantes como por ejemplo: si existe, ¿cómo nos acercamos a él? ¿Somos capaces de obtener pruebas de su existencia? ¿Estamos hechos a imagen y semejanza de dios? etc.

En base a lo anterior, visualizamos que la cosa es más compleja a la mera pregunta de si existe o no dios, ya que se abordan aspectos metafísicos ¿existe o no existe?; antropológicos ¿cuál es su forma, cumple con las mismas características a las de un ser humano?; empíricos ¿hay pruebas reales de su existencia?; y gnoseológicos ¿cómo somos capaces de conocerlo?

Los distintos pensadores que se han sumergido en este debate hacen uso del razonamiento deductivo e inductivo, así como del empirismo para plantear sus argumentaciones a favor o en contra. A pesar de todo esto, aun en la actualidad no hay una definición o postura que sea universalmente aceptada. Por otro lado, existen algunas definiciones sobre dios que no son nada específicas y terminan siendo incongruentes al punto de no haber una realidad que se ajuste a ellas.

Desde el punto de vista histórico, el debate sobre la existencia de dios ha estado ampliamente gobernado por las instituciones religiosas. Cumpliendo el papel en muchas ocasiones de maestro, juez y jurado. Disminuyendo las posibilidades de que las personas se permitieran realizar este cuestionamiento. Aun así, también hay registros de muchos personajes que durante el pasar de los años han hecho grandes aporte sobre este tema. Un ejemplo de ello lo tenemos con las contribuciones filosóficas hechas por Nietzche.

Aspectos Filosóficos y Religiosos

Ya definimos algunos términos que nos serán de mucha ayuda para entender las diferentes posturas que dominan el debate de la existencia de dios. Aun así; hay otros aspectos relevantes que son importante manejar y que nos permitirán discernir al respecto.

¿Qué es Dios?

Para muchos, la respuesta a esta pregunta es clara y sin ambigüedades mientras que para otros representa el punto de inicio del debate. Para la cultura occidental, el uso de la palabra dios alude al concepto teísta de ser omnipresente, todo poderoso y supremo. Aquella entidad que es mejor a cualquier otra. La postura clásica afirma que este ser todo poderoso es un sinónimo de perfección, cuyas características incluyen la omnisciencia (aquel que todo lo sabe), la omnipotencia (quien tiene todo el poder), la omnibenevolencia (responsable de todo y de todos) y que es providente con su creación (esta a nuestra disposición para brindarnos su apoyo).

A pesar de que esta es una de las definiciones más antiguas y esparcidas por la población, no significa que sea la única. Dependiendo del enfoque filosófico, podemos definir a dios como un “motor inmóvil”, el “creador definitivo” o una “causa incausada”. Aunque muchas de estas definiciones cuentan con alguna de las características ya mencionadas no las engloban en su totalidad. Otra definición utilizada es aquella en la que se entiende a dios como un ser superior del cual nada puede ser fecundado.

Existe una postura conocida como “Pantéismo” donde no se cree en dios como un ser personal, por el contrario; se piensa en la existencia de Dios como un todo que se encuentran en naturaleza, en el universo y en todas las cosas que hay dentro de ella. Por otro lado, muchos científicos de renombre como Einstein utilizan una definición de dios que parte de la postura filosófica utilizada por Spinoza y sus seguidores donde se define a dios como una sustancia primaria o el equivalente a los principios básicos y esenciales de la naturaleza.

Una forma particular y única de definir a dios la encontramos en la rama del hinduismo que se llama “Advaita Vedanta”, donde consideran que la realidad como un todo representa a un único ser divino, el cual es indiferente a las cualidades y al cambio. Esta deidad se conoce con el nombre de “Nirguna Brahman” o traducido al español: “Dios sin Cualidades”. Se considera que este ser esta más allá de la comprensión de un ser humano común y corriente, donde el mundo que se percibe está compuesto de una gran variedad de objetos que se ven alterados por su interacción con nosotros.

Otra doctrina hindú singular es la “Adwaita”, que utiliza el término “Saguna Brahman”, que se traduce en “Bráhman con cualidades”. Acá a las deidades si se le atribuyen cualidades especiales como ocurre con los dioses clásicos, teniendo características como la omnipotencia, la omnisciencia y la onmibenevolencia. Para finalizar este punto hay que hablar de las religiones politeístas, las cuales poseen más de un dios. Donde suelen existir diferencias marcadas entre unos con respecto a los otros en términos de poder, habilidad y divinidad. Llegando a formar sistemas jerárquicos que en algunos casos pueden ser bastante complejos, como ocurre por ejemplo con la mitología grecorromana descrita por Homero y Virgilio. Donde nos encontramos con dioses que tienen rivalidades, discusiones, encuentros románticos y luchas entre sí.

 

¿Cómo Demostrar la Existencia de Dios?

Esta ha sido una de las primera preguntas que los grandes pensadores han buscado responder a lo largo de los años y las respuestas a las que han llegado se pueden agrupar dentro de las siguientes categorías:

Por medio de las Vías de Conocimiento de Dios

Se refiere a las distintas formas que el ser humano tiene para conocer a Dios. Para la fe cristiana, algunos filósofos y los teólogos protestantes podemos tener conocimiento de dios a través de dos maneras diferentes:

  1. Por medio de las posturas que se basan en el uso de la razón, también conocidas como “Revelación General“. Acá los datos, resultados y conclusiones se basan en la observación que se hace de uno mismo y del mundo que nos rodea.
  2. Todas las posturas basadas en la “Revelación Especial” que consiste en el uso de la fe para dar como verídico las revelación divinas que se conocen de dios. Por ejemplo, creer en la vida de Cristo, su muerte y resurrección. El aspecto determinante en esta corriente es que no se puede comprobar la totalidad de las creencias o doctrinas usando la razón. Por ejemplo, no se puede comprobar la encarnación de Cristo excepto por los escritos de los apóstoles en los evangelios, pero esta información no es concluyente usando la razón.
  3. También podemos encontrar las “Revelaciones Privadas” que son muy utilizadas en la iglesia católica. Consisten en las revelaciones y pruebas que se presentan a personas particulares siendo una demostración para ellos de la existencia de dios. Pero al ser una revelación singular en una persona o un grupo específico de personas. No hay forma de demostrar a los demás a través de la razón que dicha revelación ocurrió. Un ejemplo de esto son las apariciones Marianas, que consisten en visiones que han tenido algunas personas en el transcurso de los siglos donde entran en contacto con los santos, los ángeles, con la virgen María, dios, etc. Alguno de los casos más conocidos son el de Juana de Arco o la hermana Sor Faustina.

En muchos casos, estas revelaciones que se dan en las personas no buscan ampliar o mejorar su opinión sobre Dios, simplemente confirmarla. Además; queda de parte del fiel decidir si creer o no en la revelación.

A Través de la Revelación General

Para aquellos pensadores y filósofos de la iglesia católica que buscan demostrar la existencia de dios por medio de la razón, utilizan como postura argumentaría principal la de Santo Tomás de Aquino. Así se hizo luego del Concilio Vaticano I, donde indican que la doctrina católica admite como pruebas validas de la existencia de dios las presentadas por Aquino en sus cinco vías: movimiento, eficiencia, contingencia, grados de perfección y finalidad.

Por Medio de la Revelación Especial

Aquellos que apoyan esta postura, abogan que no requieren pruebas físicas o que sigan la línea de la razón ya que asumen la existencia de dios como evidente. Debido a que a pesar de los datos y las pruebas metódicas o convencionales, estas no surgen de un proceso demostrativo principalmente. La razón se debe a la relación que se da entre la fe y la razón, cuya interacción no siguen un patrón fijo o particular.

Esto no quiere decir que aquellas personas que se adscriban a esta postura no realicen estudios de las pruebas y manifestaciones que se han dado de la existencia de dios a través de los años. Aun así se sigue mostrando interés por manifestaciones marianas, los milagros de Alexix Carrel y la estatua de María en Lourdes, etc.

La Carga de la Prueba para Quienes Afirman la Existencia de Dios

En el debate sobre la existencia de dios existen dos posturas principales: quienes creen en la existencia y quienes no creen en la existencia de Dios. La cuestión es que al momento de debatir, quienes están a favor de la no existencia de dios inician con un pie adelante ya que se encuentran frente a una imposibilidad lógica, debido a que no pueden demostrar algo que no existe. Esto quiere decir que la responsabilidad recae por tanto, en los teístas que deben dar pruebas de que dios existe. A esto se le conoce como la carga de la prueba.

A pesar de esto, no se cumple al 100% la imposibilidad lógica, pues se puede demostrar la inexistencia de algo si se hace uso de manera correcta de las prueba de hipótesis (método científico). Por ejemplo, a nivel matemático ocurre con mucha frecuencia que se refuten postulados, afirmaciones y teorías a priori. Gracias a que el método de comprobación es numérico y el resultado es exacto, atemporal y aespacial.

El inconveniente con la carga de la prueba es que las personas pueden afirmar la existencia de dios indicando que cumple con las características descritas en el párrafo anterior: que dios es divino, todo poderoso, atemporal, aespacial, omnipotente, etc. Pero estas afirmaciones o las pruebas que se puedan presentar no pueden ser puestas a prueba por métodos numéricos o empíricos. De manera que lo único con lo que se cuenta como prueba es la carga de la prueba en sí misma.

Aún así, muchos teístas afirman que la carga de la prueba también recae sobre el ateo. Ya que el universo y todo lo que hay dentro de él posee una complejidad y magnificencia enorme, del cual somos incapaces de medir o comprender en su totalidad. Esto implica que aquellos que aseguran que dios no existe están en la responsabilidad de responder a todas las preguntas e incertidumbres que aun son inaccesibles para el entendimiento humano ni que pueden ser explicadas por medio del azar.

Argumentos a Favor de la Existencia de Dios

Durante el pasar de los años han sido muchas las Teorías Sobre la Existencia de Dios que se han desarrollado. A continuación, te dejamos con algunas de los más relevantes, incluyendo Pruebas Científicas de la Existencia de Dios:

Argumento Cosmológico

Desde el punto de vista cosmológico se argumenta que dios debe existir ya que debe haber una causa inicial o fuente primaria de todo lo que existe. A esta fuente se le conoce como dios.

Argumentos Aristotélicos

Siguiendo la misma línea de pensamiento, Aristóteles desarrollad el argumento del “Primero Motor Inmóvil”. Donde todo lo que posee movimiento (todo lo móvil) debe tener una causa, fuente, combustible o energía que sirva para que este funcione. Además, al observar sistemas complejos nos damos cuenta que algunos motores funcionan de combustibles para otros motores y así sucesivamente. Pero siempre debe haber un motor inicial inmóvil que de inicio a toda la cadena. Este primer acto se le atribuye que lo realiza dios.

Aristóteles menciona por primera vez esta teoría en su libro de “Metafísica III”, el cual luego es utilizada por otros personajes de la filosofía occidental para hacer una reinterpretación de lo que es dijo. Algunas de las figuras más importante son Kant, Tomás de Aquino, Hegel, San Alberto Magno, entre otros. Según esta doctrina, este primer motor funciona como el último principio de la cosmología aristotélica. Ya que dios es el responsable de mover los astros en el universo por primera vez y a partir de ahí; estos tratan de imitar su acción realizando movimientos circulares.

Esto es relevante ya que el círculo era una figura que representaba la perfección dentro de la mentalidad griega, debido a que no posee ningún punto de inicio o de cierre, sino que es continúo. Aristóteles denomina este primer motor con el nombre de “Gnoesis Gnoeseos” que significa conocimiento de conocimiento. No queda claro si esta definición de dios aplica para la religión cristiana, pero pareciera que sí; o al menos eso es lo que dice Tomás de Aquino.

Existe otra vertiente del pensamiento aristotélico donde el motor inicial no se relaciona con nuestro mundo como tal, sino que se enfoca en las actividades de pensar y conocer; debido a que estamos hablando de un ser conocedor de todo y lo único que le falta por conocer es su propia perfección. Esto quiere decir que la humanidad y el hombre no son aspectos relevantes para este primer motor, más bien consecuencias de su trabajo realizado en el universo pero no formamos parte de su interés.

Es más, puede que ni siquiera este consciente de nuestra existencia. Por otro lado, no es infinito; esta idea se da por dos razones: la primera es que los griegos estaban en contra de la idea del infinito y también, que conocer implica poner límites a la realidad pero el conocimiento es ilimitado. De manera que al no poder ser delimitado, deja de ser conocimiento.

 

Argumento Teleológico

Esta línea de pensamiento dice que el orden del universo y toda su complejidad pueden ser explicadas con efectividad si se toma como referencia a un dios creador de todo y todos. Nótese que este argumento es similar al utilizado por el creacionismo o el diseño inteligente. La postura contraría por excelente vienen siendo el evolucionismo de Darwin.

Las Cinco Vías de Tomás de Aquino

Aquino cimienta sus pensamientos de la argumentación que da Aristóteles y Platón. Así desarrolla las cinco vías, que consisten en una serie de planteamientos que confirman la existencia de dios. Dichos planteamientos no son exclusivos de Aquino, ya que muchos filósofos comparten algunas de sus ideas como por ejemplo: Voltaire. Estos planteamientos son los siguientes:

  • Movimiento: todo el universo está plagado de movimiento y todos los objetos que se mueven son movidos por otra entidad. A su vez, algo que se mueve no puede mover otra cosa ni se puede mover por sí mismo. Al mismo tiempo, si algo es movido por una cosa, esa cosa debe ser movida por algo más. Pero este ciclo no se puede mantener indefinidamente porque se debe llegar a un motor inicial que no es movido por nadie, sino que el mismo tiene la capacidad de moverse y mover los demás objetos. Esta entidad inicial es Dios.
  • Causas Eficientes: Aquino menciona que en el universo existen las causas eficientes, lo cual puede entenderse como una forma de referirse a la causalidad, pero no hay nada que pueda ser la causa de sí mismo, ya que en ese caso sería anterior a él. Lo cual es imposible. Al igual que con el movimiento, si rastreáramos las causas hasta su origen tendríamos que llegar a una causa inicial de la cual parte todo donde no se cumple la regla de la causa eficiente. Por ende no se da el efecto último ni la causa intermedia; esto habla de la existencia de una primera causa eficiente a la que llamamos dios.
  • Contingencia: Aquí partimos del hecho de que las cosas pueden existir y no existir, por lo que pueden ser creadas y destruidas. De esta forma, nada que este creado será capaz de existir por siempre ya que en algún momento deberá será destruida pero a su vez, hubo un tiempo donde no existió. Si esto aplica para todas las cosas del universo donde hay un estado en el que las cosas no existían, debió haber un instante de tiempo en el que nada existió; pero si nada existía sería imposible que por sí solo pasarán a existir. Esto quiere decir que debió existir algo que diera inicio a todo lo demás, es decir: dios.

 

  • Grados de Perfección: las cosas suelen variar mucho en la naturaleza, por ejemplo: aunque nos encontremos con alguien muy bondadoso y otro menos bondadoso posiblemente existirá alguien que sea un mayor o menor nivel de esta cualidad. En todo caso, lo que sí es seguro es que debe haber alguien o algo que posea la cantidad máxima de esta cualidad siendo así la causa de este género. De esta forma, el fuego representa el valor máximo de todos los calores. Siguiendo esta línea de pensamiento, debe haber algo en todos nosotros como causa del existir máximo, es decir; dios.
  • Finalidad: En el universo podemos encontrar dos clases de cosas, seres con inteligencia y seres sin inteligencia. Aquellos que no la poseen se rigen por las leyes del azar o son utilizados o manipulados por aquellos que si la poseen, siendo ejemplificados como la flecha que dispara un arquero. Esto quiere decir que debe haber alguien con inteligencia que dirige al resto de las cosas: dios.

Argumento Ontológico

Existe una corriente conocida como “Apriorístico, que a diferencia de las posturas mencionadas hasta ahora, esta busca realizar una demostración de la existencia de dios sin considerar ningún aspecto que intervenga de la realidad. Sus tesis gira alrededor de un ser mayor que no puede ser pensado. Las primeras personas en realizar un enunciado de este tipo fueron San Anselmo y Avicena.

Estos autores afirmaban que a pesar de que se niegue la existencia de dios, aun así; todos conocen su noción. Ya que si no entendieran la definición de dios no podrían afirmar que no existe. Luego mencionan que dios como entidad máxima de perfección debe existir ya que de no ser así cualquier cosa que exista llegaría a ser más perfecta que él, lo cual nos llevaría a una contradicción. Por ende, dios existe.

Esta postura fue aceptada por filósofos como Descartes, Hegel, Gödel, etc. Mientras algunos de sus retractores más conocidos fueron Tomás de Aquino, Kant, Hume, Roger Bancon, entre otros. Kant debatiría esta postura diciendo que el hecho de definir algo no significa que exista. Más tarde Alvin Plantinga intentaría refutar las palabras de Kant sin éxito.

La existencia de dios según San Agustín es una de las mejores pruebas ontológicas a favor de la existencia de dios. Él indica que todos tenemos una concepción de dios como una entidad perfecta, pero este concepto no puede ser capaz de surgir si nosotros no somos capaces de ser perfectos en la realidad, de esta forma. Dios existe.

Aquellos enmarcados en el dilema cuerpo vs mente indican que es mucho más sencillo entender la relación que se da entre la consciencia y la materia si se considera que la existencia de dios es real. Por otro lado, quienes argumentan que toda cualidad física que podemos apreciar en el universo son de vital importancia y no simples epifenómenos (amor, belleza, justicia, valores, etc.) son fieles seguidores del teísmo y no del materialismo.

Argumento Trascendental

Muchos afirman que la lógica, la ética, la ciencia entre otras cosas no tendrían el mismo impacto sin la existencia de dios, por esta razón; los argumentos ateístas deben refutarse a sí mismo si se usa la coherencia.

Argumento Antrópico

Todo hecho por básico que sea (incluso nuestra experiencia), puede ser explicado mejor si existe dios.

Argumento Moral

La objetividad de la moral depende de la existencia de dios.

Apuesta de Pascal

Este argumento fue desarrollado por Blaise Pascal cuando mantenía una discusión sobre el tema, él afirma que la existencia de dios está relacionada con el azar, ya que no hay una manera segura de determinar su existencia, por lo que racionalmente lo seguro sería creer o apostar que sí existe.

El Argumento de la Voluntad de Creer

Fue creado por el filósofo pragmático William James, quien realizo un intento de demostrar la existencia de dios utilizando como hipótesis la idea que “la existencia de dios funciona para la vida de un creyente”. El único inconveniente, es que este argumento se sustenta casi en su totalidad en su teoría pragmática de la verdad. Donde dice que las creencias son validadas según como afecten la vida de las personas luego que haber sido adoptadas por ellas y no por pruebas que se ubiquen en momentos previos a la conversión. En esta teoría es una variante bastante cercana del método hipotético deductivo.

Consenso Universal

A pesar de que existan diferentes culturas, tradiciones y creencias; la existencia en dios ha sido un punto común de convergencia en todas las poblaciones desde la antiguedad (se puede registrar desde el paleolítico). A pesar de que la representación de dios pueda variar de una cultura a la otra, la gran mayoría conserva las características básicas: omnipotente, omnipresencia, omnibenevolencia, etc.

Hacer Ciencia No Significa que Dios No Existe

Aunque quizás no pueda ser considerado como un argumento de peso, es relevante mencionar que desde la revolución industrial han surgidos muchos científicos de renombre como Einstein que han sido eminencias en sus respectivos campos científicos, pero que aun así han declaro abiertamente que creen en la existencia de dios. Incluso hoy en día podemos encontrar a muchos profesionales de distintas ramas de la ciencia que mantienen esta opinión.

Por ejemplo, el profesor de la Universidad de Oxford, Richard Swinburne que realiza estudios sobre los orígenes el universo, menciona que la vida requirió de condiciones realmente particulares para que se pudiera gestar. A lo que continúa diciendo que dios debió tener una buena razón para crear la vida.

La periodista Julia Hinde, que se encarga de dirigir una importante revista de divulgación científica afirma que nuestras capacidades cognitivas son muy superiores a las demandas y obstáculos que hemos debido afrontar por la evolución. Logrando aumentar nuestras capacidades para percibir los distintos fenómenos del universo. Esta peculiaridad solo puede ser explicada por la existencia de dios.

Argumentos en Contra de la Existencia de Dios

Durante la historia han sido muchas las personas que desarrollaron argumentos para probar la existencia de dios, pero al mismo tiempo; nos encontramos con muchos argumentos que buscan demostrar que dios no existe. De hecho, este debate pro y contra ha sido tan retroalimentado durante el tiempo, que cada vez que surge un argumento a favor de una postura, inmediatamente surge un contrargumento en contra. En todo caso, los argumentos en contra de la existencia de dios que mencionaremos a continuación tienen como finalidad mostrar que las características que definen a los dioses no son posibles de ajustarse a la realidad, al no tener sentido lógico, ser contradictorios o no corresponderse con los hechos científicos e históricos.

En algunos casos, los argumentos que mencionaremos se enfocan en determinados aspectos de la definición de dios o en definiciones específicas de este. Dado que no todas las culturas y religiones poseen una definición unitaria e universal de dios.

Argumentos Empíricos

Esta postura basa sus argumentos en la falta de pruebas fácticas, es decir; en la imposibilidad de obtener comprobaciones de hipótesis que permitan dar veracidad de la existencia de dios. Entre los distintos argumentos empíricos que podemos encontrar, estos son los más importantes hasta la fecha:

Argumento de las Revelaciones Inconsistentes

Según esta postura, la versión de dios representadas en texto sagrados como la biblia, el tanaj o el corán presentan inconsistencias al describir a dios entre los distintos pasajes de cada libro en los cuales se refieren a él; o inconsistencias entre los pasajes escritos y los hechos conocidos.

Este argumento hace uso de la “Inerrancia Bíblica” o como también se le conoce “Infalibilidad”. El cual consiste en una crítica a los teístas de utilizar la biblia como una prueba fehaciente de la existencia de dios. Pero esto trae un problema práctico, ya que caeríamos en un argumento circular donde dios existe porque lo dice la biblia, pero aunque el hombre escribió la biblia, lo hizo bajo la revelación de dios”. De modo que volvemos al inicio del argumento.

De estos textos sagrados el corán varía un poco el discurso, ya que para ellos este libro es una prueba empírica de la existencia de dios debido a su belleza (y no tanto porque el libro haya sido escrito por dios). De hecho, Mahoma lo deja muy claro, cada vez que se le pregunta sobre algún milagro que haya ocurrido el siempre decía que el único milagro era el corán.

Muchos afirman que dios no puede ser capaz de existir ya que al ser omnipotente y omnibenevolente no debería permitir que exista el mal en el mundo en sus distintas variantes. Por otro lado, si dios todo poderoso y no conoce límites, como es que todavía existen seres humanos que no creen en su existencia. Que esto ocurra es una prueba de la incapacidad de dios para lograrlo o al menos, para refutar su omnipotencia.

Argumento del Diseño

Este argumento se cimienta en las teorías evolucionistas de Darwin, afirmando que si dios no existe no debería poder encontrarse formas de vidas que posean un mal diseño. A su vez, utiliza como evidencia argumental las múltiples consecuencias de la selección natural y como esta contradice el creacionismo, que se basa en el diseño inteligente (alguien todo poderoso que nos crea según su conveniencia y placer).

Argumento de la Parsimonia

Utiliza la lógica de la “Navaja de Occam”: como las teorías desarrolladas por la ciencia son capaces de dar explicación a los fenómenos naturales así como al desarrollo de la religión y de la creencia en dios sin hacer uso de argumentos sobrenaturales, entonces no es posible que exista dios debido a que sus explicaciones llegan a ser superfluas y se pueden omitir. Por lo menos, hasta que las corrientes teológicas sean capaces de dar explicaciones convincentes del fenómeno religioso.

La Falta de Apariciones Divinas

Aunque muchas religiones utilizan como pruebas de la existencia de dios las apariciones divinas, la realidad es que hay muy pocos casos a lo largo de la historia donde ocurre esto. Además; en esas ocasiones siempre ha habido pocos testigos para validar la aparición. También resulta conveniente que estas apariciones carezcan de pruebas reales a excepción de la palabra de quien las presencia. Las personas que afirman su existencia por medio de la palabra solo entregan pruebas subjetivas que carecen de validez científico.

Por otro lado, la lógica de la ciencia tiene un dicho donde dice que “todos los cuervos son negros hasta que nos encontramos con un blanco”. Llevando este ejemplo a la existencia de dios, podemos afirmar que dios no existe hasta que se den pruebas concluyentes de su existencia. Lo mismo ocurre con las afirmaciones de que el diablo o un demonio habita en el cuerpo de alguna persona. No hay una prueba empírica real que permita concluir la validez de tal afirmación. Richard Dawkins comenta al respecto a través de su libro “El Espejismo de Dios”, donde dice que si una persona observa una aparición es tildada de loca, pero cuando lo hacen muchas se considera religión.

Argumento Deductivos

El mismo autor Richard Dawkins en su libro de “El Espejismo de Dios”, comenta que el universo y las cosas que se encuentran dentro de ella poseen una complejidad incalculable, de modo que si existe un dios creador de todas las cosas este debe ser igualmente complicado y complejo a la par del mismo universo que ha creado. Esto implica que dios también debe poseer un diseñador y este diseñador otro, convirtiéndose en un “Ad Infinitum” (un bucle infinito). De esta forma se comprueba que estamos ante una falacia lógica donde dios no es el origen de la complejidad, ya que esta ha existido siempre. A su vez, el diseño no termina de explicar la complejidad, algo que la selección natural si es capaz de hacer.

Otro argumento deductivo lo encontramos al analizar cómo es posible que por los actos cometidos en una vida finita, que llega a ser espuria en comparación con la eternidad. Puedan determinar nuestra permanencia en el infierno por el resto de los tiempos. Contradiciendo así las características de la omnibenevolencia y omnipresencia de dios.

La Paradoja de la Omnipotencia

Que dios sea todo poderoso y omnipotente es lógicamente contradictorio. Ya que si todo lo puede, significa que podría crear por ejemplo: un roca tan grande que nadie sea capaz de levantarla, pero él; siendo todo poderoso debería ser capaz de hacerlo. El problema es que si lo hace, contradice su capacidad omnipotente, porque ya no es capaz de crearlo todo. Lo mismo ocurre si no es capaz de levantar la piedra, porque deja en evidencia que no es todo poderoso. Un caso similar se da con el cuestionamiento de ¿es capaz de crear un ser más poderoso que él?

Otra variante de este argumento describe que si dios lo sabe todo, debe ser capaz de conocer la posición de todos los átomos en el universo, incluyendo donde han estado con el pasar de los años y donde estarán en el futuro próximo. Pero esto implica tener una memoria mucho más grande que el conjunto infinito de estados posibles en el universo.

Argumento Antrópico

Porqué dios siendo omnipresente, omnipotente y perfecto en todos los sentidos (incluyendo moralmente) crearía seres humanos moralmente imperfectos en vez de hacerlo moralmente perfectos al igual que él.

Argumento del Libre Albedrío

También se conoce como la “Paradoja de la Voluntad Libre o Fatalismo Teológico”. Esta postura de opone a la existencia de un dios omnisciente que posea el libre albedrío ya que estas propiedades son contradictoria entre sí.

Al ser dios omnisciente, es capaz de conocer todo lo que va a ocurrir, convirtiendo en falacia nuestra capacidad de actuar bajo el libre albedrío ya que estaremos destinados a corroborar ese conocimiento omnisciente de dios. Por otro lado, si realmente actuamos bajo el libre albedrío y cambiamos los sucesos que estaban destinados a ocurrir, desmentimos la capacidad de dios de ser omnisciente. Por otro lado, si dios es omnisciente su capacidad de libre albedrío es innecesaria ya que sabe de antemano como debe actuar.

Contra Argumento Cosmológico

Si todas las cosas poseen una causa anterior y una superior, significa que todo lo que haya sido creado debe poseer un creador. Esto implica que el mismo dios debe poseer una creador, y este creador otro y así sucesivamente cayendo en un ciclo infinito de creadores. Esto contradice la premisa de que el universo es la segunda causa y dios la primera.

Por último, nos encontramos con los argumentos deductivos del “no-cognotivismo teológico” que busca desmentir el concepto de dios que aparece en los textos sagrados por medio de la demostración. Haciendo pruebas de hipótesis y utilizando el método científico.

Argumentos Inductivos

Como el nombre lo indica, todos los argumentos que son enunciados en esta categoría hacen uso del método inductivo para asegurar que de dios no existe.

Argumentación de la Ausencia de la Razón

Si dios es omnipotente y omnisciente significa que no tienen una verdadera razón para realizar la creación del universo, ya que no posee debilidades, necesidades, deseos o querencias. Conceptos subjetivos característicos de los seres humanos que no cumplen con estas cualidades. Esto nos lleva a una contradicción lógica, ya que al existir el universo no debería haber un dios omnipotente.

Este argumento aparece de la mano de Scott Adams en su libro “God’s Debris”. Donde describe una especie de pandeísmo como modelo teológico fundamental. Otros autores como Ludwin Von Mises mencionan algo similar, afirmando que un dios todo poderoso y perfecto debe tener solventado todas sus necesidades y deseos. De modo que al iniciar “un proyecto” como universo deja a la vista su imperfección.

Inducción Histórica

Los autores que apoyan esta argumentación indican que a nivel histórico hemos presenciado el surgimiento, desarrollo y extinción de muchas religiones, como es el caso de la religión del antiguo Egipto o de la mitología Griega. De manera que estos dioses que su momento se consideraban como verídicos y que su existencia era real; con el tiempo fueron considerados falsos y absurdos. Razón por la cual, si le ocurrió esto a esas religiones, deberá ocurrir lo mismo con las religiones contemporáneas. Por ende y siguiendo el razonamiento inductivo, dios no existe.

Argumentos Hinduistas

Con el ateísmo hinduista ocurre algo particular, ya que existen dos vertientes separadas del teísmo hindú. Una donde no existe dios ya que este es impersonal (abstracto) y otra promovida por Krishna donde se indica que hay un dios personal. Ejemplo: el budismo. A pesar de esto, los ateos hinduistas rechazan la posibilidad de que exista un dios creador usando como argumento, principalmente estas dos posturas:

Doctrina Ateísta Sankhia

Esta postura surge de los textos del “Samkhia-Sutra” y afirma que no existe noción filosófica para un dios creador. Además, como la existencia de Íshwara (dios) no puede ser demostrada, tampoco puede ser admitida. Los argumentos que utiliza son principalmente metafísicos, por ejemplo: es poco probable que un dios inmutable que nunca cambia pueda ser la fuente de un universo tan cambiante. Por otro lado, en este texto se busca demostrar que la noción de dios es contradictoria e inconcebible.

Un dios perfecto no tiene la necesidad de crear este mundo. En todo caso, si se decide a crearlo cual es el motivo para hacer a la humanidad tan imperfecta y llena de sufrimiento. Esto último también contradice la idea de que dios es amor y está lleno de bondad. Porque si dios es omnibenevolente, debió crear solo seres vivos que vivan felices y que no tengan que sufrir padecimiento alguno.

Doctrina Ateísta Mimamsa

Para aquellos defensores de esta postura que se origino a partir de algunos rituales y en la “Ortopraxis”, indican que no existe ninguna evidencia que sea realmente comprobatoria de la existencia de dios. También agregan que no necesitamos generar una deidad que sea la que haya creado el mundo, ni que permita la validación de rituales. En el mimamsa, todos los dioses descritos en el Vedas no poseen existencia real además de los mantras que repiten sus nombres. Por esta razón, lo que es verdaderamente divino son los mantras, no la idea de dios.

 

La Religiosidad del Ser Humano

Hasta este punto hemos descrito de manera breve e imparcial el arduo y continuo debate entre aquellos que afirma que dios existe contra lo que consideran que no existe. Debate que es tan antiguo como el surgimiento mismo de la religión y de la noción de dios. Ahora bien, aunque no podemos inclinar la balanza hacia una de estas dos posturas si queda claro que los humanos somos seres religiosos. Al punto de convertirse en una de nuestras características básicas que nos distinguen del resto de los animales.

A través de la religión las personas buscan purificar sus cuerpos, mentes y almas. Permitiendo limpiar los errores y pecados cometidos. Ayuda a disminuir el miedo y la ignorancia ante lo desconocida y nos permite afrontar los problemas y obstáculos que surgen en el presente y surgirán en el futuro. Es cierto que la idea de un dios no es universal, ya que existieron y existen religiones politeístas, pero la tendencia con el tiempo ha sido justificar los misterios del mundo a través de un único dios.

La humanidad ha buscado dar respuestas a través de la reflexión en dios a los temas centrales de la existencia humana: la vida y la muerte, el bien y el mal, porque vinimos al mundo, cual es el sentido de las cosas, etc. Esto implica que religión y la noción de dios no son solo características de cada ser humano, sino también de las culturas y de la humanidad en general. Esta es la razón por la que muchos ateos y defensores de que dios no existe han terminado pidiendo su ayuda en momentos de necesidad. No tienen nada que ver con la hipocresía, más bien; con una verdad universal de todos los seres humanos: “Somos seres religiosos”.

Una vez establecido este punto de vital importancia, nos queda aceptar además; que posemos libertad religiosa. Cada quien decide en quien creer y donde proyectar su fe, a pesar de que otras personas, pueblos o la sociedad en general ejerzan presión para que recorras una camino específico.

Causas del Ateísmo

Un aspecto importante de todos aquellos que argumentan a favor de la existencia de dios, es que el hecho de que busquen probar que es real no implica que su fe sea razonable. La razón de esto pueden ser distintos motivos:

  • Determinar que dios existe permite al hombre reconocer que compartimos algunas características satisfactorias en común como por ejemplo: la bondad, el amor, inteligencia, etc.
  • La fe es la respuesta libre del hombre ante un dios revelado y no una mera deducción filosófica.
  • Dios en sí mismo es fuente de fe que toca el corazón de los hombres y permiten que se adhieran a él.
  • La oscuridad y el pecado destruyen la razón del hombre e impiden que sean capaces de ver la existencia de dios, así como tener fe en sus enseñanzas. Siendo este el principal motivo desde la fe (sobre todo desde la fe cristiana) del ateísmo de muchas personas.

El ateísmo se estructura con dos componentes, uno teórico y otro práctico. El teórico hace uso de la razón para intentar negar la existencia de dios mientras que el práctico implica demostrar que dios no existe por medio del comportamiento; dicho de otro modo, vivir fingiendo que no existe.

Por otro lado, se tiene el pre concepto erróneo que considera que si dios existe, entonces la condición del hombre está obligada a ser castigada. Ya podrá ser libre, ni contara con el libre albedrío mientras esté vivo. Este enfoque ignora el atributo entregado a los seres humanos por dios de la libertad y autonomía, siendo una postura contraria a lo que realmente es. La historia del cristianismo lo deja bien claro a través de las enseñanzas aprendidas con el pasar de los años por las penurias que han debido afrontar los pueblos.

Muchas de las personas que niegan la existencia de dios lo hacen, principalmente en el cristianismo porque consideran que este es un obstáculo para el crecimiento de la humanidad y del progreso humano ya que asumen que las creencias cristianas provienen de la ignorancia y la superstición. Muchos cristianos responden a este argumento indicando el efecto positivo que ha tenido la revelación cristiana sobre la antropología del hombre y sus derechos. , incluso; sobre su impacto en el crecimiento de la ciencia.

La principal razón del ateísmo práctico recae en el mal ejemplo que dan los creyentes, bien sea porque no siguen el camino del bien o porque aprenden de manera superficial o incompleta el camino de dios. Provocando que sea imposible darse cuenta cuando se está cometiendo un error. Esto último puede ser producto de una mala educación religiosa.

Si te ha resultado de utilidad la información que haz encontrado en este artículo, te recomendamos visitar también:

(Visited 47 times, 1 visits today)

Deja un comentario