Abraham: Historia nunca contada antes

Abraham es uno de los personajes que mayor protagonismo posee en la Santa Biblia, por eso en este artículo te invitamos a conocer más acerca de La Fe de Abraham, también se revelarán detalles como, por ejemplo: Cuántos Años Vivió Abraham, por eso si quieres saber más, te invitamos a seguir leyendo.

Abraham

Resumen de la vida de Abraham

En las religiones más importantes en todo el mundo, es decir, el judaísmo, el cristianismo y el islam, Abraham juega un papel bastante importante y que le ha otorgado bastante reconocimiento, de hecho, en la religión judía se le considera como el primer gran patriarca.

Según la historia de Abraham, él recibió un llamado de parte de Dios todopoderoso para que este dejara la casa en donde habitaba, o sea, la casa de su padre, ahora por orden de Dios, Abraham se establecería en la ciudad de Canaán, no solo eso, Dios le prometió a Abraham y a toda su descendencia que sería suya.

Para poder heredar las tierras de Abraham una vez este pereciera, muchos son tomados en cuenta, sin embargo, casi todos son rechazados excepto por Isaac, el hijo de Abraham. En la ciudad de Hebrón, Abraham compro una tumba, esta fue llamada como “La tumba de los patriarcas” y se la cedió a Sara su esposa (también era su media hermana), reafirmando así el derecho de la tierra a esta.

Para poder excluir a los cananeos (este es el gentilicio de los ciudadanos de Canaán) de recibir cualquier tipo de herencia, Isaac se casa con un familiar. Muchos años después de estos sucesos, Abraham se casa en la ciudad de Quetura, además, tiene 6 hijos más, pero cuando este muere todas sus pertenencias pasan a ser heredadas a Isaac mientras que los demás solo reciben pequeños presentes, Abraham fue enterrado justo al lado de su primera esposa Sara.

A pesar de que se ha intentado fervientemente adivinar a que periodo de tiempo en específico transcurrió la vida de Abraham, esto resulta ser casi imposible, es bien sabido que los registros de esa era, es decir, la era patriarcal, son creaciones literarias tardías, por ende, es casi imposible poder relacionarlas a una era con exactitud, sin embargo, hay muchas teorías de que su historia transcurre durante el periodo persa, ubicado a finales del siglo VI antes de Cristo.

 

La herencia de la tierra prometida estuvo llena de polémicas y disputas, esto motivado a dos factores, el primero fue que hubo judíos que habían permanecido en cautiverio de Babilonia luego se pusieron en rumbo a su tierra a través del derecho que les daba su padre Abraham, la otra facción fue de los exiliados que siguieron a Moisés por el desierto a raíz del éxodo de Egipto.

Abraham según la Santa Biblia

El libro del Génesis es donde se narra toda la historia de Abraham, empieza en el capítulo número once en el versículo número veintiséis, culmina en el capítulo número veinticinco en el versículo número dieciocho. En este artículo trataremos de narrar su historia de la forma más concisa posible, también de la forma más ordenada que se pueda.

Primeros viajes de Abraham

La Santa Biblia relata que la Familia de Abraham estaba en la ciudad de “Ur Kasdim”, (se desconoce la ubicación exacta pero se tiene una idea de donde podría estar esta ciudad en la actualidad) ahí Abraham tomo por esposa a su media hermana Sara. Posteriormente Taré quien fue el padre de Abraham, se fueron de “Ur Kasdim” junto a Sara y Lot (Este fue un sobrino de Abraham),  viajaron hasta Canaán donde duraron una temporada pero finalmente su viaje termino en la ciudad de Jarán Mesopotamia, donde el padre de Abraham murió a los 205 años de edad.

Según la santa biblia, en el libro del Génesis capítulo 12, después de haber muerto Taré, ya Abraham tenía 75 años de edad, sin embargo, Dios le encomendó la tarea de irse del lugar donde habitaba para encaminarse al país que él (Dios) le indicara, es aquí cuando y donde la descendencia de Abraham son convertidos en un gran pueblo.

Abraham dejo su tierra y viajo con Sara y Lot, sus rebaño y sus seguidores, hasta Canaán, fue aquí donde el señor Dios Padre le entrego a él las tierras y la eternidad, pero ahí no termino su historia, Abraham decidió construir un altar dedicado a Dios padre y emprendió su viaje hacia el sur a través del desierto de Neguev.

En dicha época cuando Abraham decidió emprender su migración por diferentes pueblos, como lo fueron el este de Europa, el levante del mediterráneo e incluso el sur del Cáucaso, era muy habitual el ser una persona que viajara  tanto sin un lugar fijo, es decir ser un nómada, esto comprobado mediante la aparición de algunos restos arqueológicos. También era muy normal basar la economía en ganadería por ejemplo, tal cual lo hacía Abraham.

El faraón y Abimelec

Posteriormente a la decisión de Abraham de migrar por diferentes pueblos, él llega a Egipto, una vez que llega ahí se da cuenta de que su media hermana y esposa “Sara” es muy llamativa, o, mejor dicho, demasiado hermosa para y captura las miradas de absolutamente todos los hombres que residían en Egipto, esta demás decir que esto represento un problema para Abraham, en más de un sentido.

Retomando el mismo orden de ideas, no solo los hombres comunes y corrientes empezaron a codiciar a su esposa Sara, también los príncipes de Egipto fijaron su atención en ella, Abraham al notar lo problemático que sería esto, toma la decisión de pedirle a Sara que no se presente como su esposa, por el contrario, se presentara como su hermana, lo cual no sería mentir pues de hecho, eran hermanos, la intención de esto era evitar ser asesinado por cualquier hombre en Egipto producto de la envidia o los celos.

El faraón egipcio embelesado por Sara decide tomarla como esposa, por lo tanto, decide tratar de manera muy cordial a Abraham, como parte de la dote le otorga ganado como, por ejemplo, ovejas y asnos, además lo dota de camellos, sin embargo, esta bonanza no duraría mucho, el Faraón de Egipto cae en una maldición por parte de Dios Padre.

Tomando en cuenta lo dicho anteriormente, El faraón decidió confrontar a Abraham y le reclamo, esto motivado a que él le oculto el hecho de que Sara no solo era su hermana, también era su esposa, sin embargo, esto no salió tan mal como se esperaría, el faraón fue piadoso y simplemente ordeno a todos sus soldados que sacaran a Abraham junto a su esposa, séquito y pertenencias a las afueras de Egipto.

Posteriormente, Sara vuelve a ser pretendida, no obstante, esta vez fue por Abimelec, el gobernante, Sara le resulto tan hermosa que quiso contraer nupcias con ella, sin embargo, esto resulto imposible, Abimelec también cayó víctima de una maldición impuesta por Dios padre todopoderoso, esto sirve como escarmiento para Abimelec, por ende, toma la decisión de otorgarle gran riqueza a Abraham, pero solo con la condición de que este se marchara de su ciudad.

Como se puede ver en la imagen, para los estándares de la época, Sara la hermana y también esposa de Abraham era una mujer preciosa, esta cautivaba las miradas de todos los hombres, también sus corazones, motivo por el cual es tan entendible porque él decidió presentarla como su hermana, a fin de cuentas, no solo era cierto, también era una buena forma de librarse de la envidia de los hombres.

Abraham y Melquisedec

En el libro del Génesis 14 de la biblia, se relata un poco de la historia de Melquisedec y también se aprovecha para brevemente hablar de su interacción con Abraham. Melquisedec fue el rey de la ciudad de Salem, también fue el Sumo sacerdote de ahí.

Él apóstol Pablo, aquel que escribió la carta a los hebreos, se encargó de explicar con mejor detalle lo que significaba el sacerdocio y la creencia en Cristo, además, explico que ahora se adoptaría un estilo nuevo, uno más simbólico y parecido a lo que hacía Melquisedec, el rey de Salem, quien era considerado como sumo sacerdote de Dios padre todopoderoso.

Melquisedec recibió a Abraham y decidieron compartir una hogaza de pan y una copa de vino, durante esa cena, hablaron acerca del regreso de Abraham en su peregrinaje por Egipto, también por los otros pueblos y ciudades que este visito, Melquisedec decidió bendecir a Abraham, por lo tanto, este decidió otorgarle en cambió por su bendición los diezmos de todo.

Acerca de Melquisedec

El principal significado que tiene es de “rey de justicia”, aunque también significa “rey de Salem” lo cual se puede traducir como “rey de paz”. Melquisedec no tuvo ni padre ni tuvo madre, no tuvo ascendencia ni descendencia, por lo tanto, no se conoce el principio de sus días ni tampoco el final de su vida, de hecho, Melquisedec es comparado al hijo de Dios pues este será recordado para siempre como un sacerdote.

Melquisedec fue grande en su tiempo, de hecho, lo era tanto que Abraham quien fue considerado como uno de los principales patriarcas, decidió otorgarle diezmos del botín que este tenía. En el libro del Génesis se puede ver como a raíz de este suceso, Abraham afianza aún más su relación con Dios, por lo tanto, obtiene una bendición sin igual por sus actos y su fe.

Según muchos, Melquisedec era en realidad una aparición de Jesucristo, sin embargo, en el libro de los hebreos, se hace una breve mención en forma de analogía entre la hogaza de pan y la copa de vino que este le dio a Abraham, la analogía consistía comparar ese gesto de él con la ultima cena de Jesucristo donde decía tomad y bebed del vino que representa mi sangre, tomad y comed del pan que representa mi cuerpo.

Durante el comienzo del cristianismo (también conocido como cristianismo primitivo), los sacerdotes no podían pertenecer a un linaje de hebreos, de ser así era visto como sacrilegio o herejía por los cristianos, por lo tanto, para poder serlo tenían que venir de una casta que no tuviera algún linaje asociado, como, por ejemplo, Melquisedec el cual nunca le fue conocida su ascendencia, tampoco su descendencia.

Para muchos devotos del cristianismo, Melquisedec era visto como una especie de Sacerdote adelantado a su tiempo, es decir, como un profeta, esto motivado a la hogaza de pan y a la copa de vino que le otorgo a Abraham, se podría decir que él cumplió con la enseñanza del señor Jesucristo (eucaristía) que tardaría muchísimos siglos en establecerse.

En este sentido, se puede considerar que Melquisedec fue el primero de todos los sacerdotes cristianos en practicar la tradición de la eucaristía, motivo por el cual, en las enseñanzas del sacerdocio, esas enseñanzas reciben el nombre de “Sacerdocio de Melquisedec”, esto motivado a toda su historia.

Mambré y Abraham

Después de todo lo que pasaron Abraham, Sara y su sobrino Lot, estos decidieron regresar al pueblo de Hay en la ciudad de Canaán, ahí se establecieron una temporada, por lo tanto, tuvieron la oportunidad de cuidar y mantener a su ganado, sin embargo, no todo fue paz y prosperidad, pues surgió discordia, la discordia entre los pastores de su sobrino Lot y los pastores de Abraham.

Para evitar más discordia innecesaria, Abraham propuso una tregua a su sobrino Lot, esta consistía en alejarse los unos de los otros, Abraham dejo que su sobrino escogiera primero a donde retirarse, Lot astutamente decidió emprender rumbo a las fértiles tierras que estaban ubicadas muy al este del río Jordán, casi llegando a las ciudades de Sodoma y Gomorra.

En el mismo orden de ideas, Abraham por su parte se quedó viviendo en la ciudad de Canaán, el único cambio fue que se trasladó a Mambré, cerca de la ciudad de Hebrón, una vez establecido ahí decidió construirle un altar de adoración al señor Dios Padre Todopoderoso.

Después de todo lo sucedido, hubo una gran invasión desde Mesopotamia septentrional, esta fue encabezada por Codorlaomor, él fue rey de Elam. Este rey se caracterizó por atacar y someter las ciudades que se encontraban en las llanuras, además de eso, también forzó a dichas ciudades a que le pagaran tributos a cambió de no hacerles nada, esta especie de esclavitud se mantuvo por doce largos años, posteriormente, estas ciudades decidieron levantarse en armas ante este acuerdo.

No fue tan fácil, Codorlaomor regresó junto a todos sus aliados, el resultado no fue alentador, todos aquellos que se rebelaron y levantaron sus armas en pro de estar libres fueron derrotados, muchos de ellos fueron tomados como prisioneros, dentro de esos cautivos, se encontraba Lot el sobrino de Abraham, por lo tanto, este formo a todos sus hombres y se levantó en armas contra Codorlaomor y sus aliados, la lucha fue brutal, pero logro derrotarlos muy cerca de la ciudad de Damasco.

Al regreso y victorioso en su lucha, Abraham se encuentra con Melquisedec el rey de Salem y este decide bendecirlo. El rey de Sodoma como gesto de buena fe decide ofrecerle a Abraham los diezmos de todo lo que fue recuperado, esto era como una recompensa por su logro, sin embargo, Abraham decidió declinar esta ofrenda, la razón fue que Abraham no quería que el rey de Sodoma se jactara de decir que gracias a su diezmo Abraham había sido enriquecido.

Después de la lucha

Sara, la hermana y también esposa de Abraham era estéril, por lo tanto, para que Abraham tuviera una descendencia decidió darle como ofrenda a una de sus esclavas, esta se llamaba Agar. Esta no tardo en quedar embarazada de Abraham, sin embargo, Sara como la legítima esposa al ver esto sufrió de unos celos incontrolables, por lo tanto, trata a Agar hostilmente y la obligo a huir.

Dios Padre se le aparece a Agar mientras estaba escapada en el desierto, este le dice a ella que no es necesario que se exilie de esa forma, le dice que puede volver al hogar de su señora, solo tenía que humillarse bajo su mandato, también tenía que hacer la promesa de que su hijo sería el padre de puras muchedumbres, Agar acepta.

Agar y Abraham tienen un hijo que se llama Ismael, este fue nombrado como el padre de los ismaelitas, estos fueron nómadas moradores del desierto. A los noventa y nueve años, Abraham es visitado por Dios, aquí este le revela que Sara quedara embarazada, esta tendría por fin un hijo de Abraham al cual nombrarían Isaac, como acuerdo con Dios, su descendencia debería practicar la circuncisión.

Abraham y Sara eran conocidos también como “Abram” y como “Sarai”, sin embargo, Dios dice que eso ya no será de tal manera, a partir de ese momento, solo serán conocidos como “Abraham” y “Sara”, Referente al hijo de Abraham y Agar, Ismael, Este será padre de doce príncipes y estos serían los encargados de convertirse en una nación muy grande.

Aparición en Mambré

En el libro del Génesis en el capítulo 18 se cuenta la aparición en Mambré, aquí se relataba como Abraham se encontraba en Mambré muy cerca del altar que le había construido a Dios para honrarlo, aquí se le aparece Yahvé, él se encontraba en compañía de otros dos ángeles, (estos ángeles se encontraban en forma humana), Abraham decide acogerlos como huéspedes en su hogar mientras tanto.

Ya a la hora de cenar, uno de los ángeles le reafirma a Abraham que su esposa Sara quedara embarazada contando un año a partir de esta cena, por lo tanto, Abraham emprende rumbo a Sodoma en compañía de estos ángeles.

Yahvé tenía intenciones de destruir la ciudad, sin embargo, Abraham intercede y le pide que no destruya toda una ciudad en la que probablemente había gente honesta y de buen corazón por culpa de unos pecadores, por lo tanto, le ofrece un trato; si encuentra a por lo menos 50 hombres de buena fe dentro de la ciudad no destruya la ciudad, a lo cual recibe como respuesta que si los encuentra no solo perdonara la ciudad, sino que no la destruirá en consideración a ellos.

Los ángeles y Lot

Lot residía en Sodoma y recibió la visita de los dos ángeles que acompañaban a Yahvé en su visita. Inmediatamente después de esto, una muchedumbre se reunió frente a su casa reclamándole a Lot que entregue a los dos ángeles, esto con la intensión de poder aprovecharse de ellos. Lot para apaciguar a la multitud decide ofrecerles en cambió a sus propias hijas, sin embargo, estos no las querían, ellos querían solo a los dos ángeles.

Como los hombres de esa ciudad seguían ejerciendo presión en su petición a que los ángeles fueran entregados para poder abusar de ellos, no quedó más remedio por parte de los ángeles que dejarlos ciegos a todos. Al día siguiente, estos le piden a Lota que escape y no mire el horror que sucederá durante la destrucción de estas ciudades, no obstante, la esposa de Lot no es obediente y por curiosidad voltea, por lo tanto, como castigo la convierten en una estatua hecha de sal.

Después de la destrucción de las ciudades

Posteriormente a esos sucesos Abraham y su esposa se encontraban en la ciudad de Gerar, aquí deciden hacer un pacto con Abimelec a quien ya conocían. Cuando nace Isaac se le considera como el único heredero de Abraham.

El convenio de Abraham

Si se estudia la historia de Abraham con detalle se puede apreciar como él y Dios padre tienen una gran cantidad de pactos entre sí, estos son repetidos con mucha frecuencia a lo largo de su vida, un claro ejemplo de esto es; cuando Abraham se encontraba como residente en Ur Casdim, Dios Padre le hace una promesa a Abraham, si el abandonaba esa ciudad entonces Dios haría de él un gran poblado.

Otro de los tantos convenios que Abraham y Dios establecieron fue después de que este se separara de Lot, aquí Dios se apareció ante Abraham y le prometió que tanto él como su descendencia tendrían toda la tierra que pudieran ver, además, les multiplicaría todo lo que recibirían en su futuro tal cual como el polvo se multiplica en la tierra.

El señor se le aparece a Abraham después de una batalla muy ruda en el valle de Sidim, aquí Dios reafirma uno de los tantos convenios que hizo con Abraham. Posteriormente a eso Dios le profetizo a Abraham que su descendencia iba a residir como esclava, además serían oprimidos, torturados y abusados por cuatrocientos años.

Abraham decide hacer un sacrificio y acepta el convenio impuesto por Dios, a lo que este le responde que estaba bien, sus descendientes serían poseedores de la tierra en la que estaban, es decir, desde un torrente en Egipto hasta el Gran río Éufrates. Este convenio en sí se vería reflejado en la descendencia de Abraham, solo que en vez de referirse a su hijo Ismael se refería a su hijo Isaac.

Los descendientes de Isaac no serían quienes recibirían este convenio que realizo su abuelo, en su lugar el convenio fue transmitido a Jacob, José y a Efraím, de esta forma, mientras muchos creían que “él Mesías” vendría de Judá y sería hijo de Jacob, en realidad este mesías vino en realidad con Efraím hijo de José.

El sacrificio de Abraham

Algunos años después del nacimiento de Isaac, ya era bastante conocido que Dios y Abraham tenían una relación bastante estrecha, uno de los sucesos más icónicos de su relación fue cuando Dios le pidió a este que sacrificara a su hijo Isaac. Cuando Dios pidió este sacrificio, especifico que fuera en la región de Moriah.

Al realizar una completa investigación respecto a esta historia, parece entenderse porque se dejó esa costumbre de la ciudad de Canaán de sacrificar a sus hijos. Muchos piensan que Isaac era tan solo un niño cuando Dios le pidió a Abraham que lo sacrificara, esta creencia viene a raíz de que en la Santa Biblia Dios usa la palabra de niño para referirse a Isaac.

Abraham como era muy devoto y cumplía al pie de la letra todo lo que Dios le pedía viajo durante tres largos días, camino hasta que por fin encontró el túmulo que Dios le había enseñado en una de las visiones, Justo al encontrarlo decidió pedirle a quien los acompañaba que esperara mientras el subía acompañado de Isaac a la montaña.

Isaac le preguntaba a su padre Abraham mientras subían a la montaña que donde estaba el animal para el sacrificio, esta pregunta surgió a raíz de que el cargaba los leños con los cuales se realizaría el sacrificio, pero no había nada que sacrificar según su criterio, sin embargo, Abraham respondió todas las veces que su hijo Isaac le pregunto por el animal de sacrificio, Dios proveerá justo a la hora de realizar el sacrificio.

Al llegar al sitio y preparar al “sacrificio” aparece un ángel y detiene a Abraham antes de que culmine el acto, Abraham atónito ante este suceso se sorprende cuando el ángel le dice que no cometiera ese acto, era solo una prueba para Dios y este ya comprobó que, en efecto, Abraham era temeroso de Dios, por lo tanto, no tendría necesidad de sacrificar a su hijo Isaac, en lugar de eso, Dios efectivamente fue el proveedor de un animal para sacrificio.

Abraham fue ampliamente recompensado por Dios debido a su obediencia, esto motivado a que sacrificar a su hijo era la prueba más grande que cualquiera podría enfrentar, sin embargo, Abraham tenía fe y temor a Dios en su corazón, por lo tanto, el cumpliría su voluntad sin importar que sucediera. Abraham fue recompensado por Dios ofreciéndole una larga descendencia, también le prometió prosperidad.

Los últimos años de vida de Abraham

La esposa y hermana de Abraham Sara murió a la sorprendente edad de ciento veintisiete años, esta fue enterrada en la ciudad de Hebrón, en “la caverna de los patriarcas”, esta había sido adquirida por Abraham a Efrón, su antiguo poseedor, además, también compro el campo que rodeaba dicha caverna. Abraham quería tomar previsiones respecto a su descendencia, es decir, que estos se llevaran bien.

Retomando la idea del párrafo anterior, Abraham quería asegurar que su hijo Isaac se llevara bien con alguna mujer de su familia, por lo tanto, uno de los ayudantes de Abraham que se llamaba “Eliezer”, emprendió la búsqueda de una mujer de la familia de Abraham para Isaac, dicha búsqueda se realizó en Mesopotamia.

La búsqueda fue fructífera pues Eliezer regreso con una mujer llamada Rebeca, esta era hija de Batuel, nieta de Najor (abuelo de Abraham), por lo tanto, Abraham era el Tío-abuelo de Rebeca, además Isaac era su tío segundo, un detalle a tomar en cuenta es que Rebeca era solo una niña cuando ocurrieron todos estos sucesos mientras que Isaac era ya un hombre adulto, Isaac tenía ya la edad de cuarenta y tres años.

Abraham tuvo una larga vida, de hecho, vivió mucho tiempo después de haber mandado a buscar a Rebeca en Mesopotamia, tanto así fue que una vez más Abraham tuvo otra mujer en su vida, se casó con esta mujer que tenía por nombre Quetura, con ella tuvo seis hijos los cuales serían llamados: Súa, Isbac, Madián, Medán, Jocsán y Zimram

Poco tiempo después de haber cumplido los ciento setenta y cinco años de edad, Abraham murió, este fue enterrado en la caverna de los patriarcas junto a su esposa y hermana Sara, el resto de su familia también. Isaac fue el heredero de absolutamente todos los bienes de Abraham, sus otros hijos no heredaron ninguna posesión de él, solamente obtuvieron algunos regalos entregados por Isaac.

Pacto de Dios con Abraham

Si se lee con atención el libro del Génesis de la biblia, se puede observar como Abraham y Dios tenían una relación de confianza establecida principalmente por la fe, a lo largo que se desarrolla este libro bíblico podemos observar como el Profeta Abraham demuestra ampliamente su fe, dejando a Dios que sea el arquitecto de su vida.

Se podría decir que hubo una Alianza de Dios con Abraham, esto motivado a las promesas que Dios le hizo, como por ejemplo una gran tierra y una vasta descendencia, lo único que pidió Dios a cambio fue obediencia y fe, esto se puede apreciar mejor cuando Dios le pidió a este que se fuera de su tierra natal y de la casa de su padre, Dios le pide a Abraham que este se vaya a una tierra que él le mostró, pero este estaba en posición de negarse, simplemente que su fe en el señor era superior.

La promesa de Dios para con Abraham fue darle un gran pueblo, además de bendecirlo y engrandecer su nombre el cual usarían como bendición, además también le cambia su nombre el cual era Abrán por el que actualmente se le conoce, esto era como para reafirmar que Abraham renació como una persona nueva, y por ende tenía una nueva misión en el mundo, el significado de “Abraham” es; Padre de multitudes.

Se puede observar como él vivió casi toda su vida en obediencia absoluta a Dios, de hecho, cada vez que Dios le decía o pedía algo él lo cumplía sin negarse, no tomaba en cuenta lo demás solo le importaba complacer las peticiones de Dios, esto se puede apreciar mejor cuando Abraham decidió dejar su tierra natal y emprendió rumbo a un lugar que era un completo misterio para él, a fin de cuentas, solo había visto el sitió por una visión de Dios.

Sin embargo, Abraham no dudo en cumplir su voluntad sin hacer caso a los demás, de hecho, él y su esposa eran demasiado viejos para esa travesía, pero eso no los detuvo, a fin de cuentas, Abraham confiaba en que Dios era todo poderoso y que todo lo sabía, a fin de cuentas, lo que sucedió en Sodoma y Gomorra es prueba de lo que sucede cuando se vive en el pecado y no bajo los designios de Dios.

Dios no tiene interés en esconderle sus acciones a Abraham porque este lo obedece de forma ciega, además, toma en cuenta sus oraciones e intercede por él, demostrando así que la fe de Abraham era muy fuerte porque esta se forjo con base a una amistad con Dios.

Conclusiones finales de su historia

Dios tenía tanta confianza en Abraham porque a pesar de las pruebas tan sorprendentes que este le ponía, él las cumplía, dedico su vida de anciano a obedecerlo y siempre se mantuvo en el camino de la fe,  por lo tanto tuvo una vida digna y probablemente serviría como ejemplo para nosotros si queremos vivir a la altura de lo que espera el altísimo de nosotros.

Si te gustó este artículo puede que te interesen estos:

(Visited 50 times, 2 visits today)

Deja un comentario