Nuestra Señora, la Virgen María de la Sonrisa

A lo largo de los años nuestra señora, la Virgen María, se ha presentado en muchas ocasiones para ayudar a los más desfavorecidos. Ganando así, múltiples nombres dependiendo del sitio o el milagro que haya hecho. Hoy exploraremos un poco sobre una de estas versiones, conocida como la Virgen de la Sonrisa. Te contaremos de donde surge el nombre, algunas oraciones si deseas pedir para que interceda por ti o los tuyos y mucho más.

VIRGEN DE LA SONRISA

Historia de La Virgen de la Sonrisa

La historia de la Virgen María de la Sonrisa se remonta al 13 de mayo de 1883. Donde Santa Teresita del Niño Jesús escribiría que fue sanada cuando se encontraba muy triste gracias a la virgen. Para esa época, ella estaba bastante deprimida debido a la muerte de su madre cuando era pequeña. Por lo que debió ser criada por su hermana Paulina que con el tiempo se convertiría en una madre sustituta. Al crecer se interna en Carmelo de Lisieux y la distancia que se produce con su hermana no hace sino agravar su situación anímica. Cuando comenta esta situación a los miembros de su familia y a los integrantes de Carmelo, todos la invitan a encomendarse a al poder divino de la Virgen María.

Ella decide intentarlo y comienza a dedicar plegarias a una estatua de la virgen que se encontraba ubicada al lado de su cama, solicitando que interceda por su bienestar físico y mental. De un momento a otro en una de estas ocasiones, percibe como de la cara de la estatua de María comienza a irradiar bondad y amor. De esta forma Teresita sería curada. A partir de ese instante, a esta imagen se le comenzó a llamar “Nuestra Señora de la Sonrisa”.

Tiempo después, llegando al final de su vida, Santa Teresita comentaría: “En el corazón de mi madre, la iglesia, seré el amor”. Esta frase es muy significativa y refleja bastante de lo que fue su sufrimiento y preocupación. Teresa en más de una ocasión comentaba que se sentía infeliz e intranquila emocionalmente porque no se sentía capaz de amar. Fue un sentimiento que le costó conocer y practicar, pero que al final descubrió gracias a la sonrisa de la virgen, quien además de aliviar su sufrimiento físico y corporal, la curo emocional, psicológica y espiritualmente alejando todos esos sentimientos displacenteros y llenando su corazón de inmensa felicidad. Como ella comenta: “Fuí sanada gracias a su sonrisa, tan simple y tan poderosa”.

Nuestra virgen santísima sonríe de una manera pura y celestial, llenando de gracia y un amor inmaculado y materno a todo aquel que está dispuesto a dejar que le sonría, tocando los rincones más oscuros y distantes de nuestros corazones; aliviando todas nuestras heridas, las dolencias y todo tipo de preocupaciones. Solo basta verla sonreír para entender cuán grande es su amor por nosotros y qué fácil es para ella transformarlo todo en paz.

VIRGEN DE LA SONRISA

El Papa Francisco es otra personalidad de la iglesia que también admite haber sido tocado por el poder de la virgen de la sonrisa. Comenta que mientras era un sacerdote jesuita se vio afectado por una depresión que afectaba todos los ámbitos de su vida, pero luego se encomendó al poder y la gracia de esta maravillosa virgen y pudo sobreponerse a este malestar ánimo.

En la actualidad, podemos encontrar en Buenos Aires, Argentina, la parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, erigida en honor de la Virgen de la Sonrisa. Adentro podemos encontrar un cuadro de esta hermosa virgen pintada en Lisieux.

Si deseas realizar un espacio de oración más profundo, puedes ejecutar una Novena a la Virgen de la Sonrisa. Pidiendo que interceda por ti y por todas las dificultades que padezcas a nivel anímico, emocional y espiritual.

Oración a la Virgen de la Sonrisa

A continuación, te enseñaremos algunas oraciones que puedes utilizar para encomendarte al cuidado de la Virgen Santísima de la Sonrisa. Ideal para aquellas ocasiones en las que estés atravesando por problemas de estrés, ansiedad o depresión y situaciones difíciles que afecten especialmente tu estado de ánimo. Aunque realmente puedes pedirle ayuda para cualquier problema que necesites siempre que abras tu corazón para permitir que lo ilumine y sane.

Oración I

Esta oración es perfecta si sufres de depresión o si quieres orar por alguien conocido que sufra de este terrible trastorno:

¡Oh María, madre de Jesús y de nosotros! Que con una clara sonrisa te dignaste consolar y curar a tu hija Santa Teresita del Niño Jesús de la depresión, devolviéndole la alegría de vivir y el sentido de su existencia en Cristo resucitado.

Mira con maternal afecto a tantos hijos e hijas que sufren con la depresión, síntomas psicosomáticos y diferentes trastornos y síndromes psiquiátricos. Que Jesucristo cuide y de sentido a la vida de tantas personas, cuya existencia a veces está deteriorada.

¡Oh María! Que su hermosa sonrisa no deje que las dificultades de la vida oscurecen nuestra alma. Sabemos que sólo tu hijo Jesús puede satisfacer los anhelos más profundos de nuestro corazón.

¡Oh María! Mediante la luz que brota de tu rostro, transmite nos la misericordia de Dios. Que tu mirada nos acaricie y nos convenza que dios nos ama y nunca nos abandona. Que tu ternura renueve en nosotros la autoestima y la confianza en nuestras propias capacidades. Que fomente en nosotros el interés por el futuro y el deseo de vivir feliz.

Que los familiares de los que sufren con la depresión ayuden en el proceso de curación, nunca considerándolos farsantes que usan la enfermedad con intereses de comodidad, sino que los demás los valoren, los escuchen, comprendan y animen.

¡Oh virgen de la Sonrisa! Haz que nos llegue de Jesús la verdadera curación y líbranos de alivios temporales e ilusorios. Una vez que estemos curados, nos comprometemos a servir con alegría, disposición y entusiasmo a Jesús como sus discípulos misioneros, utilizando nuestro testimonio como arma de tu poder. Amén.

VIRGEN DE LA SONRISA

Oración II

Tierna madre, sonríe en nuestros corazones y sánalos.

Tu sonrisa materna sana porque es un reflejo de tu amor inmaculado y materno. Sonríe con la dulce potencia de tu amor materno y sana nuestros corazones para que conozcamos el amor. Que seamos capaces de recibir el amor y experimentarlo, para vivir siguiendo la senda del amor y para comunicar libremente el amor que recibimos.

Sonríe en lo más profundo de nuestros corazones y trae sanación a nuestras heridas. Sonríe en nuestros corazones y sana las heridas de nuestra humanidad. Sonríe y haznos tener perfecta comunión entre nuestro corazón, mente y espíritu.

Madre santa, sonríe y sánanos con tu amor. Sonríenos y expulsa todos nuestros miedos y ansiedades. Sonríe para que puedas sanarnos de todo lo que aprisiona el amor en nuestros corazones. Sonríe a nuestras mentes y sana las memorias que hieren la visión del amor. Sonríe a nuestros corazones y sana las experiencias que nos han endurecido y nos han hecho huir del amor. Sonríenos con tu amor materno y haznos sentir amados por ti. Sánanos de todos los miedos y heridas que nos impiden amar libre y generosamente.

¡Sonríe oh madre! Que la luz de tu rostro materno alivie nuestros cuerpos de la incapacidad para comunicar el lenguaje del amor. ¡Sonríe oh madre inmaculada! a nuestras almas. Sánanos de todo lo que está herido en nuestra comunión de amor con la Santísima Trinidad.

¡Sonríe madre! Sonríe con tu amor en los lugares más profundos de nuestros corazones y sánanos, para que una vez que estén restaurados y libres; podamos conocer lo profundo, lo ancho, lo largo y lo alto del amor de dios; para que podamos vivir en perfectos lazos de amor con otros corazones y podamos ser ardientes testigos del amor en el corazón de la iglesia.

¡Sonríe santísima madre! Sonríenos y sonríe por nosotros. Una sola sonrisa de tu corazón materno sanará nuestros corazones…

Nuestra Señora de la Sonrisa, ruega por nosotros. Amén.

Si te ha parecido útil la información que haz encontrado en este artículo, entonces te puede interesar leer también:

(Visited 443 times, 1 visits today)

Deja un comentario