Jesús Yo Confío en Ti: Una Oración Católica

Jesús Yo Confío en Ti es una poderosa oración que nos devuelve el valor perdido y la confianza en que el Señor esta allí por y para nosotros. Cuando más se percibe esta soledad que quema en el alma, es como si mi corazón se apartara de mis emociones, es que ha llegado el momento de la oración Jesús en ti confío. Aprecia en mayor profundidad esta plegaria a continuación.

Jesús yo confío en ti

Oración Jesús Yo Confío en Ti

¿Por qué te has de confundir y agitar ante las dificultades de la vida? Permíteme cuidar de todas tus asuntos y todo andará mejor. Al abandonarte a mí todo se solucionará con serenidad de acuerdo a mis designios. No te angusties, no me implores una oración alterada, como si desearas exigirme la realización de tus deseos. Has de cerrar los ojos del alma y decirme calmadamente: Jesús, yo confío en ti.

Evita las inquietudes y mortificaciones y lo que pueda acontecer luego. No perjudiques lo que yo he planificado, deseándome que tus ideas se impongan. Permíteme ser Dios y actuar libremente. Entrégate con confianza en mí. Descansa en mí y entrega en mis manos tu porvenir. Dime con frecuencia: Jesús, yo confío en ti.

Lo que más te perjudica es tu entendimiento y tus propias concepciones y querer solucionar tus cosas a tu modo. Cuando me señalas Jesús, yo confío en ti, no has de ser como el paciente que le solicita al médico que le sane, pero le aconseja el modo de lograrlo.

Déjate que mis brazos divinos te lleven, no seas miedoso. Yo te adoro. Si piensas que las cosas no mejoran o se han complicado pese a tus plegarias has de seguir confiando. Has de cerrar los ojos del alma y decirme calmadamente: Jesús, yo confío en ti.

He de tener las manos libres para poder actuar. No me amarres con tus inquietudes inservibles, Satanás desea eso: que te agites, te angusties, arrebatarte la paz. Has de confiar únicamente en mí, entrégate en Mí. De tal manera que no te preocupes, arroja en mí tus preocupaciones y dormita con tranquilidad. Dime con frecuencia: Jesús, yo confío en ti, y contemplaras enormes prodigios. A causa de mi amor.

Oración al Señor de la Misericordia Jesús en Ti Confío

Jesús yo confió en ti, porque se quien eres. Demasiado camino hemos transitado juntos. Aún antes de conocerte, tú ya orientabas mis pasos, y me llevabas de la mano hacia el sitio en el cual juntos haríamos en un compromiso.

Un compromiso de amor, un compromiso de vida. Que yo conozco que en este mundo contaré con pesar, pero conociéndote tan bien, sabré que en los tiempos peores, en lloros o en desconsuelos, o pese a que note observe y no te perciba, mi corazón lo conoce, tu estas allí, por ello, Jesús, yo en ti confió.

Jesús, Yo Sé que me Adoras

Jesús en ti confió porque sé que me adoras. He observado tu mano, he contemplado tus huellas. He podido ver tu poder, tu cariño y tu serenidad, dándole brillo a mi alma, llevándome de la mano, pronunciándome que me adoras, pese a que soy merecedor de ni una gota de tu sagrado amor.

Aun mostrándome como un inmundo pecador me adoraste, al negarte y querer distanciarme tú me adoraste, al ingresar en mi cabeza la duda, tú me adoraste. Y usualmente al terminar del día, al concluir cada jornada, cuando tras la lucha mis lágrimas limpiabas, con tu serenidad, y tu docilidad, me corroborabas de nuevo cuanto me adorabas, por ello, Jesús, yo en ti confió.

Jesús, Yo Creo en Tus Promesas

Jesús yo confió en ti por lo que has prometido. Lo más sólido, lo más permanente, lo más virtuoso es tu palabra. Lo que has prometido lo llevo grabado en mi corazón, tales promesas son mi ancla en mis tempestades, la piedra en la que fatigado puedo recostarme, y ponerme de pie con firmeza. Promesas que enaltecen mi alma, el sello de tu adoración perpetua, mi protección a la hora de las despiadadas tormentas.

Jesús yo confío en ti

Tu palabra que me ampara en el fuego, en la batalla. Y si por algún motivo puedo llegar a fallarte, tú has prometido que tu amor y tu presencia nunca me han de faltar, por tus promesas, Jesús, yo confió en ti.

Jesús, Yo Sé que me Sanas

Jesús yo confió en ti,  ya que me curas, ya que sé que las lesiones que aún sangran en  mi alma, no permanecerán allí por la eternidad. Tú me adoras, tú me curas. Me curas al levantarme, tu mano le da cariños a mi cabeza por las noches.

Tu amor me cura, tu redención me cura, tu poder me cura, el conocer que me has otorgado un millar de oportunidades para estar jubiloso y saltar; conocer que me has absuelto tanto, y que me das tu ayuda para olvidar mi lloro, Jesús, todo ello me da fuerzas y me cura.

Curas mi cuerpo, curas mi mente, curas mi alma. Curas la aflicción de mi pasado, y curas mis heridas del porvenir. Tú me curas, por eso, Jesús yo confió en ti.

Jesús, Yo Sé que te Amo

Jesús yo confió en ti ya que te adoro. Te adoro y has venido a ser lo más grandioso en mi vida. Te adoro con toda la fortaleza de mi mente, con todas las energías de mi alma. Ya que tú has tocado mi vida yo te adoro, ya que me has circundado de paz, disfrute y júbilo yo te adoro.

Ya que aún no siendo merecedor de tu presencia, me has otorgado la ocasión de servir, por eso yo te adoro. Ya que para darme fuerzas has creado las pruebas, y posibilitas los problemas que me hacen arrodillar, y admitir que no soy nada sin ti, te adoro, te amo, te adoro y confío en ti.

Ya que te adoro, ya que me curas, ya que me has otorgado tus promesas, ya que me adoras, y ya que de manera profunda se quien eres, y sé que jamás me fallaras, por todo ello y muchos más, Jesús, yo confió en ti.

Razones Para Decir: Jesús Yo Confío En Ti…

Jesús yo confío en ti… es tal vez la expresión de mayor importancia que podemos manifestarle a Dios. En la actualidad para aprender a fiarse de Dios en medio de las diferentes circunstancias de la vida es una exigencia difícil de enfrentar. No importando cual sea nuestra situación social o económica es una verdad que cada día que transcurre en este mundo la vida puede asombrarnos de las maneras más inesperadas y que si no lo hace con malicia ya contamos con un enorme motivo de agradecimiento.

Cuán complejo es para mucha gente conservar la cordura cuando las cosas no salen tan bien como uno lo espera, cuando todo parece carecer de significado cuando el padecimiento nos llama a la puerta y ya nos hallábamos consternados y afligidos; sin algún tipo de estimulo positivo para continuar adelante en la búsqueda de un sueño o de un destino promisorio.

Es en esos dificultosos instantes, en los cuales hemos de hacer todo lo humanamente factible por no dejar de contemplar la existencia en perspectiva, afianzarnos a Dios y reiterarnos a nosotros mismos con la mayor fortaleza que podamos: Jesús confío en ti.

Es, tal vez, lo de mayor utilidad que podemos aprender a exteriorizar al saber que el mundo nos da la espalda y no hayamos como salir. Al decepcionarnos o herirnos; y no conseguimos energías ni motivos para enfrentar a la vida, y a demasiadas situaciones que no podemos controlar.

Contemplar a Jesús como aquel que es merecedor de toda nuestra confianza es lo esencial para lidiar con las circunstancias desfavorables; contemplar a Jesús como aquel que puede coger en sus manos nuestro presente y extraer de él algo benévolo es lo más necesario para nuestro porvenir. Por ello: Jesús confío en ti.

Otros artículos que te recomendamos son:

(Visited 1.115 times, 7 visits today)

Deja un comentario