La Maravillosa Novena a Santa Filomena: Descúbrela

En el siguiente artículo hablaremos acerca de la Novena a Santa Filomena, también acerca de las letanías que acompañan este maravilloso rezo, finalmente se relatara un poco de la historia de esta santa.

Novena a Santa Filomena

Novena a Santa Filomena

Una vez descubiertos los restos de esta santa, se descubrió que era una virgen por los símbolos grabados en su tumba, se estudio a profundidad sin embargo no se pudo obtener mayor información debido a que no habían registros históricos los cuales aportaran información útil acerca de quién era ella.

Su historia se supo fue gracias a una monja la cual se entregó en cuerpo y alma a Jesucristo, esta tuvo visiones de Santa Filomena y gracias a esto se pudo conocer cuál fue su historia, de acuerdo a las visiones, fue torturada por Diocleciano, por lo tanto se sabe que ella vivió en algún momento entre los años 284 D.C al 311 D.C donde este era el emperador de Roma. También gracias a las visiones que tuvo la monja se sabe que esta es la novena para rendirle tributo.

Oración Diaria

Santa Filomena, Virgen y Mártir, obradora de maravillas de nuestra era, le doy gracias a Dios por los dones milagrosos otorgados a Ti. Niña Santa, te suplico me des una porción de las gracias y bendiciones de las cuales tú has sido el medio para tantas almas.

Por la heroica fortaleza con la cual confrontaste la furia de Diocleciano, emperador Romano y de sus secuaces antes que desviar tu alianza con el Rey del Cielo, obtén para mí pureza de cuerpo y alma, pureza de corazón y deseo, pureza de pensamiento y acción.

Por tu paciencia y abnegación en el sufrimiento, obtén para mí aceptación sumisa de todas las aflicciones que pueda Dios enviarme y como tu escapaste milagrosamente ilesa de las aguas del Tíber, en el que fuiste arrojada por orden de tu perseguidor, así también yo pueda pasar a través de las aguas de tribulación sin detrimento a mi alma.

Además de estos favores, obtened para mí, Oh esposa fiel de Jesús, la necesidad particular que te pido en este momento

(En esta parte de la oración se hace la petición que se le tiene a la santa)

Virgen pura y Santa Mártir, dígnate dirigir una mirada de piedad desde el Cielo sobre mi persona y sobre mi casa, consuélame en mi aflicción, asísteme en el peligro, sobre todo ven en mi auxilio a la hora de mi muerte.

Protege la Santa Iglesia, ruega por su exaltación y prosperidad, la extensión de la Fe, por el Soberano Pontífice, por el clero, por la perseverancia del justo, la conversión de los pecadores, y el sufragio de las almas del Purgatorio, especialmente mis seres queridos.

Oh Niña Santa, cuyo triunfo celebramos en la tierra, intercede por mí, para que un día pueda contemplar la corona de gloria otorgada a ti en el Cielo, Amén.

Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria

Novena a Santa Filomena

Esta oración comienza alabando las bondades que le fueron otorgadas a esta Santa por Dios padre, posteriormente se le pide que nos dé un poco de esa gracia. Se puede ver como en esta oración narra un hecho histórico, en esa época Diocleciano había sido elegido por el ejército romano como emperador de Roma, este a su vez decidió crear un gobierno de cuatro o como se le conocía en ese entonces “Tetrarquía”, cada uno de esos cuatro integrantes del gobierno tenía una porción del imperio en la cual dominaban y en la cual ejercían control.

Retomando el mismo orden de ideas, en la oración cuando se refiere a sus secuaces, está hablando acerca de los otros miembros del gobierno que estaban con Diocleciano. En este rezo se narra cómo Santa Filomena a pesar del tamaño de su enemigo en ningún momento desvió su fe, ella puso su amor por Dios por encima del temor que Diocleciano o alguien de su gobierno pudiera ejercer.

Como se podrá observar en la imagen que se pondrá más adelante, a Santa Filomena se le puede ver siempre con un ancla amarrada a su cintura, en la oración diaria se puede ver que se dice que fue porque su perseguidor (Diocleciano) la arrojo al Río Tíber, el ancla era para que se hundiera y muriera, sin embargo, esto no fue así, en la oración narra como por obra de la gracia de Dios esta salió ilesa de las aguas del río.

Se le dice Mártir a esta virgen debido al sufrimiento que tuvo que pasar, esto motivado a la persecución y tortura que sufrió debido a su fe en Jesús hijo de Dios, por lo tanto, como ella sufrió y sabe lo que se siente, se le pide que nos ayude y nos asista en estos momentos de aflicción, también se le pide que a la hora de nuestra muerte (si es que estamos en peligro) venga a auxiliarnos.

Luego se puede ver como se le pide que proteja a la santa iglesia de cualquier mal que pueda acecharle, también se le pide que cuide del Papa, los miembros de la iglesia, por aquellos fieles devotos, por aquellos pecadores que decidan redimirse a los ojos de Dios, por la liberación de esas almas torturadas en el purgatorio y finalmente, por las personas que amamos.

A pesar de todo lo que se está narrando suena muy asombroso, estas hazañas fueron realizadas por una niña, si, Santa Filomena era solo una niña cuando sucedió todo esto, por lo tanto, se celebra su logro, también se le pide que nos dé un poco de su gracia la cual le fue otorgada por Dios, así podríamos llegar al cielo.

Oración Final

“Oh Jesús Mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al Cielo a todas las Almas y socorre a las más necesitadas de Tu Divina Misericordia”

Este rezo es muy común a la hora de rezar el rosario, se le pide a Jesús que interceda por nosotros y nuestra salvación, pero es un rezo bastante desinteresado, este mismo pide por todas las personas del mundo, en especial aquellas que necesitan de su misericordia.

Te saludo, oh Santa Filomena, a quien Dios glorifica por tantos milagros, a quien el Vicario de Jesucristo ha nombrado protectora del Rosario Viviente y de los Hijos de María, te pedimos manifestar desde lo alto del Cielo, que una voz santa como la tuya, no puede ser desoída. Danos la esperanza de contar con tu auxilio. Obtennos la gracia de permanecer fieles a Jesucristo, como tú, hasta la muerte. Amén.

Se reza un Gloria, Oh señor mío Jesucristo

Esta oración relata que Santa Filomena fue nombrada directamente por Jesucristo como la protectora del rosario, por eso a ella se le pide que desde lo alto del cielo donde se encuentra ella, nos permita permanecer fieles a Jesús hasta el momento de nuestra muerte, así como ella lo hizo.

 

Primer Día

Santa Filomena, cuantas cosas tú y yo tenemos en común y a la vez que diferentes somos.

Ambos fuimos creados por el mismo Dios, ambos nacimos de una madre, ambos tuvimos un padre y como seres humanos ambos estuvimos expuestos a los placeres que ofrece el mundo.

Tu; sin embargo, y a pesar de tu corta edad, siendo aún niña, estuviste siempre orientada hacia Dios, yo fácilmente estoy siguiendo la corriente del mundo, sus leyes, sus impurezas y sus costumbres encaminadas al pecado.

Santa Filomena, por tu ejemplo, hago el firme propósito de renunciar a todos los placeres del mundo que son un peligro para la salvación de mi alma y me esforzare en orar más y privarme de algún placer licito para encontrar gracia ante ti.

¡Oh! Santa Filomena, que indescriptible alegría saber que tus ojos ven el Rostro de Dios Trino y Uno, el Rostro de María Santísima, el de los Ángeles y Santos, ruega por mí, por los de mi casa y por la necesidad que te he pedido.

 

Esta oración comienza destacando las similitudes que la persona que está haciendo la novena tiene con Santa Filomena, también destaca sus diferencias, como por ejemplo, la voluntad tan fuerte que esta tuvo, solo era una niña y sin embargo tuvo la convicción suficiente para orientar y dedicar su vida a Dios padre, mientras que nosotros, nos dejamos llevar por las  impurezas que abundan en el mundo, seguimos las leyes humanas por encima de las divinas (los mandamientos) y vivimos una vida encaminada al pecado.

Quien realiza esta novena tiene que tomar en cuenta que no es un rezo para ser tomado a la ligera, en este rezo la persona está asumiendo el compromiso de renunciar a todo lo que se considera impuro en este mundo, es decir, vicios, juegos de azar, el placer de la carne, todo lo que impida que nuestras almas puedan llegar al reino de los cielos.

Finalmente se celebra el sacrificio de Santa Filomena, es decir, gracias a la vida que llevo, todo de lo que se desprendió y la santidad que obtuvo le permitió actualmente ver el rostro de Dios padre, la virgen María, Jesús y todos los ángeles y santos, por lo tanto, se le pide que ruegue por nosotros para poder cumplir el deseo que con tanta fe le pedimos.

 

Meditación Primer Día

Santa Filomena, como laica vivió en el mundo. Yo también. ¡Ah! ¡Pero qué diferencia entre su vida y la mía! Ella estuvo enteramente orientada hacia Dios; yo fácilmente estoy siguiendo la corriente del mundo, sus leyes, su impureza y sus costumbres. Me preocupo de estar en la onda moderna, para no recibir críticas. Esta actitud no me ayuda a seguir a Cristo me empeñaré, por lo tanto, a renunciar a todos los placeres que son un peligro para mi alma, y me esforzaré en orar más y privarme de algún placer lícito.

Misterio Primer Día

En este misterio hablan acerca de la forma en cómo vivió Santa Filomena, destaca su estilo de vida basado en los valores cristianos, dedicándose y entregándose exclusivamente a servir a Dios padre. Posteriormente se ve como al compararla con nosotros (quien reza el rosario) es merecedora de tanta gracia, nosotros estamos más preocupados por el qué dirán los demás, muchas veces nos desviamos del camino y rechazamos a Dios para que los otros nos acepten.

Segundo Día

Se reza la Oración diaria.

La Santa Iglesia me ofrece todos los medios para practicar las virtudes y santificarme; sin embargo, a menudo soy infiel en las pequeñas cosas, mientras que tú, Santa Filomena fuiste siempre fiel y fiel hasta la muerte.

Santa Filomena, ruega para que Dios me perdone por haber malgastado las innumerables gracias que me ha regalado durante mi vida, por haberme rebelado contra su Voluntad, por haber dudado de su Providencia y de su Amor por mí.

Señor, por intercesión de Santa Filomena te imploro que incrementes mi fe y mi confianza en Ti, dame todas las gracias que necesito para resistir las tentaciones y así evitar ofenderte con mis pecados.

Se reza la Oración Final.

En esta oración se ve cómo se reconoce que a pesar de que la iglesia nos ofrece las herramientas para santificarnos, nosotros como pecadores imperfectos escogemos una vida infiel a Dios padre, mientras tanto Santa Filomena siendo solo una niña se mantuvo leal hasta la muerte a Dios. También se ve como le pedimos a ella que interceda por nosotros ante Dios padre, para que nos perdone por haber desaprovechado su gracia y revelarnos en su contra.

Luego se le pide directamente a Dios padre que, a través de la intercesión de Santa Filomena, este incremente nuestra fe y nuestra confianza en él, se le pide que nos llene de cualquier gracia necesaria para poder resistir tentaciones, también para evitar ofenderlo por la vida pecaminosa que llevamos en el pasado.

Meditación Segundo Día

La Iglesia me ofrece todos los medios para practicar las virtudes y santificarme. Sin embargo, a menudo soy infiel en las pequeñas cosas, mientras Filomena fue fiel en todo hasta la muerte. ¡Que Dios me perdone por haber abusado de las innumerables gracias que me regaló durante mi vida! ¡Por haberme rebelado contra su voluntad! ¡Por haber dudado de su Providencia y de su amor por mí! ¡Qué débil es mi fe, que poca mi confianza en mi Padre Celestial! ¡Qué desagradecido he sido para corresponder sus bendiciones y favores! Santa Filomena, obtenme la gracia de tener la plena confianza en Dios, y ayúdame a darle gracias por sus favores y su protección.

 

Misterio Segundo Día

Este misterio tiene como objetivo hablar acerca de nosotros como malos devotos, rechazamos las herramientas que la iglesia pone a nuestra disposición, mientras que Santa Filomena sin herramientas y siendo una niña se pudo dedicar íntegramente a Él, por lo tanto, se le pide que nos ayude a reforzar nuestra fe para ser dignos de que Dios Padre nos de su gloria.

Tercer día

Se reza la Oración diaria.

Santa Filomena se ofreció a Jesús en cuerpo y alma, haciendo voto de virginidad.

Renuncio a los placeres de la carne y a los honores que halagan.

Para escudar su pureza, rechazo ser emperatriz, grande fue el precio que su cuerpo virginal tuvo que pagar, pero al final, su valor y confianza en su amado Jesús, le alcanzó la corona de los Santos.

¡Oh! Santa Filomena, que generosidad de tu Alma, que nobleza de tu Espíritu, ayúdame a obtener, comprender y mantener, el valioso tesoro de la pureza del alma, pues muchos son los dardos del demonio que pretenden arrebatármela.

¡Oh! Niña Santa, intercede por mí y los míos para ser fiel al Santo Magisterio, frecuentar los Sacramentos de la Penitencia y Eucaristía que son medios eficaces para mi santificación.

Se reza la Oración Final

Santa Filomena ofreció su alma inmortal a Jesucristo, también ofreció su cuerpo a Dios, por lo tanto, hizo un voto de Virginidad para sellar esta ofrenda, moriría siendo virgen para resguardar lo que la hacía pura, este voto le costó mucho dolor y sacrificios, sin embargo, todo esto fue recompensado porque ahora está junto a Dios padre.

Posteriormente en esta oración se le reconoce a Santa Filomena por la nobleza de espíritu que tuvo en vida, luego se compara con el alma de nosotros la cual está débil, por lo tanto, es atacada por las tentaciones del maligno el cual pretende cobrar nuestra alma débil de fe.

Esta oración finaliza pidiéndole a esta santa que pida por nosotros, de esta forma podremos recurrir y aplicar los sacramentos establecidos por Dios, así podremos fortalecer nuestro espíritu y de esa forma, evitaremos caer en las manos del maligno.

Meditación Tercer Día

Santa Filomena se entregó a Jesús, haciendo voto de virginidad. Renunció a los placeres de la carne y a las esperanzas que halagan. Despreció los honores pasajeros que hubiera podido tener al ser emperatriz, y prefirió la corona de gloria que no se marchita y pensó que pertenecer a Dios era la mayor de las riquezas. ¡Qué generosidad, qué sacrificio, qué nobleza de sentimiento! ¡Ayúdame, oh Santa Filomena, a comprender cuán valioso es el tesoro de la pureza, pues son tantos los enemigos de la virtud, visibles e invisibles, que buscan ensuciarme el alma!

¿Me he construido un escudo para proteger mi pureza con la oración, el pudor, la humildad, frecuentando los Sacramentos de la Confesión y Comunión? Redoblaré mi vigilancia para proteger esta virtud con modestia en el vestir, para no perturbar a otra persona, y evitaré mirar espectáculos y programas de televisión, que puedan perturbar esta virtud por la que Filomena dio su vida. Al salir de mi casa, rezaré tres Ave María, pidiendo a la Virgen María que me guarde puro de cuerpo, corazón y alma.

 

Misterio Tercer Día

El misterio que acompaña el tercer día de oraciones, narra cómo Santa Filomena decidió rechazar los lujos que pudo haber tenido en la tierra, rechazo a Diocleciano (emperador romano) rechazando así la oportunidad de haber sido emperatriz en el imperio romano, prefirió el dolor y el sacrificio que venía por su voto de virginidad, este le daría la verdadera felicidad en el reino de los cielos.

Cuarto día

Se reza la Oración diaria

¡Oh! ¿Santa Filomena, como es posible que a los 11 años de edad comprendiste el valor de un voto, que te movió a consagrar tu virginidad a Dios y proclamarte esposa de tu Divino Jesús?

¿Cómo es que, a los 13 años, cuando llevada por tus padres a Roma despreciaste bienes materiales y hasta título de emperatriz, cuando Diocleciano quiso convertirte en su esposa?

¿Cómo es que aun ante la súplica de tus padres y anteponiendo el bienestar de Grecia, tu patria, tu promesa a Jesús no se doblego?

¿Cómo es que tu cuerpo santo y virginal resistió el martirio de la flagelación, como es posible que a pesar de todo esto fuiste fiel a tu amado Jesús?

¿Será acaso que aun siendo una niña comprendiste a lo que Jesucristo se refirió cuando al ver toda aquella muchedumbre, subió al monte y empezó a hablarles de las Bienaventuranzas?

Mi mente es muy corta para comprenderlo todo, mi fe es muy pequeña, y mi confianza es tan poca que lastima a nuestro Buen Jesús.

Ayúdame ¡Oh! Santa Filomena a comprender mi pequeñez, a rechazar lo vano del mundo y poner toda mi confianza en Dios para que mi alma se salve y un día yo también goce contigo en la patria Celestial.

Se reza la Oración Final

En esta oración se destaca y halaga el hecho de que ella siendo una niña de tan solo 11 años, comprendió la responsabilidad y el valor que tiene un voto de la magnitud que ella hizo, por tanto, muchos preguntan que la motivo a realizar un voto de tal magnitud, incluso rechazo la propuesto de Diocleciano de ser emperatriz en Roma.

Ella se vio afectada por las tentaciones a su alrededor, también las promesas de patriotismo, sin embargo, no les hizo caso, su promesa ante Dios padre la puso primero, incluso resistió la flagelación causada por los romanos cuando esta se negó a la propuesta de matrimonio.

Por todo esto ella demostró un grado de madurez muy alto a pesar de ser solo una niña, antepuso lo que tiene valor de aquello que tiene precio, algo que nosotros somos incapaces de hacer y de entender. Por lo tanto, se puede ver como se le pide ayuda para que nos ayude a entender esa lección, poder rechazar las vanidades del mundo material y apreciar las bondades del reino de los cielos.

Meditación Cuarto Día

Santa Filomena renunció a las ventajas más atractivas de este mundo: Comprendió perfectamente las palabras de la Biblia que dice: ´Vanidad de vanidades´. No le bastó comprenderlas, sino que las puso en práctica en el momento más difícil, pero más glorioso de su vida. Al sacrificarlo todo, Filomena obtuvo todo. Qué miserable soy, pues, al perseguir lo que es vanidad, me he privado de las cosas buenas que sólo merecen ser estimadas. He creído que el mundo podía darme paz y felicidad, con las riquezas y la comodidad. He creído que el satisfacer mis sentidos podría traerme la plenitud. Al pensar así, estoy en un gran error, porque la Biblia dice que los amigos del mundo son los enemigos de Dios.

Es tiempo de cambiar mi manera equivocada de ver, y no dejarme influenciar por lo que me propone el mundo; es tiempo de juzgarlo por lo que es. ¡Perdóname, oh Dios mío, mi locura pasada! Ayúdame, Santa Filomena a rectificar mi juicio, a todo, si Dios me lo pide.

Hoy trataré de practicar la paciencia, aceptando serenamente los contratiempos.

Se reza la Oración Final.

 

Misterio Cuarto Día

En este misterio se relata cómo Santa Filomena comprendió las lecciones bíblicas que nosotros aún no podemos entender, ella decidió poner lo que tiene valor por encima de lo que tiene precio, lucho contra las tentaciones del maligno y los deseos de sus padres, sufrió las torturas de los romanos al rechazar la propuesta de matrimonio y mantuvo su voto de virginidad intacto ante Jesús.

Quinto día

Se reza la Oración diaria

Santa Filomena sufrió crueles tormentos por su filial amor a Dios.

Para preservar su vida y ser protegida de la ira de Diocleciano, solo bastaba ocultar su religión y romper su voto de virginidad, hecho en su niñez a Dios; con esta condición su vida, la de sus padres y su país, hubieran sido liberados.

¿Tengo yo el heroísmo de Santa Filomena?

¿Sería yo también capaz de permanecer fiel a mi religión católica aun a costa de mi vida?

Santa Filomena, intercede por mí para que todo lo que haga lo haga con amor y por tu intercesión, todo se convierta en una oración agradable a Dios Trino y Uno.

Se reza la Oración Final

Aquí en esta oración se narra los tormentos y doloras torturas que sufrió ella por el voto que hizo a Dios padre, Diocleciano pudo haber sido más clemente si tan solo ella hubiese ocultado la promesa que realizo cuando era niña, pero no hizo nada de eso, se mantuvo firme ante sus creencias.

Por lo tanto, esta oración hace un llamado a la reflexión personal acerca si nosotros poseemos una fuerza de voluntad como la suya, acaso nosotros estando en su posición ¿pondríamos a Dios padre por encima de nuestra vida?

Meditación Quinto Día

Santa Filomena sufrió crueles tormentos por amor a Dios. Ella era joven, delicada, hermosa, de sangre real y exenta de cualquier sufrimiento. Para preservar su vida y ser protegida de la ira de Diocleciano, sólo bastaba ocultar su religión y romper el voto de virginidad, hecho en su niñez; con esta condición su vida, la de sus padres y de su país, hubieran sido librados. ¿Tengo yo un poco de este heroísmo en el corazón? Quizá ahora, soy obediente a Dios, porque me cuesta poco, Pero en el momento de la dificultad y de la tentación ¿seré capaz de permanecer fiel? Si no me preparo con la oración, las buenas lecturas, al menos la Misa del domingo, la frecuentación asidua a los Sacramentos, la prudencia Será imposible.

Aceptaré sufrir si así Dios lo permite, cumpliré mis deberes diarios sin importar si son desagradables, pisotearé las consideraciones humanas; mostraré ser siempre y en todo lugar, un generoso y fiel hijo de María. No me avergonzaré haciendo abiertamente la señal de la cruz al pasar ante una iglesia o bien, antes de comer, cuando estoy invitado. Concédeme, oh Dios mío, te lo suplico por los méritos de Santa Filomena, la gracia de cumplir mi resolución.

 

Misterio Quinto Día

En este misterio se narran los dolores que sufrió Santa Filomena, el cómo su voto de virginidad le costó innumerables torturas, el cómo sus padres sufrieron a raíz de esa promesa, como su pueblo fue conquistado, todo por ella mantenerse fiel a su voto el cual mantuvo a pesar de todo.

En este misterio se pide a Dios la fortaleza de espíritu que tuvo Santa Filomena, de esta forma podremos cumplir nuestras obligaciones sin importar las consideraciones humanas, se le pide a Dios a través de los méritos de Santa Filomena que nos haga un poco más semejantes a ella.

Sexto día

Se reza la Oración diaria

Santa Filomena permaneció firme y no titubeo cuando sufrió las más horribles torturas, siguió fiel hasta el final.

Hizo suyo el Fiat de María donde también ella aceptó la voluntad de Dios, hizo también suyas las palabras que Cristo pronuncio en el Huerto de los Olivos, y así como su Amado Jesús, Santa Filomena también acepta la Voluntad de Dios.

Es cuando nos abandonamos, cuando dejamos todo en las manos del Divino Alfarero cuando nuestro Señor toma control y nos concede lo que necesitamos y es bueno para la salvación de nuestras alamas.

¡Oh! Santa Filomena, ruega por el género humano para que tu Amado Esposo tenga a bien darnos un corazón agradable a Dios y en el último momento de nuestras vidas nos conceda la gracia del arrepentimiento de nuestros pecados.

Se reza la Oración Final

Aquí se narra cómo Santa Filomena decidió seguir los pasos de la Virgen María, aceptando la voluntad de Dios por encima de las voluntades humanas, adopto las palabras de Cristo y dejo todas sus tribulaciones en manos de Dios padre.

En esta oración se dice que cuando se dejan las ataduras de los humanos, cuando decidimos dejar en manos de Dios nuestra vida, que su plan se hace realidad y podemos salvar nuestras almas. Aquí se le pide que ruegue por nosotros los humanos, para que así Dios nos permita arrepentirnos de nuestros pecados y recibirnos en el reino de los cielos.

Meditación Sexto Día

Santa Filomena permaneció inalterada bajo las más feroces torturas. Siguió fiel hasta el final, no se quejó, sino que dijo ´hágase en mí según la voluntad de Dios´, como la Santísima Virgen en la Anunciación y Jesús en el Huerto de los Olivos. Al pronunciar su ´Fiat´, recibió del Señor la gracia de la fortaleza para cumplir su vocación.

¿Y yo soy del número de los que viven una hora por Dios y un día para el mundo? Si no persevero, mis combates terminarán en derrota. Mil veces he comenzado con el espíritu, y otras tantas he terminado con la carne. ¡Inconsistencia deplorable! Santa Filomena, obtenme la perseverancia en el bien.

 

Misterio Sexto Día

En este misterio se narra cómo Santa Filomena mantuvo su voluntad bajo todas las condiciones que la afectaban, incluso siguió los pasos de la Santa virgen y de Jesús para poder reforzar tanto su decisión como su fe, de esta forma logro cumplir su vocación.

Por lo tanto este misterio nos da para reflexionar si nosotros somos capaces de lo mismo, si somos de ese tipo de personas que no tenemos tanta fuerza de voluntad para dedicarnos a Dios en su totalidad, si al contrario a Santa Filomena, vivimos solo para el mundo y a Dios padre le dedicamos solo una hora.

Séptimo día

Se reza la Oración diaria

Santa Filomena fue poderosamente auxiliada por Dios en su combate contra las fuerzas del mal, personificadas por Diocleciano y sus secuaces.

Su heroica vida y ejemplo de Fe, confianza y abandono en la Voluntad de Dios, es ejemplo a seguir.

¡Oh! Gloriosa Santa Filomena, amada del Padre, auxiliada por el Hijo y fortalecida por el Espíritu Santo en tu efímera vida terrenal, alcánzanos la Fe, la Esperanza y la Caridad mientras permanecemos en esta vida.

Camina con nosotros en nuestro peregrinaje por este mundo, fortalécenos en nuestras debilidades, guíanos por el camino del bien y sé tú nuestra luz en los momentos de obscuridad.

Se reza la Oración Final

En esta oración se narra cómo Diocleciano es la representación de las fuerzas del maligno, él era el encargado de poner a prueba su fe, su misión era que ella rompiera su voto de virginidad, de esta forma sería emperatriz en la tierra, pero perdería su entrada al reino de los cielos, de esta forma su alma pertenecería al reino de las tinieblas.

Luego se ve como ella fue auxiliada por Dios Padre y Jesús hijo, todo esto una vez se mostró como cumplió con lo prometido a pesar de todo, el espíritu santo la fortaleció en su corta vida. Se ve como se le pide a la santa que camine con nosotros llenándonos de fortalezas para que no nos apartemos del camino del bien.

Meditación Séptimo día

Santa Filomena fue poderosamente auxiliada por Dios en sus combates. Nuestro Padre del cielo nos ayudará en nuestras tentaciones y dificultades si se lo pedimos. Nos enviará su ayuda del Cielo. Aunque me vea rodeado de dificultades no perderé la confianza filial. Santa Filomena soportó los tormentos y la muerte con valor intrépido. ¿No soy hijo de Dios? ¿No hará Dios por mí lo que hizo por Santa Filomena? ¡Ay! ¿por qué tengo tales dudas? ¿Por qué temo ser abandonado? ¿No ha dicho Jesús: ´Pidan y recibirán´? En mis tribulaciones, llamaré a Dios con confianza inalterable. ¡Oh, ¡Santa Filomena, protectora mía, fortaléceme en estos sentimientos! ¡Pide a Dios por mí, todas las gracias que necesito para obtener mi salvación eterna y estar en paz!

Se reza la Oración Final

Misterio Séptimo Día

En este misterio narran la ayuda que Dios brindo a Santa Filomena, ella pidió auxilio al santo padre pues fue víctima de muchas torturas por el imperio romano, sin embargo, ella soporto las torturas impuestas y le hizo frente a la muerte, nunca perdió la fe en Dios.

Este misterio nos hace reflexionar mucho, pues nosotros somos hijos de Dios padre, sin embargo, no somos capaces de entregarnos a Él como lo hizo Santa Filomena, nuestros corazones están llenos de dudas, por eso se le pide a ella que nos dé un poco de su gracia, de esa forma podríamos ser capaces de hacerle frente a los problemas que nos acechan.

Octavo día

Se reza la Oración diaria

¡Oh! Santa Filomena Virgen y Mártir llena de heroísmo tú fuiste conducida por la ira del tirano al suplicio de los dardos encendidos en vivo fuego que habrían de acabar con tu vida terrena.

Mas por el poder de Dios, los flecheros quedaron impotentes sin poderte dañar con sus dardos encendidos.

Santa Filomena, obtenme de Dios la gracia de poder despreciar las incitaciones de los enemigos de mi alma que son el mundo, el demonio y la carne.

Que sepa huir de las malas lecturas, de las conversaciones peligrosas, de las malas compañías, y de todas aquellas ocasiones en que mi alma pueda encenderse en el vivo fuego del pecado, para que permaneciendo siempre fiel como tú, a mi Divino Salvador, pueda gozarle en la Vida Eterna en compañía de los Ángeles y de los Santos en el cielo.

Se reza la Oración Final

En esta oración se habla acerca del heroísmo de Santa Filomena, ella fue blanco del maligno, usando a Diocleciano como medio para afectarla, sin embargo, el poder Dios fue más fuerte pues la tortura impuesta por él no le afecto para cambiar su decisión.

Se le pide a Santa Filomena que interceda por nosotros ante Dios para que este nos dé de su gracia, así probablemente podremos resistir las incitaciones y ataques del maligno. También se le pide que nos ayude a escapar de una vida pecaminosa, de esta forma, si es el deseo de Dios, podamos gozar de una vida en los cielos en compañía de los ángeles.

Meditación Octavo Día

Santa Filomena resistió los ataques dirigidos contra ella, avanzó hacia la santidad, porque emprendió la batalla contra ella misma; no temió la vergüenza y los sufrimientos que hubieran podido abatirla.

La gloria la cubre ahora como un vestido; murió y ahora vive; fue aplastada y ahora triunfa; fue arrastrada al cadalso y ahora es glorificada en el Cielo. La humillación es la precursora de la gloria; la cruz es nuestra promesa de felicidad eterna. Santa Filomena, haz que comprenda con la sabiduría de Dios, que la vida es sólo un tiempo de luchas, en las que tengo que resistir a las maniobras del diablo, después recibiré la corona de los vencedores en una eternidad de gloria.

Misterio Octavo Día

En estos misterios se narra cómo Santa Filomena logro resistir todos los ataques que recibió para hacerla desistir de su fe, enfrento sin temor a vergüenza alguna los ataques del enemigo, Santa Filomena no se rindió ante los sufrimientos que quisieron abatirla.

Este misterio dice que ella es la muestra inequívoca que ella paso por lo peor para obtener lo mejor, fue humillada, ultrajada, torturada, amenazada y aplastada, sin embargo, ahora es glorificada por los cielos, dejando en claro que, sin importar a las torturas impuestas por los humanos, la recompensa de Dios siempre será mucho mayor.

Noveno día

Se reza la Oración diaria

Santa Filomena, Gloriosa Virgen y Mártir que terminaste tus combates por la fe con un ilustre martirio.

Desesperado Diocleciano por no conseguir sus deseos, mandó al verdugo que te decapitara, y tu alma voló luminosa con la corona de las vírgenes y la palma de los mártires, hacia el seno del Esposo de las vírgenes, quién te recibió triunfante y te colocó en el coro de los escogidos.

¡Oh! Santa Filomena preciosa Mártir, dígnate coronar el final de esta novena alcanzándome de Dios, que nada te rehúsa, el favor que te he pedido y la gracia de amar con todo mi corazón a Jesucristo y a su Santísima Madre, la siempre Virgen María, que te consoló en la prisión y confortó tu espíritu para sufrir valerosamente el martirio.

Que ellos me amparen con su protección, caminen a mi lado en las penas de este valle de lágrimas, me defienda en la hora de mi muerte para que, en tu compañía, gozar de su presencia por los siglos de los siglos, ¡Amén!

Se reza la Oración Final

La oración del último día de la novena narra como ella termino siendo una mártir, esto fue porque la marioneta del maligno, Diocleciano perdió la paciencia al no poder doblegarla, por tanto, mando a su verdugo a decapitarla, de esta forma logro completar el plan de Dios, Santa Filomena ahora está junto a Jesús hijo, el cual la recibió en los cielos y la coloco en uno de los coros celestiales.

Como es la oración del último día, se le pide a Santa Filomena que se apiade de aquel que practica la oración, que por favor nos alcance un poco de la gracia para que Dios nos alcance, que Dios padre y Jesús hijo nos protejan en todo momento y no nos dejen caminando solos.

Meditación Noveno Día

Santa Filomena es una nueva luz, escondida durante los siglos, que surgió en nuestros tiempos, para la Iglesia militante. Ella ejerce hoy un glorioso apostolado. Las obras de los justos no perecen, son semillas que permanecen enterradas por un tiempo. ¿Qué ha hecho Filomena para adquirir esta gloria? Ha amado la justicia y aborrecido la iniquidad. Su corazón lleno de amor a Dios, fue alimentado por El día y noche. Todo lo que ha emprendido fue coronado con el éxito.

Santa Filomena, ayúdame a fortalecer mi corazón con actos de virtudes. Mientras más abundante sea la semilla, más grande será la cosecha. Me esforzaré para aumentar en mí los tesoros de piedad, paciencia, caridad, humildad, obediencia y todas las virtudes cristianas. No perderé ningún momento, pues el tiempo es oro en la vida. Asísteme, sé para mí un ancla de esperanza. Tú que recibiste del Papa Pío IX el título de PATRONA DE LOS HIJOS DE MARIA, obtenme una tierna devoción al Corazón Inmaculado de María, Reina del Santo Rosario.

Misterio del Noveno Día

El ultimo misterio de la novena a Santa Filomena narra como ella se convirtió en una luz, luz que guía a todos aquellos fieles que buscan salvación, se destaca como ella aborrece las ataduras de los impíos, pues su corazón solo tiene luz y amor por Dios.

En este misterio se puede ver como se le pide que nos ayude a ser fuertes, también se hace el compromiso de ser más fuertes y que no nos apartaremos del camino, también destaca el hecho de que ella recibió un nombramiento especial por el difunto Papa Pío IX, La patrona de los hijos de María.

Letanías a Santa Filomena compuestas por el Santo Cura de Ars

Señor – Ten misericordia de nosotros,

Cristo – ten misericordia de nosotros,

Señor – Ten misericordia de nosotros,

Cristo óyenos

Cristo escúchanos

Dios Padre Celestial – Ten Misericordia de nosotros.

Dios Hijo Redentor del mundo – Ten misericordia de nosotros

Dios Espíritu Santo – Ten misericordia de nosotros

Trinidad Santa, un solo Dios – Ten misericordia de nosotros

Santa María, Reina de las Vírgenes – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, llena de abundantes gracias desde la cuna – Ruega por nosotros

Santa Filomena, fiel imitadora de María – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, modelo de virginidad – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, templo de la más perfecta humildad – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, inflamada en ardor por la Gloria de Dios – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, víctima del amor de Jesús – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, ejemplo de fortaleza y de perseverancia – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, campeona invencible de la castidad – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, espejo de las más heroicas virtudes – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, firme e intrépida ante los tormentos – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, flagelada igual que tu Divino Esposo – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, saeteada por una lluvia de flechas – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, encadenada y consolada por la Madre de Dios – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, milagrosamente sanada en la prisión – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, confortada por los ángeles en tus tormentos – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, que preferiste humillación y la muerte antes que recibir un trono – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, que te convertiste en testigo de tu martirio – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, que agotaste la furia de tus ejecutores – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, protectora de los inocentes – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, patrona de la juventud – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, refugio de los desvalidos – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, salud de los enfermos y debilitados – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, nueva luz de la Iglesia militante – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, que confundes la impiedad del mundo – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, que estimulas la fe y el coraje de los creyentes – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, cuyo nombre es glorioso en el Cielo y temido en el infierno – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, hecha ilustre por los más espléndidos milagros – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, poderosa junto a Dios – Ruega por nosotros.

Santa Filomena, que reinas en la gloria – Ruega por nosotros.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo – Perdónanos Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo – Escúchanos Señor.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo – Ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Filomena

Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo, Amen.

Oración

Te suplicamos, Señor, que, por la intercesión de Santa Filomena, Virgen y Mártir, agradable a tus ojos por su elevada pureza y el ejercicio de todas las virtudes, nos concedas el perdón de los pecados y la gracia que necesitamos

(En esta parte de la oración de la letanía se pide la gracia que se desea obtener)

Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Novena a Santa Filomena

El santo cura de Ars decidió realizar unas letanías en honor a Santa Filomena, estas acompañan el rezo de su novena, en ellas se puede apreciar como las suplicas van dirigidas mayormente a Dios padre y a Jesús hijo, sin embargo, también se toma en cuenta el cordero de Dios y por supuesto, también se le pide a Santa Filomena.

Esta Letanía tiene una oración en la cual nos dirigimos a Dios padre, en ella se le pide que deje que Santa Filomena interceda por nosotros, pues requerimos de su gracia, también se puede ver como la oración de esta letanía tiene una petición que solo Dios puede cumplir, finalmente nos encomendamos a Jesús hijo.

Historia de Santa Filomena

Esta virgen es considerada como la patrona de los bebés, muchas personas que sufren de esterilidad acuden a ella, por lo que podría considerarse que acude y atiende peticiones desesperadas, también oye a esas personas que puedan sentirse olvidadas, es una santa que atiende mayormente niños, pues ella solo era una niña cuando se consagro a Dios.

Es poco lo que se conoce de ella pues, se descubrió su existencia cuando en una excavación en las catacumbas de Santa Priscila se encontraron sus restos terrenales, se estima que tienen más de mil setecientos años de antigüedad.

Ella después de pasar siglos enterrada en una catacumba, atrajo la atención de muchos, pues era sorprendente ese hallazgo, cuando se supo que era una santa fue como una recompensa de Dios por haberla tenido tanto tiempo en la oscuridad.

Sus restos fueron desenterrados el 24 de mayo de 1802, en su santo sepulcro se encontraban grabados los símbolos de un emblema de lirio y una palma, esto representaba que murió siendo virgen y que fue una mártir. Habían grabados también un ancla, tres flechas y un látigo, estos eran una representación de los tormentos que ella sufrió por amar a Jesús.

El Papa Gregorio XVI tomo la decisión de crear altares en honor a la santidad de Santa Filomena, esto fue motivado a que él fue testigo de los milagros de ella, como por ejemplo la milagrosa curación de Pauline Jaricot, ella fue la fundadora del rosario viviente, en el Santuario dedicado a Santa Filomena ubicado en Italia.

Muchos consideran la historia de Santa Filomena como una leyenda, esto se debe a que no hay muchos datos comprobables de su existencia, de hecho, los datos disponibles son de una tumba que contenía sus restos que fue encontrada mientras se hacían excavaciones en Roma. Los otros datos que tienen de su existencia son, tres fieles que tuvieron una visión de ella.

Estas visiones llegaron a personas que vivieron a finales del siglo XVIII y mediados del siglo XIX, uno de los que tuvo las visiones era un artesano fiel y devoto a Dios, el segundo fue un sacerdote y la tercera fue una monja que se consagro también en cuerpo y alma a Dios padre.

Esta última recibió la revelación de los detalles de su vida y martirio, gracias a ella se sabe que, Santa Filomena era solamente una niña, sin embargo, era un fiel creyente del cristianismo en sus orígenes, por lo tanto, ella sufrió la persecución que sufrían todos los cristianos de su época, persecución que se encargaba de realizar el emperador romano Diocleciano.

Santa Filomena no era una ciudadana corriente, ella era hija de unos príncipes griegos, sin embargo, estos adoraban a los dioses equivocados. Ella recibió una educación basada en los valores cristianos, su profesor fue Publio, reconocido por ser muy devoto a Jesús, por lo tanto, se encuentra en el reino de los cielos.

Sus padres posteriormente conocieron al Dios verdadero, de hecho, su hija fue fruto de ese descubrimiento, ellos la amaron muchísimo, además era hija única, también se le atribuye al nacimiento de ella que sus padres consiguieran la fe cristiana.

Sin embargo, las tragedias en su vida no se hicieron esperar, sus padres eran príncipes griegos, sin embargo, dependían de Roma la cual era considerada en esa época como la capital del mundo, pero eso no fue lo único que los afecto, las amenazas de guerra hicieron que Santa Filomena junto a sus padres viajaran a la capital a pedir apoyo al cruel emperador Diocleciano.

Se sabe que Diocleciano fue emperador a partir del año 284 D.C. hasta el 311 D.C. hay registros de esto debido a que su gobierno fue una tetrarquía. Por lo tanto, se asume que la historia de Santa Filomena ocurre aproximadamente entre esas fechas. A través de las revelaciones se sabe que sus padres fueron príncipes, sin embargo, nunca se supo los nombres de ellos, tampoco hay registros en donde se puedan ver sus identidades.

Lo que sí pudo ser revelado en las visiones fueron los sucesos que acontecieron en su vida por mano de Diocleciano, este respondió afirmativamente a las peticiones del padre de ella, además, le prometió una vida tranquila y feliz, sin embargo, esto no sería más que una treta que más adelante resultaría en desgracia.

Filomena fue criada con valores cristianos, por lo tanto, decidió consagrarse en cuerpo y alma a Jesús su hijo, a los once años realizo su voto de virginidad. Este amor que ella sentía la hizo crecer defendiendo su fe, ante todo, esto contradecía muchas costumbres y leyes de aquellos años, por desgracia para ella, en esa época, las hijas vírgenes eran dadas en matrimonios para de esa forma, sellar alianzas, además, la decisión no le correspondía a ella sino a sus padres.

Este factor fue el que desencadeno la serie de tragedias que los acontecieron, Diocleciano puso como condición a su apoyo total, que le dieran la mano de Filomena para así poder contraer matrimonio, de hecho, cuando estos se reunieron, el nunca aparto su mirada de ella, el desconocía que ella había hecho un voto de virginidad, por ese motivo no quería casarse, pero eso no le intereso en lo más mínimo al emperador.

Los padres de Filomena sentían que esta petición los beneficiaba el doble, por un lado, tendrían el apoyo militar que requerían, por otro lado, al Filomena contraer matrimonio con Diocleciano sería emperatriz del imperio romano, por tanto, ellos obtendrían un alza en su estatus social que de por sí ya era elevado, así que estos sin dudarlo consintieron dar a su hija en matrimonio.

Lo que condeno a sus padres fue la ignorancia, estos desconocían el hecho de que Diocleciano era viudo, esto se debe a que él asesino a su esposa junto a su hija por ser practicante del cristianismo. Como ellos estaban recién ingresados en la fe cristiana y dejaron atrás a sus falsos dioses, se condenaron a sí mismos sin saberlo, convirtiéndola así en una futura mártir.

Actualmente, resulta imposible si quiera pensar en que sus padres pudieran entregarle a su única hija cristiana a Diocleciano, sin embargo, eso obedeció a una decisión dictada por la avaricia y la ignorancia. Diocleciano promovía no solo exterminio de los cristianos, él quería desaparecerlos, tanto así, que mato a sus primeras dos esposas junto a sus dos hijas.

Como su padre desconocía el pasado de Diocleciano, intento convencerla mediante una enorme cantidad de suplicas y promesas, sin embargo, ella seguía sin acceder, incluso llego a pedirle que lo hiciera por amor a ellos, amor a su país, amor a sus sirvientes, amor a su prójimo, pero ella no rompió su voto de virginidad pues, amaba a Dios por encima de todo.

Finalmente, ella les respondió a sus padres que, por más que este pusiera peros, que tratara de pedirle que amara bienes terrenales o cualquier otra excusa, ella había entregado su virginidad a Dios padre y a Jesús hijo, por lo tanto, ella jamás cedería ante tales peticiones, ella quería algo más que bienes terrenales, ella aspiraba al reino de los cielos. Sus padres como no lograron convencerla por las buenas, la llevaron en contra de su voluntad ante Diocleciano.

Este intento convencerla también, primero la halago por su belleza, luego le hizo promesas, está de más decir que esto no surtió efecto. Como los halagos no sirvieron empezaron las amenazas, sin embargo, ella se mantuvo fiel a Jesús, por lo tanto, siguió negándose a sus propuestas, esto solo logro que ella fuera encadenada y prisionera en una cárcel romana, la torturaron de muchas formas y solo le daban pan y agua.

Ella se sintió en peligro por muchos factores, por ejemplo, sintió que perdería la virginidad en contra de su voluntad, pero por obra de Dios padre esto no sucedió. Ella se mantuvo fiel rezándole a Dios, a Jesús y a la virgen maría, luego de cinco semanas de encierro, la virgen María se le apareció y le informo que estaría presa por cuarenta días más.

La virgen María le dijo a Filomena que vendrían momentos oscuros, sin embargo, ella no tenía que temer, esto debido a que ya lo peor había pasado, ella era su hija predilecta el arcángel San Gabriel estaba dispuesto a protegerla de todo mal.

María le recordó a Filomena el significado de su nombre, luz, al igual que su hijo Jesús, por lo tanto, siempre resplandecerán en la oscuridad. Cuando se terminó la visión se dice que la prisión donde se encontraba se inundó con un olor totalmente diferente, esto le permitió llenarse de valor para afrontar el destino que se le venía, pues este no sería fácil de soportar.

Diocleciano estaba cansado de tratar de convencerla para que se casara con él, por eso empezó, esto hizo que ella empezara a rectificar que lo que había dicho la Virgen María era cierto, no le quedaba más que resistir con su fe al martirio que estaba siendo sometida por Diocleciano, él la amenazo diciendo que su tortura empeoraría pues, la sometería al mismo calvario que Jesucristo fue sometido.

Empezó mandándola a azotar con látigos, la desvistió frente a todos los miembros del palacio, la ato a una columna y la lacero una y otra vez. Una vez que sus heridas fueron sanadas a medias, la arrastro al río Tíber, le amarro un ancla a la cintura y la arrojó, quiso que se ahogara, pero esto no fue así, inexplicablemente la soga del ancla se rompió y esta se pudo salvar milagrosamente.

Como no había muerto aún decidieron humillarla, la hicieron arrastrarse por las calles de la ciudad Roma, pero estas estaban llenas de flechas puestas estratégicamente para dañarla, cuando ya estaba próxima a morir la arrojaron a su celda. Al día siguiente estaba totalmente curada, todo gracias a Dios y al arcángel San Gabriel que la protegió, este hecho hizo que muchos ciudadanos romanos decidieran adoptar al Dios verdadero.

Diocleciano aprecio todos estos milagros, pero decidió ignorarlos, no obstante, los ciudadanos romanos empezaron a creer en el cristianismo, de hecho, años después impusieron el catolicismo como religión oficial de Roma.

Como Diocleciano no podía matarla y tampoco podía hacerla casarse con él, de hecho, su fe en Dios cada vez era mayor, sus heridas sanaban en un tiempo que resultaba imposible, la acuso de bruja, por lo tanto, la sentenció a morir por dardos calientes, así que sus arqueros dispararon a Santa Filomena, pero por más que se ensañaron en dispararle flechas calientes fallaban, aquí se presentó un milagro inexplicable, las flechas cambiaron de dirección y asesinaron a seis arqueros.

Estos milagros hicieron que la multitud presente declarara al Dios cristiano como el único y empezaron a adorarlo. Esto no agrado a Diocleciano, de hecho, el seguía ciego a los milagros, se presume que ya había sido consumido por el maligno, quien era el verdadero enemigo de Santa Filomena, la condeno a la decapitación.

Para calmar los disturbios cometidos por la multitud, para anular los milagros concedidos por Dios y castigar a Santa Filomena que seguía renuente a casarse con él, la sentencio a cortarle la cabeza. Esto solo logro que su alma llegase al cielo, logrando así estar con Jesucristo, logrando así, ganar ante el maligno, por lo que fue considerada una mártir, también una de las elegidas para vivir en la eternidad con Dios.

Santa Filomena se convirtió en un reflejo del poder del Espíritu Santo, demostrando así que este intercedería por nosotros si amábamos a Dios de todo corazón, pues lo material y terrenal es pasajero, lo espiritual es para siempre. La devoción a esta santa comenzó a inicios del siglo IV, cuando el imperio romano empezó extender su soberanía por Europa.

Posteriormente a ese brutal asesinato, llevaron sus restos a un cementerio romano, actualmente está convertido en una antigüedad, aquí reposan muchos mártires del cristianismo en sus orígenes. La monja que tuvo estas visiones, también se encontraba consagrada a Jesucristo, por eso es que presume que pudo ver las visiones de Santa Filomena, como vivió y porque su vida fue tan corta.

Desde el siglo XIX, las manifestaciones de Santa Filomena y sus milagros han partido desde la ciudad italiana de Nápoles, hasta el resto de Europa, su expansión fue tan grande que llego hasta América y Asia. Sus milagros han demostrado ser mayormente medicinales, Sana las heridas de quienes se encomiendan a ella, también libra a las personas de situaciones adversas, cuida a los niños y a los jóvenes.

Esta virgen es conocida por reforzar la fe en dios, también por lograr la concepción de bebés en parejas estériles, esta virgen es considerada muy milagrosa porque cuando la llevaron a la ciudad italiana de Mugnano, ocurrieron lluvias muy fuertes que acabaron con la sequía de más de un año que sufría la ciudad, logrando así, acabar con el hambre en la ciudad a falta de cosechas.

Santa Filomena es considerada Mártir, pero de la iglesia primitiva, se le festejaba y se le ofrendaban tributos el once de agosto, esto cambio cuando el Papa Juan XXIII decidió cancelar esta fiesta por falta de datos históricos comprobables. Esto cambio cuando en el papa Gregorio XVI, decidió canonizarla como una Santa y Mártir en 1837, gracias a este acto del Papa, se realizan fiestas en su honor.

Nunca se supo oficialmente de Santa Filomena sino hasta mayo de 1802, fue cuando se encontraron sus restos en la catacumba de Santa Priscila, posteriormente en agosto de 1805 sus restos fueron llevados a Italia, al Mugnano del Cardinale, lugar donde se encuentra su hogar. San Juan María Vianney, mejor conocido como “el santo cura de Ars”, es un gran devoto de ella, tanto así que gracias a él existe una serie de letanías compuestas en su honor.

Los restos que pudieron ser encontrados de Santa Filomena cuando estuvo viva, ciertamente eran escasos, pero desde el primer momento su descubrimiento fue catalogado como algo milagroso pues, la encontraron el mismo día de María Auxiliadora.

En estas catacumbas se encontraron tres losas, estas se encargaban de cerrar la entrada a su tumba, ellas tenían símbolos grabados, estos narraban las torturas de las cuales fue víctima, por lo tanto, estos son parte de los pocos datos certeros e históricos que se consiguieron de ella, también se vio grabada la frase en latín “Lumena Paxte Cum Filumena”.

Se asume que las losas estaban colocadas en el orden incorrecto por dos factores, el primero es que el obrero a cargo estaba muy apurado o, tenía poco conocimiento acerca del latín. La frase escrita correctamente en latín sería “Pax Tecum Filumena” lo cual traducido al español se leería como “Que la paz sea contigo Filomena”.

Después de remover las piedras que tapaban su lecho de muerte, encontraron los huesos bastante pequeños que se correspondían a la santa, también se pudo ver que estos estaban marcados por el gran maltrato físico que ella sufrió, esto fue confirmado por un grupo de médicos de la época, todos estos expertos concordaron en que, al morir, probablemente tenía entre 12 años o quizás 13 años.

Se puede ver como en la actualidad, los altares para rendirle culto a Santa Filomena están repletos de palmas, esto se debe a que, en un primer momento, aquellos primeros cristianos usaban la palma para representar santidad, por lo tanto, grababan ese símbolo en las losas donde eran enterrados y colocaban un pequeño recipiente al lado, este tenía la sangre del Mártir por dentro.

Aquellos que estaban presentes al momento de descubrir la tumba donde reposaba Santa Filomena, atestiguan que la sangre ya seca se transformó en oro y piedras preciosas cuando se cambió de recipiente, esto los dejo atónitos a todos, pues es imposible que de algo como la sangre seca se puedan obtener minerales como estos, este fue considerado como solo uno de los muchos milagros que se le atribuyen a Santa Filomena.

Para proteger sus restos pues estaban trasladando todo lo que se encontraba en la catacumba, decidieron depositarlos en un ataúd (junto a su sangre) hecho de ébano, estos se aseguraron de ponerle tres seguros para que no pudiera ser forzado por nadie, este ataúd fue entregado y puesto a la custodia de un Cardenal vicario en la ciudad de Roma, ahora sus restos mortales reposan en una capilla en la que se almacenan los cuerpos de todos los santos.

La iglesia poseía los restos de Santa Filomena, presencio el milagro a la hora de desenterrarla, sin embargo, desconocía algún detalle biográfico y comprobable de la vida de ella más allá de que fue torturada, era una niña a la hora de su muerte, pero nada más allá que pudiese servir para tener una historia solida respecto a ella, por lo tanto, esto fue motivo a que muchos fieles oraban a sus restos esperando que ella dijera quien fue en vida, también que explicara la razón de su martirio.

Estos rezos fueron oídos pues, a través de visiones que ella concedió a tres fieles se contó su historia, Un joven artista, un sacerdote de la ciudad de Nápoles y la venerable madre María Luisa de Jesús. Estas visiones otorgadas por Santa Filomena recibieron en un primer momento el Imprimátur de la santa sede (la iglesia católica), no obstante, la iglesia no volvió a pronunciarse al respecto, de hecho, tampoco garantiza la veracidad de estas visiones, sin embargo, autorizo a que estas fueran divulgadas en diciembre de 1883, esto fue para afirmar que no había testimonios más valiosos que la fe.

Una vez terminada la exhumación de sus restos, estos se mantuvieron en la ciudad de Roma hasta 1805, cuando el padre Francis di Lucía de Mugnano escucho de ella, emprendió rumbo a la ciudad de Roma desde el poblado de Mugnano, este poblado se encontraba cerca de la ciudad Nápoles.

Él tenía muchas ganas de conseguir las reliquias de alguna Mártir, esto con la intención de llevarlas a la iglesia de su poblado. El Obispo de Potenza iba a Roma por lo cual él lo acompaño, este Obispo apoyo su petición por lo tanto, al Padre Francis se le otorgo permiso para visitar el tesoro de las reliquias, este es un espacio en Roma en el cual conservan una gran cantidad de reliquias y posesiones de los Santos.

Este narra que cuando llego a donde reposaban las reliquias de Santa Filomena, sintió una gran cantidad de emociones dentro de él, no sabía cómo expresarlo, él narro que sentía como su espíritu se llenaba de gozo, tanto así que en ese preciso momento y lugar decidió orar ante ella. Él Padre Francis sentía en su interior que tenía que compartir esta historia, el sentía que los jóvenes que iban a su parroquia tenían que inspirarse también.

Como las reliquias de Santa Filomena eran consideradas distinguidas, milagrosas y famosas, se reservaban solo para los más distinguidos de la época, lamentablemente ese no era el caso de él Padre Francis. Cuando este decidió pedir que le otorgaran las reliquias de Santa Filomena para llevarlas a su poblado no obtuvo respuesta alguna.

Como sus peticiones no eran oídas decidió emprender rumbo a los Canónigos de San Pedro, pidió las reliquias nuevamente, incluso lo pidió a nombre del Obispo de Potenza, pero no se las dieron, en lugar de eso le presentaron las reliquias de Santa Ferma. Como sus suplicas no fueron escuchadas este recurrió al Obispo. Al ser personalmente el Obispo quien las pidió todos coincidieron que el merecía solo reliquias de primera clase, por tanto se las otorgaron, como el Obispo quería que el Padre Francis las tuviera para su parroquia se las otorgo.

Una vez conseguidas las reliquias de manos del Obispo de Potenza, este emprendió el viaje nuevamente a su pueblo, antes de llegar a su poblado decidió hospedarse en casa de un viejo amigo que vivía en la ciudad de Nápoles. Su esposa, Doña Ángela Rose, estaba enferma, su condición era muy grave pues los doctores que la habían visto dijeron que esta era incurable.

El Padre le hablo acerca las reliquias de Santa Filomena, está en última instancia decidió vestir las túnicas de la Santa bajo la promesa de ser curada, sin embargo, no le quedaban porque estas ropas pertenecían a una niña, por lo tanto, ella decidió crear una estatua y poner estas túnicas en ella, al hacerlo los milagros no se hicieron esperar, de hecho, ella se curó milagrosamente de la enfermedad que la aquejaba, incluso otras personas también experimentaron sanación.

Francis di Lucía prosiguió el traslado de las reliquias al poblado de Mugnano poco después, los milagros acompañaron este traslado, de hecho, uno de los más destacables fue la gran lluvia de Mugnano que refresco los campos de Mugnano, prados que habían sido azotados por una sequía que duro más de un año.

Una vez llegadas las reliquias a Mugnano estas empezaron a obrar los milagros, Michael Ulpicella, distinguido abogado de la región, se encontraba enfermo y postrado en su cama, no había podido salir de su cuarto por más de seis semanas, al oír de las reliquias de Santa Filomena y de sus poderosos milagros pidió ser llevado ante ellas, aquí fue donde se obro el milagro pues obtuvo la sanación.

Entre los más grandes milagros obtenidos a través de Santa Filomena, se encuentra la curación de Pauline Jaricot, ella era la hija de aristócratas franceses residenciados, era muy hermosa según los registros de la época, también aseguran que su personalidad acompañaba su belleza.

A pesar de todos los placeres que su vida aristocrática le ofrecía, su corazón y sus intereses eran más espirituales que terrenales, es decir, le interesaban más los asuntos de la fe y religiosos que los asuntos del mundo, aunque el conflicto de intereses entre ambos mundos era bastante rudo, no obstante, la gracia arropo a Pauline convirtiéndola así en una mujer santo, de hecho, ella se convirtió en la fundadora de la sociedad para la propagación de la fe y el rosario viviente.

Aunque todo indicaba felicidad para ella, esta joven había sufrido una enfermedad del corazón, cada vez aumentaba la gravedad de la  misma, hay registros que indican que su corazón hacía cada vez más ruido, tanto así que estando alejados de ella se podía escuchar el sonido de este. No hay registro de cuál era la enfermedad, sin embargo aseguran que esta le impedía el movimiento, cualquier leve cambio hacía que su sangre se moviera hacia su corazón, haciendo que ella se sofocara.

Para revertir esta situación, se recurría a distintos remedios caseros de la época para poder sanarla, sin embargo, su respiración se volvía muy cambiante y su pulso bajaba tanto que era casi imperceptible. Ella decía que sentía que su vida había sido una tortura con pequeños lapsos de alivio y felicidad, pero todo esto cambio después de rezar la novena a Santa Filomena.

Ella al descubrir el gran poder que esta Santa tenía, también la influencia con Dios padre fue suficiente para convencerla de que era milagroso, tan solo al oír el nombre de la santa la hacía sentir gozo en su corazón, esto fue tan sorprendente que decidió emprender una visita a su santuario, lo cual parecía muy difícil por no decir imposible, esto a raíz de que este santuario quedaba demasiado lejos de Francia.

Pauline decía que valía la pena intentarlo pues, su doctor no le dio un diagnostico positivo, por lo tanto, ella creía que daba igual quedarse en su ciudad y morir o, viajar y morir en el camino, por lo tanto emprendió rumbo primero al Santuario del Corazón de Jesús en Paray le Monial, para sorpresa de todos sobrevivió a esa hazaña, por lo cual exclamo que si dicho viaje no acabó con su vida, ahora se dirigiría a la Ciudad de Roma para que el Santo Padre la bendijera, esta siempre fue la mayor ambición de su vida.

Viajar a la Capital italiana, Roma, significaba atravesar los Alpes, sortear caminos abandonados en los que podría haber toda clase de peligros, esto no era algo que pareciera posible para una persona con sus precarias condiciones de salud, no obstante, Pauline emprendió el viaje. Hay relatos que dicen que el dolor que tuvo que soportar era inenarrable, cuando llego a la Ciudad de Cambery su valor ya estaba casi mermado, esto la llevo al punto de casi aceptar la muerte.

Cayo inconsciente por dos días, por lo que en ese pueblo decidieron hacer una novena a Santa Filomena pidiendo su pronta recuperación, gracias a esto se asume que se curó. Prosiguió su camino hasta llegar a la ciudad italiana de Loreto, pero aquí sufrió una recaída, no obstante, después de un breve reposo pudo continuar el viaje. Para el momento que llego a la ciudad de Roma estaba casi sin poder moverse, sin embargo, la meta había sido alcanzada, llego a su destino.

Las hermanas del Sagrado Corazón de Jesús fueron amables con ella, la recibieron con mucho cariño, también la trataron como una de ellas. Su condición de salud era tan crítica que no podía salir del convento, esto la deprimió pues parecía que estando tan cerca de su objetivo, no podría cumplirlo.

No obstante, esto sería un hecho a medias, ciertamente ella no pudo ir a ver al Papa, pero como el relato llego a oídos del mismo, el Papa Gregorio XVI fue a verla personalmente, este hecho sin lugar a dudas fue un honor para Pauline. El Papa le agradeció a Pauline por su hazaña la cual demostraba su fe en Dios, el papa le dijo que esa hazaña sería muy recordada por la Santa Iglesia Católica, tanto así que este decidió colmarla de bendiciones.

El Papa le pidió a Pauline que cuando llegara al cielo orara por él, ella accedió a su petición, pero antes decidió hacerle una petición al mismo, le dijo que si ella llegaba al poblado de Mugnano y regresaba sana y salva al Vaticano, el Papa se comprometería a investigar finalmente la historia de Santa Filomena, a lo que el Papa respondió que sin lugar a dudas lo haría, esa sería la mayor muestra de un milagro por parte de la santa, sin embargo, nadie creía que lograra volver con vida, esto a raíz de su delicado estado de salud.

Era pleno verano por lo que el calor era insoportable, por lo tanto, viajaban en las noches, así no sufrirían tanto por el clima, esto los retraso un poco, aun así, lograron llegar al poblado de Mugnano un día antes de que empezaran las fiestas en honor a Santa Filomena, las calles estaban repletas de gente que quería celebrar en honor a la santa.

Al comienzo de las fiestas, Pauline comulgo muy cerca de las reliquias de Santa Filomena, ella estaba padeciendo terribles dolores a raíz del viaje, el dolor fue tan fuerte que su corazón se aceleró incontrolablemente, tanto así que se desmayó. La multitud allí reunida decidió sacarla de la iglesia para evitar que se sofocara más, al recibir un poco de aire fresco se despertó, pero ella pidió que la llevaran otra vez a donde estaban las reliquias de Santa Filomena.

Cuando la llevaron otra vez, milagrosamente paso que Pauline empezó a llorar, sus mejillas se llenaron de color nuevamente, incluso su cuerpo comenzó a brillar dejando atónitos a todos, parecía como si su alma estuviera llena de la gracia de los cielos, Pauline pensó que moriría sin embargo no fue así, eso solo fue una visión que tuvo de Santa Filomena mientras esta la sanaba, también recibió un mensaje, ella viviría muchos años más, se dedicaría a Dios padre y a su iglesia.

Al retomar otra vez el control de su cuerpo, ella decidió callar por solo un momento, no obstante, la madre superiora del convento de Mugnano al darse cuenta del milagro que ocurrió ordenó que sonaran las campanas para anunciar el milagro, fue así como el pueblo lleno de gozo celebro y grito “Viva Santa Filomena”.

En una fiesta de acción de gracias, Pauline decidió quedarse algunos días más en el poblado, al momento de irse del poblado decidió llevarse consigo dos cosas, primero una de las reliquias de Santa Filomena, lo segundo fue una estatua en honor a la santa. Pauline nunca informo al Papa que había sido sanada por milagro de la santa, por lo que al presentarse en el Vaticano sin previo aviso sorprendió a todos, probablemente el más sorprendido fue el Papa, esto se notó cuando él la vio con sus propios ojos.

Muchos aseguran que la única razón por la cual el Papa lo creyó fue porque vio el milagro con sus propios ojos, por lo tanto, cumpliendo la promesa que hizo anteriormente, no solo retomaron la investigación de la historia de Santa Filomena, también construyeron una capilla en su honor para poder adorarla y rendirle tributo.

Para poder estudiar mejor el milagro, el Papa le pidió a Pauline que, por favor, viviera en Roma, por lo menos durante un año, ese tiempo fue aprovechado por Pauline al máximo, fue durante ese año donde ella fue conocida como el Rosario viviente, cumpliendo la petición del Papa duro un año, no obstante, cumplido el tiempo regreso a su país, Francia.

A raíz del milagro concedido por Santa Filomena el Papa Gregorio XVI se declaró fiel creyente de ella, en 1837 erigió un altar en su honor, todos los católicos eran libres de presentar sus ofrendas y encomendarse ante ella, además, otorgo el título de la Patrona del Rosario Viviente a raíz del milagro que esta concedió, gracias a esto hubo otros Papas que decidieron seguir su ejemplo.

El Papa Pío IX en el año 1849 le concedió a Santa Filomena el título de “Patrona de los Hijos de María”. El Papa Pío X declaro que la archicofraternidad de Santa Filomena ahora sería universal, además, nombro a San Juan Vianney (creador de su letanía) como el patrón de esta orden. El Papa Pío X también decidió hacer una declaración que pasaría a la historia respecto a Santa Filomena:

 “… desacreditar las presentes decisiones y declaraciones concernientes a Santa Filomena como no siendo permanentes, estables, válidas y efectivas, necesarias de obediencia, y en completo efecto para toda la eternidad, procede de un elemento que es nulo y vano y sin mérito y autoridad.” (1912)

Otro Papa que decidió rendirle tributo a Santa Filomena fue Leo XIII, antes de ser electo como Papa, peregrino en dos oportunidades al Santuario de Santa Filomena, una vez electo como Papa, decidió aprobar la Confraternidad de Santa Filomena y la lleno de indulgencias, elevándola así a Archicofraternidad.

A pesar de que la fiesta en honor a Santa Filomena la retiraron de todos los calendarios sin razón aparente en el año 1961, la devoción a ella y la realización de misas en su honor están permitidas por la Santa Iglesia Católica.

Si este artículo fue de tu agrado puede ser que estos también lo sean:

(Visited 3.627 times, 7 visits today)

Deja un comentario