Via crucis para niños católicos cristianos

Vía crucis para niños relata todo los acontecimientos, maltratos y humillaciones a los que se vio enfrentado Jesús hasta el momento de su muerte en la cruz. Si deseas conocer este camino, acompáñanos en estas catorce estaciones.

VIA CRUCIS PARA NIÑOS

Vía crucis para niños

Vía crucis para niños: Acompaña a Jesús durante estas catorce estaciones de sufrimiento, humillaciones y maltratos inhumanos para salvarnos. Jesús, en cada una de las estaciones nos demuestra su amor y estuvo dispuesto a sacrificar su vida por nosotros.

Jesús no amó y nos ama tanto que estuvo dispuesto a soportarlo todo por nosotros, se sacrificó por nuestros pecados y eso es algo que debemos agradecerle siempre.

Vía crucis para niños: Dios, padre todopoderoso y eterno, queremos pedirte que siempre protejas a cada niño, que los ayudes y los guíes para que se transformen en hombre y mujeres de bien. Sabemos que disfrutas de su inocencia y su pureza, su bondad, generosidad y disposición para siempre servir.

Los niños son una creación maravillosa, que incluso el mismo Dios no puede resistirse ante ellos, por ello, queremos compartirles este artículo de Vía crucis para niños para que puedan comprender todo lo que has hecho por ellos, por sus papis y por cada hombre sobre la tierra.

Con este artículo, queremos ayudarlos a fortalecer su fe, y a ti, niño, niña o joven que nos estás leyendo, te decimos, que el camino de Dios es un camino maravilloso, seguir, adorar y glorificar, así como siempre estar dispuestos de corazón a servir a otros deben ser nuestra base para la fe cristiana, para ser buenos samaritanos.

En el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo. Antes de comenzar con este Vía crucis para niños queremos confesarnos ante ti Padre y reconocer ante tu grandeza que hemos pecado en todas las formas posibles: pensamiento, omisión y palabra.

He sido egoísta en muchas ocasiones, por ello, te ruego que me perdones, porque más nadie es responsable de los actos ejercidos por mí que yo mismo. Amada Madre María, te ruego, que intercedas por mí ante Dios Padre, para que pueda perdonarme por haberles ofendido y fallado.

Gracias Madre mía, porque sé que siempre me escuchas, Padre, perdóname.

Oremos:

Padre Amado, tú que siempre nos has pedido que seamos como un niño, que son tus predilectos, queremos dedicarte estas palabras para acompañarte en este camino injusto de dolor, agonía y sacrificio, en este Vía crucis para niños.

Cada vez que algún niño o uno de nosotros sufre, tú vuelves a sangrar una vez más, y hoy, queremos pedirte perdón por ello, porque sabemos que aunque hay dolores genuinos, en la mayoría de los casos sufrimos por cosas superficiales, por la codicia de bienes materiales o una mujer ajena.

Padre, ayúdanos a que podamos reconocer nuestros errores y que empecemos a cultivar amor en nuestro corazón y no causar daño y dolor a nuestros hermanos.

Primera estación: Jesús es condenado a muerte

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Jn 19,16 Pilato entregó al Mesías para que lo crucificasen.

Vía crucis para niños: La historia de pasión y muerte de nuestro Señor Jesús, comenzó ante el gran tribunal de Poncio Pilato, un procurador romano de la época.

El único pecado que había cometido Jesús (según ellos y el pueblo que exigía su muerte) era haberse proclamado Hijo de Dios, el mesías del que todos habían escuchado, solo por ello, Jesús fue sentenciado a morir en la cruz y entregado por Poncio Pilato, gritando a voz populi “¡He aquí, el hombre!”

Mensaje para mí: Al igual que Jesús, como niño he sido juzgado y condenado injustamente en diversas ocasiones, sin embargo, debo reconocer que yo también he cometido el error de juzgar a otros injustamente y los he lastimado, así que me arrepentiré ante Dios y pediré también que me de fuerzas y me perdone.

Versículo para reflexionar: Mt 7,1-2

Mi oración: Querido Jesús, ayúdame a apreciar el sacrificio de entregar tu vida por mí para que yo pueda disfrutar de la vida eterna; Ayúdanos a actuar con valentía y a no condenarte padre a este vía crucis para niños.

VIA CRUCIS PARA NIÑOS

Segunda estación: Jesús carga con la cruz

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Jn 19,17 Jesús le hicieron cargar la cruz partiendo desde un lugar llamado la Calavera o Gólgota.

Vía crucis para niños: Para la época, se tenía como costumbre que todo hombre que fuese condenado por “bandido” debería cargar una cruz y luego ser crucificado en ella. Es por ello, que Jesús se vio obligado a cargar la cruz hasta el monte el Calvario y además tener que soportar insultos, gritos y maltratos.

Mensaje para mí: La cruz era tan pesada no por su tamaño el material sino por cada uno de nuestros pecados, pero el amor de Jesús era tan grande por nosotros que no dudo ni por un instante en soportar cualquier dolor por nosotros.

Este Via crucis para niños nos enseña a desear ser discípulos de Jesús, a seguir su camino y agradecerle y glorificar por su sacrificio.

Versículo para reflexionar: Romanos 5,20

Mi oración: Amado Señor Jesús, el precio que has tenido que pagar por mis pecados ha sido muy alto, por eso, me rindo ante ti y te daré gracias hasta mi último aliento. Te ofrezco, mi esfuerzo al realizar mis tareas y cumplir con mis deberes.

Tercera estación: Jesús cae por primera vez

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Salmo 104,4 Señor, te pedimos que nos protejas de los violentos y de todos aquellos que nos quieren engañar, incluido el maligno para que obremos de mala fe y pequemos al desobedecerte.

Vía crucis para niños: Luego del gran peso que Jesús había soportado en el camino, su cuerpo humano, débil, se rinde y cae por primera vez. Con esta caída, Jesús nos demuestra que el peso de nuestros pecados era inmenso, pero a pesar de ello, estaba dispuesto a continuar y cumplir con la voluntad del padre.

Mensaje para mí: Como buen cristiano tengo el deber de aceptar mis “cruces” diarias: trabajos, responsabilidades, tareas, sin embargo, en muchos casos postergó mis tareas, falto a clases o no asumo mis responsabilidades.

Debo seguir el camino de Jesús, y aceptar cada una de mis cruces de manera amorosa y sin importar si caigo, debo levantarme con ánimo y continuar, así como lo hizo Jesús.

Para reflexionar: Jesús fue capaz de morir por nosotros porque se sometió a la voluntad del padre. Su obediencia hacia él, fue absoluta. Pidió a su padre, venir a este mundo en forma humana, para poder experimentar como uno más de nosotros el dolor, el sufrimiento, el sentir necesidad y padecer, todo esto, por amor.

Se sacrificó por amor, para salvarnos y que el padre no desatara su ira contra nosotros por tantos pecados y adoraciones y otros dioses paganos. Con su vida, pagó por todo cuanto habíamos hecho, para que pudiésemos disfrutar de una eternidad a su lado, llena de gozo y dicha.

Cada vez que desobedecemos a Dios, cometemos pecado, cada vez que llevamos la contraria a nuestros padre, decimos malas palabras, u ofendemos a otros de cualquier manera estamos acumulando peso en la cruz de Dios, así que pidámosle perdón por ello y evitemos este tipo de conductas.

Mi oración: Querido Jesús, quiero darte las gracias por vivir en mi corazón, por permitirme conocerte y por enseñarme cada día un poco más. Gracias, por ser un ejemplo en mi vida.

Gracias Jesús, por enseñarme que cada vez que caiga deberé levantarme lo más rápido posible, para que desee arrepentirme por haberte ofendido a ti, a mis padres o a otros.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ¡ten piedad de nosotros!

VÍA CRUCIS PARA NIÑOS

Cuarta estación: Jesús se encuentra a su Madre

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Vía crucis para niños: Entre aquellos gritos de una turba furiosa estaba Jesús, sufriendo, siendo blanco de tratos inhumanos, burlas y golpes. Mientras los hombres reían y se burlaban de Jesús, las mujeres lloraban y sufrían desconsoladamente.

La Virgen María, era quien más sufría, pero como desde siempre, demostraba fortaleza y lloraba en silencio, pues ella tenía muy claro que este día llegaría.

Cuando María, aceptó ser la Madre de Dios y ser instrumento de la voluntad de Dios Padre, aceptó con valentía también el dar a luz al Hijo de Dios, sino criarlo, guiarlo, enseñarle a amar a Dios, a rezar, y finalmente, aceptar su voluntad. Permitir que su hijo se entregase y muriera crucificado en la cruz.

Ella sabía que moriría, pero también, resucitaría de entre los muertos y volvería a la derecha de Dios Padre todopoderoso y eterno.

Aquel fatal día, finalmente había llegado y aunque su corazón se sentía atormentado, sabía que era justo lo que debía pasar para que el Padre perdonara nuestros pecados y se cumpliera su voluntad.

Soportar el dolor de ver sufrir a un hijo y mantenerse firmen hasta su último aliento, hasta que su cuerpo humano se rindiera y exhalara su último aliento es uno de los mayores dolores que una Madre puede soportar, pero aún así lo hizo porque debía obedecer, era el compromiso que había sellado al dar su fiat a Dios.

Mensaje para mí: La Virgen María es y ha sido un gran ejemplo para toda la humanidad, un ejemplo de entrega, amor, devoción y disposición para Dios. Un ejemplo de lo que significa ser mujer en toda la extensión de la palabra.

La Virgen María, a pesar de la confusión inicial fue capaz de asumir con total libertad, responsabilidad y valentía la tarea que le había encomendado Dios Padre. En ocasiones, nos quejamos por nuestros deberes, por tener que cumplir, ¿se imaginan tener que asumir algo así de grande?

No hay la menor duda, de que la Virgen María, estaba destinada a ser la Madre de Dios, madre de todos los hombres y criaturas sobre la tierra. Quien más que ella para escucharnos con atención, consolarnos, cubrirnos con su manto sagrado para otorgarnos esa paz indescriptible.

María, Madre de Dios, es ejemplo de bondad, entrega y amor, servicio a los más necesitados, para los que se sientes tristes o abandonados, y es un consuelo para todos aquellos que están enfermos.

Para reflexionar: Para la Iglesia Católica, la Virgen María representa no solo un digno ejemplo a seguir, sino también, un modelo. La Virgen María es Madre, amiga, consuelo, amor incondicional, perdón, una gran maestra no solo para su hijo sino para cada uno de nosotros.

La Virgen María, merece todo nuestro amor, devoción y entrega. Merece un agradecimiento por el rol que le toco asumir, es ella, el camino más fácil para llegar a Jesús y rendirnos a sus pies, ante su inmensidad y poder.

Mi oración: Querido Jesús, quiero darte las gracias por cuanto nos has enseñando y continúas enseñando. También, quiero darte las gracias por escoger a l Virgen María como tu madre y madre de todos nosotros, sin duda, a ella también le debemos muchísimo.

Gracias, por presentarnos un ser dulce, noble, con un corazón inmenso y apasionado. Gracias, por permitir que tu María fuese nuestra Madre. En honor a ella, quiero servirte, así como ella y los discípulos te sirvieron a ti.

Oh, amado, Padre, gracias por tantas bendiciones, gracias por ser parte de mi vida, por colmarme de bendiciones a través del Espíritu Santo y por permitir amarte a ti, a Dios Padre y a tu hermosísima madre, María.

Virgen María, Madre de Dios, santifícanos.

Quinta estación: Jesús es ayudado por el cirineo a cargar la cruz

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Vía crucis para niños: A pesar de que los soldados veían que Jesús se encontraba malherido no tuvieron compasión alguna, continuaban golpeándolos, entre burlas y risas, sin embargo, en un punto, notaron que Jesús estaba mucho más grave de lo que pensaban.

Estaba extremadamente débil, casi agonizaba, y empezaron a temer que este muriera antes de ser crucificado en el monte calvario. Obligaron entonces a un hombre llamado Simeón, a que ayuda a cargar la cruz que llevaba a cuestas Jesús.

Mensaje para mí: Cada vez que abro mi corazón, actuó de buena fe y me dispongo a ayudar a mi prójimo, estoy ayudando a Jesús a llevar su pesada cruz. Señor, permíteme aliviar tu peso y ayudarte, permíteme, ser un instrumento de tu voluntad así como lo hizo tu Santísima Madre, la Virgen María.

Para reflexionar: Jesús, al igual que nosotros, es hijo de la Virgen María, por tanto, es nuestro hermano. Cuando nos bautiza, además, quedamos libres de todo pecado original concebido.

Jesús, decidió entregar su cuerpo, su mente, su espíritu y su vida por nosotros. Cada gota de sangre derramada por su cuerpo, se convirtieron en nuestro pan y vino de cada día.

Amado Jesús, quiero darte las gracias por haberte sacrificado por nosotros para salvarnos, he comprendido tu mensaje: debemos ser una gran familia, amar a nuestros hermanos, tal y como nos pides a través de tu palabra. Soy un niño obediente y así lo haré Padre Amado.

Mi oración: Querido Jesús, te pido que me permitas ayudarte con esa cruz tan pensada, pues entiendo que el enorme peso era por nuestros pecados. Perdóname, cada vez que ofendo a otros y actúo como los soldados causándoles un dolor en su corazón.

Por eso Padre, te pido que me permitas ayudarte tal como lo hizo aquel día Simón. Hazme comprender, el valor de cada uno de mis esfuerzos. Que debo asumir mis responsabilidades y pedir perdón cuando lastimo a alguien más.

Permíteme servirte Jesús, deseo ayudar a otros, a esos que son menos afortunados que yo y no poseen techo, cobijo o comida. Permíteme ser un instrumento de tu voluntad, seguir tu camino, amarte, adorarte y glorificarte cada día, hasta que mi cuerpo ceda y abandone este mundo.

Prometo no solo glorificarte sino gritar tu nombre con tanta fuerza que todos sientan ganas de ti, de conocerte, de llevarte en su corazón y de servirte. Hoy, en este aquí y este ahora, te alabo junto a cada uno de mis hermanos querido Jesús.

Sexta estación: La Verónica limpia el rostro de Jesús

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Vía crucis para niños: A pesar de la trágica y dolorosa escena, siempre habrá alguien que se compadezca de nosotros, en este caso, una mujer de nombre María Magdalena tuvo compasión de Jesús.

Su rostro, estaba cubierto de sudor y sangre, su aspecto era moribundo, y aun así esta mujer le enjuagó la cara con un paño limpio, y en este, quedó impreso el rostro del Hijo de Dios.

Mensaje para mí: Jesús le da la gracias a esta noble mujer por ayudarle y compadecerse de él. En ocasiones, no nos damos cuenta de que somos ingratos, egoístas y orgullosos, en vez de ayudar a otros, somos arrogantes y despreciamos a los demás, generándoles sufrimiento.

Versículo para reflexionar: Mt 7,12

Para reflexionar: Verónica demostró ser una mujer bondadosa y compasiva al limpiar el rostro de Jesús. Su manera de agradecerle fue dejando su rostro estampado en aquella tela.

Tal y como lo hizo Verónica, es mi deber como hijo y como niño aprender a reconocer las necesidades de otros, prestar atención a todo y a todos los que me rodean y actuar de corazón.

Mi oración: Querido Jesús, permíteme recompensarte tal y como lo hizo maría Magdalena. Cada vez que ayuda a los más necesitados, me pongo firme en oración y te pido que me ayudes para no rendirme ante el pecado.

Jesús, te pido que me enseñes a amar a otros de manera desinteresada, sin esperar nada a cambio, enséñame como amar a otros con inteligencia y con todo mi corazón. Muéstrame el camino, para poder ayudar a otros en lo que necesiten, para servirte siempre. Ayudar a otros es ayudarte a ti.

Séptima estación: Jesús cae por segunda vez

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Vía crucis para niños: El camino es largo y cada vez se torna más difícil. Aunque Jesús, tiene la ayuda de Simón, su cuerpo de hombre continúa rindiéndose, aunque su corazón esté dispuesto.

Jesús, cae por segunda vez y su agotamiento es tal que es casi mortal, pero sabe, que debe continuar para poder cumplir con la voluntad de su padre y salvarnos.

Mensaje para mí: Caer una y otra vez, empezar de cero, darlo todo a pesar del agotamiento. Cada vez que caigo, lo hago porque he actuado de manera egoísta, arrogante o mezquina, y tales actitudes, me hacen débil y mi cuerpo se rinde.

Cada vez que tenga un problema, oraré a Dios con todas mis fuerzas y le pediré que me brinde fortaleza y sabiduría para actuar y expresarme d manera honesta, transparente, justa e inteligente. Le pediré fuerzas para no volver a caer.

Para reflexionar: Solo busco a Dios ante los problemas y dificultades, pero cuando las cosas salen bien olvido que él siempre está allí para mí y gracias a él he obtenido ese logro.

Mi oración: Querido Jesús tú eres mi fortaleza, esa mano que me levanta en cada caída. Eres mi apoyo y mi esperanza. Te doy gracias por estar siempre a mi lado.

Octava estación: Jesús consuela a las mujeres (hijas de Jerusalén)

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Vía crucis para niños: Cuando Jesús atravesaba la “Calle de la Amargura” vio como un grupo de mujeres sollozaban desconsoladas, a pesar de que no tenía fuerzas, les dijo que no derramar esas lágrimas por él, sino por sus hijos.

Mensaje para mí: No quiero hacer sufrir más a Jesús, mucho menos, agregar peso a su cruz, por ello, siento pena y pido perdón por lo pecados cometidos.

Para reflexionar: Jesús murió en la cruz a pesar de haber nacido sin pecado original. Pagó el precio más alto de todos, pero al hacerlo, convirtió muchos corazones.

Mi oración: Querido Jesús, ayúdame a fortalecer mi fe, a servir a otros y a seguir tu camino con gozo.

Novena estación: Jesús cae por tercera vez

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Via crucis para niños: Hasta la más mínima piedra en el camino representaba un reto inmenso para Jesús, moribundamente herido, cae por tercera vez.

Mensaje para mí: Jesús cae y se siente abandonado. Jesús habita en nosotros, pero también en cada enfermo, cada persona sin hogar, cada hombre abandonado, ¿estás dispuesto a ayudarle?

Versículos para reflexionar: Mateo 11,28 y Mateo 26,41

Para reflexionar: Cada vez que nos sintamos afligidos busquemos a Dios y pidámosle con toda nuestra fe; evitemos entonces ceder ante las continuas tentaciones del maligno. Actuemos siempre con bien.

Mi oración: Querido Jesús, te pido que me perdones por todas las veces que te he ofendido y te he desobedecido. Te agradezco todo cuanto has hecho y tenido que soportar por nosotros. Perdóname por el sufrimiento que te causo cada vez que cometo pecado en pensamiento, obra o palabra.

Décima estación: Jesús es despojado de sus vestiduras

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Vía  crucis para niños: Al fin, Jesús luego de un largo camino logra llegar al monte Calvario y puede descansar un poco sus hombros, sin embargo, las personas eufóricas exigen su muerte y le rasgan sus vestiduras y le insultan.

Entre burlas, continúan rasgando sus vestiduras, e incluso los soldados les parece gracioso y sortean su túnica.

Mensaje para mí: ¿Cuántas veces me he atrevido a maltratar a Jesús como los soldados? Con mis malas acciones, maltratando a otros, juzgando injustamente a mis amigos… Sé que debo mejorar.

Para reflexionar: Si crees que Jesús aceptó de manera sencilla su pasión y muerte, permítenos aclararte que no fue así, por ello, antes de que este día llegase decidió retirarse, reflexionar, orar y pedir fuerzas a su Padre.

Mi oración: Querido Jesús, el día de hoy quiero pedirte que así como fuiste despojado de tus vestiduras me permitas despojarme de todo mal, de toda acción malintencionada o tentación del maligno para poder servirte y seguir tu camino.

Onceava estación: Jesús es crucificado

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Vía crucis para niños: Antes de que llegase el medio día, los soldados habían comenzado a clavar a Jesús en la cruz de manos o pies, y las personas por supuesto, estaban ansiosos de verlo exhalar su último aliento.

Mensaje para mí: Quizás, no pude hacer nada para evitar que Jesús sufriera por nuestros pecados, pero si puedo hacer algo por mis vecinos, compañeros de clase, padres, hermanos.

Para reflexionar: La cruz para un cristiano representa el poder salvarnos, es el amor de Dios y la victoria ante el pecado o la muerte; Dios cumplió con su palabra cuando nos prometió que enviaría un Mesías que nos salvase.

Mi oración: Querido Jesús, te pido perdón porque por nuestros pecados fuiste crucificado en la cruz, a veces me pregunto, si tú soportaste en silencio tanto y hasta entregaste tu vida por nosotros ¿cómo puedo ser tan malagradecido y quejarme de tus mandamientos cuando estos son el camino para mi salvación?

Doceava estación: Jesús muere en la cruz

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Jesús es clavado finalmente en la cruz y elevado para esperar la muerte lenta. A las tres de la tarde de ese día, luego de un camino largo, sufrimiento, burlas y agonías su cuerpo le dice que está por abandonar este mundo.

Antes de ese último aliento pide al Padre que los perdone y les tenga misericordia con ellos porque su ignorancia no les permite ver lo que es obvio y muere. Luego, la tierra tiembla, la turba eufórica ahora tiene miedo y caen en cuenta del gran error que han cometido y exclaman ¡Este hombre era el verdadero Hijo de Dios!

Mensaje para mí: Jesús murió, pero su muerte tenía un propósito: salvarnos. El camino que nos ha encomendado es lo que nos llevará a resucitar y disfrutar de la vida eterna a su lado.

Para reflexionar: Jesús, luego del tercer día, resucita y se muestra glorioso ante María magdalena y le pide que se lo comunique a sus discípulos; Jesús es como un pastor, y nosotros, su rebaño.

Mi oración: Querido Jesús, al entregar tu vida me has enseñado la más grande lección de perdón y amor, deseo ser como tú Señor.

Treceava estación: Jesús es descendido de la cruz

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Vía crucis para niños: Nicodemo y José de Arimatea bajan de la cruz el cuerpo y se lo entregan a su Madre María, quien se encuentra completamente desconsolada. Su dolor es tan grande que hubiese deseado morir ella.

Mensaje para mí: Cada vez que desobedezco a Dios causo gran dolor a María.

Versículo para reflexionar: Juan, 19, 26-27

Mi oración: Querido Jesús, tu madre sufrió el más grande de los dolores al verte morir, por ello, quiero ser un buen cristiano, para no causarle más dolor. Madre, permítenos la dicha de poder entregar nuestras almas al Señor antes de exhalar nuestro último aliento.

Catorceava estación: Jesús es sepultado

Te adoramos Cristo y te bendecimos; que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Vía crucis para niños: Cerca del lugar donde habían crucificado a Jesús había un sepulcro, en este, Jesús fue colocado. Tanto la Virgen como los discípulos anhelaban de manera ansiosa su resurrección tal y como les había prometido.

Mensaje para mí: Nos bautizan para que nuestro pecado original concebido quede eliminado, podamos seguir el camino de Dios y alcanzar la santificación. Es también, lo que me permitirá resucitar y disfrutar de una vida eterna junto a él.

Para reflexionar: En este largo camino del Vía crucis para niños acompañamos a nuestro Señor Dios desde el momento que fue condenado y entregado por Poncio Pilato, hasta su muerte y posterior resurrección.

Jesús desea que nos apartemos del pecado para que podamos disfrutar de una vida eterna junto a él, tal y como nos lo prometió. Que renazcamos y resucitemos así como él lo hizo.

Algo que debo recordar siempre y que me permitirá renovar y fortalecer mi fe es creer en que Jesús murió por nosotros y resucito glorioso, demostrando su poder, por ello, mi deber como cristiano es seguir su ejemplo de vida y obedecerle siempre en palabra y obra.

Mi oración: Querido Jesús, aunque los hombres creyeron que habían triunfado al presenciar tu muerte les demostraste con tu resurrección que tu poder es ilimitado y es tan grande que es capaz de vencer hasta a la misma muerte.

Te pido, que me ayudes a creer en que cuando exhale mi último aliento resucitaré tal y como tú lo hiciste. Eres mi salvación y gloria padre amado.

¿Te gustó este artículo? Te invitamos a leer más en:

Enseñanzas de Jesús de Nazaret en la Biblia

¿Qué es el don de ciencia y sabiduría cristiana?

El Ecumenismo: Relación con el Cristianismo

(Visited 3.456 times, 1 visits today)

Deja un comentario