Oración Cristiana Católica por la Paz del Mundo

La paz mundial es un objetivo noble que muchos han perseguido, sin embargo así como ha sido de noble este objetivo, también ha sido un camino muy cuesta arriba, es por eso que hoy en este artículo hablaremos acerca de la Oración por la Paz del Mundo Entero.

Oración por la paz del mundo

Oración por la Paz del Padre Ignacio Larrañaga

Han sido muchos los que han rezado en pro de lograr la paz en todo el mundo, es por eso que vamos a recopilar algunas de las oraciones por la paz del mundo en este artículo, posteriormente reflexionaremos acerca de las mismas, este artículo tiene como finalidad ayudar a aquellos que quieren aportar su grano de arena a la causa.

Señor Jesús, tú guías sabiamente la historia de tu Iglesia y de las naciones, escucha ahora nuestra súplica. Nuestros idiomas se confunden como antaño en la torre de Babel. Somos hijos de un mismo Padre que tú nos revelaste y no sabemos ser hermanos, y el odio siembra más miedo y más muerte.

Danos la paz que promete tu Evangelio, aquella que el mundo no puede dar. Enséñanos a construirla como fruto de la Verdad y de la Justicia. Escucha la imploración de María Madre y envíanos tu Espíritu Santo, para reconciliar en una gran familia a los corazones y los pueblos.

Venga a nosotros el Reino del Amor y confírmanos en la certeza de que tú estás con nosotros hasta el fin de los tiempos. Amén.

Como se puede ver en este rezo, se le pide directamente a Jesucristo, se le pide a él motivado a que Jesús indico el camino que tenía que seguir la humanidad cuando el vino a la tierra. Nombran a la torre de babel, donde hace años se dio el origen de los idiomas, pero también habla de que todos somos hijos de Dios padre todopoderoso, por ende, se le pide que ayude en la paz y nos enseñe el camino del amor para dejar de odiarnos entre hermanos.

Oración por la paz del mundo

Se puede ver como en la oración se le pide a Jesucristo que nos de la paz de la cual hablo en sus enseñanzas, también pide que nos enseñe a ser pacíficos, esta parte de la oración es la que más peso tiene pues, si bien es cierto que pedir tener paz es bueno, aprender a ser pacifico es un paso para que esta se manifieste realmente en nuestros corazones como humanos.

La oración culmina pidiéndole a Dios que venga a nosotros otra vez, pero ahora seremos su reino de amor, esto porque él estará con nosotros para guiarnos ahora, dejando ver de esta forma que en compañía de Jesús no hay imposibles para la humanidad, además dice que Jesús está con nosotros siempre, hasta el final.

Oración Franciscana por la Paz

¡Señor, haz de mí un instrumento de tu paz! Que allí donde haya odio, ponga yo amor; donde haya ofensa, ponga yo perdón; donde haya discordia, ponga yo unión; donde haya error, ponga yo verdad; donde haya duda, ponga yo fe; donde haya desesperación, ponga yo esperanza; donde haya tinieblas, ponga yo luz; donde haya tristeza, ponga yo alegría.

¡Oh, Maestro!, que no busque yo tanto ser consolado como consolar; ser comprendido, como comprender; ser amado, como amar. Porque dando es como se recibe; olvidando, como se encuentra; perdonando, como se es perdonado; muriendo, como se resucita a la vida eterna. Amén.

En esta oración se puede ver que se le reza directamente a Dios padre, pero a diferencia de la anterior la petición no es que este nos traiga la paz, por el contrario, nos use como un medio para nosotros lograr la paz, además, en esta oración se puede ver claramente que le pedimos a Dios para que nos ayude a luchar contra las carencias que hay en el mundo, es decir, si hace falta amor nosotros ser aquellos que demos ese amor.

Aquí podemos ver que el objetivo no es egoísta, la razón es porque no buscamos bien para nosotros mismos, sino más bien como aportar ese bien al resto del mundo, que todo lo que recibamos sea usado como un medio para darle paz al resto del mundo, además podemos corroborar que el objetivo es que Dios nos ayude a ser una guía para las demás personas.

Oración del Papa Francisco por la Paz

Dios omnipotente y misericordioso, señor del universo y de la historia humana. Todo lo que has creado es bueno y tu compasión por el hombre que te abandona una y otra vez es inagotable.

Venimos a implorarte hoy que ampares al mundo y a sus habitantes con la paz, alejando de él el destructivo oleaje del terrorismo, restaurando la amistad y derramando en los corazones de tus criaturas el don de la confianza y la prontitud para perdonar.

Dador de la vida, te pedimos también por todos los que han muerto, víctimas de los brutales ataques terroristas. Concédeles la recompensa y la alegría eterna. Que intercedan por el mundo, sacudido por la angustia y desgracias.

Jesús, príncipe de la paz, te rogamos por los heridos en los ataques terroristas: los niños y los jóvenes, las mujeres y los hombres, los ancianos, las personas inocentes y los que han sido agredidos por casualidad. Sana su cuerpo y el corazón, que se sientan fortalecidos por tu consuelo, aleja de ellos el odio y el deseo de la venganza.

Santo espíritu consolador, visita a las familias que lloran la pérdida de sus familiares, víctimas inocentes de la violencia y el terrorismo. Cúbreles con el manto de tu divina misericordia, que encuentren en ti la fuerza y el valor para continuar siendo hermanos y hermanas de los demás, especialmente de los extranjeros y los inmigrantes, testimoniando con su vida tu amor.

Mueve los corazones de los terroristas para que reconozcan la maldad de sus acciones y vuelvan a la senda de la paz y el bien, el respeto por la vida y la dignidad de cada ser humano, independientemente de su religión, origen o status social.

Dios, padre eterno, escucha compasivo esta oración que se eleva hacia ti entre el estruendo y la desesperación del mundo. Llenos de confianza en tu infinita misericordia, confiando en la intercesión de tu santísima madre, fortalecidos con el ejemplo de los beatos mártires de Perú, Zbigniewa y Michata, que has convertido en valientes testigos del evangelio hasta derramar su sangre, nos dirigimos a ti con gran esperanza, suplicando el don de la paz, pidiendo que alejes de nosotros el látigo del terrorismo, Por Jesucristo nuestro señor. Amén.

En esta oración podemos observar como el santo papa decide pedirle a Dios padre todopoderoso muy humildemente por la paz del mundo, aquí él reza dejando de lado su cargo como papa, además reconoce la bondad de Dios, dejando en claro que él nos ama a pesar de que lo abandonemos constantemente.

El papa le pide a Dios que ampare al mundo debido al aumento de los ataques terroristas en las últimas décadas, estos atentados han tomado la vida de muchísimas personas inocentes, han destrozado familias y han sido cometidos por personas que tienen ausencia de Dios en sus corazones, por lo tanto, el Papa le pide a Dios que les dé a las personas la fuerza para perdonarlos y a los terroristas para redimirse.

Dios fue aquel que nos dio la vida a todos nosotros, por eso se le pide que tenga piedad de nosotros, se le pide que aquellos que han muerto producto de los bestiales y salvajes ataques terroristas, tengan una recompensa en el más allá, es decir, alegría.

Posteriormente se le pide a Jesucristo que cure a esas personas que se encontraban en el lugar y momento equivocados, que sane sus espíritus y les de consuelo, esto último para poder perdonar a esas personas que tienen tanta ausencia de Dios en sus corazones que son capaces de cometer tales atrocidades, otra razón para sanar sus espíritus es que estos no se llenen con deseos impuros de venganza.

Se podría decir que esta oración es muy poderosa porque también le pide al espíritu santo, por lo tanto, esta oración invoca los poderes de la Santísima Trinidad, a esta última le pide que cubra a todos esos inmigrantes que por algún motivo tuvieron que abandonar sus hogares para poder sobrevivir, aquí se le pide claramente a esta que los llene de amor, para que de esta forma puedan iniciar una vida nueva dejando de lado el dolor.

La oración finaliza pidiéndole a Dios que escuche estos rezos y así llene de amor los corazones de aquellos que cometen actos ruines, de esta forma reconoce que un corazón puede cambiar si este se llena con el amor de Dios y así podría obrar para el bien del mundo.

Oración de Juan Pablo II por la Paz

Dios de infinita misericordia y bondad, con corazón agradecido te invocamos hoy, Cristo Dios reconcilió al mundo consigo. Que tu voz resuene en el corazón de todos los hombres y mujeres, cuando los llames a seguir el camino de reconciliación y paz, y a ser misericordiosos como tú.

Señor, tú diriges palabras de paz a tu pueblo y a todos los que se convierten a ti de corazón. Ayúdanos a derribar las barreras de la hostilidad y de la división y a construir juntos un mundo de justicia y solidaridad. Señor, tú creas cielos nuevos y una tierra nueva.

Te encomendamos a los jóvenes. En su corazón aspiran a un futuro más luminoso; fortalece su decisión de ser hombres y mujeres de paz y heraldos de una nueva esperanza para sus pueblos.

Padre, tú haces germinar la justicia en la tierra. Te pedimos por las autoridades civiles. para que se esfuercen por satisfacer las justas aspiraciones de sus pueblos y eduquen a los jóvenes en la justicia y en la paz.

Impúlsalos a trabajar generosamente por el bien común y a respetar la dignidad inalienable de toda persona y los derechos fundamentales que derivan de la imagen y semejanza del Creador impresa en todo ser humano.

Concédeles sabiduría, clarividencia y perseverancia; no permitas que se desanimen en su ardua tarea de construir la paz duradera, que anhelan todos los pueblos. Te pedimos por todos los que creen en el evangelio de Jesucristo.

Guía sus pasos en la verdad y en el amor.  Haz que sean uno, como Tú eres uno con el Hijo y el Espíritu Santo. Que testimonien la paz que supera todo conocimiento y la luz que triunfa sobre las tinieblas de la hostilidad, del pecado y de la muerte.

Señor del Cielo y de la Tierra, Creador de la única familia humana, te pedimos por los seguidores de todas las religiones. Que busquen tu voluntad en la oración y en la pureza del corazón, y te adoren y glorifiquen tu Santo Nombre.

Ayúdales a encontrar en ti la fuerza para superar el miedo y la desconfianza, para que crezca la amistad y vivan juntos en armonía. Padre misericordioso, que todos los creyentes encuentren la valentía de perdonarse unos a otros, a fin de que se curen las heridas del pasado y no sean un pretexto para nuevos sufrimientos en el presente.

Concédenos que esto se realice sobre todo en Tierra Santa, esta tierra que bendijiste con tantos signos de tu Providencia y donde te revelaste como Dios de amor. A la Madre de Jesús, la bienaventurada siempre Virgen María, le encomendamos a los hombres y a las mujeres que viven en la tierra donde vivió Jesús.

Que, al seguir su ejemplo, escuchen la palabra de Dios y tengan respeto y compasión por lo demás, especialmente por los que son diversos de ellos. Que, con un solo corazón y una sola mente, trabajen para que todo el mundo sea una verdadera casa para todos sus pueblos. ¡Paz!  ¡Paz!  ¡Paz! Amén.

En esta oración se puede apreciar el encuentro de múltiples religiones, aquí el difunto Papa Juan Pablo II, en conjunto a autoridades de otras religiones alzo su rezo ante Dios pidiéndole la reconciliación y la paz del mundo entero, se le pidió que invadiera el corazón de todos nosotros los humanos, de esta forma podríamos ser más misericordiosos como él.

Esta Oración por la Paz del Mundo tenía como principal característica, que se le pedía a Dios que nos ayude a derrumbar las barreras que nos hacían luchar entre nosotros, aquí se le pedía a Dios que nos ayude a construir un mundo donde las personas puedan vivir sin odiarse las unas a las otras, donde puedan ser justas siguiendo el ejemplo de Dios.

Aquí se le dice a Dios que tome a los jóvenes, pues estos son el futuro, por ende, lo mejor sería que ellos crecieran con su amor en los corazones para garantizar paz en el futuro. Dios es aquel que siembra todo en la tierra, dicho de otro modo, gracias a él puede lograrse todo en el mundo, por eso es que se le reza directamente a él, también que eduque a los jóvenes con valores cristianos.

Como se puede ver, en este rezo se reconoce la importancia de sembrar amor en los corazones de las nuevas generaciones, así se puede garantizar realmente la paz en el futuro, todos los jóvenes que acojan a Dios en sus corazones crecerán para hacer el bien, por eso en esta oración se pide tanto por los jóvenes, el motivo es que se aplaque la maldad con la que están creciendo en estos momentos.

Conclusiones finales

Como se puede ver en la Oración por la Paz que ha realizado cada uno de los religiosos, todos tienen en común algo, se le pide a Dios para que inculque un poco de su amor en las personas, esto con el motivo de que puedan ser lo suficientemente fuertes para perdonar, también para que se alejen de esos caminos del terrorismo y puedan convivir en paz con el resto del mundo.

Si este artículo fue de tu agrado puede que estos también te interesen:

(Visited 50 times, 1 visits today)

Deja un comentario