Demonios más peligrosos de la Historia del Cristianismo

En la literatura los demonios fueron ángeles caídos, según la religión y ocultismo es algo no humano sino un ser sobrenatural con poderes malignos por lo general. La palabra original en griego es neutra sin connotación negativa. Cambió al aplicar en el Nuevo Testamento y helenismo…

Demonios

El mundo y sus demonios

En las obras de Platón, se muestra con claridad el uso que le daban los griegos a ese término cuando describen la inspiración divina de Sócrates. En los escritos de Homero, este término se usaba de manera popular como divinidad indeterminada. Sí lo usaban para describir la situación de los hombres, lo usaban para señalar fortuna, suerte, destino, genio protector o fatalidad. Platón, especificó un demonio como un ser intermedio entre los mortales e inmortales.

Daimonion terminología

Al aplicar la koiné en el helenismo y en la Biblia en el Nuevo Testamento, la palabra “daimonion” con el tiempo le dio una connotación maléfica a esas palabras y las palabras con igual raíz. Daimón, es una palabra del griego antiguo para indicar “espíritu” o “poder divino” parecido al “numen” o “genio” en la mitología romana. Para diferenciar y evitar confusiones, en el griego clásico se sigue usando es palabra “daimon o daemon” y los cristiano usan el término “demonio”.

Asimismo la palabra “eudaimonia”, quiere decir buen espíritu y felicidad. La palabra se empezó a usar dándole un significado perverso en la septuaginta llamada también Biblia de los 70 sabios, versión al griego de la Biblia Hebrea, que mandó hacer Ptolomeo II para la Biblioteca de Alejandría. Este trabajo se fundamentó en la mitología de las antiguas religiones semíticas. Usada después en el texto koiné del “Nuevo Testamento”.

El “daimon o daemon” helenístico, en diferentes ocasiones, incluyó a dioses semíticos y del cercano oriente, según lo examinado por el cristianismo. En el Occidente origen medieval y neo-medieval de un “demonio” fue dado a conocer por el entorno de la cultura del pueblo de la antigua romana tardía. Se tiene que destacar que el significado de la palabra daemon o daimon, tiene que ver con una fuerza espiritual y no con una presencia sobre natural maléfica.

Debido a los supuestos poderes malignos que podían ejercer sobre las criaturas vivas, estos son muy temidos. Concepto este significativo para religiones modernas y ritos de ocultismos. Por ejemplo el “Chorozon, conocido como demonio del abismo” es una metáfora usada para nombrar a los ciertos problemas psicológicos (para algunos un fenómeno real), por parte del rito de ocultismo contemporáneo occidental.

demonios

En la Biblia Católica en el Antiguo Testamento, en el Libro de Tobías hace referencia a un demonio llamado Asmodeo o Asmodai, este no aparece en el Antiguo Testamento protestante ni judío. Se refieren a este demonio en el Talmud. Según las investigaciones sobre la demonología del judaísmo, proviene del Zoroastrismo, una religión mazdeísta de los persas, y es posible que llegara al judaísmo cuando los dominaba los persas. Pasando luego al cristianismo en el siglo II.

Otros orígenes de los demonios

Los demonios se les asocian con mensajeros de malas noticias, en vista que de acuerdo a la mitología griega, estos eran seres humanos que al parecer los dioses griegos, los usaban para que llevaran las malas noticias al pueblo. A su vez los ángeles o mensajeros eran los que transmitían los mensajes entre los dioses. Estos se encontraban entre los dioses y no se daban a conocer al pueblo, eran considerados seres ilustres.

Análogos de diablo

La palabra “Diablo” quiere decir, calumniar, falsear, mentir. Resulta del verbo griego (diabál•ló), es sinónimo de “Demonio”. El significado calificativo del quien lleve el nombre de diablo sería: calumniador, mentiroso. Según la religión cristiana, Diablo, también se conoce como Lucifer o Luzbell, ser sobrenatural maligno que tienta a los hombres.

En el Libro de Job (1:6-8) del Nuevo Testamento  lo asemejan con el Satán hebreo; el Diablo del Evangelio de Mateo (4.8-10), en el Génesis es la serpiente (3:1-5) y en el Apocalipsis se refieren como el gran dragón (12:9), todos son un solo personaje. En Ezequiel 28:12 es llamado “Padre de la mentira”  (según la traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras de Juan 8:44).

Demonios internos del ser humano

Es un término que lo usan para referirse a la maldad o miedos de los hombres, debido a su comportamiento o forma de actuar e instinto, que hace daños a la misma o a otros individuos. En el zoroastrismo es similar al Angra Mainyu o al Mara en el budismo.

  • Angra Mainyu (Avesta): en persa Ahrimán, es la mente mala del ser humano. También Ahriman o Arimán. Considerado el satán devastador, origen del mal y que igual a Ahura Mazda, existe desde el origen del mundo. Según decidió ser malo, generó las enfermedades para que hubiera muerte. Su mayor maldad fue contaminar el elemento fuego puro creado por Ahura Mazda. Será exterminado el día del juicio final por Spenta Mainyu.

demoniosTipos psicológicos

 

Para las personas las fábulas o leyendas sobre demonios malos son mayores que los buenos, esto se debe según el psicólogo Wilhelm Wundt, que entre las acciones que se le confieren por los relatos de demonios en todo el mundo es que son perjudiciales.  Para el psiquiatra Sigmund Freud, el concepto de los demonios se les vincula con la relación entre los vivos y los muertos.

El psiquiatra estadounidense M. Scott Peck, publicó dos libros referidos al demonio: Gente de la mentira: La esperanza para la curación de la maldad humana y Visiones del Diablo: Cuentas personales de un psiquiatra sobre la posesión, el exorcismo, y de la Redención.  En estos libros relata algunos casos de sus pacientes. En el primer libro, Gente de la mentira, identifica a la gente mala, y las cataloga como un trastorno de comportamiento.

En el segundo libro: Visiones del Diablo. Peck, detalla como a través de los casos de sus pacientes, empezó interesarse en el exorcismo, con el objetivo de desenmascarar las leyendas de la posesión por espíritus malignos. Encontrando en sus análisis dos casos, que le hicieron pensar lo contrario, en vista que no entraban en los protocolos de lo que se conocía en la psicología o la psiquiatría.

Él presentó sus análisis y conclusiones en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría. Según su conclusión la posesión es un fenómeno aislado asociado con el mal. Las personas que sufren la posesión no son malas, sino que están enfrentando a las fuerzas malévolas.

Este trabajo ha traído polémica, los otros estudios de Peck fueron recibidos bien por el público. Con este segundo libro, aunque Peck, crítica al sacerdote ex jesuita Malachi Martin (por manipulador y farsante), sus oponentes  lo relacionan con el mismo. Otros ataques contra Peck, es respecto un análisis erróneo basado de una falla de conocimiento sobre trastorno disociación de identidad y por falta de ética profesional y proponer a sus pacientes aceptar el cristianismo.

Tipos de demonios por tradición

En las diferentes civilizaciones que han existido en el mundo, han fomentado sus propias creencias, para algunas civilizaciones han existido desde siempre, también que son seres sobrenaturales que están cerca de los humanos, que son portadores de buenas o malas noticias e incluso ser neutros. Asimismo, como el hinduismo que cada quien es responsable de su infelicidad y no los demonios.

Antiguo Cercano Oriente

Mesopotamia

Shedu quiere decir demonio-tormenta, unifica los sietes dioses del mal de la leyenda “caldea”. Los mostraban con forma de un toro con alas y cabeza de hombre, esta imagen se originó de los toros-colosales que al parecer eran genios protectores de los palacios reales; se le adjudica el nombre “shed” a un genio próspero en la literatura mágica babilónica.

Shedu para los Israelitas

A Israel los caldeos llevaron el nombre “Shedu”, en vista de estos los escritores de la Tanaj, la consideraron un dialogismo (por expresar de forma de conversación los sentimientos de las personas cuando hablan consigo mismo), a los dioses cananeos. De igual manera en (Éxodo 12:23), estos escritores narraron de “el destructor” haciendo alusión a un demonio malo. Que los israelitas los alejaron de sus casas por la sangre sacrificio pascual esparcido en las puertas.

Al parecer es un talismán pagano (descrito por Isaías 57:6). En Israel le llaman “El ángel exterminador” al demonio que riega la fetidez, de acuerdo a 2 Samuel 24:16 y 2 Crónicas 21:15 (en 2 Reyes 19:35 e Isaías 37:36, comparar con “el ángel del Señor). Estos mensajeros de malas noticias, al parecer son demonios que no siguen solo los mandatos de Dios (Salmos 78:49 y A.V. “ángeles del mal).

Al parecer para la mitología hebrea los demonios tenían cierta autonomía, un carácter malvado ajustado. Según estos se creía que venían no del cielo donde Dios, sino del mundo inferior. Los hebreos le atribuían las enfermedades, por ser los autores de daños, sobre todo los cerebrales y partes internas. Le temían a Shabriri, un demonio que al parecer dormía en las aguas encontradas en la noche y afectaba a las personas con problemas en la vista que bebían de esas aguas.

Además de este demonio, mencionan los espíritus de la catalepsia, la epilepsia y de las pesadillas. Por ser espíritus malos que entran al cuerpo y los enferman, y los van poseyendo de a poco y raptan la salud de los hombres. Estas enfermedades las curaban con encantamientos y rituales para invocar demonios, con talismanes que usaban los esenios (médicos), que ayudaban a sacar los demonios del cuerpo.

Según narró Josefo, él fue testigo de cómo a través de un ritual usando cierta raíz, lograron expulsar a los espíritus de malvados que habían posesionado un hombre para matarlo. Con un ritual que practicaron en presencia del emperador Vespasiano, lograron sacarlo. Josefo consideró que su origen provenía del rey Salomón.

 

Biblia Hebrea

Según la biblia hebrea existen dos tipos de demonios: los “se’irim y shedim”. Al parecer los se’irim son peludos, y que son iguales a los genios y se parecen a los sátiros, que danzan en el desierto y los israelitas le prometían sacrificios a campo abierto. Dantalion, 71° espíritu de Salomón, es un ejemplo de se’irim. También se pueden comparar con los autóctonos seres de los bosques de las leyendas europeas.

Es probable que sean de la misma clase: el demonio Azazel, los demonios similares a cabras del desierto, el jefe de los se’irim, y Lilith. Es factible que las gacelas y las ciervas del campo, sean espíritus semejantes a los faunos y a los  se’irim pero con forma inofensiva. Aunque según lo escrito en el Texto masorético que el espíritu que molestaba a Saúl lo envió Dios, es posible ese espíritu del mal haya sido un demonio (Samuel 16:14 et seq.)

El “gólem de Praga” es un shedim benevolente, usado en las ceremonias secretas, y los shedim maléficos o mazikin, le avalaban las posesiones. Los “shed” según habitaba o deshabitaba una estatua.

Demonios en el judaísmo

De acuerdo a las fuentes hebraicas, creían que existía un jefe de los demonios, que podía ser “Asmodai” o “Samael”  este último al parecer del antiguo Haggadah, era el ángel de la muerte (que lo llamaban jefe de los demonios reales e incluso Satanás  y mataba con un veneno mortal). La teología judía nunca le dio mucha importancia a la demonología, los talmudistas y rabinos posteriores, no debatieron sobre este tema, sino que reconocían su existencia como un hecho.

Los sabios medievales también daban de hecho su existencia, sin embargo, los idealistas como  Maimónides y Abraham ibn Ezra, decían que estos no existían. Fortuitamente, su opinión al respecto se convirtió en la visión judía dominante. Entonces, de acuerdo a la demonología judaica, existen tres tipos de demonios, a saber: los shedim, los malignos o mazzikim y, los espíritus o ruhin.

 

Agregaban a su vez a los lilin (demonios de la noche),  a las sombras o espíritus de la tarde los llamaban “telane”, el “ṭiharire” que es el espíritus del mediodía  y los “ẓafrire” o espíritus de la mañana, estaban también los “demonios que traen hambre” y “que causan la tormentas y terremotos”(Targ. Yer a Deuteronomio 32:24 y Números 6:24. Targ. Cantos 3:8, 4:6. Eclesiastés 2:5. Salmos 9:5,6.).

Demonología y el cristianismo

El origen de la palabra griega daemon, tiene un significado diferente al sentido histórico posterior de “demonio”. Este término tiene diferentes significados, todos concuerdan con que es un espíritu que mora en un lugar o que acompaña a una persona. Un daemon es bueno o malévolo. Lo que quieren precisar los historiadores, en qué momento los judíos y cristianos dejaron de usar el significado griego y adaptaron el medieval.

La fe cristiana añade a los ángeles caídos como demonios, incluyendo los Nephilim, que son los hijos de Dios, descrito en el Génesis”, que antes del Diluvio, bajaron de los cielos para juntarse con mujeres en la tierra. En la Biblia, se narra según el Evangelio de San Marcos, como Jesús sacaba los demonios o malos espíritus de los enfermos por algunas enfermedades.

El poder de Jesús es observó más fuerte que el de los demonios que estaban dentro de las personas, con su poder libró a las víctimas de estos demonios, echándolos fuera e impidiendo que regresaran. Algunos de sus apóstoles también por el poder de la fe, lograron tener esta capacidad de sanación.

Los apóstoles con esta habilidad, expulsaban los demonios y pronunciando el nombre de Jesús, según Mateo 07:22. Otros historiadores más fundamentalistas  agregan, que para que en realidad tenga efecto esta sanación, se tiene que pronunciar el nombre de Jesús, en su forma original, Yahshua/ Josué, que quiere decir “Yahvé es salvación”.

En el libro de los Hechos de los Apóstoles (cap.19), narran que según unos exorcistas judíos, que los llamaban los hijos de Esceva, quisieron expulsar un espíritu malo con mucho poder, que había poseído una persona, estos no creían o conocían a Jesús y sin embargo, usaron su nombre a manera de talismán, y las consecuencias fueron que el poseído los ataca y los derrota.

Se destaca, que Jesús nunca fue vencido por un demonio, sin importar cuánto poder tenía, como se lee en el relato del demonio a Gerasim, y el relato de Jesús en el desierto, que de acuerdo al Evangelio de San Mateo, Jesús derroto el demonio en el desierto cuando este quiso tentarlo.

De acuerdo Apocalipsis 12:7-17,…el dragón, se puso furioso contra la mujer, y se fue a pelear en contra los descendientes de ella, los que obedecen los mandamientos de Dios y siguen fieles a los mensaje de Jesucristo… esto ocurrió como consecuencia de una batalla entre el ejército de Dios y unos partidarios de Satanás, que al perder los expulsaron del cielo a la Tierra.

En Lucas 10:18 Jesús les dijo: Sí, pues yo vi cómo Satanás cayó del cielo como un rayo. De nuevo refiriéndose al poder concedido por Jesús a su apóstoles para expulsar a los demonios. Apuleyo, de Agustín de Hipona expresó que en griego los eudaimones son almas buenas, o demonios buenos y, ratifica que el alma de los hombres son demonios.   Es indeciso en cuanto a si los demonios se habían demonizado.

De acuerdo a la iglesia católica los ángeles y demonios son formas simbólicas de fuerzas naturales y estilos psíquicos humanos. Asimismo, también son seres reales y personales con rasgos totalmente espirituales. La iglesia forma exorcistas que oficialmente autoriza para llevar a cabo muchos exorcismos cada año.

Según los exorcistas católicos los seres humanos de forma constante son agredidos por los demonios y, estos exorcistas informan que las personas pueden ser curadas y protegidas de los demonios, por medio del rito del exorcismo. Para practicar estos ritos, se tiene que tener la autorización de los obispos y son realizados por la persona que este autorice.

En las escrituras oficiales de la religión cristiana, son pocas las referencias que se hacen a los demonios en el Nuevo Testamento, sobre todo en las poesías visionarias del Apocalipsis de Juan. En vista a esto, en el siglo II en adelante, los escritores que no son verdaderos cristianos, elaboraron una información confusa sobre los demonios, no autorizada e independiente de la posición oficial de la iglesia.

La jerarquía de los demonios, se ha elaborado en diferentes oportunidades y asimismo en varios momentos de la iglesia católica se ha buscado de oficializar estas jerarquías, sin acuerdo alguno. Para los cristianos jamás abra reconciliación entre Dios y los demonios, porque los demonios tienen el castigo eterno.

Sin embargo, la iglesia de la Unificación tiene la teoría que habrá un nuevo acercamiento universal, en los que Satanás, ángeles caídos y almas condenadas, se reconciliaran con Dios. En tiempos antiguos se manejaba esta teoría por parte de Orígenes, Jerónimo y Gregorio de Nisa.

Existen diferentes teorías para describir a los demonios en el cristianismo, para los cristianos actuales, los demonios son ángeles  rebeldes caídos en desgracia y castigados por Dios. Existen otras corrientes de pensamiento en el cristianismo y judaísmo, en que según los demonios o espíritus malos son consecuencia de las relaciones sexuales entre los ángeles caídos y las mujeres de la Tierra.

De esa unión nacieron los Nephilim, que al morir sus espíritus desencarnados quedaron vagando por el mundo en busca de descanso (Lucas 11:24). Textos históricos no autorizados narran este último fragmento y sus resultados. Otras religiones y mitologías antiguas manejan esa línea de  pensamientos. En la biblia cristiana en Génesis 6 se refiere a los hijos de Dios, como hijos de Seth, uno de los hijos de Adán, que se juntaron con las hijas de los hombres, descendientes de Caín.

Al parecer según Dios castigo a los ángeles rebeldes porque se mostraron orgullosos y desobedientes, ante una prueba que les puso Dios, y no lograron superarla (según algunos teólogos Dios les solicito la adoración a Jesús-hombre, un ser que ellos creyeron inferior), este pecado ocasiono la caída de Satanás y su cortejo (Ezequiel 28).

De ser esto cierto, se entiende el uso de San Judas 6 de las palabras “riquezas “o “principado “en el pasaje… Y los ángeles que no conservaron su principado, sino que se fueron de sus moradas, los encarcelaron en prisiones eternas, en tinieblas hasta el juicio final,… porque no estaban satisfechos con la dignidad que Dios les dio, aspirando a más que el propio Hijo de Dios, rebeldía que conllevó su caída por la eternidad.

Lucifer, Anticristo y Falso profeta

Tomando de referencia la Santísima Trinidad católica (Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo), algunos autores hermenéuticos asociados con el cristianismo han formulado una triada según opuesta, Lucifer, Anticristo y Falso profeta. Estos autores hermenéuticos, se refieren a la Santísima Trinidad, indicando que tiene un método de comunicación intra-divino, y que esa proceso de comunicación se refleja en la triada opuesta.

En la Santísima Trinidad este procedimiento iniciaría con  el Padre creador, luego continúa en el Hijo salvador y termina en el Espíritu Santo iluminador. En el caso de la triada inversa el procedimiento sería a partir Lucifer destructor, seguido por el Diablo o Anticristo pervertidor, y finalmente Satán que oscurece.

Mitología preislámica

Los  preislámicos en sus leyendas no los diferencian. Estos los consideran divinidades de niveles inferiores y, los llaman genios o “djinn”, estos se comportan semejante a los humanos en cuanto: comer, beber y reproducirse e incluso con seres humanos. Según estos andan olfateando y lamiendo las cosas en búsqueda de comida arrojada. Usan la mano izquierda para alimentarse.

De acuerdo a la mitología preislámica se la pasan por los desiertos, lugares en ruinas abandonados y casi siempre en los matorrales donde se encuentran bestias crueles. Le gusta mucho andar por los cementerios, estos genios se le pueden aparecer a los hombres en forma animales y en oportunidades como hombres.

La leyenda preislámica se refiere a estos genios como pacíficos y que incluso ayudan a los hombres. Los poetas preislámicos narraban que creían que estos buenos djinn los ayudaron a inspirarse en algunas oportunidades. Sin embargo, decían que los genios malos buscaban de herir a los hombres.

El islam

De acuerdo al islam los genios (yinn), tienen libre albedrío y pueden estar entre los hombres, entre ellos hay buenos y malos, a diferencias de los demonios en el cristianismo. En el islam, estos genios malos tienen un jefe que le llaman Iblis (Satanás) y a estos genios maléficos los llaman shaiatín o demonios. Asimismo, refieren que Iblis fue el primer yinn o demonio que desobedeció a Dios. Los genios se originaron del fuego; los ángeles de luz y los seres humanos de arcilla.

De acuerdo a las enseñanzas del Corán, durante la creación Dios creó al hombre a partir de arcilla, Dios ordenó a todos los ángeles y a Iblis a inclinarse ante Adán, pues los seres humanos eran superiores a todas sus creaciones. Iblis, no le gusto esto pues consideró que los genios eran superiores a los hombres, porque los genios fueron creados de fuego y los humanos de arcilla y desobedeció a Dios.

Los demonios del Edén

Adán fue la mayor creación de Dios y, el primer profeta de la raza humana. Celoso Iblis no le gustó esto, y se negó creerse inferior al hombre una criatura hecha de arcilla. Actitud prepotente que Dios condenó, y envió a Iblis a arder en el infierno. Iblis  pidió permiso hasta el día del juicio final. Amenazó con devastar a la humanidad y negar que Dios exista. Allah, contestó que solo los creyentes deshonestos  serán engañados y quienes lo sigan arderán en el infierno con Iblis.

Es por esto que Hawwa  como se dice en árabe Adán y Eva los engañó Iblis cuando les dio de comer del árbol del fruto prohibido, debido a esto destruyó el jardín del Edén (de manera figurada) empezando a decaer.

Mitología hinduista

En la mitología hinduista contiene diferentes tipos de espíritus que se numeran como demonios, incluyendo vetalas, yakshas, bhutas y pishachas. Asimismo, los rakshasas y los asuras se entienden cómo demonios.

Los Asuras

Los Asuras según la religión hinduista son demonios. En los libros más antiguos de la India, del año II a. C,  en los himnos del Rig-veda, “Asura” es un espíritu sobrenatural, bueno o malo. En el aspecto del lenguaje la rama índica del indoeuropeo se entrelaza con las expresiones iranias, la palabra asura, tiene que ver con una clase de seres celestiales, que se transformó en Ashura (Mazda), el dios principal de los zoroastrianos monoteístas.

Se afirma en el antiguo hinduismo, que Kasiapa fuese padre los llamados “devas”, los llamados espíritus del bien y de sus medio hermanos  los asuras. De igual manera, algunos devas, como Varuna, también les dicen Asuras. Este término Asura evoluciono con la religión hinduista y representó solo a seres de raza antropomorfa, fuerte y probablemente malévolos. Por una mala traducción al inglés le dicen “demons” a términos como: asura, daitia y Rakshasa.

Los Asuras adoran al triunvirato Hindú y a los dioses como por ejemplo algunos rakshasas como Ravana y Mahabali. Las diferencias entre los asuras y los Devas en una situación de manejo, Los Asuras aumentan y mejoran sus poderes sobrenaturales compitiendo en guerras con los Devas y a través de las penitencias de los dioses. En tanto, los Devas son los responsables de mantener el orden de los reinos de poder y la inmortalidad que dan los titanes y los dioses.

De acuerdo al hinduismo los Asuras no causan la maldad y la infelicidad de los humanos, porque la infelicidad es por las acciones y responsabilidad de cada quien, es decir el Karma y del poco conocimiento de Brahman. A diferencia de la creencia cristiana de que los demonios son portadores de desgracias.

Para el hinduismo, los Asuras son parte del mecanismo de la rueda del Karma, ya que nos son básicamente opositores de los dioses ni intentan tentar a los seres humanos. Pues estos adoran a los dioses de hinduismos, igual que los devas. E incluso los asuras al parecer cuando han cumplido su penitencia, llegan a obtener favores de algunos dioses de la terna Hindú, sean estos: Brahrma, Vishnu y Shiva. En contraste a la visión occidental donde los demonios son rivales de Dios.

Prahlada y Vibhishana son unos de los Asuras más Iluminados y piadosos que según las escrituras Hindú no son raros, pues la iluminación está certificada para todos los Asuras, que se dicen ha nacido de los mortales, no así los devas. Así como los asuras iluminados, también hubo Asuras como Surapadman y Narakasura, que querían ser poderosos que enfrentaron a los dioses y paso a paso fueron derrotados.

——————————————–  REVISADO HASTA AQUÍ ————————

El Karma

Para el hinduismo según el karma de las personas, este afectará al morir la reencarnación y transmigración de su alma. El Dios de la Muerte y justicia del alma “Yama” es quien decide cual será la purga y castigos para limpiarla el alma, antes de volver a nacer. En el hinduismo, tienen la creencia que el Yama fue el primer humano en morir y es que conoce el destino de las almas de los muertos.

Aquellos seres humanos que en vida cometieron graves errores al morir su alma vagaran como espíritus por el mundo, por un tiempo determinado antes de volver a nacer. Por lo usual son espíritus malos. Revisando los libros hindúes pueden ser detectados muchos de tales espíritus: vetalas, pishachas, bhutas, y en algunos casos poco usual, como verdaderos demonios.

La fe bahaí

Esta fe originaría de Persia, a diferencia de algunas religiones no tienen la creencia de que existan los demonios independientes de malos espíritus. Creen que los espíritus malos de las que se hablan en otras religiones, son metáforas que se originan del temperamento de un ser humano y que se hacen evidentes cuando se aparta de Dios y deja salir lo malo de su ser. Asimismo consideran parte de supersticiones, la existencia de fantasmas y espíritus terrestres.

Los demonios en el occidente

En la historia de la cultura occidental según los cambios producidos en las corrientes religiosas también ha variado la idea del demonio. A continuación se describe cual ha sido su concepción desde la Antigüedad, el Renacimiento y la época contemporánea.

Concepción en la Antigüedad

En el Mundo Occidental el concepto sobre el demonio que más se ha posesionado es la teoría judeocristiana, de acuerdo a la misma, los demonios son espíritus malignos que pueden poseer seres humanos. De acuerdo a la religión cristiana Satanás y su corte de demonios o espíritus malignos, son enemigos de Dios y de los ángeles del Reino de los Cielos (regnum caelorum). Satanás, es el Ángel caído, que desobedeció a Dios.

Según la bibliografía romana y griega estos creían en un demonio llamado Sharock, este firmaba los objetos poseídos con una “X”, en nuestros días existen personas que aseguran haber visto objetos poseídos que llevaban la referida marca. Para algunas culturas occidentales como la de los griegos, los demonios pueden ser portadores de buenas o malas noticias: agatho démones y caco démones (κακοδαίμονες), respectivamente.

Los agatho démones vienen siendo parecidos al ángel de la guarda de los católicos, así como del ángel protector de la noción judaica. Mientras, los caco démones, serían Lucifer, el príncipe de las tinieblas y los ángeles caídos según la tradición judeocristiana, que el cristianismo le da el nombre de Satanás.

La Edad Media-El Renacimiento

No se conocen estudios referidos a la demonología del Renacimiento, aunque se cree la puesta en práctica experimentos con teorías religiosas pre-cristianas, debido al interés que despertaban los temas sobre la cultura clásica greco-romana, filosofía, ciencia y las leyendas griegas y romanas. Una demostración de esto en la cultura popular es la obra La leyenda de Fausto, de Johann Wolfgang von Goethe publicada en dos partes 1808 y 1832.

En esta obra se puede apreciar la relación entre el mal y los seres humanos, en toda la obra su autor Goethe, resalta los sentimientos, emociones, y otras características de los seres humanos. Para Fausto, el protagonista, la manifestación de estas características eran una manifestación y una liberación para el personaje.  Sin embargo, cuando las realizaba sin pensar ni medir sus consecuencias, eran entonces influenciadas por la maldad de Mefistófeles.

El autor lo hace ver que se debe a que el protagonista había vendido su alma al diablo. De acuerdo a la obra características pasionales de los humanos se encuentran en el limbo entre lo bueno y lo malo, neutras y amoral. Que el mal las origina  sin embargo, al final de la obra esas mismas características se observan en el amor a su amada Margarita, las que ayudan al protagonista salir del pacto. Resaltando que las mismas pasiones pueden ser también buenas.

Eras Moderna y Contemporánea

Entre los siglos XVI y XVII, en ese entonces el Diablo de la religión cristiana, experimento una verdadera explosión a inicio de la Era Moderna. Cuando, estaban conociendo las nuevas tierras, las sociedades del continente europeo estaban viviendo cambios como los traídos por el periodo de la Reforma, que marcaron su mundo espiritual y social. Estas sociedades europeas buscaban de explicarse la existencia humana y los peligros a que se enfrentaban.

Durante la Edad Media, la existencia omnipresente de Dios y también de su contraparte el Diablo, habitaba en la imaginación de la gente. Pero ahora se añadía a inició del siglo XV la creciente certeza de que habían unos seres que eran diferentes con poderes sobrenaturales y maléficos, a estos demonios mujeres les dieron el nombre de brujas. Que aunque parecían inofensivas eran verdaderos traidores y renegados que se escondían dentro de la sociedad.

De acuerdo a los teólogos, estos nuevos enemigos de la sociedad eran seres con poderes sobrenaturales como poder volar por los aires. Este poder era un símbolo elevación espiritual y de libertad de acción y la manera de mostrar su capacidad de actuar traspasando cualquier frontera, que por la naturaleza humana estos se encontraban limitados.

Asimismo, se evidenciaba la consolidación después de la Reformas religiosa durante el siglo XVI de  una cultura elite occidental formada más que todo por los clericós, que promovían la cultura cristiana entre una suerte de bondad humana y su contraparte la maldad inhumana. Interiorizando el pecado de los hombres como una proyección del demonio y el dominio de este sobre el hombre.

Esta exageración sobre el poder de las brujas proporcionó un motivo para que los teólogos buscaran de combatir férreamente a estos seres demoníacos,  ejecutada por la Iglesia y por la justicia civil. Los teólogos y juristas, la justificaron por ser una conspiración del Demonio para acabar con la Cristiandad. Esta cacería de brujas se originó a inicio de la Edad Moderna, propiciando una persecución de forma masiva de las mujeres y algunas veces de niños y hombres.

 El predominio del miedo

La concepción de Dios como un príncipe vengativo, omnipresente, invisible que se acercaba al hombre para imponer su ley, en la gran cantidad de los europeos de aquella época, debido a las interpelaciones religiosas y el establecimiento del sistemas luterano y calvinistas, en la sociedad europea. Esto en contraposición hacia ver que el demonio también estaba próximo a los humanos, y que tenía autorización para castigar a los hombres pecadores o para tentarlos.

Ha mediado del siglo XVI, los católicos y protestantes creían que el demonio estaba expectante para aprovechar cada ocasión e invadir su espíritu y convertirlos en pecadores. El mundo era un lugar desastroso para los ojos de Dios.  Estos tiempos tan perturbados para los humanos, los llevó a la búsqueda de pruebas de que Dios existía y no había abandonado a los hombres.

El crecimiento de esta forma de ver la presencia de Dios, en una Europa dividida, encontró oídos en una audiencia formada los habitantes pertenecientes a la elite acomodada de la sociedad se tradujo en la aparición de una concepción cultural unida en torno a la figura de Satanás. El sentimiento de culpabilidad personal aumentó mucho dentro de los cristianos más juiciosos.

Durante esa época la manera de divulgar la religión entre los protestantes y cristianos, de estar siendo vigilados por un Dios vengativo, que juzgaba con inflexibilidad a los hombres por sus acciones y un demonio acechando cualquier error u negligencia, consolidaron un mito más grande: la responsabilidad completa del individuo. Este elemento de la individualización e interiorización del pecado fue el cimiento en que se apoyó la modernización de Occidente.

En ese entonces en las representaciones teatrales, pinturas, folletines, libros, novelas y otras formas literarias publicadas sobre todo en Francia y Alemania, resaltaron el aspecto de la culpabilidad del hombre de sus pecados. En vista a esto, los escritos y discursos representaban al demonio, así como a Dios muy cercano al hombre, con posibilidades de influir en la actitud de los hombres y castigar los pecados de los hombres, con la autorización Divina.

La psicología humana cada día se debió hacer más responsable de sus propios actos, mientras el demonio seguía siendo personaje central de muchas historias. Tantas historias y representaciones, que la figura del demonio pernicioso, aterrador y gesticulante, al pasar el tiempo empezó a debilitarse, de historias de un príncipe siniestro pasaron a ser historias de un personaje cómico, del cual el hombre empezó a burlarse y desdeñar.

Este paso del demonio siniestro al demonio ridiculizado fue ocurriendo poco a poco, hasta que perdió su soberbia. El demonio cada vez fue menos preciso para tener una referencia imprescindible del pecado, sobre todo para las personas de clase alta de la sociedad que gozaban de la buena vida en el siglo de los filósofos.

Empezando a verse una diferencia entre las creencias de un demonio malévolo heredado del pasado funesto y la nueva visión del demonio en una sociedad hedonista, antirreligiosa del siglo de la Ilustración. A partir de aquí el demonio empezó a ver palidecer su poder.

La decadencia del demonio

La decadencia del demonio que a extenderse no fue de un día para otro, pues el imaginario del mundo occidental estuvo un tiempo todavía representándolo, a pesar de haber un paréntesis entre la posición de los racionalistas y los pensadores tradicionales. La situación, es que el demonio perdió poder y su insensible soberbia de forma paulatina, en una continente europeo que estaba atravesando profundos cambios.

Unos cambios que conllevaron a la culminación de las graves dificultades religiosas, conflictos entre los Estados nacionales, el avance de la ciencia, lo que fue dando a la aparición de las nuevas propuestas e ideas que permitieron dar lugar a la Ilustración, gestando cambios en la sociedad europea que inició apartarse de las nociones de temor a un demonio espeluznante y un infierno horroroso.

Occidente veía el fin de un ciclo en la que el demonio había reinado por sobre todos los espíritus, desde los tiempos de Descartes hasta los primeros tiempos del Romanticismo. Esa forma de ver el demonio con suspicacia todavía era incapaz de levantar una barrera contra la repugnancia demoníaca que se vivió entre 1580 y las décadas de 1630 a 1640.

Esto aunado a que los hombres pensantes de esa época no tenían el sentido de lo imposible. Cuando el mundo estuvo bajo un encantamiento de un Dios omnipresente superior al demonio, y sin embargo, le permitía actuar dentro de límites inflexibles sobre los seres humanos imperfectos y pecadores.

Se empezó a observar un rompimiento en la forma de pensar sobre el demonio, y se empezó a mostrar una “revolución mental” para finales del siglo XVII y los primeros años del XVIII. En las obras publicadas en esa época tenían títulos, en que sus autores cuestionaban el poderío de satanás. La razón de la perdida de la creencia del demonio, se debió a los cambios radicales en la relación de la religión con los y los otros fenómenos que influyen en la vida de los hombres.

En los primeros estudios sobre Metafísica realizados por Descartes, para comprobar la existencia de Dios siguiendo la teoría de la perfección, el demonio dejó de ser analizado desde el punto de vista teológico y empezar a ser estudiado dentro del área de la filosofía y la literatura. A partir de los últimos años del siglo XVII, el diablo o demonio es visto desde diferentes puntos de vistas, dependiendo la conveniencia de cada quien.

Todavía satanás tiene sus adeptos y estudiosos de la demonología, existe todavía un heredero de los demonología alegando que está presente en todas partes de este mundo y sigue discutiendo con sus detractores cada vez en aumento. Aunque ahora se refugia en los símbolos y mitos en vez de estar entre los humanos.

El demonio en la cultura popular

Las artes escénicas y el demonio

La película más famosa e impresionante sobre el demonio es El Exorcista, realizada a partir de la realidad. El Exorcista, estrenada en 1973, fue dirigida por el director William Friedkin, sus protagonistas fueron Linda Blair y Max von Sydow, se convirtió en un clásico dentro de ese tipo de películas. Tiene un tema bastante fuerte sobre la posesión del demonio sobre personas, que todavía causa mucho terror.

Otra película sobre este tema es “El exorcismo de Emily Rose” se trata de una joven de origen alemán, que fue poseída por el demonio que le impide comer y beber durante el tiempo que estuvo poseída, por lo que tuvo que pasar por varios exorcismo y que muere por desnutrición y deshidratación. Otra película es “El rito”, también su argumento fue tomado de hechos reales de un exorcismo realizado en el Vaticano.

Una película con temática de humor negra, con el demonio como personaje central es The Devil’s Advocate (traducida en Hispanoamérica como “El abogado del Diablo” y en España como “Pactar con el Diablo”), su director fue Taylor Hackford y estrenada en 1997, fue protagonizada por Al Pacino. En esta película Al Pacino, hace el papel de Satanás quien en la película era un traficante de armas y dueño de un bufete de abogados, este se encargaba de defender sus seguidores.

Otra película estrenada en 2005 fue Constantine, la dirección la realizo Francis Lawrence, su protagonista fue Keanu Reeves, quien era un cazador de demonios profesional. Desde el punto de vista apocalípticos, se han producido varias películas empezando por: La profecía (1976), su director fue Richard Donner, el tema fue tomada de las profecías bíblicas sobre el Anticristo y el poder que ejerce para establecer su “reino” en la Tierra.

Esta  la película End of Days  (1999), su director fue Peter Hyams y protagonizó Arnold Schwarzenegger interpretando un policía depresivo que tiene que desafiar los planes de Satanás por desencadenar el apocalipsis. En el 2000 se estrenó una comedia con el tema del demonio llamada Al Diablo con el Diablo, dirigida por Harold Ramis, en esta película el demonio se transforma en una mujer, su interpretación la realizó la actriz y modelo británica Elizabeth Hurley.

Para la televisión se filmó la serie estadounidense Charmed, tres hermanas con poderes sobrenaturales, tienen que enfrentarse a poderosos enemigos unos demonios que son diferentes en cada capítulo. Son diferentes tipos de demonios, uno más fuerte que otro, uno de los demonios más poderosos del infierno es La Fuente de todo Mal.

Comic’s de demonios

En los comics muchas editoriales han publicado historietas con personajes que representan diversos demonios,  destacándose la comiquita de Etrigan el demonio, creado por Jack Kirby y publicado por DC Comics. Este demonio tiene la característica que por lo general forma alianza con las fuerzas del bien.

En Chile se publicó entre los años de 1966 hasta 1976 la historieta denominada El Siniestro doctor Mortis, comiquita que impactó en los países vecinos. Se trata de las maniobras de este demonio encarnado posiblemente Satanás, con el propósito de castigar a la humanidad y controlarlos para constituir un reino de los muertos.

Literatura sobre demonios

En el siglo XVII el escritor inglés John Milton escribió el poema El Paraíso perdido, en que el personaje central es satanás. En siglo XIX, obra trágica Fausto, escrita por Johann Wolfgang von Goethe, el coprotagonista es un demonio que tiene el nombre de Mefistófeles. En el siglo XX, fue publicado en 1995 el libro El mundo y sus demonios  de Carl Sagan y Ann Druyan, su título original es The Demon-Haunted World.

Este libro busca de dar respuesta a la pregunta ¿Estamos al borde de una nueva edad oscura de irracionalismo y superstición? Este libro El mundo y sus demonios de Carl Sagan y Ann Druyan, es una recopilación de historias muy reveladoras. Sagan narra hechos de su infancia y sobre los descubrimientos científicos, nos presenta como lograr superar supersticiones y prejuicios por medio del pensamiento racional y descubrir la verdad y sorprendernos.

Algo más sobre demonios

A continuación se presenta información sobre la jerarquía de los demonios, nombres de demonios mayas, oraciones para exorcismo, entre otros datos sobre el tema.

Jerarquía de los demonios

A continuación se presenta una manera de clasificación de los demonios, aunque esta ahora al parecer no existe una versión oficial de la misma, a saber:

La categoría principal es Demonio: Del latín tardío dæmonium, y este del griego koiné eclesiástico δαιμόνιον (daimónion), uso sustantivado del neutro de δαιμόνιος (daimónios, “demoníaco”), del clásico δαίμων (daímon, “genio; espíritu; lar”).

Sub-categoría: Ángeles caídos; Daevas; Demonios budistas; Demonios mesopotámicos; Demonios en el hinduismo; Demonios destructores; Demonios en la cultura popular y Demonios ficticios.

  • Ángeles caídos: Amy (demonio), Ángel caído, El ángel exterminador (Llimona), Araziel, Arriane Alter (personaje), Azazel (ángel caído), Grigori, Kokabiel, Lucifer, Lucinda Price, Mastema, Naamá (demonio), Samael, Satanás, Satariel, Semyazza y Taumiel.
  • Daevas
  • Demonios budistas: Asura, Mara, Pisacha y Ráksasa
  • Demonios mesopotámicos: Asag, Asakku, Hanbi, Humbaba y Lamashtu
  • Demonios en el hinduismo: Asuras, Andhaka, Bakasura (demonio matado por Bhima), Bakasura (demonio matado por Krisna), Bali (rey mitológico), Daitia, Dánava, Danu (hinduismo), Kinnara (hinduismo), Nala, Nikriti, Níriti, Pisacha, Puloman, Raju (demonio), Ráksasa, Sárdula, Sukra, Vala (demonio) y Vetala
  • Demonios destructores: Ate (mitología), Ayayema, Dirgzv, Disnomia, Ekwensu, Enio, Enlil, Sejmet, Fomoré, Guayota, Kali, Kalki, Maya, Nataraja, Sejmet, Sharabha, Shiva, Tlaltecuhtli, Uoke, Ximeroga.
  • Demonios en la cultura popular: Devil May Cry (serie), Devil Survivor 2, Devilman Crybaby, Die Hand Die Verletzt (The X-Files), Doom (videojuego de 1993), Kuon, Lamashtu, Neuro Nōgami, The Devil and Daniel Mouse.
  • Demonios ficticios: 666 Satan‎, Hellboy‎, Amo de las Tinieblas, Andariel, Anya Jenkins, Balthazor, Beastie, Blackheart, Damien Thorn, Dormammu, Goa’uld, Kratos (personaje), La Fuente de Todo Mal, Los Demonios Mayores, Mandarín Spawn, Mefisto (personaje), Kazuya Mishima, Pinhead (Hellraiser), Qetesh (Stargate), Surtur (cómic), The Creeper (Jeepers Creepers), Trigon y Violator (personaje).

Demonios mayas

Dentro de la mitología maya existen unos “seres mitológicos mayas”, de gran significado para los descendientes de la referida cultura, y para todos los seres humanos. Estas son entidades muy poderosas que han formado parte de sus leyendas, estos seres podían ser vistos por los hombres. En el Popol Vuh, se pueden leer relatos muy catastróficos y espeluznantes por lo detallada con que describían sus apariciones.

Estos “seres mitológicos” fueron descritos como hombres hechiceros, especímenes gigantes, y entelequias repugnantes con formas demoniacas.  Se diferenciaban de las “criaturas mitológicas mayas” por qué los “seres mitológicos mayas” no tenían relación al Xibalbá, ni todos eran generadores de maldad pura, como los Balames, que eran guardianes de los puntos cardinales, a diferencia de H-Wayah un gigante que odiaba a los seres humanos y era sumamente maligno.

Entre los “seres mitológicos mayas” se destaca Kakasbal, un demonio muy poderoso que se podía transformar y poseer la mente de los seres humanos y animales. Este buscaba de dañar la mente del poseído y poder robar su alma.

Seres mitológicos mayas

Si bien estos tenían forma antropomórficamente humana entraban en la categoría de “seres mitológicos”, en vista que fueron creados o aparecieron con características propias y no cambiaron, a diferencia de Kakasbal quien tenía la capacidad de cambiar de forma cuando quisiera. Entre los “seres mitológicos mayas” más conocidos se pueden presentar a:

Bofos

Los Bofos son seres en forma parecida a los hombres, con ampollas purulentas que cubren todo su cuerpo, por tener una piel que se estaba pudriendo podía verse gusanos caminando por esta y por consiguiente desprendían un olor muy desagradable. Vagaba por las noches queriendo atacar animales para comérselos.

Balames

 

Eran “Seres mitológico maya” que su aspecto era de un hombre anciano, tienen barbas largas y su aspecto general y cara es bastante deteriorada. Estos seres mitológicos son guardianes de los cuatro puntos cardinales. Las personas les dan presentes para que proteja sus cultivos y cosechas de eventos naturales catastróficos. Según la leyenda estos alargan su vida porque se alimentan de las almas de los niños.

H-Wayak

Era un gigante que odiaba la raza humana, y le gustaba romper los huesos de los humanos, desde lejos se les veía como una gente normal pero a medida que se aproximaba su tamaño iba aumentando, llegaba a ser tan alto que podía agarrar a una persona con una sola mano y romper sus huesos. Vive según en los bosques y pasa su tiempo destrozando árboles.

Kakabal

Uno de los “seres mitológico maya” más poderoso y temido por ser un peligroso demonio, su cuerpo lo formaban las partes y órganos de diferentes criaturas. En su cuello colgaba variedad de testículos de distintos animales. Se les podía ver muchos brazos y piernas a lo largo de su cuerpo y cubierto de pelos. Por consiguiente su aspecto era espantoso. Su mirada era aterradora y al parecer quien lo mirara fijo a los ojos moría en el acto.

Este ser mitológico maya, era el que mayor horror le tenían los hombres y sobre todo porque podía cambiar de forma, y por lo general se transformaba en criaturas muy espeluznantes, se alimentaba de los pensamientos oscuros de los humanos, y tenía la capacidad de meterse en la mente de las personas y hablarles, haciéndose pasar por su conciencia para manipularlos a cometer atrocidades.

Oración pasa sacar demonios

Para la iglesia la definición de conjurar es la “invocación del nombre de Dios, con el objetivo de apartar el demonio de una persona, lugar, cosa o animal”, esta palabra conjurar tiene el mismo significado de exorcismo.  El exorcismo es un rito autorizado por Código de Derecho Canónico que, en el canon 1172, que norma que “nadie sin licencia peculiar y expresa del Ordinario lugar, es decir el Obispo, puede llevar a cabo legítimamente un exorcismo sobre los posesos.

Esto quiere decir, que para exorcizar demonios, tiene que ser un cura autorizado, en este Código Canónico, el Obispo del lugar será quien conceda la autorización o licencia de exorcista, a un presbítero misericordioso, instruido, prudente, y de vida integra. El exorcismo católico es lícito y validado si cumplen las condiciones establecida por la Iglesia Católica.

“Te conjuro Satán, príncipe de este mundo”

‘Te conjuro, Satán, enemigo de la salvación humana, reconoce la justicia y la bondad de Dios Padre. Te conjuro, Satán, príncipe de este mundo, reconoce el poder y la fuerza de Jesucristo, que te venció en el desierto, prevaleció en el huerto y te despojó en la cruz. Retrocede de esta criatura [se dice el nombre] que, al nacer, Cristo lo hizo hermano suyo y, muriendo, lo adquirió con su sangre’. Ésta es la parte principal de la fórmula del conjuro del exorcismo

Nombres de demonios y su significado

Existen muchos nombres de demonios, que los fueron creando y repitiendo a lo largo de la historia de las diferentes civilizaciones y culturas, que dependiendo de sus creencias le dieron nombre a esta ser invisible con poderes sobre naturales, que en algunas culturas las usan para proteger, y para muchos en cambios los demonios son malévolos. Algunos nombres de demonios  y sus significados.

Aamon: Uno de los tres demonios al servicio de Satachia, también conocido como Mammon. Su nombre significa “riquezas”, induciendo a la avaricia. Se dice que es regente de Inglaterra.

Abaddon (El Destructor): En el libro de las Revelaciones, es un ángel o estrella del abismo sin fondo que encadena a Satán por mil años. Se dice que fue el ángel invocado por Moisés para que enviara las terribles lluvias que arrasaron Egipto.

Abaddona (El Arrepentido): Uno de los Serafines insurrectos, más tarde se arrepintió de su pecado contra Dios.

Abezi-Thibod: Uno de los príncipes infernales que rigen Egipto, quien luchó contra Moisés y endureció el corazón del Faraón contra este. De acuerdo al Testamento de Salomón, era hijo de Beelzebub.

Abigor: Demonio Superior, Duque de los infiernos, hermoso caballero que lleva lanza de estandarte o cetro, y cabalga sobre un monstruo alado. Manda 60 legiones infernales. Conoce el porvenir, los secretos de la guerra y el arte de hacerse amar por sus soldados.

Abraxas: El más antiguo de los dioses, según ciertos sirios y persas, su nombre está compuesto de las 7 letras griegas cuyo valor numérico es igual a 365. Los Basilidianos, herejes del siglo II, le hacían el jefe de 365 genios que regían los días del año. Había enviado a Cristo a la tierra como un “espectro benévolo”. Su nombre ha dado al Abracadabra mágico llevado como amuleto. En demonología, ha pasado a ser un demonio coronado, con cabeza de gallo, grueso vientre, pies de serpiente y cola raquítica, que lleva un látigo. También conocido como Abracax.

Adirael: Uno de los ángeles caídos, al servicio de Beelzebub.

Baal: Gran Duque del infierno. Reina en la parte oriental, manda 66 legiones, tiene tres cabezas: gato, hombre coronado y sapo. Su torso lomudo, termina en patas de araña. Hace invisibles y astutos a aquellos que le invocan. Divinidad principal de los babilonios, de los caldeos, de los fenicios y de otros pueblos orientales. Se le sacrificaban terneras y bueyes, y las mujeres se prostituían en su honor. Fue destronado y enviado a los infiernos por Dios.

Baalberith: Demonio del segundo Orden. Jefe, secretario y activista del infierno. Se le ubica entre los más poderosos príncipes del infierno. Originalmente era un Dios Fenicio (Caananita). Fue el demonio que poseyó a una monja Ursulina en Provenza, en 1610.

Baalzephon: Capitán y guardia de los centinelas del infierno.

Bäel: Demonio citado en el Gran Grimorio, y cabeza de los poderes infernales. Primer monarca del infierno. 66 legiones le obedecen, tiene tres cabezas: de humano, de cangrejo y de gato.

Badariel: Uno de los ángeles caídos.

Caballeros de L´Enfer: Estos demonios son más poderosos que los demonios sin rango, pero mucho más débiles que los demonios con título.

Cambion: De acuerdo a Bodin y De Lancre, estos pequeños demonios, son el preludio a los Súcubos e Íncubos. Se dice que estos demonios son más y amables y considerados con los seres humanos que los de otras especies. No muestran signos de vida, hasta que cumplen 7 años de edad, y escogen a un ser humano, para entrenarlo y hacerlo su sirviente.

Carrnivean: Demonio, antiguo príncipe de la Orden de los Poderes.

Catabolignes: Demonios que asesinan humanos, capaces de destruir a los hombres y hacer lo que quieran con ellos.

Caym: Gran Amo del infierno, aparece como un hombre elegante con alas de Mirlo. Comanda 30 legiones, y es uno de los más sabios en el infierno. A través de sus argumentos, logra la desesperación de quienes le escuchan.

Charun: El demonio etrusco de la muerte, que atormenta el alma de los muertos en el más allá.

Chobabiel: Uno de los ángeles caídos.

Cimeries: Poderoso Marques que aparece como un valiente soldado montando un caballo negro. Puede hacer que un hombre parezca un soldado de su propia clase (demonio). Es el gobernante de los espíritus errantes en África, puede encontrar tesoros y cosas ocultas, enseña vocabulario, lógica y retórica.

Dalhan: Demonio que se oculta en los desiertos y devora viajeros.

Dalkiel: Uno de los príncipes infernales, regente de Sheol, asistente de Duma, el ángel de la “Quietud de la Muerte”.

Dantalian: Duque de los infiernos, que se aparece con forma de hombre, con muchos rostros, de hombre y de mujer, sosteniendo un libro en su mano derecha. Enseña las artes y las ciencias, y revela todos aquellos consejos secretos, para todos los pensamientos humanos y también los puede cambiar a voluntad. Es un ser despiadado y puede enseñar por medio de visiones, lo que cualquier humano puedo haber llegado a ser, dependiendo las circunstancias de su vida.

 

Decarabia: Un Marqués. Él sabe de las propiedades de todas las hierbas y de todas las piedras. Vuela como un pájaro ante el exorcista, y se esconde de él, e incluso vive con él, comiendo y cantando como las demás aves, sin que noten su presencia.

Dev: En la mitología persa, un demonio de enorme poder. Sin piedad e inmoral Dios de la guerra.

Duende: Espíritu juguetón que a veces atormenta a los hombres. Demonio, su asamblea es presidida por Beelzebu.

Eblis: El Satán de los Musulmanes, su nombre se deletrea como Iblis y significa “Desesperación”.

Eisheth Zenunim: Una de las mujeres de Samael y madre de la bestia Chiva. Eisheth Senunim, se conoce como la ramera en la Cábala y madre de la prostitución.

 

Eligor: Gran duque, representado como un buen caballero, que porta una lanza. Descubre cosas ocultas, causa la guerra, arma los ejércitos, provoca el amor mal sano y la perdición en la lujuria.

Empusa: Demonio del mediodía que aparece sobre todo en el mes de agosto y rompe los huesos de todo aquel que se niegue e venerarle. En sentido amplio, espectro vampiro.

Ertrael: Uno de los ángeles caídos.

Flauros: Gran General del infierno, se aparece con forma de leopardo y en su forma humana, tiene un rostro horrible y los ojos color rojo. Incita a los demonios y espíritus a atacar a sus enemigos los exorcistas. Comanda 20 legiones, y conversa gustosamente de la creación del mundo y de la caída de los ángeles… incluyendo su propia caída.

Fleuretty: Teniente de los ejércitos infernales.

Focalor: Poderoso duque, con forma de un humano alado. Controla los vientos y el mar, asfixia a los hombres y hunde a los barcos. Espera volver a su gloria en la Orden de los Tronos dentro de 1050 años.

Foras: También llamado Forcas, Gran presidente y caballero del infierno, comandante de 29 legiones. Conoce las propiedades de las piedras y las hierbas, enseña lógica, retorica, quiromancia, piromancia. Puede hacer a un hombre invisible e inteligente en el uso de las palabras, además de poder localizar objetos perdidos y tesoros escondidos. Se le describe como un hombre viejo, de cabello largo y barba blanca.

Forau: Demonio al servicio de Sargatanas.

Gadereel: Ministro de Satanás. Este Demonio, en libros apócrifos, se supone que fue el que se convirtió en serpiente y tentó a Eva, en lugar de Samael.

Ghaddar: Un demonio del desierto cerca, del Mar Rojo. Devora los genitales de los viajeros.

Leonardo: Amo de los Sabbats. Este demonio, es del Primer Orden, y es el Inspector de Magia Negra y Hechicería.

Leraie: Gran Marques del infierno, comanda 30 legiones. Se aparece con la forma de un arquero. Hace que las heridas por arco de flecha, comiencen a podrirse.

Lilith: Lilith (Is 34,13) es una deidad hembra de Babilonia que dio origen a la leyenda judía de esposa-demonio de Adán. En Mesopotamia tenía mucha importancia la creencia en los seres sobrenaturales o deidades y espíritus de los muertos o muertos vengativos.

Los primeros podrían ser de muchas clases: monstruos que acechaban en lugares desérticos; Labartu, demonio femenino de las montañas; Sedu y Lamassu, seres ambivalentes que podían actuar como espíritus tutelares o como espíritus maléficos; Namtaru era el demonio de la peste; Pazuzu era un demonio del viento; Lilitu (de la que se deriva Lilit, “Bruja Nocturna” del AT) era un demonio súcubo que visitaba a los hombres por la noche.

Los rasgos de estos seres son terroríficos. Lilitu es representada como una mujer hermosa desnuda con alas y con garras en lugar de pies. Según la Cábala, una entidad demoniaca, que goza en matar niños pequeños. Fue la primera esposa de Adán, creada de la tierra al igual que él. Ella no aceptó servir a Adán y escapó del jardín del Edén. Dios mando a sus ángeles, para tratar de disuadirla, pero ella se rehusó a seguir con Adán y Dios la maldijo, haciendo que todos los hijos que ella pariera, morirían.

Lilith paría hasta cien hijos por día. Ahora Lilith, es la consorte del demonio Samael, con quien procrea cientos de demonios. Antes de convertirse en la Señora de los Demonios, durmió una noche más con Adán, de donde dicha unión, nacieron Shedim, Linin y Ruchin.

Lehahiah: Un ángel caído, el cual en un tiempo fue uno de los setenta y dos ángeles de la SheHamphora.

Lucifer: Este nombre significa el “dador de luz” y es erróneamente adjudicado a Satanás. Esto se debe a un pasaje en el libro de Isaías, donde el profeta menciona a Lucifer como un ángel caído y el hijo de la mañana. Isaías estaba aludiendo al Rey Nabucodonosor en esta descripción, según autoridades rabínicas.

El nombre en realidad, se refiere a la estrella del amanecer o del atardecer, lo que lo relaciona con Venus. En el Cristianismo, Lucifer y Satanás, son la misma entidad, debido a la identificación hecha por algunos de los padres de la iglesia, como San Jerónimo.

Existen leyendas, que dicen que Lucifer, fue el primero de los ángeles caídos, no Satán, y que él, es quien gobierna los infiernos. En el Luciferismo, se le adora a Lucifer considerándolo el ángel de la luz, que debe liberar al hombre de la servidumbre del Creador. Ha de distinguirse del Satanismo, más vulgar y a menudo inmundo.

Marbas: Demonio presidente que aparece como un majestuoso león y después con forma humana. Imparte habilidades mecánicas, responde con verdad preguntas secretas, causa y cura enfermedades, y transforma a los hombres en varias formas. Está al servicio de Lucifugo.

Mara: Una entidad que se identifica con Satanás en el Budismo.

Tamiel: Uno de los ángeles caídos, cuyo nombre significa “Perfección de Dios”. Se dice que rige las profundidades del mar.

Tephros: Es una entidad que puede curar fiebre, o traer obscuridad y pegarle fuego a los campos, por lo cual se dice que es mitad ángel, mitad demonio.

Tumael: Uno de los doscientos ángeles caídos.

Ukobac: Un demonio del orden inferior. Siempre aparece como un ser humano de cuerpo inflamado. Se dice que es el inventor de los fuegos artificiales. Es designado por Beelzebub para cuidar de las calderas del infierno.

Vepar: Este demonio toma la forma de una sirena. Guía las aguas y a los barcos de guerra, a veces logra hacer parecer que el mar, está lleno de barcos que navegan. (Barcos fantasma).

Verdelet: Se dice que es un demonio del segundo orden, y Maestro de ceremonias del infierno. También se le conoce como Amo Persil, y su función es transportar a las brujas en el Sabbat.

Vodnik: En el folklor Eslavico, se trata de un demonio del agua, que sale a relucir cuando un niño se sumerge al agua. Aparece como un pez o como un humano de cabello verde, y mantiene a las personas bajo del agua, hasta ahogarles, En Rusia se le conoce como Vodjanoj.

Vual: Un gran Duque infernal, antes perteneciente a la orden de los poderes. Se aparece como un enorme dromedario y cuando toma forma humana, habla en lengua egipcia. Procura el amor de las mujeres y reconcilia amigos y enemigos.

Xaphan: Cuando Satán y sus ángeles se rebelaron ante Dios, Xaphan se unió a sus filas y fue aceptado con brazos abiertos, debido a que el poseía una mente inventiva. Él le sugirió a Satán prenderle fuego al cielo, pero fueron arrojados al infierno antes de cometer tan vil acto. Él está encargado eternamente, en mantener encendidas las llamas del infierno.

Zagiel: Un ángel Caído, perteneciente al Coro de los ángeles.

Zephar: Gran Duque de los infiernos, que tienta a los hombres, a cometer pecados sexuales con niños. Tiene la forma de un guerrero y comanda 28 legiones.

Zimimar: Monarca de las regiones del noroeste del infierno.

Te invito a leer otros artículos sobre mitos y realidades religiosas en los siguientes enlaces:

(Visited 492 times, 1 visits today)
Categorías Satanismo

Deja un comentario