Santo Cristo de Limpias: Historia, Significado

Existen numerosas figuras del Hijo de Dios que son veneradas de muchas maneras por el pueblo cristiano, una de estas figuras sagradas y que el pueblo respeta con devoción es el Santo Cristo de Limpias, aquí veremos su historia, significado y otros detalles que aprender.

cristo de limpias

Cristo de Limpias

La figura del Cristo de Limpias como ya mencionamos es una imagen muy venerada y respetada por el pueblo creyente y cristiano de Dios. Es una imagen que se encuentra en el Santuario del Santísimo Cristo de la Agonía. A continuación hablaremos un poco más de forma más honda en relación a la historia del mismo.

Historia

En la vía hacia Compostela que es la que atraviesa la provincia de Cantabria en España, está situada la Villa de Limpias, es famosísima por el Santuario que allí se encuentra del Santísimo Cristo de la Agonía, como ya decíamos anteriormente.

Esta denominación de Limpias se debe a las aguas térmicas que salen en su final y son conocidas con el nombre de Aguas de Limpias. Esta Villa no es de gran tamaño sin embargo posee una hermosísima Iglesia en homenaje a San Pedro.  En el espacio del altar mayor se adora la majestuosa imagen del Cristo de la Agonía.

El crucifijo suele ser la meditación de los padecimientos de Jesús en los instantes culminantes de su agonía. Dicha imagen posee un tamaño natural; sus medidas son seis pies de alto y reposa sobre una cruz de unos 2.30 metros de alto.

Los brazos tienen la característica de aparecer blandos y de estar en posición de relajación; como si los tuviera abierto sin hacer esfuerzo alguno y posee la característica de que los dedos índice y angular los tiene en posición extendida en señal de dar la bendición.

El rostro posee la característica de una expresión indescriptible, de gran belleza; su mirada está dirigida hacia el firmamento y dependiendo desde el ángulo que sea observado la expresión del rostro es diferente, no solamente de dolor, sino en contemplación al Padre y signo de oración. A los lados de la imagen del Cristo de Limpias se encuentran las imágenes de la Virgen de la Dolorosa y San Juan Bautista, Evangelista.

cristo de limpias

El conocimiento de su origen no está totalmente claro, se piensa que la misma fue adorada o venerada en Cádiz, Iglesia de los Sacerdotes Franciscanos y cuando fue derrumbada debido a las inundaciones, la imagen fue trasladada al oratorio de Don Diego de la Piedra, éste era un Caballero de la Orden de Santiago.

Se habla de que un fenómeno meteorológico como es un maremoto amenazó a la ciudad, el pueblo logró sacar la imagen en una procesión, así como otras imágenes que eran muy respetadas y admiradas. En el momento en que dichas imágenes fueron sacadas el agua se apaciguo y comenzó a retroceder ante la imagen santa del Cristo de Limpias o de la agonía.

Debido al asombro del pueblo de ver como cesó el maremoto, pidieron en agradecimiento  que la imagen fuera colocada en sentido de adoración en alguna iglesia de Cádiz.

En el año 1755 muere Don Diego, sin embargo antes de su fallecimiento logra otorgar testimonio de distintas cláusulas por medio de las cuales hace recordatorio a su villa natal de Limpias.

De este modo dio orden de elaborar la Parroquia de San Pedro de Limpias, asumiendo los gastos del retablo mayor, y posteriormente coloca en él tres imágenes: la de Jesús Redentor en el momento de su agonía en la Cruz; la de la Virgen Santísima y la de Juan el Bautista, Evangelista. Por lo anterior la parroquia pasa a ser Santuario del Cristo de Limpias o Cristo de la Agonía.

En el año 1919 específicamente el 30 de marzo, se comenzaron a escuchar comentarios que ocurrían en Limpias sucesos especiales o extraordinarios. Uno de estos comentarios es que la imagen movía sus ojos, y daba la impresión de que era un cuerpo con vida, que sudaba, sangraba y tenía palidez.

Debido a esto la denominación de Limpias se logro hacer famoso y las calles se vieron abarrotadas por distintos creyentes o peregrinos de todas partes del mundo.

La primera persona que logró ver el milagro fue el Padre Antonio López, éste era profesor del Colegio San Vicente de Paúl encontrado en la villa.

Narración milagrosa del Padre Antonio López

Tal como dijimos en el párrafo anterior el Padre Antonio López narró lo vivido de manera personal con el Cristo de Limpias; el mismo cuenta: “cierto día específicamente en el mes de agosto del año 1914, asistí a la Iglesia con el propósito de instalar luz en el altar central.

Me encontraba sólo en la Iglesia y subido sobre una escalera que a la vez estaba apoyada en un andamio creado de manera improvisada, se encontraba recostada de la pared que a su vez sirve de trasfondo a la imagen del Cristo de Limpias.

Posterior a las aproximadamente dos horas de labor comencé a limpiar la imagen de manera que fuera más claramente nítida. La cabeza del Cristo de Limpias estaba al mismo nivel que la mía, era un día espléndido y por la ventana de la iglesia se filtraban rayos de luz que dejaban ver el altar, sin asombro de ningún tipo pude observar que los ojos de la imagen estaban cerrados.

Por unos momentos pude verlo con absoluta claridad de forma que hasta dude que los hubiera tenido abiertos. Lo que veía no podía creerlo, mis fuerzas me fallaban, perdí el equilibrio y caí desfallecido de la escalera donde me encontraba, sufrí un golpe fuerte. Al volver en sí pude observar que desde el ángulo donde estaba los ojos de la imagen permanecían cerrados.

Salí aprisa de la iglesia y conté a todos los que me conseguía mi propio testimonio. Minutos después me conseguí con el sacristán el cual se dirigía al toque de campanas. Cuando me vio tan nervioso me preguntó que sucedía y procedí a contarle, pareció no asombrarse y es que ya se habían escuchado otras narraciones similares del Cristo de Limpias; y que éste había cerrado los ojos más de una vez”.

Realmente el sacerdote no le prestó mucha atención y pensaba que podía ser debido a algún mecanismo, sin embargo se procedió a examinar para descartar si había mecanismo observando la imagen de forma minuciosa. Posterior a esto logró confirmar que no había tal mecanismo y que a diferencia sus ojos están firmes y fijos.

Debido al pedimento de los superiores del Padre Antonio López, relató todo lo que vivió y la experiencia que tuvo con mucho cuidado y prudencia, esto por consejo del director espiritual. Fue hasta el año 1920 que se declara y luego de varios años de milagros, se hace del conocimiento público.

A comienzos de 1919 se realizaron las misiones en la parroquia de Limpias. En el día final de la misión cuando el sacerdote efectuaba la Misa, otros compañeros Sacerdotes estaban en los confesionarios. Entró en uno de los confesionarios una menor de 12 años y le dijo al confesor que la imagen tenía los ojos cerrados. El sacerdote pensaba que esto podría ser imaginación de la niña, sin embargo otros pequeños dijeron lo mismo.

Posterior al momento del término de la Misa el Sacerdote que celebraba la misma, se le aproximó y le comentó lo que sucedía. Los dos Sacerdotes observaron el crucifijo sin que nada anormal ocurriera. Luego un creyente gritó de golpe: “observen el crucifijo”.

A los pocos minutos las personas afirmaban con alegría lo que los pequeños decían. Todos comenzaron a llorar, otros sufrieron desmayos y otros se hincaron de rodillas dirigiendo plegarias a Dios clamando misericordia.

Para atestiguar esta situación impresionante luego de desalojar la iglesia el párroco se acercó a la imagen tocando el rostro por medio de un pañuelo y percatandose que la imagen respiraba, así pudo atestiguar el hecho ante los que se encontraban reunidos allí y mostrándoles los dedos húmedos. Otra manifestación de milagro sucedió el 13 de abril del año 1919, en el momento del Domingo de Ramos de la Semana Santa.

La segunda manifestación ocurrió el 13 de abril, de 1919 en Domingo de Ramos cuando dos hombres de Limpias se aproximaron al altar central de manera un poco dudosa, por lo que estaba aconteciendo y debido a su opinión de alboroto colectivo y alucinaciones; cuando se aproximaron observaron los ojos y la boca del Cristo de Limpias que se movía. A la par cayeron hincados solicitando perdón y pidiendo misericordia a Dios.

La tercera manifestación ocurrió en el año 1919 en fecha 20 de abril, igualmente en la época de Semana Santa, especialmente durante el Domingo de Resurrección, durante la reunión de varias Hermanas religiosas, especialmente de la orden Hijas de la Cruz; las mismas observaron los ojos y boca del Cristo de Limpias, moviéndose y mientras rezaban el Rosario.

Desde el 24 de abril de ese mismo año las manifestaciones se hicieron más frecuentes y la iglesia constantemente vivía llena de personas que querían ver el milagro. Algunas personas aseguraban que el mismo Cristo los miraba a algunos de manera sutil, otros con tristeza y a otros con una mirada fuerte y de reojo, según ellos; todo ello lo cuenta el Reverendo Barón Von Kleist, quien era sacerdote de la villa.

Algunas otras personas divisaron lágrimas en los ojos de la imagen del Cristo de Limpias, asimismo dicen que vieron caer gotas de sangre de las heridas de la corona de espinas. Fueron diversas las manifestaciones que se decían, como que la imagen movía los ojos de un lado a otro al momento de la bendición de la Eucaristía y miraba a todos los feligreses con mirada hermosa y cautivante, movía la cabeza y suspiraba.

Oración al Cristo de Limpias

Padre Amado, por tu dolor en el hombre por causa de cargar la pesada cruz, por el dolor que padeciste en la espalda por los azotes que te hicieron, en el momento de despojarse de la túnica, por el dolor de tus pies y manos y por la llaga del costado, por el dolor que padeciste al momento que te colocaron la corona de espinas y por tu sangre derramada, por el dolor de tu santísima Madre al pie de la Cruz, momento en que te veía morir.

Te solicito la paz para el mundo, la salvación de las almas; asimismo te pido me concedas la súplica que te hago: (pedir la gracia). (Se pide igualmente por los que meditamos en la Pasión y Muerte de Jesús y los que le seguimos con la Cruz).

Meditación

Para hacer la meditación debemos sugerir al lector que piense que Jesús se encuentra con los brazos extendidos en espera de almas arrepentidas de sus culpas; hagamos una confesión buena de acuerdo a los preceptos de la propia Iglesia y comulguemos. No debemos posponerlo, podría ser tarde luego.

Escuchemos la Eucaristías los domingos y días de precepto, debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, tal como el propio Jesucristo nos lo enseñó. Si tenemos hijos, hagamos que amen a Dios por sobre todo y así caminarán por la senda de la felicidad.

Volvámonos apóstoles de Cristo y enseñemos a todos los que no están bautizados, o no han tomado la comunión o confirmación para que lo haga lo más pronto. Que los matrimonios sean en la Iglesia o casa de Dios; todos sin excepción debemos tener el alma preparada.

Peregrinaciones y propagación mundial

De todos los sitios del mundo comenzaron a llegar personas a la Villa de Limpias. Los periódicos relatan las situaciones que sucedían en Limpias, se propagó toda la información a través de la prensa de toda España y el extranjero. Para el año 1921, ya la cantidad de personas era muchísima y el transitar de extranjeros en Limpias fue más que los del Santuario de Lourdes.

Tanto los principados como dignatarios de la Iglesia de España, incluso cardenales, obispos hicieron la visita al Santuario del Cristo de Limpias. Llegaban muchas personas desde todas partes México, Manila, Perú, Cuba así como de otros lugares del mundo.

Existen infinidad de archivos que reposan en la Sacristía de la Iglesia de Limpias y están contentivos de 8,000 testimonios que afirman los sucesos. 2.500 de estos relatos se hicieron de modo especial o “bajo juramento”. Existían testigos sobre esto, entre los cuales estaban sacerdotes, médicos, abogados, profesores, catedráticos, mercaderes, no creyentes, oficiales, miembros de órdenes religiosas y hasta personas ateas.

Cuba

Don Manuel Ruiz y Rodríguez se convirtió en el primer Obispo de Cuba que recibió la gracia de observar las manifestaciones expresas del Cristo de Limpias. El Obispo fue a Limpias posterior a una visita a Roma; de regreso a su país, relató por medio de una carta a los integrantes de su diócesis todo lo relativo al crucifijo milagroso.

En sus relatos decía como el Cristo movía los ojos de un lado a otro, como el rostro a un punto se veía en facciones de agonía. A partir de aquí empezó la adoración y devoción que los cubanos le profesan al Cristo de Limpias.

En Cuba existe un santuario del Cristo de Limpias; este Santuario fue fundado en el año 1937 en La Habana y fue hecho por la paz mundial y la conversión de los creyentes y pecadores. Con el fin de lograr estas necesidades se rezaba el Rosario diariamente a las 7PM; igualmente se celebraban las fiestas en honor del Cristo el 16 de Julio.

Otro relato reseñado del Cristo de Limpias fue hecho por el Padre Celestino María de Pozuelo, un monje Capuchino que visitó Limpias el 29 de julio del año 1919, y el cual escribió: “En el rostro se observa la expresión viva de dolor, el cuerpo se nota descolorido como si le hubieran dado crueles latigazos y totalmente bañado en sudor.”

El 4 de agosto del mismo año 1919, el Reverendo Valentín Incio, de Gijón, visitó Limpias; al llegar se juntó con varios peregrinos que para ese momento eran fieles testigos de un milagro. Estaban allí más o menos entre 30 y 40 personas, así como dos sacerdotes más, 10 marineros y una mujer que se le veía llorar sin consuelo. El Padre Incio relataba:

“Al llegar observé al Cristo como si tuviera vida; posteriormente su cabeza mantenía la cabeza en posición de costumbre al igual que el contorno tenía expresión natural, sin embargo los ojos se veían llenos de vida y observaban en varias direcciones. En un momento la mirada se posó sobre los marineros que allí se encontraban por largo rato, después observó de forma despacio hacia la sacristía por un momento.

En ese preciso momento ocurre un conmovedor suceso para todos: el propio Jesús coloca su mirada sobre todos los presentes de manera dulce, suave y expresiva, tan llena de amor y divinidad que los presentes caímos arrodillados, lloramos y veneramos al Señor Jesús.

Luego de un rato observábamos como Jesús continuaba moviendo los ojos y párpados, los cuales tenían un brillo como si tuviera vida y estuvieran llenos de lágrimas, movió los labios de forma suave como rezando o diciendo algo. Al mismo momento la mujer que dijimos anteriormente observó a Jesús en intención de mover los brazos, como en lucha por relajarlos de la Cruz “.

El testimonio anterior lo presenciaron los diez marineros, la mujer y tres sacerdotes. Para el  15 de septiembre del año 1919, dos obispos en compañía de dieciocho sacerdotes, mencionaron lo que había ocurrido al hincarse sobre el crucifijo del Cristo de Limpias, y aseguraban:

“Vimos entristecer más aún las facciones del Cristo de Limpias. La boca se veía más abierta que de costumbre, los ojos observaban de manera fija y suave a los obispos y posteriormente a la Sacristía. Los movimientos adquirieron facciones como cuando un hombre lucha por sobrevivir.”.

En fecha 24 de diciembre de 1919, junto a otro grupo de personas, el Padre Don Manuel Cubi, quien era el Confesor de la Iglesia del Pilar de Zaragoza, observó al Cristo de Limpias en fase de agonía de muerte: “Jesús intentaba zafarse de la Cruz con actitud violenta y convulsiva, posteriormente levantó la cabeza moviendo los ojos y cerró la boca.

Dice el Padre que en algunas ocasiones logró ver la lengua y dientes. Fuimos testigos de este milagro aproximadamente por un lapso de media hora, el propio Jesús nos mostraba cuanto había sido el sacrificio que había pagado por la salvación del mundo en el momento del abandono en la Cruz”.

Entre el éxtasis y la alucinación

Según relata un diario de la época, sigue narrando el suceso: y dicen que había toda clase de testigos de todas las edades, clases y condiciones que han visto lo asombroso del Cristo de Limpias, incluso habían incrédulos. Los incrédulos principalmente se ven afectados por medio de una gran emoción; algunos sufren percances, lloran, otros se ven atontados y otros dan gritos pidiendo perdón».

A la sede del Vaticano es llevada un Acta, en calidad de privacidad, donde se narran los hechos; esto sucede en noviembre del año 1920 cuando es decretada la apertura de un expediente creado y denominado «expediente canónico», el cual se encarga de la investigación de los fenómenos ocurridos.

Sin embargo se piensa que dicho expediente quedó en el olvido debido a que posterior a la fecha no se obtuvieron más informaciones o testimonios y éstos se empiezan a escasear.

Fenómeno extraordinario o sugestión colectiva

Los acontecimientos que sucedieron en Limpias pasan a ser fenómeno sociológico sin consecuencias mayores. Diversidad de explicaciones tratan de dar explicación lógica a las interrogantes sobre el fenómeno. Y algunos se preguntan: ¿Será posible que una imagen de madera pueda mover los ojos, como aseguran los testigos?.

Al principio los desconfiados o incrédulos pensaron en la opción que existiese un mecanismo dentro de la imagen, y que esto era lo que generaba el movimiento. Asimismo en las semanas iniciales hubo que intervenir por medio de una comisión precedida por un escultor, un profesor de ciencias y un religioso; los cuales estudiaron la imagen para ver ciertamente lo que ocurría.

Entonces podemos preguntar: ¿Sólo se trato de una ilusión magnifica de un proceso de sugestión colectiva?. En relación a esto a los más incrédulos les parece difícil aceptar la situación y la atribuyen a una confusión.

Un médico de los que fueron testigos, y uno de los más incrédulos también, afirmaba: «Sólo puede decir que algo sorprendente sucede con la imagen. No sé que calificativo darle a lo que ocurre. Si tuviera fe podría denominarlo milagro y sin duda alguna colocara mi firma en el libro de testimonios».

Evitando el origen de sólo una ilusión, el propio teólogo y especialista en ciencias físicas; Fray Luis Urbano, en el estudio de: los prodigios de Limpias a la luz de la teología y de la ciencia, el cual es del año 1920, expone: «Los fenómenos que se señalan si no son reales, no se realizan exteriormente sino por el contrario de forma interna de los que lo ven.

Cuando la ciencia no tiene la forma de dar explicación a los hechos, la teología menciona que se trata de una causa sobrenatural». En resumen lo que la psicología puede definir como una ilusión óptica, dentro del proceso de creencia, se trata como una visión que se genera por una especie de embeleso místico. En resumen los «prodigios de Limpias» aún son considerados fenómenos de no fácil explicación.

Milagros de curaciones y reconocimiento oficial de la Iglesia

Estos sucesos milagrosos del Cristo de Limpias no fueron únicamente las que se reportaron, existen igualmente relatos de sanaciones milagrosas. En el año 1920 se hablaba de más de mil curaciones validadas por médicos. Algunas de estas sanaciones fueron el sagrado lugar de Limpias, se daban situaciones de que cuando las personas peregrinas tocaban el crucifijo y posteriormente regresaban a sus casas.

En fecha 20 de julio de 1920, se introduce el proceso canónico por el obispo de Santander, de la diócesis a la cual pertenece Limpias. Posterior a este año y un día fueron concedidas las indulgencias plenarias para un tiempo de 7 años, a los creyentes que fueran a visitar el Cristo de Limpias.

Otro que visitó el lugar en Limpias, fue el Nuncio Papal, esto ocurrió en el mes de septiembre del año 1921. El mismo hizo oración delante del crucifijo y lo observó desde todos los ángulos. Posterior a esto anunciaron al clero e integrantes que dicha imagen les concede un sentimiento profundo, y les honró por ser escogidos para que el propio Jesús se revela a si mismo por medio de la imagen en la Iglesia.Los acontecimientos públicos se terminaron de manera radical luego de varios años.

Una discordia general pareciera que hubiera dejado al Cristo de Limpias en el olvido, sin embargo la gran devoción que sentía el propio pueblo feligrés, y debida al calor de los testimonios que se dieron, aún se encuentra viva. Suele ser asombrosa la afluencia de turistas de todos los lugares e igualmente de peregrinaciones que siguen ocurriendo animados en conocer y observar lo bello de la Santa imagen.

Actualmente los Padres Paules, están a cargo del Santuario y de continuar la costumbre de los que antecedieron sus obligaciones y seguir siendo dignos del clero secular. Aparte de la vida diaria de la parroquia se busca de aumentar el culto al Cristo de Limpias.

Como conclusión de todos los testimonios que se han dado se puede mencionar el de un periodista que relata los hechos vividos por él personalmente: “Logre ver movimientos de la quijada, como si hablara o pronunciara sílabas con sus labios. Inmediatamente cerré mis ojos de manera fuerte y me hice la pregunta: ¿Qué habrá dicho?. La respuesta fue de inmediato en lo más hondo de mi corazón pude oír perfectamente tales palabras tan importantes y ungidas,”ÁMAME”.

Por tal razón el Cristo de Limpias hizo muchas maravillas delante de los ojos de muchos de sus creyentes y aún de los no creyentes. En el lugar de Limpias el Cristo dio a conocer el proceso de la agonía de su muerte e igualmente lo grande de su amor por toda la humanidad; no solamente para recordar sentimientos de conversión y arrepentimiento, asimismo para solicitar o más bien suplicar que lo amemos por sobre todas las cosas.

«Autopsia» para un milagro

«El suceso del Cristo de Limpias y los testimonios de los miles de feligreses continúa siendo noticia tal como se informa en un periódico de la época, y se puede decir que mientras más pasa el tiempo crecen las manifestaciones del Cristo de Limpias. Como inicio de tales manifestaciones se notó el movimiento de los ojos los cuales se daban de derecha a izquierda, de arriba hacia abajo e igualmente fijaba la vista en su pueblo.

Igualmente se ha observado por muchas personas el movimiento de la boca, el cambio de las facciones del rostro y hace poco tiempo han visto que sale sangre de la cabeza y la boca».

Posterior a los meses siguientes, una suma de personas peregrinas que oscila entre ochenta mil y cien mil se observan desfilando ante el altar del Cristo de Limpias. Cuatro mil de estos peregrinos sostienen que vieron algún tipo de testimonio, de acuerdo a los libros que lleva la parroquia, que aparecieron de manera oficial, se perdieron durante la Guerra Civil.

Igualmente debemos decir que algunas de las páginas que se lograron rescatar del fuego, se guardan y conservan aún en la actualidad en archivos de la propia parroquia.

Entre los testimonios de miles de personas se encuentran testificaciones de campesinos humildes, abogados, ingenieros, militares, aún de incrédulos en la fe, asimismo testigos de diversidad de características atestiguan mediante sus nombres, apellidos, profesión; la cantidad de testimonios que muchos de ellos presenciaron personalmente.

Para los propios teólogos, los cuales se empeñan en que son situaciones sobrenaturales de las visiones, sin embargo el desapasionado de certificación de varios individuos estudiosos de la ciencia, acreditan a tal fenómeno lo que se podría pensar que solo es producto de la sugestión o la emoción del pueblo. Entre muchos de estos testigos están el doctor Maximiliano Orts, el cual es subdelegado en Medicina en el distrito de Oviedo.

Aunado a estos testimonios no hubo tardanza en agregar los casos de curaciones que llevaban aparejadas características de milagrosas.

El lector podrá revisar también:

¿Que son los ángeles caídos?: Historia y lista

¿Qué es el arrebatamiento de la iglesia según las escrituras?

(Visited 83 times, 1 visits today)

Deja un comentario