La Creación de Dios Según la Santa Biblia

Conoce a través de este artículo todo lo relacionado con la creación de Dios, así como la creación del mundo según la Biblia. Te brindaremos información detallada y sencilla aquí.

creación de dios

La Creación de Dios

La creación de Dios resulta un tema bastante interesante de estudiar. Según la Santa Biblia, Dios creó el todo lo que existe en el universo en tan solo seis días, y descansó el séptimo; es decir, el día sábado. El comienzo de la obra de Dios se narra a través de un relato conocido como Génesis, lo cual quiere decir “inicio”.

El relato bíblico muestra este relato en donde cada día de la creación de Dios tomó 24 horas, sin agregar periodos de tiempo entre los días. Es por eso que, al leer la Santa Biblia de forma minuciosa, la gramática hebrea del texto original permite que la mayoría de los eruditos puedan llegar a la conclusión de que el evento de la creación del mundo según la biblia se hizo de forma continua e ininterrumpida, por toda una semana.

 Esto, evidentemente se opone a las existentes teorías científicas sobre los orígenes del universo, como la teoría de la evolución realizada por Charles Darwin.

Génesis

La narración bíblica de la creación del Génesis es un relato que trata sobre los orígenes del cielo y la tierra, incluyendo la vida vegetal, animal, el hombre, la mujer, entre otros. Dentro de este relato, se le da a Dios el rol de creador de todo lo que existe. Esta creencia es importante para religiones como el judaísmo como para el cristianismo. 

En la primera historia del Génesis, Elohim, la palabra hebrea utilizada para referirse a Dios, crea los cielos y la tierra durante los primeros seis días. Al llegar el séptimo día, descansa, bendice y santifica dicho día. 

En la segunda historia, Dios, al que ahora se hace referencia por el nombre personal YHWH, procede con diferentes creaciones, iniciando con Adán, el primer hombre; creado del polvo, lo coloca en el jardín del Edén y ahí le da el control sobre los animales. Posteriormente es creada la primera mujer, Eva, del cuerpo de Adán, y se convierte en su compañera.

Adaptando los temas de la mitología mesopotámica a la creencia del pueblo de Israel en un solo Dios, el primer borrador completo del Pentateuco, es decir, la serie de cinco libros que inician con Génesis y culminan con Deuteronomio; fue realizado a finales del siglo VII antes de Cristo, o en el siglo VI antes de Cristo. 

Luego de su creación original, fue expandido por diferentes autores, como la fuente sacerdotal, convirtiéndolo en una obra bastante similar a la que tenemos hoy en día, la Santa Biblia. Las dos fuentes pueden ser identificadas a través de la narrativa de la creación. Génesis 1:1-2:3 es sacerdotal y Génesis 2:4-2:24es yahvista. 

El relato con dicha narrativa mixta es una crítica de la teología mesopotámica de la creación, pues Génesis confirma el monoteísmo, negando a su vez, el politeísmo. Robert Alter describió esta narración combinada como convincente en su aspecto arquetípico y su adaptación de este mito con objetivos monoteístas.

La narración de la creación del Génesis gestó un gran desentendido, pues la intención de los autores y la cultura en la cual escribieron esta obra, da como resultado, posiblemente, una lectura incorrecta, dando cabida a una mala interpretación del texto, incluso hoy en día. Un conocido erudito evangélico llamado Bruce Waltke, advierte a los demás con respecto a una de esas lecturas erróneas.

creación de dios

Waltke advierte que, el enfoque que realiza la lectura como historia en vez de teología, conduce al creacionismo y por consecuencia, la negación de la evolución. El experto en estudios judíos Jon Levenson, se pregunta cuánta historia existe detrás del Génesis, pues la acción de la historia primitiva no es representada en este relato como si tuviera lugar dentro de la historia humana ordinaria. Adicionalmente, tiene fuertes similaridades con la mitología antigua. Este autor declara que es muy exagerado referirse a estas narrativas como históricas.

El punto principal que quieren marcar los autores mencionados es que sí, debemos creer en la creación de Dios, y al ser religiosos, debemos igualmente debemos hablar de la creación de Dios a los niños, pero siempre aceptando que pueden existir otros orígenes, siendo objetivos, sin caer en el fanatismo.

Día 1 de la creación

Durante el primer día, Dios creó los cielos y la tierra. La palabra cielo, se refiere a todo lo que va más allá de la tierra. Es decir, lo que está en el espacio exterior, en el universo. El primer día no explica de forma específica de qué está hecha la tierra, sin embargo, sí menciona que para ese momento, ya ha sido creada el agua. 

Posteriormente, Dios separó la luz de la oscuridad, nombrando a la luz día y a la oscuridad, noche. A su vez, el creador hizo que la luz perdurara cada día, al menos por algunas horas, así como hizo que la luz durara otra cantidad de horas.

En Genesis 1:1, dice que al principio Dios creó los cielos y la tierra, lo cual permite a los creyentes que, de acuerdo con el texto bíblico, Dios está desde antes que cualquier cosa que existe, es decir, no necesitó de materia preexistente para la creación del mundo. En este texto se refuta la idea del panteísmo, la cual afirma que Dios es igual a cada cosa creada, que se encuentra en cada átomo y molécula del universo. 

creación de dios

Se dice a través del texto que, la tierra estaba desordenada y vacía. Esto da a entender que sus elementos estaban de forma mezclada, pero no tenían vida y mucho menos un orden. La creación de la luz se da porque sin ella no puede existir la vida, por lo tanto, hace sentido que fuera necesaria su presencia para las etapas posteriores de la creación de Dios.

Adicionalmente, la luz muchas veces es relacionada con la presencia divina en la Biblia, con la frase “Dios es Iez”. Al inicio sólo existían tinieblas en nuestra tierra sin forma, pero en el verso número 4 se explica que Dios separó la luz de las tinieblas. Ahora existen ambas, pero de manera separada. Luz es día y tinieblas u oscuridad es noche, como mencionamos anteriormente.

En el texto original, la expresión dice “tarde fue, mañana fue, día uno”. A pesar de otras opiniones, dicha declaración del texto original del Génesis da la idea de un día de 24 horas de forma literal, no en sentido figurado. Esta manera de percibir un día fue seguida posteriormente por los hebreos, quienes iniciaban y culminaban cada día de la semana con la puesta de sol.

Este relato de la creación de Dios, en donde concibe los días astronómicos literales no concuerda con la teoría de la evolución, la cual establece que la tierra en realidad fue formada en millones de años, mediante un proceso evolutivo. Estos siete días de la creación se repiten en Éxodo 20:11, al entregar los diez mandamientos.

Esta es una de las muchas teorías con respecto a la creación del mundo y a la creación del universo, todo lo que nos rodea y todo lo que existe. De igual forma, muchas personas adaptan esto a sus propias creencias, pues hay quienes piensan que Dios se encuentra presente en todo lo que existe a nuestro alrededor. Porque de eso se trata la fe, de sentir a nuestro creador firmemente en nuestro interior y en todos los lugares en donde nos encontramos. Él está ahí para nosotros, ve nuestras acciones y escucha nuestras oraciones.

creación de dios

Día 2 de la creación

Al llegar el segundo día, Dios creó el cielo. Este funcionaba como una barrera para separar el agua de la atmósfera terrestre del agua de la humedad que se halla en el cielo, creando así un firmamento. A lo largo del texto sobre el segundo día, Dios ordenó expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.

Así hizo expansión y separó las aguas que se encontraban debajo de ella y las que estaban sobre ella. Dios llamó a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo. Por expansión, también el texto se refiere a firmamento. Este segundo día se trató de la formación del mismo. Durante el segundo día, se dice que también sucedió la creación del infierno, por lo que no se debe decir que Dios vio lo que era bueno al culminar el día.

Día 3 de la creación

Se cree hoy en día que, al hablar de las aguas que estaban sobre la expansión, se refiere a vapor de agua, pero en condiciones muy distintas a las actuales. Cuando se nos habla de Cielos, quiere decir cielos atmosféricos, los que cubren nuestra tierra como una gran cúpula. Con su presencia, podrían albergar la vida vegetal y animal que sería creada en los días posteriores. Rāqîa es la palabra traducida como expansión. Proviena de rāqa, que es el verbo utilizado para el acto de golpear metal en placas delgadas. Fue creado en el segundo día, poblado por luminarias en el cuarto. Es, como mencionamos anteriormente, la cúpula sólida que separa la tierra debajo del cielo y sus aguas arriba.

Esta creencia es similar a la egipcia y mesopotámica de esa misma época. En Génesis 1:17, las estrellas se establecen en la expansión. En la mitología babilónica, se dice que los cielos estaban formados por piedras preciosas, con las estrellas incrustadas en la superficie. El objetivo de la expansión era también reunir abajo de ella, lo seco o árido. Al elemento árido lo llamó tierra, mientras que a las aguas reunidas las llamó mares. 

Asimismo, dijo que la tierra produjera hierba verde y abundante, que dé plantas fructíferas que contengan su simiente sobre la tierra. Y así fue. Con esto, se produjeron también árboles de distintas especies, y cada uno tenía su semilla, así como el resto de las plantas. De esa forma, Dios vio que lo que había hecho era bueno.

Día 4 de la creación

Durante el día cuatro de la creación de Dios, dijo: haya cuerpos luminosos o cuerpos celestes en el firmamento del cielo, con el objetivo de distinguir el día y la noche. A su vez, estas ayudarían a los habitantes de su creación a señalar los tiempos o las estaciones, los días y los años.

Los cuerpos celestes, llamados estrellas, debían iluminar la tierra desde el firmamento del cielo, Y fue hecho de esa forma. A su vez, Dios creó dos grandes lumbreras: la lumbrera mayor para se presentara durante el día, y la lumbrera menor, para presidir la noche, además de las estrellas, las cuales colocó a lo largo de la extensión o firmamento para que su resplandor brillara sobre la tierra que había creado a lo largo de cuatro días.

Y así, al separar el día de la noche y crear las estrellas para que iluminaran la tierra durante las noches, culminó el cuarto día. Varios fenómenos originados dentro de esta creación de tiempo y estaciones son el solsticio y el equinoccio, por ejemplo.

Día 5 de la creación

El día cinco de la creación, Dios ordenó a las aguas crear reptiles que vivieran dentro de ellas, y aguas que vuelen sobre la tierra, debajo del firmamento del cielo. A su vez, creó grandes peces, producidos por todas las aguas según sus distintas especies, al igual que todo aquello que es volátil según su género.

En las mitologías egipcia y mesopotámica, el creador debe luchar contra monstruos marinos antes de tener la posibilidad de construir el cielo y la cierra. En Génesis 1:21, la palabra tannin, a veces traducida como “monstruos marinos” o “grandes criaturas”, se relaciona con los llamados monstruos del Caos Rahab y Leviatán de Salmos 74:13, Isaías 27:1 y por último, Isaías 51:9. Sin embargo, en la narrativa de Génesis no se menciona nada sobre un combate, y los tannin son sólo criaturas creadas por Dios. No tuvo que luchar contra ellos para continuar con su creación, al contrario, de acuerdo con el texto bíblico, fueron creados por Él.

Así bendijo tanto a las aves en el cielo como a los peces bajo el agua, pidiéndoles que se multiplicaran y crecieran. De esta forma, con la tarde y mañana culminó el día quinto.

Día 6 de la creación

Al sexto día, fueron creados los animales vivientes, en cada género animales domésticos: reptiles y bestias terrestres, según sus especies.

Con animales domésticos, el texto se refiere a los animales de los hombres. Igualmente, creó diferentes especies de animales terrestres. Los divide en bestias, serpientes y animales terrestres. Esta declaración es similar a lo formulado por la teoría de la evolución, la cual establece que formas superiores de viva evolucionaron a partir de otras inferiores.

Finalmente, Dios decidió crear al hombre a su imagen y semejanza. Le dio las habilidades de dominar a las criaturas del mar, a las aves del cielo y a las bestias, a toda la tierra y a todo reptil que se mueve sobre ella. En el texto original, Dios dice “hagamos al hombre”. Esto nos da un vistazo de la naturaleza de la Deidad, la cual se trata de más de un ser: Dios, Cristo y Espíritu Santo.

Dios creó al varón y a la hembra, dándoles su bendición, ordenándoles crecer y multiplicarse. Les dio todas las hierbas necesarias para alimentarse, agua para hidratarse y todas las herramientas necesarias para dominar a todos los animales de la tierra.

Día 7 de la creación: descanso divino

Al culminar con todas sus creaciones en seis días, Dios descansa el séptimo, santificándolo. Coloca al hombre en el paraíso y forma a Eva, su compañera. Quedaron acabados todos los cielos y la tierra. El séptimo día, Dios completó su creación.

Ese día reposó y cesó todo lo que había iniciado. Lo santificó por cuanto había cesado en Él de todas las obras que había dejado bien creadas. Desde el inicio, Dios había plantado un jardín abundante de plantas con frutos suaves y deliciosos, en donde colocó al hombre que había formado.

Igualmente, de la misma tierra que había creado, nacieron todo tipo de árboles con diferentes frutos suaves al paladar, y también el árbol de la vida en medio del paraíso, así como el árbol de la ciencia del bien y el mal. Del lugar de delicias salía un río creado para regar todo el paraíso, río que desde allí se dividía en cuarto brazos.

El primero se llama Fisón, que circula alrededor de todo el país de Hevilat. En este país se halla el oro, oro finísimo, al igual que el bedelio y la piedra cornerina. El segundo río se llama Gehón. Rodea la tierra de Etiopía. Tigris es el nombre del tercer río, que va corriendo hacia los asirios. Por último, el cuarto río es Éufrates.

Así tomó Dios al hombre y lo colocó en el paraíso para que cultivase y le guardase, pues no quiere que el hombre, aunque se encuentre provisto de todo, pase tiempo en ociosidad. Debe ocuparse, incluso entonces y después de sus descendientes, del cultivo del paraíso. Con cansancio o fatiga, pues convenía a su estado feliz. Igualmente le explicó que comiera, de los frutos que quisiera, de los árboles que quisiera. Sin embargo, no debía comer del árbol de la ciencia del bien y el mal, pues si lo hacía, infaliblemente moriría.

 

Asimismo dijo Dios que no es bueno para el hombre estar solo, por lo que decidió ayudarle y crear una compañía semejante a él. Al verlo solo, le ordenó reconocer a cada especie que ya se encontraba en la tierra y darle un nombre a cada uno, por lo que cada animal tenía su nombre propio. Sin embargo, en ninguno de ellos encontró a Adán un acompañante para él.

Por lo tanto, Dios lo hizo caer en un sueño profundo y, mientras dormía, sacó una de sus costillas. Le puso piel y carne a aquel vacío. Y de la costilla que había sacado, formó el Señor Dios a la mujer, la cual puso delante de Adán. No sacó a la mujer de la cabeza de Adán ni de sus pies, dando a entender que ella no debe ser la señora ni la esclava del hombre, sino su igual, su compañera.

Ha sido llamada hembra porque del hombre ha sido sacada. Por ella dejará el hombre a su padre, y a su madre, pues estará unido a su mujer y se convertirán en una sola carne, dos almas en un solo cuerpo.

Por otro lado, existía en el paraíso un animal mucho más astuto que el resto de los animales que había creado Dios. Y fue esta quien preguntó a la mujer “por qué les ha dicho Dios que no comiesen de todos los árboles que hay en el paraíso?” La mujer, claramente le responde que de los frutos de los árboles sí comen, sin embargo, del fruto del árbol que se encuentra en el medio del paraíso, pues de hacerlo, morirán.

Pero la serpiente, argumentó que ciertamente no morirían. Dios sabe que en cualquier momento comerán de él, se abrirán sus ojos y serán como Dioses, capaces de conocer todo, tanto el bien como el mal. Así pues, la mujer vio el fruto que se encontraba en aquel árbol, tan deleitable a los ojos y comió de él. Igualmente dio un bocado a su marido.

Luego, los ojos se ambos fueron abiertos. Al notar que estaban desnudos, cosieron y acomodaron hojas de higuera, y comenzaron a utilizar delantales o ceñidores. Al oír la voz de Dios, quien se paseaba por el paraíso después del mediodía, se escondió con su mujer.

Escuchando el llamado del Señor, preguntando a Adán en dónde se encontraba, este le explicó que, al escuchar su voz, se escondió muy avergonzado porque estaba desnudo. Asombrado, Dios pregunta: “¿pero quién te ha advertido que estás desnudo, si no fue el fruto del cual te dije que no comieses?”.  Adán, confesó que fue la mujer quien le dio del fruto prohibido. Por lo tanto, Dios preguntó a la mujer la causa de su horrible acción.

“La serpiente me ha engañado, y he comido”, dijo la mujer. Posteriormente, Dios maldijo a la serpiente por lo que había hecho, condenándola a ella y al resto de su especie a arrastrarse sobre su pecho y comer tierra por el resto de su vida. Puso enemistades entre el hombre y la mujer, entre su raza y la descendencia de la suya. La mujer quebrantaría su cabeza, y él la acecharía a su calcañar.

En la mujer multiplicaría sus miserias y trabajos en sus embarazos, con dolor iba a parir y estaría bajo el mando de su marido: él la dominaría.

Personajes de la creación del mundo según la Biblia

Uno de los aspectos importantes de la creación del mundo según la Biblia, es conocer y tener en cuenta a cada personaje que formó parte de dicho proceso. Es importante recalcar que este momento se encuentra durante el Génesis, por lo que los protagonistas de este proceso son los primeros hebreos.

  • Dios: por supuesto, la presencia de este personaje es constante a través del texto bíblico, al igual que su influencia en el momento de la creación de todo lo que nos rodea, ya que él y su fuerza fueron lo que permitieron la aparición del mundo.
  • Adán y Eva: fueron los primeros humanos creados en el planeta tierra. En un principio, se encuentran en el paraíso pero Dios los expulsa.
  • Noé: es uno de los personajes claves alrededor de toda la historia. Construyó una gran arca en donde debía meter a los animales de la tierra, con el objetivo de salvarlos de un gran diluvio.
  • Abraham: es considerado el padre de los israelitas. Es un hombre de fe, quien sigue todas las órdenes divinas de Dios.
  • Isaac: hijo de Abraham.
  • Jacob: se conoce también como Israel y es el hijo de Isaac.
  • José: uno de los hijos de Isaac, quien tuvo otros 11 hijos.

Te recomendamos leer también los siguientes artículos: ¿Qué es la Santidad? y Gnosticismo

(Visited 70 times, 1 visits today)

Deja un comentario