Semiología de la vida cotidiana: Explicación

La Semiología de la vida es un sistema orientado al desarrollo de nuestra consciencia para elevar nuestra calidad de vida y poder disfrutar de una vida plena y feliz. Si deseas saber todo lo relacionado sobre este tema, te invitamos a continuar leyendo este artículo hasta el final.

semiologia-de-la-vida-1

Semiología de la vida

Semiología de la vida: Antes de entrar es materia siempre es importante tener definidos los conceptos, para poder comprender mejor el resto de la información, por ello, es importante comenzar preguntándonos ¿qué es la semiología?

La Semiología, dicho de un modo muy conceptual es la ciencia que se encarga del estudio de los signos, ahora, de un modo más vivencial y ejemplificado incluye todos los modos de comunicación verbales y no verbales.

Por ejemplo, la ropa que vestimos, los colores que usamos, el cómo nos expresamos, miradas, gestos, entre otros y todo lo que podemos comunicar a través de ello sin siquiera mencionar una sola palabra.

Absolutamente, todo comunica y de manera consciente o inconscientemente, en nuestro día a día tomamos decisiones, muchas de ellas, las consideramos pequeñas e insignificantes, pero que son importantes porque revelan mucho de nosotros mismos.

Otro ejemplo, quizás, cuando nos sentimos tristes, escuchamos cierto tipo de canciones, cuando estamos felices utilizamos prendas de ciertos colores, cuando vamos a una entrevista de trabajo, nos colocamos nuestro mejor traje, pero, ¿por qué lo hacemos? Porque deseamos comunicar algo: responsabilidad, seguridad, compromiso, entre otros.

La Semiología, es una ciencia moderna desarrollada por Ferdinand de Saussure (1857-1913) un reconocido lingüista suizo, quien realizó aportes importantes en la lingüística moderna, por lo que es conocido como el padre de la “lingüística estructural” del siglo XX.

De este concepto inicial, surge la Semiótica, esta es la parte de la Semiología que estudia la comunicación en sistemas cerrados, ¿qué quiere decir esto? ¿cuál es la diferencia entre ambos?

La Semiología estudia señales o convenciones que no pueden ser interpretadas de modo vivo, es decir, se puede interpretar de distintas maneras.

Un ejemplo de ello: una prenda de ropa de determinado color, para nosotros puede ser muy atractiva o nos hace sentir de determinada manera, sin embargo, desde la perspectiva de otros, podemos tener “mal gusto”.

Ahora, en el caso de la Semiótica, estudia sistemas cerrados, es decir, aquellos válidos o que nos conducen a una única interpretación. Por ejemplo: deportes, cualquier deporte posee reglas, que deben ser acatadas por todos sus practicantes, gol es gol, aquí o en la china.

Los juegos de mesa, también son un ejemplo de ello, ya que posee reglas específicas que deben ser acatadas y no puedes ser modificadas o interpretadas a conveniencia o de un modo personal. Esto es “sistemas cerrados”.

Luego de entender este par de conceptos, ahora si podemos continuar con el significado de la Semiología de la vida. Si unimos ambos conceptos podemos decir que la Semiología de vida incluye toda tipo de comunicación verbal y no verbal que puede ser interpretada en la mayoría de los casos de un modo personal, por lo que no hay una respuesta única, tampoco “correcta o incorrecta”.

Si partimos del punto de que la realidad es aquello que vemos, tocamos y sentimos, entonces, la vida es lo que percibimos o nuestras interpretaciones.

Es decir, es todo aquello que experimentamos en nuestra vida cotidiana y nos genera bienestar o malestar, por tanto, esto se traduce en una interpretación personal (percepción) y esto es la Semiología de la vida.

A lo largo de nuestra vida, experimentaremos distintas situaciones que nos irán generando percepciones y que cuando se repiten para nosotros puede ser agradable o desagradable, evidentemente, pueden generar en nosotros muchas otras emociones, pero utilizaremos estas que son las principales.

Por ejemplo, cuando un país atraviesa una crisis o una pandemia, son para muchos una situación difícil, que puede generar ansiedad, angustia, temores, incertidumbre, rabia, desesperación y muchas otras emociones.

Sin embargo de acuerdo a nuestro nivel de conciencia de ese momento, entonces habrán personas que lo perciban como una oportunidad para crecer, aprender y reinventarse.

En ambos casos (aunque pueden existir mucha otras interpretaciones) son “correctas” porque cada uno posee una realidad distinta, por tanto, está perfecto sentirnos de esa manera, como mencionamos anteriormente, se trata de un aprendizaje en base a nuestro nivel de conciencia y de eso trata la Semiología de la vida.

En otras palabras, la Semiología de la vida nos ayuda a determinar cada experiencia, problema, reto, o como desees llamarle en una percepción muy personal que posteriormente catalogamos como “buena” o “no tan buena” y por tanto, desearemos volver a vivir o la evitaremos a toda costa.

El cómo enfrentamos cada una de las situaciones de nuestra vida, lo que representa para nosotros, el valor y el cómo lo vivo, todo esto puede influir y ayudarnos este extenso y maravilloso concepto de Semiología de la vida.

Aprender a gestionar nuestras emociones, ver los problemas no como una dificultad o desde un rol de víctima (¿por qué a mí?) sino comprender que todo es un aprendizaje y tiene una razón de ser y sucede de esa manera porque así debe ser, sin embargo, esto quiere decir que esa realidad no pueda ser cambiada.

Como seres humanos, siempre podemos mejorar, reconocer nuestros errores de manera consciente y dar el primer paso a una vida nueva y una realidad muy distinta a la que percibimos.

Esto no quiere decir, que esa nueva perspectiva que puede ofrecernos la Semiología de la vida como “herramienta” implica una vida ausente de problemas, negar una realidad o vivir aislados, que no nos interese los problemas que nos pueden afectar como colectivo.

Es más bien, comprender que sin importar lo que estamos atravesando, por más duro que sea tiene una solución, un final, y por supuesto, un aprendizaje, cuando comprendemos esto de manera consciente.

Entonces somos capaces de enfrentar nuestros problemas desde una perspectiva más optimista, en donde nuestra actitud, si bien no solventará el problema, al menos nos dará perspectivas distintas o la posibilidad de adquirir herramientas como la Semiología de la vida para poder enfrentar nuestros problemas y salir victoriosos de ellos.

semiologia-de-la-vida-2

La realidad, siempre está allí, frente a nosotros, latente, para nuestra fortuna, siempre tenemos alternativas para enfrentar esa realidad y existen varios métodos para ello:

Triángulo de Actitudes

¿Cuál es mi actitud frente al problema? ¿Cómo espero resolverlo? ¿Cuento con las herramientas adecuadas para resolverlo? ¿Qué debo aprender o mejorar en mí? Básicamente, aquí influye en gran medida nuestra inteligencia y razón.

Las preferencias afectivas y nuestro sistema de valores adquiridos

Semiología de la vida: Cada vez que me ocurre algo (bueno o malo) ¿cómo suelo reaccionar? ¿actuó de manera racional o me dejo llevar por mis emociones? ¿considero que puedo reconocer, interpretar y gestionar mis emociones?

Cuando una situación me abruma o me causa algún tipo de malestar ¿me mantengo firme a mis valores y actuó conforme a ellos? ¿cuáles son mis valores?

Dicho de otra manera, este aspecto se refiere a nuestro sistema de pensamientos, aquí incluimos la lógica, pero añadimos también las emociones.

Sistema de creencias

Es aquí donde entra el tema de la actitud y el cómo percibimos cada situación de acuerdo a nuestra experiencia. Por ejemplo, si estamos en una relación y somos felices, lo interpretaremos el amor como algo positivo, si por el contrario o en algún punto esta termina, entonces ahí este concepto puede cambiar.

Evidentemente, lo más difícil de asumir o aceptar son nuestras propias emociones, el comprender de una manera tranquila y como dicen “con cabeza fría” que todo esto formó parte de nuestra experiencia, crecimiento y evolución, es aquí donde la Semiología de la vida juega un rol importante.

La actitud, en la mayoría de estos casos no va a resolver el problema, sin embargo, si nos va a ayudar a dar una nueva perspectiva, además de permitirnos reconocer nuestros errores y asumir nuestra parte de la responsabilidad, aceptar que lo que está pasando probablemente no podemos cambiarlo, entonces ¿ganamos algo compadeciéndonos a nosotros mismos? Probablemente no.

Por ejemplo, llueve a cántaros y teníamos nuestro día planificado lo primero que normalmente pensamos es que nuestro día ha sido “arruinado”, sin embargo, la lluvia es un fenómeno que no depende de nosotros, sin embargo, podemos posponer dichas actividades y aprovechar nuestro tiempo en otras actividades.

Este es un ejemplo de como la actitud, puede conducirnos a un cambio de perspectiva y a su vez, esto puede ofrecernos nuevas oportunidades. Cuando transformamos el problema es experiencia y más importante aún, en un aprendizaje, todo cambia.

Cuando yo cambio, mi perspectiva cambia, y por tanto mi realidad cambia. Entonces, la “actitud” también está condicionada por ciertos factores: nuestras creencias, valores y pensamientos.

Biografía Dr. Alfonso Ruiz Soto

El Dr. Alfonso Ruiz Soto es una figura sumamente importante dentro de Semiología de la vida ya que de hecho, fue quien desarrolló este sistema, que se ha convertido en una experiencia maravillosa para muchas personas, cambiando vidas, Veamos entonces quién fue y cuál ha sido su aporte.

Alfonso Ruiz Soto, nació en la ciudad de México, el 25 de Enero del año 1951. Se graduó como abogado de la UNAM, en la facultad de derecho en el año de 1973. Ese mismo año, viajó a Barcelona, (España) para participar de un taller de “Creación y crítica literaria”, el cual, fue dirigido por José Donoso, un reconocido novelista chileno.

Obtuvo su doctorado en Letras gracias a la universidad de Oxford (Inglaterra), también, fue profesor de la Facultad de Letras en la Universidad de Oxford, y tiempo después, como tutor residente en la Universidad de Nottingham (Inglaterra) y obtiene un segundo doctorado, esta vez, en Semiología.

Participó en el primer congreso Internacional sobre Semiótica e Hispanismo en Madrid en el año 1983, en donde presentó por vez primera su modelo “Teoría Dinámica de los géneros Literarios y no Literarios”, el cual, fue patrocinado y organizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

En 1985 decide regresar a México, aunque esta vez, ejerció como investigador de tiempo completo en el centro de Estudios Literarios del Instituto de Investigaciones Filológicas en la Universidad UNAM, en la cual, también, fue miembro activo por seis años del Sistema Nacional de Investigadores.

Alfonso Ruiz Soto, es entonces reconocido por desarrollar un naciente modelo educativo mucho más dinámico y sensorial: Semiología de la vida cotidiana cuya intención principal es “elevar” de alguna manera la calidad de vida de las personas, permitiendo que puedan aprender a gestionar sus emociones, así como tener perspectivas distintas y poder crecer.

Este sistema desarrollado por el Dr, Soto lleva de la mano a cada individuo en un nuevo modo de pensar, por decirlo de un modo más general, invitándolo a comprender y ajustar la manera en la que se percibe a sí mismo (autoestima y auto concepto), descubrir su vocación y ser más consciente de cada uno de nuestros pensamientos, sentimientos y creencias.

A partir del año 1985 el Dr. Soto inició una serie de cursos, conferencias, talleres, diplomados y hasta programas de televisión y radio en los cuales ha compartido este sistema de Semiología de la vida, el cual, ha cambiado la vida de millones de personas.

De la Semiología de la vida cotidiana nació una nueva formación, esta vez con un enfoque más empresarial, a la cual denominó “Semiología de la productividad Integral”, en donde el principal factor somos nosotros mismos como seres humanos.

El Dr. Ruiz Soto es desde el año 1991 fundador y presidente de un grupo conocido como “Grupo Altía IAP”, en la cual ha sido sumamente valioso su trabajo asistencial para enfermos crónicos, así como también, en su noble labor incluyendo laboralmente a personas con discapacidades motrices, apoyo a distintas comunidades indígenas entre otros.

Su gran labor, ha sido reconocida por grandes organizaciones como UNICEF, AMIAP, APREP y la ONU, ya que no cualquiera dedica su vida a colaborar activamente y apoyar a esa sociedad desamparada.

semiologia-de-la-vida-3

Laura García Maciel, su experiencia con la Semiología

Laura García Maciel, es una mujer con una historia bastante interesante con la Semiología de la vida. Desde joven, había buscado un camino espiritual que le permitiera crecer en todos los sentidos y cuando conoció la Semiología fue simplemente amor a primera vista.

La habían diagnosticado depresión y eso la desanimó bastante y una amiga la animó para que asistieran a México a un curso de algo novedoso llamado “Semiología de la vida cotidiana”. Esto marcó un antes y un después en su vida, e incluso, allá en México conoció a su esposo.

Ella afirma que parte de su aprendizaje fue que gran parte de nuestros sentimientos, reacciones, entre otros dependen principalmente de las “hormonas”, que en realidad, es nuestra esencia.

El cuarto camino: Historia

El cuarto camino está inspirado en los aportes de Jorge Illich Gurdaiev, un ucraniano que se dedicó a estudiar a budistas y practicas sufís, creando lo que se conoce como Instituto para el Desarrollo Armónico del Hombre (IDAH). Según este, el hombre tiene varios caminos en sus genes:

1er. Camino (El faquir): una persona con características como estática, rigidez o de mentalidad débil, normalmente requiere de un mayor grado de inteligencia.

2do. Camino (El Monje): es más bien una persona devota, religiosa, con una voluntad emocional única, aunque muchas veces es considerado algo “estúpido”.

3er. Camino (El Yogui): Intelectual, disfruta reflexionar sobre lecturas, permitiéndose modificar y elevar su conciencia, sin embargo, muchas veces se pierde en sus propios logros, por lo que siente que por más cosas que haga nunca concreta nada o lograr cosas importantes.

Sin embargo, estos tres caminos resultan no ser suficientes para el ser humano, necesitamos además buscar esa “iluminación” y ella la podemos encontrar en el C.C., el cual describiremos a continuación.

La Base Ideológica Del C.C.

La teoría del C.C. es lo que nos permite modificar nuestra conciencia y esta posee varias líneas básicas de la cual nace:

Budismo “light”: Dirigido principalmente a ese tan anhelado éxito laboral.

Psicología transpersonal: Este implica una transformación de todo, creencias, la manera en cómo nos percibimos a nosotros mismos, caminos tradicionales o no tradicionales como por ejemplo la exploración de nuestras vidas pasadas para comprender qué de esas cosas nos continúa afectando y manifestándose en nuestro presente y por qué.

El uso del “eneagrama”: Se trata de un circulo contenido en un polígono de nueve lados, en el cual, cada uno de estos lados representan nuestros planetas y personalidades.

Una serie de teorías pseudo-científicas de inicio de siglo: Estas pretenden mostrarnos “nuestros centros”, los cuales, integran este cuarto camino.

Causas Del Éxito Del C.C.

  • Seguridad personal
  • Mayor confianza al comunicarnos
  • Claridad para resolver conflictos personales
  • Sensación de importancia y que su vida tiene un sentido

Principales Incongruencias Con La Fe Católica

Su definición del hombre se opone a lo que dice la Biblia y al cristianismo en general, ya que lo define como un ser egoísta y egocéntrico que se deja llevar por sus instintos y solo busca el placer propio.

Expresa que las religiones cualesquiera que sean son lo mismo, las considera “sectas” iguales con un nombre distinto.

Re interpreta el cristianismo en su totalidad, en donde Dios no es ese ser supremo sino más bien energía proveniente del cosmos.

Criterios De Actuación

La semiología de la vida y el C.C. deben cumplir con ciertas objetivos, los cuales, se asemejan al movimiento del New Age: energía cósmica, subjetivismo, ecología profunda y la afirmación de que todas las religiones son iguales.

Realizar un proceso de revangelización en la fe de las personas.

Hacer las aclaratorias necesarias porque muchas de las personas que llegan al curso son víctimas también de lo que él llama “sectas religiosas” bien sea por inocencia, desconocimiento o desesperación de encontrar una esperanza a sus súplicas.

Ofrecer soluciones auténticas a las dificultades de la vida basada en hechos.

Grupo de apoyo para mujeres.

 

¿Te gustó este artículo? Te invitamos a leer más en:

Vida Oculta de Jesús de Nazaret; Infancia

¿España Es Un Estado Laico o Religioso?

Deberes, derechos y obligaciones de los padres

(Visited 15 times, 1 visits today)

Deja un comentario