Oración Efectiva para Iniciar el Día de Trabajo Bien

Cada mañana abrimos los ojos a un nuevo día, ese es el momento preciso para agradecer a Dios por todas las bendiciones que nos ha otorgado, como la familia, el hogar, los estudios, el amor, la salud, las amistades y el empleo. Con respecto a este último podemos recitar la oración para iniciar el día de trabajo, que te ofrecemos en el presente artículo. Léelo con atención.

Oración para Iniciar el Día de Trabajo

Oración para Iniciar el Día de Trabajo

Para muchas personas el trabajo constituye una carga pesada, sin detenerse a pensar que éste le permite adquirir todo lo necesario para cubrir las necesidades de alimentación, vestido, recreación, salud y vivienda.

Por todo esto, al despertarnos debemos hacer una oración para iniciar el día de trabajo, esta es una herramienta poderosa con la que alabamos a Dios, le pedimos fortaleza y templanza, al tiempo que mostramos nuestro agradecimiento.

Pero, tal vez te encuentres trabajando en algo que no es tu agrado y te sientes triste y agobiado por ello, o quizás el sueldo que percibes es insuficiente para todos los gastos que tienes. En este caso también puedes rogar al Señor para que transforme esta situación.

En cualquier caso, lo importante es hacer de la oración una poderosa herramienta para comunicarnos con el Creador, expresarles nuestras inquietudes, hablarle de las necesidades y pedirle que intervenga para que todo vaya de la mejor manera posible.

Del mismo modo, si te sientes agobiado por el cansancio del día a día y te cuesta levantarte para ir al trabajo, es hora de elevar una plegaria para implorar energía y muchísima salud. También es bueno hacerlo al finalizar la jornada laboral.

Oración para Iniciar el Día de Trabajo

Recuerda que mientras muchos se quejan porque tienen trabajo, otros están orando para conseguir uno, sobre todo en estos momentos en los que la pandemia del COVID-19, ha afectado negativamente la economía a nivel mundial.

¿Quién no ha sufrido por este efecto? Nadie ha escapado a ello, pobres y ricos han tenido que reorganizarse para enfrentar todas las vicisitudes que ha traído este virus.

Entonces, al levantarte cada mañana no dudes en rezar la oración para tener un buen día de trabajo. Estamos seguros que Dios te escuchará si oras con fe y concederá todas las peticiones que haces.

Plegaria para empezar el trabajo

Señor mío, hoy al despertar acudo a ti para alabarte y vanagloriarte por tu inmenso amor que te hace voltear los ojos hacia mí, dándome la oportunidad de un nuevo día.

Te agradezco Padre Eterno, por  todo lo que tengo en esta vida, por tener salud, familia y una casa donde cobijarme. Agradezco los alimentos, el amor , las amistades y mi trabajo.

Pido que me des fuerzas para continuar levantándome cada día con energía y bienestar, permíteme gozar de buena salud para así cumplir con la tarea que en este momento tengo.

No dejes que la flojera y pesadumbre se apoderen de mi cuerpo, al contrario, dame ánimo para realizar mi trabajo con energía y comprender que éste no es una carga sino la manera de suplir mis necesidades.

Hoy, te pido Padre Amado, por todos mis compañeros de trabajo para que en nosotros prevalezca la unión y la amistad, que  no haya pensamientos de envidias entre nosotros y que la unión nos permita aligerar las cargas.

Permíteme, ayudar a quienes lo requieran, pon las palabras precisas en mi boca para dar aliento a quienes se sientan cansados. Aclara mi mente para que pueda tomar las mejores decisiones.

Gracias, gracias, gracias, por hacer de mi un instrumento útil para el desarrollo económico de mi amada nación, haz que aporte mis conocimientos y fuerzas para verme florecer con ella.

A cada instante te doy gracia, pero muy especialmente en este momento que inicio mi trabajo te suplico que todo salga bien y que el mismo sea para la prosperidad y bienestar de  mi familia. Amén.

Además de esta oración, también puedes encontrar otras en la web, tal cual como se muestra en el siguiente vídeo.

¿Cómo animarnos para empezar bien el día?

Por muy difícil que sean las circunstancias que estemos viviendo, nada mejor para iniciar el día que levantarnos confiando en que habrá un mejor futuro. La fe te permitirá agradecer por un nuevo amanecer.

Un pensamiento positivo al levantarnos, nos permite empezar nuestras actividades con buen pie, más aún si lo acompañamos de una gran sonrisa y decretos de bienestar y felicidad.

Saludo con agrado a todos en tu hogar, también a las personas que te encuentres en el camino al trabajo, al llegar sonríe y di palabras hermosas a tus compañeros. Recuerda que la alegría es contagiosa.

Si, por casualidad, llegas a tener un percance no permitas que éste arruine tu jornada laboral, reflexiona y mira el lado positivo del mismo, en cada situación hay algo nuevo que aprender.

Confía en que Dios tiene guardado especialmente para ti, numerosos momentos de alegría, bienestar, amor, felicidad y prosperidad. Agradece por lo bueno y por lo menos bueno que tienes en la vida.

Muchos desearían tener una mínima parte de lo que tú posees. Así que no te enfoques en lo que te falta, al contrario concéntrate en cada bendición que la vida te ha brindado.

Poseer un trabajo, es una oportunidad para transformar las cosas negativas en positivas y, como dijimos anteriormente, si estás insatisfecho por el empleo que tienes pide con fe para que en el futuro obtengas uno con más beneficios y satisfacciones.

Dios te ha da dotado de inteligencia y creatividad, dones que puedes utilizar para conseguir grandes cosas, pero no olvides compartir con quienes están necesitados, bien sea de una palabra, sonrisa o algún alimento.

Asimismo, repite antes de salir de tu hogar, la oración para iniciar el día de trabajo; también puedes rezar la plegaria de agradecimiento que contiene el siguiente video:

A modo de reflexión

Ser alegres y agradecidos resulta beneficioso para nuestra salud, aunado a que produce el mismo efecto en las personas que tenemos alrededor de nosotros. ¿A quién le gusta tropezarse con un ser amargado?

Por supuesto que, a nadie, sobre todo si es en las primeras horas de la mañana, ya que si nos encontramos cara a cara con alguien que ni siquiera da los buenos días, esta actitud puede marcarnos el resto del día.

Entonces, pongamos en práctica el refrán “no hagas a otros lo que no quieres que te hagan” .Así que, levántate con una actitud optimista y no dejes que ninguna dificultad haga mina en tu ánimo.

Si se te hace difícil lograr este cometido, ve a un lugar donde puedas estar a sola, concéntrate en lo que quieres lograr y pide con fe a Dios para que transforme tu manera de ser.  No hay nada que Él no pueda cumplir porque es todopoderoso y omnipotente.

Su energía divina nos envuelve día a día, llenándonos de amor y sabiduría, esperanza y fe; respeto y tolerancia. En fin , nos provee para alcanzar todo lo que nos proponemos.

Por eso es importante también incluir en las oraciones a los hijos, hermanos, amigos y amistades. Solicitemos que ellos también sean rodeados de esa energía celestial que solo Dios puede brindar.

Cuando nosotros estamos bien, esto debe trascendental en los demás, así como en la forma de pensar, sentir, hablar y actuar. De manera que, es fundamental hacer el trabajo considerando no solo las ganancias que nosotros obtendremos sino también la de los otros.

Oración para terminar el trabajo

En este artículo consideramos fundamental que, así como repetimos una oración para iniciar el día de trabajo, hagamos lo mismo para concluirlo. Es por ello que presentamos la siguiente plegaria que puede ser una guía para que elabores tus propias oraciones.

Amado Padre, ya el día llega a su fin y con éste también culmina otra jornada laboral. Te agradezco por permitir que cumpliera con la tarea encomendada.

Agradezco me hayas dado fortaleza y ánimo para hacer todas las actividades para el bien de mis semejantes. Te pido que mañana me levantes con entusiasmo y alegría.

Quita todo cansancio de mi cuerpo y de mi mente, en ti confío para un mañana mejor lleno de esperanza y prosperidad.

Señor mío, te pido que cuando las fuerzas abandonen mi cuerpo, sea Tú quien las reponga, guárdame de todo mal y de pensamientos y acciones negativas en mi trabajo.

Bendice, Padre Amado, a mis jefes y a los dueños para que ellos puedan ponerse en el lugar de sus empleados y actuar en consecuencia. Hazle comprender que somos iguales ante tus ojos.

Hazle saber que, al compartir sus ganancias con los otros, obtienen no solo prosperidad económica sino también la espiritual.

Gracias Señor, por este empleo que me permite llevar el pan a la mesa de mi familia. Te pido también que ayudes a quienes no tienen trabajo.  Alabado sea tu nombre en cada momento. Continúa bendiciéndonos con amor y alegría. Amén.

No te quedes con esta lectura, compártela entre tus amigos y familiares para que ellos puedan gozar de la oración para empezar el trabajo. De igual manera, te invitamos a visitar las siguientes páginas electrónicas donde encontrarás plegarias para cada ocasión particular.

La Poderosa Oración para Encontrar Trabajo

Oración para conseguir la Paz Interior Verdadera

Milagros reales de San Antonio de Padua en el Amor

(Visited 2.673 times, 1 visits today)

Deja un comentario