Oración de los Fieles: Explicación y Para qué Sirve

La Oración de los Fieles, es parte de una serie de oraciones que las llegan a realizar los fieles devotos católicos las cuales van dirigidas a Dios, al Señor Jesucristo y al Espíritu Santo. En el siguiente artículo conocerás todo lo referente sobre en qué consiste este tipo de Oración de los Fieles y cuándo son realizadas.

oracion de los fieles

Oración de los Fieles

La liturgia de la Palabra es la que termina con la oración de los fieles, igualmente llamada oración universal, que el sacerdote llega a presidir, iniciándola y también concluyéndola, en el ambón o en la sede. En la liturgia de la sinagoga de origen judía llegan a existir unas oraciones de intercesión de manera de letanías. Es desde ahí que fue que nació la costumbre cristiana católica de hacer algo similar en el transcurso de la celebración de las peticiones para la Eucaristía.

Parece que esta clase de costumbre se llega a remontar a los tiempos apostólicos. Ya el apóstol Pablo llega a ordenar que se hagan las oraciones por todos los hombres, y de manera concreta por los que dirigen y gobiernan, pues como lo dice la palabra de Dios: “Dios nuestro Salvador quiere que todos los hombres se salven y vengan al conocimiento de la verdad” (1Timoteo 2:1-4).

Y San Justino, hacia los años 153, llega a describir en la Eucaristía lo que dice: “plegarias comunes que con fervor hacemos por nosotros, por nuestros hermanos, y por todos los demás que se encuentran en cualquier lugar” (I Apología 67:4-5).

En las Iglesias de Oriente, se encuentra esta oración la cual adoptó de manera común la forma de una letanía de las intercesiones que son dichas por el diácono, a la que le contestaba el pueblo con el Kyrie, eleison. Las Iglesias de las regiones del Occidente son las que conocen igualmente esta oración.

En las regiones de África se encuentra atestiguada por San Agustín, quien era el que solía llegar a terminar sus homilías con una especie de invitación a dirigirse al oriente para poder formular a Dios unas cuantas peticiones para la misa, a las que el pueblo llegaba a responder con el amén.

oracion de los fieles

En la liturgia romana del siglo V, la oración universal se encontraba ubicada al final de la liturgia de la Palabra y, de acuerdo a lo que parece, esta tenía una especie de estructura muy parecida a las diversas oraciones solemnes del Viernes Santo en la actualidad.

En la liturgia de la actualidad, “en la oración universal o en la oración de los fieles, el pueblo, siempre que se encuentra ejercitando su oficio sacerdotal, ruega por todos los hombres. Por lo que conviene que esta oración se realice, habitualmente, en las misas a las que llega a asistir el pueblo, de manera que se alcen las súplicas por la Iglesia Santa, por todos los gobernantes, al igual que por todos los que sufren ciertas clases de necesidades y por todos los hombres y por la salvación de todo el mundo entero”.

Al llegar a hacer la oración de los fieles, muchas personas son conscientes de que la Eucaristía, la Sangre de Cristo, se llegue a ofrecer por todos los cristianos “y por todos los hombres, para el perdón de los pecados”. La Iglesia, en efecto, llega a ser “el sacramento universal de la salvación”, de tal manera que todos los hombres que llegan a alcanzar la salvación se salvan por lo que es la mediación de la Iglesia.

Ya que esta es la que actúa sobre todos ellos de manera inmediata cuando son cristianos católicos o en una clase de mediación a distancia, solamente a nivel espiritual cuando no llegan a ser cristianos católicos. Llega a ser lo mismo que se observa en el Evangelio, donde ciertas veces Cristo era el que sanaba por medio del contacto físico y de las demás veces a distancia.

En todo caso, ninguna persona sana de la enfermedad profunda del hombre, el pecado, si no llega a ser por la gracia de Cristo el Salvador que, desde los tiempos del Pentecostés, es el que “asocia siempre consigo a su amadísima esposa la Iglesia”, sin la que no hace nada.

oracion de los fieles

En esta clase de oración, los fieles laicos son los que ejercen igualmente su sacerdocio bautismal los cuales son unidos a Cristo Sacerdote, al igual que intercediendo ante Dios por todas las necesidades tanto espirituales como los materiales de todos los hombres. Es algo muy significativo que se ubique, tras la reforma del Vaticano II, luego de la despedida de todos los catecúmenos. Éstos, al no llegar a estar aun bautizados, no pueden llegar a unirse al Pueblo sacerdotal y también ejercer esta clase de mediación.

De acuerdo a esto, la Iglesia, por todas sus enseñanzas y acción, y muy en especial por la oración universal y también por el sacrificio eucarístico, es la que sostiene de manera continua al mundo, siempre procurando por Cristo los incontables bienes materiales y los espirituales, además de impedir su ruina total.

De esto llegaban a tener una muy clara conciencia todos los primeros cristianos, con llegar a ser tan pocos y tan mal ubicados en el mundo de su tiempo. Es una fuerte convicción que es reflejada, por ejemplo, en aquella Carta que se encontraba dirigida a Diogneto, hacia el año 200 la cual detalla lo siguiente: “Lo que es el alma dentro del cuerpo, eso llegan a ser los cristianos en el mundo.

El alma se encuentra esparcida por todos los integrantes y miembros del cuerpo, y los cristianos católicos existen por todas las ciudades del mundo. La carne llega a aborrecer y también es la que combate al alma, sin haber llegado a recibir el agravio en alguno de ella, porque no le deja llegar a gozar de los placeres.

A los cristianos los llega a aborrecer el mundo, sin necesidad de haber recibido un agravio de parte de ellos, porque ellos renuncian a cada uno de los placeres de este mundo. El alma se encuentra encerrada en el cuerpo, sin embargo, ella es la que mantiene vinculado al cuerpo; de esa manera todos los cristianos se encuentran detenidos en el mundo terrenal, como en una cárcel, sin embargo, ellos son los que llegan a mantener la trabazón del mundo… Tal llega a ser el puesto que Dios les indicó, y no es lícito que puedan desertar de él”.

Sin embargo, en ciertas ocasiones las personas somos hombres de muy poca fe, y no llegan a pedir a Dios. Por lo que la palabra de Dios dice lo siguiente: “No tenéis porque no pedís” libro de Santiago 4:2.

O si llegamos a pedir algo, y Dios nos lo concede, es fácilmente atribuir el bien que se recibe a algunas clases de causas secundarias, sin llegar a recordar que “todo buen don y toda dádiva perfecta viene de arriba, desciende del Padre de las luces” Libro de Santiago 1:17.

Es algo indudable que, por ejemplo, las religiosas de la clausura y también los humildes feligreses de la misa diaria son los que contribuyen en gran manera y de forma poderosa al bien del mundo que todo el conjunto de los prohombres y de los políticos que llenan las muchas páginas de los periódicos y también de las pantallas de la televisión.

Todas aquellas personas humildes que son creyentes llegan a ser los que más influjo poseen en la marcha del mundo. Basta con tan solo un poquito de fe para poder creerlo de esa manera. Al llegar a hacer la oración de los fieles, muchas personas han de ser muy conscientes de que la Eucaristía, que es la Sangre de Cristo, se llega a ofrecer por los cristianos “y por todos los hombres, para el perdón de los pecados”.

“El ars celebrandi” que significa el arte de celebrar rectamente, es aquel que procede de la obediencia fiel a las normas litúrgicas en su total plenitud, pues llega a ser precisamente esta manera de celebrar lo que asegura desde hace más de 2 mil años la vida de fe de todos los creyentes, los cuales se encuentran llamados a tener que vivir la celebración como el Pueblo de Dios, el sacerdocio real o la nación santa (1 Pedro 2:4-5).

Solemnidad de la Santísima Trinidad

Este acto es realizado los días domingo 07 de Junio de cada año. El procedimiento del mismo es el siguiente:

El Celebrante:

Debemos orar a Dios, Comunión de Amor que llega a ser nuestro Padre, por medio de su Hijo amado Jesucristo, en el Espíritu Santo que hemos llegado a recibir.

Por la Santa Iglesia:

Para que con su gran ejemplo y también testimonio se llegue a manifestar en la Eucaristía la unidad que proviene de parte de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

  • Roguemos a Dios

Por la Arquidiócesis de Piura y Tumbes:

Para que ella en todo momento sea “la casa y la escuela de la comunión” en donde las personas puedan sentir al hermano de la fe en la unidad más profunda del Cuerpo místico de Cristo que llega a ser conocido como la Iglesia.

  • Roguemos a Dios

Por la Semana Eucarística que hoy Iniciamos:

Para que se pueda comprender que la Iglesia es la que recibe en la Eucaristía toda la fuerza espiritual requerida para poder cumplir con su gran misión evangelizadora; y, que al mismo tiempo, la misma suele ser la cumbre de toda la obra de la evangelización, pues es la que conduce a todos los hombres a la comunión con el señor Jesucristo y en Él, con el Padre y también con el Espíritu Santo.

  • Roguemos a Dios.

Por Todos los que Sufren:

Para que todos unidos a la Cruz del Señor Jesús, puedan llegar a experimentar lo que es el amor del Padre y también la presencia confortadora del Espíritu Santo.

  • Roguemos a Dios.

Por Todas las Familias Cristianas:

Para que, a similitud de la Santísima Trinidad, las vidas de las personas se encuentren vivificadas por el amor.

  • Roguemos a Dios.

Por Todos los Llamados a Participar en la Comunión de Amor de la Santísima Trinidad:

Para que todos lleguen a responder en todo momento con gran generosidad al Plan de Dios en todas aquellas circunstancias más concretas de nuestra vida.

  • Roguemos a Dios.

Celebrante:

Dios y también nuestro Señor, por favor las oraciones de tus fieles y por favor guíanos por los caminos de tus designios, para que lleguemos a ser ante todos los hombres una alabanza viva de tu gloria. Por Jesucristo nuestro amado Señor. Amén.

Por la Santidad

Este llega a ser realizado los días Lunes de cada 08 de Junio de cada año. La oración es la siguiente:

Celebrante:

Por la gran intercesión de Todos los Santos que llegan a reinar con Cristo, el cual se encuentra presente al Padre nuestra en una oración por todos los hombres.

Para que todos los esfuerzos pastorales lleguen a tener a la santidad como un motivo y como fin.

  • Roguemos a Dios.

Para que nuestro Arzobispo Metropolitano, quien es el Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, llegue a ser infatigable en su celo, ferviente de espíritu y ame la humildad.

  • Roguemos a Dios.

Para que presentemos en todo momento la santidad como la exigencia de nuestro Bautismo; como una meta posible de poder alcanzar con la ayuda de la gracia de Dios; y como la única manera de llegar a vivir auténticamente el seguimiento del Señor Jesús.

  • Roguemos a Dios.

Para que la Semana de la Eucaristía llegue a ser una ocasión muy privilegiada para poder comprender lo que es el don de la Eucaristía el cual nos es absolutamente necesario para llegar a crecer en nuestra configuración con el Señor Jesús, bajo la acción del Espíritu Santo y también la guía maternal de Santa María.

  • Roguemos a Dios.

Para que la parroquia o también comunidad, la denominada “luz del mundo y sal de la tierra”, viva su impulso de manera apostólica como un tipo de compromiso cotidiano, y que se encuentran presente en el mensaje del Evangelio con todas sus exigencias de vida.

  • Roguemos a Dios.

Celebrante:

Por favor protege, oh Padre todopoderoso a tu pueblo en una oración, para que llegues a reconfortar con tu gran gracia el cual llegue a gozar de los bienes futuros en la compañía de Todos los Santos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Por El Santo Padre

Esta oración es realizada los días Martes 09 de Junio. La oración es la siguiente:

El Celebrante:

El Señor Jesús, fue el que quiso llegar a edificar su Iglesia sobre la roca que es Pedro. Por lo que elevemos en este día nuestra oración al Padre por el Papa Benedicto XVI, Vicario de Cristo y el sucesor de San Pedro; por las necesidades de la Iglesia y de todos los hombres de este mundo. Y digamos con gran fe: Señor, por favor escúchanos.

  • Oremos por la Santa Iglesia:

Para que llegue a tener unidad, al igual que libertad y paz en todo el mundo.

  • Señor Jesús, Pastor eterno:

En este día te damos gracias por habernos llegado a dar el don del Papa Benedicto XVI. Tú que le has llegado a confiar en tu Iglesia el ministerio de San Pedro, te pedimos que lo acompañes y sostengas con tu gracia y amor, para que con firmeza de roca apostólica gobierne paternal y solícitamente a todo el Pueblo de Dios.

Para que oremos por los pueblos y naciones que llegan a sufrir de los horrores de la guerra y recobren la paz, por lo que obtengan toda clase de bienes y que vivan en todo momento unidos con los lazos del amor.

  • Oremos por Todos Nuestros Trabajos y Planes Pastorales:

Para que todos ellos lleguen a ser una contribución a lo que es la obra de la “Nueva Evangelización” en el tercer milenio de la fe.

  • Oremos por Todos los Enfermos y Cuantos Sufren Física y Moralmente:

Para que se encuentren en cada uno de ellos y en todos los cristianos un tipo de apoyo generoso y solidario.

  • Oremos por Nuestra Comunidad, Reunida en Torno al Altar de Cristo:

Para que en esta Santa Semana Eucarística la fortalezca en la fe apostólica, y que llegue a ser una ocasión propicia para que los que han llegado a perder lo que es el sentido vivo de la fe o hasta incluso ya no se reconocen como los miembros de la Iglesia para que vuelvan a la plena comunión eclesial.

El Celebrante:

Escúchanos, Dios de bondad, y protege al Papa Benedicto XVI, que tú has elegido como pastor universal de tu Iglesia. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote

Este tipo de oración de los fieles llega a ser realizado el día Miércoles 10 de Junio. La oración es la siguiente:

El Celebrante:

Por medio de Jesucristo, que es nuestro Sumo y también Eterno sacerdote, el mediador entre Dios y todos los hombres, por lo que elevemos nuestras peticiones al Padre, que llega a dirigir nuestras vidas de acuerdo a su Plan de amor.

Para que la Iglesia llegue a celebrar en todo momento con fe, piedad, y gran reverencia la Eucaristía, el memorial de la pasión, de la muerte y de la resurrección del Señor Jesús.

  • Roguemos a Dios.

Para que nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi y todos los sacerdotes de nuestra Arquidiócesis vivan su sacerdocio como servicio incansable y donación sin límites a Cristo y a los hermanos.

  • Roguemos a Dios.

Para que la vida de todos los sacerdotes se llegue a unir en una vida santa, y las vocaciones al sacerdocio y a la vida que es consagrada las cuales perseveren en la fidelidad.

  • Roguemos a Dios.

Para que, como fruto de la Semana Eucarística, goce de los muchos corazones jóvenes que se encuentren dispuestos a poder seguir el llamado del Señor en el servicio sacerdotal y también en la vida consagrada.

  • Roguemos a Dios.

Para que en todo momento y en toda situación en nuestras comunidades se llegue a hacer todo lo posible por poder celebrar de manera digna lo que es la Eucaristía, de acuerdo a las normas establecidas.

  • Roguemos a Dios.

Para que el Espíritu Santo sea el que mueva todos los corazones de todos aquellos quienes toman parte en el sacrificio eucarístico, para que puedan hacer de sus vidas una clase de ofrenda permanente al Señor y también a los hermanos.

  • Roguemos a Dios.

El Celebrante:

Movidos por el Espíritu Eterno, en el que su Hijo amado Jesucristo llegó a consumar su oblación sacerdotal en la cruz, por lo que te pedimos, oh Padre de bondad, que en todo momento santifiques a tu pueblo y también escuches nuestra oración. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Por la Familia

Este momento de Oración de los Fieles es realizado el día Jueves del 11 de Junio. La oración es la siguiente:

El Celebrante:

Oremos al Señor nuestro Dios, por el Padre de la gran familia humana. Y digamos con fe y confianza: Señor, renueva en tu amor a nuestras familias.

  • Por nuestra Arquidiócesis de Piura y Tumbes:

Para que la Semana Eucarística nos ayude a sentir al hermano de fe en la unidad profunda del Cuerpo Místico de Cristo, y así sepamos compartir con él sus alegrías y sus sufrimientos, ofreciéndole una verdadera y profunda amistad.

  • Por los Gobernantes de todas las Naciones:

Para que defiendan la unidad de la familia y la santidad del matrimonio; y procuren con su esfuerzo la solución de los problemas de la educación, la vivienda y el trabajo que la afectan.

  • Por los Concebidos no Nacidos:

Para que nuestras autoridades legislen siempre a favor de la vida humana, y todos nosotros protejamos y defendamos la vida de los no nacidos desde su concepción hasta su nacimiento saludable y a lo largo de sus vidas.

  • Por Todos los Padres Cristianos:

Para que se descubran llamados a dar testimonio del Evangelio y fomenten la vocación cristiana de sus hijos.

El Celebrante:

Oh Dios mío, que en la Sagrada Familia de Jesús de Nazaret que has dejado a las familias cristianas un el maravilloso ejemplo; llegue a renovar en todos los hogares las maravillas de tu amor para que ellas puedan experimentar en todo momento tu presencia. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Por los Enfermos

Esta oración es realizada el día Viernes 12 de Junio. Las oraciones son las siguientes:

El Celebrante:

Debemos de orar, amados hermanos, a Dios el todopoderoso, Padre de nuestro Señor Jesucristo, por cada uno de los hermanos enfermos y también por todas las necesidades humanas.

Por la Santa Iglesia de Dios:

Para que el Señor sea el que la gobierne, la purifique de toda clase de culpa y la renueve por el Espíritu Santo.

  • Roguemos a Dios.

Por los frutos de esta Eucaristía:

Para que lleguen igualmente a nuestros hermanos fallecidos y llegar a puedan todos ellos de la gloria eterna.

  • Roguemos a Dios.

El Celebrante:

Dios todopoderoso y gran eterno Señor, por favor escucha con tu bondad la oración de tus fieles y dígnate de llegar a visitar con tu consuelo a todos nuestros hermanos enfermos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Memoria de Santa María Virgen, Reina de los Apóstoles

Esta Oración de los Fieles se llega a ser realizada el día Sábado 13 de Junio. Las oraciones para este son las siguientes:

El Celebrante:

En esta memoria de Santa María Virgen, quien es la Estrella de la Nueva Evangelización, presentamos al Señor Dios Padre cada una de nuestras súplicas.

Por Nuestra Arquidiócesis de Piura y Tumbes:

Para que Nuestra Madre Santísima, quien es la “Estrella de la Nueva Evangelización”, la aurora luminosa y la guía segura en el caminar de cada quien, que sea ella la que bendiga todos nuestros esfuerzos por llegar a responder con generosidad a la misión que su Hijo, el Señor Jesús, nos ha llegado a encomendar.

  • Roguemos a Dios.

Por todos los Laicos:

Para que los fieles a su bautismo, lleguen a ser fortalecidos por el Espíritu Santo y también sean guiados por la Señora de la Evangelización, los cuales sean verdaderos testigos del Evangelio.

  • Roguemos a Dios.

El Celebrante:

Padre, que cada una de las oraciones de tus hijos te lleguen a ser agradables, pues con gran amor en este momento honran hoy a la Madre de tu Unigénito, como también la Madre suya. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Solemnidad el Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Esta Oración de los Fieles se llega a ser realizada el día Domingo 14 de Junio. Las oraciones para este son las siguientes:

El Celebrante:

Unidos en la fe, en la esperanza y en la caridad, oremos al Señor para que nuestra vida cristiana tenga en la Eucaristía su fuente, su centro y su cima.

Por la Iglesia, Pueblo Peregrino de Dios:

Para que celebre con fe y amor el sacramento del Cuerpo y la Sangre de Cristo, y así se vea enriquecida con sus dones.

  • Roguemos a Dios.

Por Todos los Sacerdotes:

Para que sean fieles al llamado del Señor en sus vidas y cumplan con su misión de ser hombres de Dios y artesanos de comunión y reconciliación.

  • Roguemos a Dios.

El Celebrante:

Oh Dios, eterno que no cesas de llegar a alimentar a tu Iglesia con lo que son los misterios del Cuerpo y también de la Sangre de tu Hijo Jesucristo; por favor escucha nuestras oraciones y haz que podamos encontrar en todo momento nuestro gozo en la riqueza de tus dones. Por el señor Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Si le gustó nuestro artículo referente a la Oración de los Fieles, le invitamos a que visite los siguientes enlaces los cuales pueden ser de su interés personal:

(Visited 41 times, 1 visits today)

Deja un comentario