La Poderosa Oración a Jesús Nazareno El Señor

La oración a Jesús Nazareno cuenta con gran poder y es capaz de obrar milagros. Los feligreses le otorgan bastante fe y confían cada día más en su facultad de conceder peticiones. A través de este artículo, además de conocer distintos tipos de oraciones, aprenderás la forma debida de realizarla, para la cual debes contar con suficiente fe y proporcionar un ambiente de plena serenidad.

Oración al nazareno

¿Cuál es la Oración al Nazareno de San Pablo?

En la actualidad la plegaria al Nazareno de San Pablo cuenta con un amplio uso, particularmente en la época de  Semana Santa, aunque no existe fecha fijada por la Iglesia para la veneración de las fiestas del Nazareno. Dicha fecha varía de acuerdo a la variedad de tradiciones autóctonas que haya acogido esta devoción.

En Venezuela, por ejemplo, se conmemora el 23 marzo, al tanto que en España se lo hace el viernes inicial de ese mes. Sea cual sea el día, siempre se festeja por la Semana Santa.

Oración al Nazareno de San Pablo

Glorioso Jesús Nazareno, mi señor y salvador que auxilias a los humildes y menesterosos que existen, te adoro, soy conocedor del inmenso sacrificio que padeciste por todos nosotros que residimos en esta planeta, oh mi gran adorado Jesús de Nazareno seas venerable por los siglos, de los siglos por todos los días, te remito con mi alma esta plegaria, te remito con mi alma este rezo a tu santo Corazón por favor otórgame la bendición de tu vigoroso brazo.

Jesús de Nazareno tu corazón es dócil y modesto, en tus espaldas cargaste una pesada cruz, marchaste hacia el Calvario para que fueses clavado en ella, estoy consciente de que soy un humilde pecador, el motivo de tu pasión que te ocasionó tanto dolor, te ensalzo y te agradezco por todo el amor que soportaste sobre tus hombros.

Llevaste sobre tus hombros el madero de tu suplicio para pagar por nuestras faltas, los del todo el mundo, absuélveme piadoso Jesús de Nazaret te lo pido arrodillado a tus pies, he de reconocer cada una de mis culpas igualmente tu enorme benevolencia para suprimirlas con tu bella y santa sangre, eres mi veneración, te amo por sobre todas las cosas.

Prometo adorarte y ser leal a ti hasta el día de mi deceso y más allá si se puede, el día de hoy me presento ante ti mi Glorioso  Jesús de Nazaret para rogar tu auxilio, en esta necesidad apremiante en que me encuentro en este instante, que me tiene angustiado y me ocasiona enorme sufrimiento, me hallo en un precario estado, no puedo enfrentar las deudas y compromisos que responsabilidad mía, tengo muy graves inconvenientes en mi hogar, y solo me es imposible salir de ellos.

Adorado Jesús de Nazareno auxíliame a… (Aquí se realiza tu petición) Te lo ruego postrado ante ti, con total modestia y toda mi certeza, te lo imploro por favor oye las suplicas de este abrumado corazón y me favorezcas con lo que tanto pido, si es benévolo para mi alma y hace crecer tu gloria mi adorado señor, reconozco que tu gran benevolencia y misericordia no tiene límites, por esta razón te ruego que apartes a la pobreza y desgracia que hoy se halla en mi hogar

Danos la bendición y protégenos bajo tu poderoso amparo, oh Glorioso Jesús, con tu gracia condúcenos hacia el pasaje de tus mandatos a tu perpetuo reino Divino. ¡Oh mi adorado Jesús Nazareno, por las centurias que seas bendito! Amén.

Se requiere que para esta Oración al Nazareno de San Pablo se ha de orar un credo, un padre nuestro y un gloria. Así mismo se debe repetir esta plegaria y los rezos por tres días seguidos con suma fe.

Oración al Nazareno para Sanación

Mi adorado Nazareno de San Pablo hoy he de dirigirme a ti por un inmenso favor que requiero, tú lo sabes muy bien mi señor, y me atribuyo el ruego de esta modesta sierva que se halla postrada a tus pies, y estoy segura que por tu enorme compasión me otorgarás la curación de todo padecimiento que se halle en mí, cúrame de… (señala la enfermedad que sufres), en ti he de confiar mi Venerable Nazareno de San Pablo.

Oración al nazareno

Te lo imploro de la manera más humilde con la plenitud de mi corazón y mi alma, anhelo que se haga tu voluntad mi señor no la mía, tú sabes muy bien lo que es benévolo para mí, tu padeciste por mi causa y te he de bendecir un millar de veces ya que pudiste cumplir los mandamientos del creador, éste que te envió a la tierra por el inmenso amor que nos tenías, tan grandioso fue ese amor que te mandó a ti, su único hijo para que perecieras en una cruz por cada uno de nosotros. Amén.

Oración Milagrosa a San Nazareno

Afable Jesús Nazareno, fuente de amor, Padre de compasión y Dios de todo alivio, Que colmas de amor todo tu derredor. En cada oportunidad que abra mi boca, cada vez que se muevan mis pies y manos, palpite mi corazón dentro de mi cuerpo te señalare que en cada momento yo te adoro de verdad,

Este anhelo de amor será reiterado tantas veces como las estrellas que se consiguen en el cielo señor mío, más que todas las hojas de los árboles que se hallan alrededor del mundo, se repetirá más veces que cada gota de agua que se consiga en la tierra, más que todos los granos de arena de todos los desiertos del mundo y que toda la hierba que cubre todos los campos, altísimo Jesús Nazareno.

Oh mi adorado Jesús de Nazareno, eres nuestro amado salvador por favor en recuerdo de tu inmensa pasión santa te imploro de corazón que me auxilies para que se me haga la concesión de… (señala la petición deseada) Si dicha suplica es conveniente a tu gran Honra y gloria igualmente lo será al bien de mi alma, Grandísimo Señor. ¡Amén!

La Oración al Nazareno de San Pablo tiene gran poder, has de recordar realizarla con fe y en paz.

Oración a Jesús Nazareno

Esta plegaria puede orarse en cualquier día y de la forma que se quiera; pero indudablemente, quien la rece durante las quince horas, que fue el tiempo que duró el suplicio del Señor, iniciándola el Jueves Santo a la medianoche, cada hora, hasta el viernes a las 3 de la tarde, recibirá numerosas gracias y favores espirituales.

Yo te adoro, Bendito Rostro de mi Señor Jesucristo, pintado con el pincel de la Caridad, y alumbrado con tu Hermosísima Sangre;
Yo te ruego, por el alivio que sentiste al tocar aquel burdo lienzo bañado con las lágrimas de aquella compasiva mujer;
Yo te ruego, por el impacto que le ocasionó ver reproducido en él tu rostro divino, para servir de adoración a los que te quieren con la ilusión de conocerte en el cielo;
Yo te ruego, por este acto que no se repetirá nuevamente y que se ha tornado recordable por los siglos de los siglos, de padres a hijos;
Yo te ruego, por la profunda pena con que contemplaste a tu Santísima Madre en el encuentro inicial, sin poderla aliviar;
Yo te ruego, por la aflicción tan inmensa y el sonrojo que padeciste cuando aquel hombre golpeó sobre tu Santo Rostro la horrenda bofetada;
Yo te ruego, por la humillación que te produjo cuando privado de tus ropajes, frente a aquella multitud intolerante y corrupta te encontraste;
Yo te ruego, por la infinidad de azotes que propinaron sobre tu Santísimo Cuerpo, despiadadamente;

Yo te ruego, por los tormentos que te ocasionó la corona de espinas que hizo teñir tu cabeza de sangre;
Yo te ruego, por el desvanecimiento que sentiste agobiado por el peso de la Cruz, por los pasos andados, por las lágrimas derramadas, por tu sangre esparcida en las calles de Jerusalén, por la tortura de los clavos, por la hiel y vinagre, por las siete palabras que dijiste, por el desaliento que padeciste, hallándonos en abandono del Eterno Padre, por la angustia que tuviste para perecer, por aquella aflicción tan enorme que sufriste viendo a la Santísima Virgen atribulada en aquella desesperación, sin poderte bajar de la Cruz.

Padre mío, por recordar nosotros estos hechos tan lastimosos, yo te ruego de limosna la redención de mi alma y la sanidad de mi cuerpo. Amén.

(Padre Nuestro y Ave María)

Señor mío Jesucristo, que no desea que ninguno sufra; a quien jamás se pide sin promesa de conmiseración, ya que señalaste por tu misma, santa y sagrada boca, que todas las cosas que se implorasen en tu Santo Nombre, las otorgarás, te suplico por tu Santo Nombre me concedas (se incluye aquí la petición).

Jesús de Nazaret

Jesús de Nazaret o el Nazareno, al que igualmente se conoce como Jesús,​ Cristo​ o Jesucristo (nacido en Belén, Judea, Imperio romano alrededor del año 4 a.C. y muerto en Jerusalén, Imperio romano cerca del año 30-33 d.C.), es el personaje  central del cristianismo y una de las figuras de mayor influencia en la cultura occidental.

Casi todos los estudiosos de la Antigüedad corroboran con certeza la existencia histórica de Jesús. De acuerdo a la opinión mayormente acogida en los centros académicos, fundamentada en una lectura crítica de los escritos sobre su persona, Jesús de Nazaret fue un predicador de origen judío​ que existió a inicios del siglo I en las zonas de Galilea y Judea, y fue crucificado en Jerusalén alrededor del año 30, bajo el régimen de Poncio Pilato.

Te recomendamos otros artículos igualmente interesantes:

(Visited 16.922 times, 23 visits today)

1 comentario en “La Poderosa Oración a Jesús Nazareno El Señor”

Deja un comentario