La Eficaz y Poderosa Oración al Justo Juez

Aquí podrás encontrar todo sobre la forma correcta de Rezar la Oración al Justo Juez que se realiza cuando se requiere ayuda en situaciones difíciles de la vida.

oración al justo juez

Eficaz Oración al Justo Juez

La oración al Justo Juez es una eficaz oración donde ponemos nuestra fe y le ofrecemos nuestra fe y devoción a Jesucristo. Si nuestros sentimientos son auténticos, y nuestras plegarias verdaderas, Cristo nos escuchara, atenderá y nos protegerá de cualquier mal.

Podemos hacer estas oraciones diariamente, recuerda que las oraciones al Justo Juez son una protección para salir a la calle y protegernos de los males que nos acechan, la imagen del Justo Juez ha sido a lo largo de los años un símbolo que representa y da justicia a los más fieles. 

Se recomienda realizar estas oraciones cada mañana y junto a la familia a que estas palabras fomentan el amor y la protección. La unidad de la familia se hará más fuerte si somos constantes creyentes y devotos al Divino y Justo Juez.

Recuerda siempre que cada vez que vayamos a orar y en especial las oraciones al Justo Juez, debemos tratar de elevar el espíritu. El espíritu debe estar acompañado de agradecimiento y amor, además las peticiones deben ser justas y desinteresadas, teniendo como fin el bien mayor. 

Debemos tener en cuenta que el propósito de la espiritualidad es romper con las anclas de materialismo que nos mantienen atados a este mundo que en ocasiones pretende ser algo meramente superficial.

Oración al Justo Juez

Divino y Justo Juez de vivos y muertos, eterno sol de justicia, encarnado en el casto vientre de la Virgen María por la salud del linaje humano. Justo Juez, creador del cielo y de la tierra y muerto en la cruz por mi amor.  Tú, que fuiste envuelto en un sudario y puesto en un sepulcro del que al tercer día resucitaste vencedor de la muerte y del infierno. Justo y Divino Juez, oye mis súplicas, atiende a mis ruegos, escucha mis peticiones y dales favorable despacho. Tu voz imperiosa serenaba las tempestades, sanaba a los enfermos y resucitaba a los muertos como Lázaro y al hijo de la viuda de Naim.

El imperio de tu voz ponía en fuga a los demonios, haciéndoles salir de los cuerpos de los poseídos, y dio vista a los ciegos, habla a los mudos, oído a los sordos y perdón a los pecadores, como a la Magdalena y al paralítico de la piscina. Tú te hiciste invisible a tus enemigos, a tu voz retrocedieron cayendo por tierra en el huerto los que fueron a aprisionarte y cuando expirabas en la Cruz, a tu poderoso acento se estremecieron los orbes.

Tú abriste las cárceles a Pedro y le sacaste de ellas sin ser visto por la guardia de Herodes.
Tú salvaste a Dimas y perdonaste a la adúltera, te suplico, Justo Juez, me libres de todos mis enemigos, visibles e invisibles: la Sábana Santa en que fuiste envuelto me cubra, tu sagrada sombra me esconda, el velo que cubrió tus ojos ciegue a los que me persiguen y a los que me deseen mal, ojos tengan y no me alcancen, manos tengan y no me tienten, oídos tengan y no me oigan, lengua tengan y no me acusen y sus labios enmudezcan en los tribunales cuando intenten perjudicarme.

¡Oh, Jesucristo Justo y Divino Juez!, favoréceme en toda clase de angustias y aflicciones, lances y compromisos y haz que al invocarte y aclamar al imperio de tu poderosa y santa voz llamándote en mi auxilio, las prisiones se abran, las cadenas y los lazos se rompan, los grillos y las rejas se quiebren, los cuchillos se doblen y toda arma que sea en mi contra se embote e inutilice.

Ni los caballos me alcancen, ni los espías me miren, ni me encuentren. Tu sangre me bañe, tu manto me cubra, tu mano me bendiga, tu poder me oculte, tu cruz me defienda y sea mi escudo en la vida y a la hora de mi muerte. ¡Oh, Justo Juez, Hijo del Eterno Padre, que con Él y con el Espíritu Santo eres un solo Dios verdadero! ¡Oh Verbo Divino hecho hombre! Yo te suplico me cubras con el manto de la Santísima Trinidad para que libre de todos los peligros y glorifiquen tu Santo Nombre. Amén. Divino y Justo Juez, acompáñame en mi viaje, líbrame de todo peligro o accidente, defiéndeme de mis enemigos y socórreme en mis necesidades.

 

Oración al Justo Juez para liberarse de injusticias y enemigos

Redentor mío que en mi corazón estas, dulcísimo y amable Justo Juez, prenda de mi cariño e inigualable amor, perdona a los ingratos que desconocen tu presencia santa. Ayúdanos a reparar toda ofensa recibida y que con todo nuestro afecto encendido. Lleguemos directamente a tu corazón, divino Justo Juez, verdadero y esperanza fecunda, venid a mi oh Señor.

Ampáranos de las injusticias y libéranos de todo mal, aleja a todos mis enemigos, apacigua sus corazones sucios y lávalos con tu Sangre Preciosa. Reina sobre la faz de la tierra, reina en medio de la adversidad, reina en las cárceles y calma la sed de justicia, que muchos cristianos solicitando están.

Tu justicia divina prevalezca sobre la humana y puedan ser juzgados de manera transparente, todo aquel que esperando una condena esta y que tus palabras lleguen a todos los rincones de nuestra tierra. Te lo pedimos por los Siglos de los Siglos. Amén.

Debemos terminar esta oración especial al Justo Juez, con un Padre Nuestro. Debes confiar plenamente en que nuestros pedidos serán cumplidos y nuestra fe será recompensada pues la devoción en el Justo Juez es grande y poderosa.

Oración al Justo Juez pidiendo Valor y Fuerza

Fieras que me atacan, Leones que me rugen, La maldad impera a mi lado, Siento temor y angustia. Ya no soy capaz de caminar, Me da miedo la injusticia. Mis adversarios se burlan, Creen tener poder, Y aunque mi cobardía aparece, Existe un ser Supremo, Que sin duda siempre viene a mi auxilio.

Justo Juez ven, ven pronto a mí, Desplaza todo lo malo, Otros hombres me agreden y atormentan, Justo Juez ven, ven pronto a mí. Grito y busco tu presencia en mi vida, Soy un hombre frágil, te busco y no te encuentro, Ven, ven mi Amado Juez.

Que la hechicería y la maldad, Que el ocultismo y la santería, Que el demonio y el pecador, Dobleguen su cabeza, Váyanse de mi lado, Retírense prontamente, Justo Juez ven a mi auxilio, te lo pido por favor.

Ya llega la calma y la serenidad, Ya los hombres aplauden y veneran tu nombre Santo, Gracias te doy Oh mi Justo Juez, Gracias eternamente, Aleluya, Amén.

 

Historia del Justo Juez

En las conversaciones con su mujer Poncio Pilatos la escucho decir: “No te metas con ese justo, pues he sufrido en sueños durante la noche por él”. De estas palabras nace el nombre de Justo Juez. Existen numerosas imágenes del justo Juez, pero hay una imagen que destaca sobre las demás por su importancia.

Esta imagen del Divino y Justo Juez se encuentra en la Santa Iglesia Catedral en la ciudad de Quetzaltenango, Guatemala. Esta Joya de la época colonial fue tallada en el año 1531 por el escultor Juan Aguirre, se cree que era de origen Europeo, específicamente de España.

Aguirre afirma que provenía de Perú, pero esos datos no se han podido confirmar así que su procedencia es dudosa. El Padre Francisco Gonzalo Mendez, le encomendó la gran tarea de tallar la imagen de Jesucristo. Aguirre logró esculpir una gran cantidad de imágenes de nuestro Señor Jesucristo, pero la más famosa fue el Justo Juez. Poco después Juan Aguirre se unió a la orden Franciscana en Guatemala se había vuelto un Fraile Lego.

En 1800 se funda la famosa cofradía al Justo juez, su trabajo era proteger y venerar la imagen del Justo Juez. Una de las tradiciones de la cofradía era llevar a al Justo Juez al hogar del cofrade mayor, aunque poco tiempo después la tradición dejó de cumplirse. En 1871 se realizaron cambios en la cofradía esto debido a la revolución liberal, poco después las cofradías empezaron a desaparecer.

Si te gustó este artículo te invito a leer otros artículos similares entrando en los siguientes enlaces:

(Visited 813 times, 7 visits today)

Deja un comentario