La Poderosa Corona de la Divina Misericordia

En el artículo de hoy te enseñaremos cual es la oración de la Coronilla de la Divina Misericordia. A su vez, te indicaremos los distintos pasos que debes seguir para realizar la oración de manera correcta. También profundizaremos un poco sobre la historia de esta oración, como surge, que significa, para que se utiliza, las imágenes que la identifican y muchas cosas más. Acá te daremos toda la información que necesitas conocer sobre este tema.

corona de la misericordia

Corona de la Divina Misericordia

La oración de la Corona de la Divina Misericordia esta dedica a ser rezada principalmente para aquellas personas que se encuentren en su lecho de muerte, cuando estén muy enfermos o agonizantes e incluso, cuando la persona ya falleció. Aún en estos últimos casos la oración funciona, no podemos olvidar que el alma de la persona permanece un corto período de tiempo después de su muerte hasta que logra separarse del cuerpo.

Además, la espiritualidad y fe en Jesús facilita está separación del alma con el cuerpo, de manera que en las personas ateas o agnósticas el alma se resiste más a dejar el cuerpo porque no es consciente de lo que está pasando y no tiene idea de lo que va a pasar. El creer que todo termina con la muerte es una gran sorpresa para el recién fallecido que facilita a sus familiares y amigos ayudarlos con la transición por medio de la oración de la Corona de la Divina Misericordia.

Dicho lo anterior, queda claro que la finalidad de esta oración es la de ayudar a las personas a encontrar la redención y facilitarles el camino para que consigan la salvación y puedan continuar con lo que les depara a continuación. En todo caso, estas situaciones no son fáciles porque estamos hablando de la pérdida de un ser querido y las primeras acciones a realizar siempre son la de comunicar y difundir el fallecimiento de la persona.

Pero esto no significa que debemos dejar de lado nuestra responsabilidad, por lo que debemos rezar junto al agonizante o fallecido a penas tengamos la oportunidad la oración de la Corona de la Divina Misericordia, ya que es una forma de decirle al doliente que Jesús promete venir y salvarlo. Luego de rezar esta oración se recomienda continuar con el Santo Rosario de la Santísima Virgen.

Si la persona enferma o que está en su lecho de muerte es un agnóstico o ateo, es recomendable acercarse a él o a ella y hablarle de la oración de la Coronilla de la Misericordia. Ya que incluso si la persona no está segura sobre lo que cree, el rezar la oración les ayudará a abrir sus corazones para dejar entrar a Jesús y que puedan tener una conversación donde consigan el perdón eterno. Por algo Jesús nos dice que recuerden su promesa, donde él como juez y salvador está dispuesto a perdonarnos por nuestros pecados cometidos si somos capaces de arrepentirnos de nuestros pecados.

Respecto al momento más idóneo para leer la oración, se recomienda hacerlo a las tres de la tarde y ayudarse utilizando las cuentas del rosario.

Pasos para Realizar la Oración de la Divina Misericordia

Si deseas realizar el rosario de la misericordia o la coronilla de la Divina Misericordia pero no sabes cómo hacerlo, no te preocupes; acá te explicaremos como hacerlo paso a paso. Lo primero que debe saber es que necesitarás tener un rosario común y corriente de cinco decenas. Por otro lado, la Coronilla de la Divina Misericordia se realiza luego de hacer dos oraciones de apertura que pertenezcan al diario de Santa Faustina y para culminar, se debe realizar una oración final. A continuación te indicamos todos los pasos que debes seguir para realizar la oración de manera correcta:

  • Paso 1: Realizar la Señal de la Cruz. Las personas que estén presentes y participen en la oración deben realizar la señal de la cruz y decir: “Por la señal de la Santa Cruz, líbranos Señor Dios de todos nuestros enemigos. Amén”.
  • Paso 2: Se inicia por la cuenta grande del rosario y se realizan dos oraciones (que pueden ser adicionales). Estas oraciones deben ser alusivas a la Divina Misericordia, pero no existen dos específicas que sean exclusivas. A continuación te dejamos dos de sugerencias para que utilices, pero al final del artículo encontrarás otras oraciones adicionales que puedes utilizar como remplazo de cualquiera de éstas en caso de que así lo desees:
    • Expiraste Jesús, pero la fuente de la vida brotó para las almas y un océano de misericordia se abrió para el mundo entero. Oh fuente de vida, misericordia divina inagotable, envuelve a todo el mundo y vacíate sobre nosotros.
    • Oh sangre y agua que brotaron del corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, Jesús en ti confío.
  • Paso 3: Ahora debes proceder con la cuenta pequeña número uno y rezar un “Padre Nuestro”:
    • Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tú nombre, venga a nosotros tú reino, hágase tú voluntad, así en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.
  • Paso 4: Una vez finalizado con la cuenta uno, continúas con la cuenta pequeña dos rezando un “Ave María”:
    • Dios te salve María, llena eres de gracias, el señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
    • Paso 5: continuamos con la cuenta pequeña tres y ahora rezamos un “Credo”.
      • Creo en Dios, padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo su único hijo nuestro señor, que fue concebido por obra y gracias del espíritu santo. Nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, todo poderoso. Desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el espíritu santo, la santa iglesia católica y la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.
  • Paso 6: Cuando se llega a cada quinta cuenta grande de cada decena se debe rezar un “Padre Eterno”:
    • Padre eterno, yo te ofrezco el cuerpo, sangre, alma y divinidad de tú amadísimo hijo, nuestro señor Jesucristo, como expiación de nuestros pecados y los del mundo entero.
  • Paso 7: Para cada cuenta diez de cada decena se debe rezar la oración de “Por su Dolorosa Pasión”:
    • Por su dolorosa pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.
  • Paso 8: Ahora se debe volver a repetir cada ciclo de oración otras cuatros veces completando así todas las cuentas del rosario incluyendo las oraciones de el “Padre Eterno” y “Por su Dolorosa Pasión”.
  • Paso 9: Luego de completar las cinco decenas, se debe rezar la doxología final un total de tres veces. Pero en vez de rezar el clásico “Gloria al padre, gloria al hijo y gloria al espíritu santo…” se debe rezar “Santo Dios”:
    • Santo dios, santo fuerte, santo inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.
  • Paso 10: Para culminar, se debe realizar la siguiente oración de cierre:
    • Oh dios eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros tu mirada bondadosa y aumenta tu misericordia en nosotros, para que en momentos difíciles no nos desesperemos ni nos desalentemos, sino que, con gran confianza, nos sometamos a tu santa voluntad, que es el amor y la misericordia en sí misma. Amén.

corona de la misericordia

Oraciones Adicionales Para Acompañar la Corona de la Divina Misericordia

Adicional a las oraciones de la Coronilla de la Divina Misericordia, puedes acompañar con cualquiera de las siguientes oraciones que te mencionaremos a continuación. Aunque es aconsejable que las realices a las tres de la tarde y recuerda, lo importante es intentar difundir la devoción:

Oración 1

Los rayos que salen de mi corazón son el símbolo de la sangre y del agua que brotaron el día de mi sacrificio en la cruz. El pálido significado del agua, que purifica las almas. El rojo, la sangre que les da la vida.

A los que alaben y difundan mi gran misericordia, a la hora de la muerte les trataré según mi infinita misericordia.

Antes que yo venga como justo juez, abro de par en par las puertas de mi misericordia. Pero el que no quiere entrar por las puertas de mi misericordia, tendrá que pasar por las puertas de mi justicia.

Cuanto más grande el pecado, tanto más grande el derecho a mi misericordia. Invito a todas las almas que tengan esperanza en la infinita profundidad de mi misericordia, porque yo quiero redimir a todos. La fuente de mi misericordia fue abierta ampliamente para todas las almas en la cruz por la lanza. A nadie tengo yo excluido.

A las tres de la tarde implora mi misericordia especialmente para los pecadores y, aunque sea un momento, contempla mi pasión; sobre todo el abandono en el momento de mi agonía. Esta es la hora de la gran misericordia para todo el mundo. En esta hora no negaré nada al alma que lo pida en recuerdo de mi pasión.

Oración 2

Oh dios, cuya misericordia es infinita y cuyos tesoros de compasión no tienen límites, míranos con tu favor y aumenta tu misericordia dentro de nosotros, para que en nuestras grandes ansiedades no desesperemos, sino que siempre con gran confianza nos conformemos con tu santísima voluntad, la cual es idéntica a tu misericordia, por nuestro señor Jesucristo, rey misericordioso. Quien con nosotros y el espíritu santo manifiesta misericordia hacia nosotros por siempre. Amén.

Oración 3: De Jaculatoria

Esta oración fue encomendada para que la escribiera Sor María Faustina y la rezará de forma periódica:

Oh sangre y agua, que brotas del sagrado corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, yo confío en ti.

Por el rezo de este rosario, me complace dar todo lo que me pidan. Quien lo rece, alcanzará gran misericordia en la hora de su muerte. Aunque sea un pecador empedernido, si reza este rosario, aunque sea una sola vez, logrará la gracia de mi infinita Misericordia.

Oración 4: De la Misericordia Divina

“Oh dios de gran misericordia, bondad infinita, desde el abismo de su abatimiento, toda la humanidad implora hoy tu misericordia, tu compasión, ¡oh dios!; y clama con la potente voz de la desdicha.

Dios de benevolencia, no dejes de escuchar la oración de este exilio terrenal. ¡Oh señor!, bondad que escapa de nuestra comprensión, que conoces nuestra miseria a fondo y sabes que con nuestras fuerzas no podemos elevarnos a ti. Te lo imploramos: adelante con tu gracia y continúa aumentando tu misericordia en nosotros, para que podamos, fielmente, cumplir tu santa voluntad a lo largo de nuestra vida y a la hora de la muerte. Que la omnipotencia de tu misericordia nos defienda de las flechas que arrojan los enemigos de nuestra salvación, para que con confianza, como hijos tuyos, aguardemos la última venida, día que tú solo sabes. Esperamos obtener lo que Jesús nos prometió a pesar de nuestra mezquindad.

Oraciones Para Rezar a las 3 de la Tarde

También te dejamos dos oraciones cortas que son ideales para rezar a las tres de la tarde en cualquier día:

  • Oración 1:

Expiraste Jesús, pero tu muerte hizo brotar un manantial de vida para las almas y el océano de tu misericordia que inundó todo el mundo. Oh fuente de vida, insondable misericordia divina, anega el mundo entero derramando sobre nosotros hasta tu última gota de sangre.

  • Oración 2:

Oh sangre y agua que brotaste del corazón de Jesús, manantial de misericordia para nosotros, en ti confío.

Cuando los pecadores recen este rosario, llenaré sus almas de tranquilidad y será feliz la hora de su muerte. No les afectará el temor, pues mi misericordia les amparará en esta última lucha.

Si se reza este rosario delante de los moribundos, se calma la ira de dios y su insondable misericordia se apodera de su alma. Cuando recen este rosario al lado de un moribundo, me pondré entre el padre y el alma moribunda, no como justo juez, sino como redentor misericordioso.

Si él agonizante puede, mejor que rece el rosario. Si ya no puede, continúen rezándolo los que estén junto con él. Los sacerdotes ofrezcan este rosario a los pecadores, como el último socorro.

Jesús promete conceder todo lo que se le pida, la gracia de la conversación y de una muerte feliz y en gracia. Pero es necesario rezarlo con arrepentimiento de los pecados cometidos, humildad, perseverancia, devoción y confianza.

Imágenes de Jesús Misericordioso

En caso de que no se hayan dado cuenta, todas las imágenes que hemos visto hasta este momento en este artículo son muy similares entre sí, la razón se debe a que todos aluden al cuadro original de Kazimirowski. Un cuadro donde podemos ver la imagen de Jesucristo pero que gano mucha fama ya que en cierto momento de la historia fue dañado y repintado otros autores. Pero al finalizar, el aspecto de la cara de Jesús cambio dramáticamente, lo cual altero el mensaje visual original que la pintura buscaba transmitir. Por otro lado, esta nueva expresión no tiene nada que ver con el rostro original que vio la hermana Sor Faustina.

La razón de esto, se debe a que las personas que realizaron la restauración eran no creyentes y pintaron la cara de Jesús como si estuviera ensimismado, disminuyendo el efecto que tenía la mirada original y el mensaje de poder que transmitía. El cuadro original fue supervisado por la hermana Sor Faustina pero las críticas llegan con todos los cambios que tuvo el cuadro al ser restaurado, siendo el cambio de expresión de la cara la característica más resultante. Por este motivo se decide que este cuadro no debe ser venerado y que es mejor utilizar la versión pintada por Hyla (que es la base de todas las imágenes utilizadas en este artículo). Para aclarar un poco el tema aquí te dejamos la historia de las dos pinturas.

Para el año de 1931, Jesucristo le solicita a Sor Faustina Kowalska que mandará a hacer una pintura del Jesús de la Misericordia igual al que había visto en sus apariciones con el mensaje de “Jesús en ti confío”. Una vez finalizado, que utilizará la imagen para divulgar su palabra. Además, que fundara la fiesta de la misericordia en la fecha del domingo después de la pascua de resurrección. Es así como la hermana habla con el padre Sopocko y lo convence de encargar la pintura a manos de Eugeniusz Kazimirowski.

Luego que la pintura es culminada la hermana Sor Faustina fallece, y en el año de 1943 el pintor Adolfo Hyla realiza una pintura homóloga a la obra de Kazimirowski para dársela a las hermanas como un obsequio. Esta pintura superaría en fama a la que posee la versión original y sirvió como protección para evitar que el régimen comunista destruyera la primera versión hecha.

El Encargo que le Asignó Jesús a Sor Faustina

Sor Faustina comenta que una noche mientras se encontraba en su celda tuvo una aparición del Jesucristo vistiendo una túnica blanca. Su postura era erguida con una mano alzada como si estuviera a punto de bendecir, mientras con la otra mano se tocaba la túnica sobre el pecho. A su vez, en el área del pecho se encontraba entreabierta la vestimenta y le salían dos rayos de luz grandes de distintos colores, uno de color rojo mientras el otro era más pálido. Faustina, atónita ante la presencia del Señor Jesús se queda en silencia admirándolo mientras siente inundada por una mezcla de sentimientos de temor y alegría. Al cabo de unos segundos, Jesús comienza a hablar y dice que pinte un cuadro de la figura que está viendo con la leyenda de “Jesús, en ti confío”.

En el diario de Santa Sor Faustina se puede leer que escribe lo siguiente sobre su encuentro con Jesús: en principio indica que todo aquel que venere el cuadro no perecerá, también menciona que Jesús le promete que estando en la tierra siempre obtendrá la victoria, principalmente al momento que la gente se deba enfrentar a la muerte. A su vez, escribe otro pasaje al respecto donde indica que Jesucristo le solicita que se haga un festejo de la misericordia. Donde el cuadro será bendecido con solemnidad el primero domingo luego de la pascua de resurrección. Ese día será conocido como el día de la fiesta de la misericordia.

Jesús también le dice que debe llevar su mensaje a los sacerdotes para ellos sean voceros de sus palabras y transmitan su mensaje de manera que el pueblo proclame la gran misericordia que él tiene por todas las almas de los pecadores. Así, todo aquel que haya sucumbido al pecado solo debe acercarse a él sin miedo. Toda esta información fue escrita por la hermana el 22 de febrero del año 1931.

Respecto al cuadro, los dos rayos que salen del pecho de Jesús significan la sangre y el agua. Donde el rayo pálido es un símbolo del agua que sirve como consuelo para las almas. En cambio; el rayo rojo simboliza la vida de las almas. Ambos surgen del pecho como un reflejo de la misericordia que Jesús tiene por nosotros y como un símbolo de la lanza que atravesó su corazón cuando fue crucificado en la cruz. En la página 299 de su diario Sor Faustina Kowalska escribiría que será bienaventurado todo aquel que viva a la sombra de ellos, porque no le alcanzará la mano justa de dios.

Luego de la aparición de Jesús y que le asignará la tarea de realizar una pintura, ella supo de inmediato que no podría llevar a cabo por sus propios medios esta tarea que se le encomendó debido a su falta de habilidad con la pintura. De hecho, ni siquiera poseía conocimientos básicos sobre la creación artística. Aún así, esto no fue un impedimento para cumplir con la voluntad de dios. De modo que en un principio intento pintar el cuadro en múltiples ocasiones por sus propios medios. Pero al ver los resultados desfavorables, junto con la desconfianza que tenía de los confesos y los superiores provocaron un gran sufrimiento en ella.

Aún así, nunca desistió en su intención de completar la tarea a pesar de que habían trascurrido tres años mientras estaba en Plock y en Varsovia. Siempre tuvo en su mente la perseverancia de cumplir el deseo del señor Jesús. Estos sentimiento la ayudaron a soportar los fracasos y los malos tratos, ya que ella sabía lo importante que era la misión que se le había encargado para los planes divinos.

Después de un tiempo escribiría en su diario en la página 154 que de repente vio al señor Jesús de nuevo y le dijo que si no culminaba con su tarea de pintar el cuadro, ni con la obra de la misericordia que le fue encargada, cuando llegará el día del juicio sería ella quien deberá responder por todas las almas que no hayan podido ser salvadas. De esta manera decide profesar sus votos de manera perpetua y es trasladada a la casa conventual de Vilna el 25 de mayo de 1933. Será en este lugar donde por fin conseguiría ayuda y consuelo de la mano de su confesor y director espiritual: el padre Miguel Sopocko quien luego de escucharla decide hacer caso a sus peticiones y cumplir con los deseos del señor Jesucristo.

La Imagen de Jesús que Observó Sor Faustina

Luego que el padre Sopocko accediera a la petición de la hermana de encargar un cuadro de Jesús como ella lo describía, se puso en contacto con el pintor Eugeniusz Kazimirowski a inicios del año 1934 en la ciudad de Vilnius en Lituania. De esta forma lo mando a llamar y le asigno una habitación y un estudio en el mismo piso en donde él se encontraba.

El cuadro del Jesús misericordioso se da en un ambiente lleno de misterio y envuelto en milagros divinos, debido a la experiencia que tiene Sor Faustina con su encuentro con Jesucristo. Cuando el padre Miguel Sopocko habla con Eugeniusz, le relata solo de manera parcial la misión que tenía la hermana y le pide que guarde el secreto debido al ambiente de escepticismo que rondaba en el ambiente sobre este tema. El pintor accede a guardar el secreto y comienza a trabajar en la obra.

Al momento de hacer la pintura, Eugeniusz debe dejar de lado algunas de sus concepciones artísticas para acatar las especificaciones que le indica Sor Faustina sobre la realización del cuadro. Ella todas las semanas visitaba el estudio del pintor para seguir de cerca los progresos del cuadro y realizar alguna indicación ocasional cuando la obra se apartaba de sus directrices. Esta relación transcurrió así por alrededor de seis meses indicando siempre si hacía falta agregar algún detalle o si se había equivocado en algo.

La meta final de Sor Faustina era que el cuadro se asemeje en todo lo posible a la imagen que le fue mostrada en su conversación con Jesús. Pero al igual que ella, el padre Miguel Sopocko participo de manera activa en el proceso creativo de la obra al punto de llegar a posar en distintas ocasiones utilizando un alba que sirviera de guía para el pintor. Por otro lado, todo el tiempo que pasaron juntos desarrollando la obra permitió realizar un análisis más profundo del contenido del cuadro. Las interpretaciones y análisis a los que llegaron se pueden encontrar en las páginas 299, 326, 329 y 344 del diario de Sor Faustina. Quien siempre recalco lo significativo e importante que fue ese encuentro con Jesucristo.

En su diario comentaría que en cierto momento se acerco al estudio del pintor, se paró un momento y observo detalladamente la imagen de Jesús, luego se dio cuenta que la figura no era tan bella como el Jesús de sus visiones, lo cual la entristeció mucho. Aunque se armo de fuerza y oculto ese hecho en lo más profundo de su corazón. Durante ese día acompaño a la madre superiora a la ciudad para hacer algunas diligencias pero al momento de regresar lo hizo sola, aprovecho ese momento para ir a la capilla y llorar profundamente, luego se dispuso a hablar con Jesús y le dice que no hay nadie con el talento suficiente para captar en una pintura su belleza. En este instante escucha una voz en su cabeza que le dice que no hay belleza en el color, ni tampoco en el pincel, que la grandeza del cuadro se encuentra en la gracia del señor. Este fragmento lo podemos encontrar en la página 313 de su diario.

Al analizar la actitud de Sor Faustina y las diferentes conversaciones que tiene con Jesús podemos observar la sinceridad y pureza de su alma, así como la gracia sobrenatural que le fue concedida. Por otro lado podemos apreciar como en sus vivencias místicas observa la belleza del Salvador Resucitado. Ella siempre recalco que el señor se le presentaba tal cual como se muestra en el cuadro y le indicaba todo el tiempo la importancia de que la pintura fuera puesta en exhibición para que todos pudieran adorarlo. Siendo un ejemplo de cómo Jesús no solo acepta el cuadro que se esta realizando en su honor, sino que además lo santifica con su propia presencia.

El tamaño del cuadro se determino según las medidas de un marco antiguo que se puso a disposición del pintor y que fue otorgado por una de las parroquias como un regalo. Una vez que la imagen de Jesús estaba lista, solo restaba colocar la frase de “Jesús, en ti confío”. El problema era que el pintor no sabía en qué espacio colocarlo porque no cabía en la imagen. El padre Sopocko le pregunto a Sor Faustina como debían proceder y ella respondió diciendo que hallaría la respuesta a través de la oración y que le tendría una respuesta para la siguiente semana. Luego, mientras caminaba cerca del confesionario y al pasar por el santísimo sacramento obtuvo la respuesta a su pregunta.

Ya que se acordó de lo que Jesús le comento la primera vez que se comunico con ella, donde le dijo la frase a utilizar y la posición en la que debían ir colocadas. Este pasaje lo puedes encontrar en la página 327 de su diario, donde además; indica que el cuadro es un recipiente para que las personas puedan acceder a la fuente de la misericordia para conseguir la gracia del señor.

Esta frase que Sor Faustina le comunica al padre, es colocada en una placa en la parte inferior del cuadro. Una vez que la obra estuvo terminada, se solicito el permiso para colocar la pintura en la iglesia de San Miguel que está ubicada en Vilna, donde él era rector. Luego, con mucho esfuerzo por parte del padre Sopocko se consiguió que desde el 26 hasta el 28 de abril del año 1935 se adorara por primera vez la imagen del Jesús misericordioso y salvador por los fieles que participaban en las oraciones. Esta celebración coincidió justamente con el primer domingo luego de la pascua. La hermana Sor Faustina fue una de las participantes y la homilía sobre la misericordia divina fue predicada por el padre Sopocko. Así como Jesús lo había previsto en su primera aparición con Sor Faustina.

La imagen fue colocada para que el público la admirara por tres días gracias a su ubicación en la puerta del amanecer en lo alto de uno de los ventanales. Esto permitió también que se pudiera visualizar desde muy lejos. En estos días se celebro con solemnidad la clausura del Jubileo de la Redención del Mundo, durante el décimo noveno centenario de la pasión del salvador. Sor Faustina escribiría en su diario al respecto que la obra de la redención está relacionada con la pintura de la misericordia.

En el diario de Sor Faustina podemos encontrar un pasaje donde ella indica lo que sucedió al ver el cuadro expuesto al público. Comenta que por un instante vio un movimiento de la mano de Jesús que hizo la señal de la cruz. Al anochecer de ese mismo día notaría que la imagen estaba pasando por una ciudad que se encontraba cubierta por redes y trampas, pero luego Jesús aparecería para cortar todas estas redes.

Durante las celebraciones en la que fue expuesta la pintura, Sor Faustina se dio cuenta que la figura de Jesús cambiaba de posición en distintas ocasiones, por ejemplo; al momento en que él padre da el sermón sobre la Divina Misericordia, la imagen de la pintura tomo una aspecto mucho más vivo y los rayos que salen de su pecho penetraron en los corazones de las personas que se encontraban ahí reunidas escuchando el discurso. Aunque el haz de luz no impactaba en todos con la misma potencia ya que alguno recibían más que otros. Ahí cayó en cuenta que era la gracia de Dios. Lo cual la inundo de alegría. Este fragmento lo podemos leer con más detalle en la página 417 del diario de Sor Faustina.

De igual forma, cuando el padre toma el santísimo sacramento y lo alza para dar la bendición, Sor Faustina comenta en la página 420 de su diario que vio al señor Jesús tal cual como se ve en la pintura, después; mientras se impartía la bendición los rayos que salen de su pecho se extendieron por todo el mundo. Comento que la claridad que vio fue inaccesible transformando la vista en una especie de habitación de cristal, la cual estaba tejida de ondas de luz impenetrables por cualquier espíritu o criatura. En una parte podía observar una claridad donde se encontraban tres puertas y justo ahí, Jesús vistiendo la misma ropa con la que fue pintado en el lienzo. Luego comienza a caminar y se interna en la luz que pasa por la segunda puerta, donde en el fondo se divisa una claridad.

Todas estas visiones y señales que Sor Faustina presencia durante la celebración de la puerta del amanecer en Vilna son sin duda alguna una señal y retribución de la gracia divina anunciada por Jesús previamente. Dicho de otro modo, una manifestación pública de su inmensa misericordia divina. Para el 4 de abril de 1937, el arzobispo Romuald Jalbrzykowski, que ejercía el cargo metropolitano de Vilna otorgo un permiso para que la pintura del salvador misericordioso fuera trasladado a la iglesia de San Miguel en Vilna. Aunque primero necesito escuchar la opinión favorable de los expertos. Una vez que se cambio de sitio, la pintura obtuvo un número mayor de seguidores que se acercaban para venerarla.

Los expertos que participaron en la inspección de la obra en 1941 por orden del Metropolitano, afirmaron que la pintura constituye una obra de arte y más específicamente, un ejemplo de arte contemporáneo religioso de un incalculable valor. Incluso firmaron un documento donde certificaban esta información, el cual fue firmado el 27 de mayo de 1941. Las personas convocadas para que hicieran de jueces expertos fueron: el profesor de la historia del arte, doctor M. Morelowski, el padre conservador y doctor P. Sledziewski y el padre y educador en materia de dogmática doctor L. Puchaty.

Tiempo después, el padre Sopocko mantendría correspondencia con la hermana Faustina y en una de las cartas ella escribe que Dios le permitió saber que estaba satisfecho con todo el trabajo realizado y que había cumplido con la obra que le había sido encargada. Ahora cuando reza y se sumerge en la oración se siente cerca de Dios, también es capaz de sentirse tranquila y en una paz. Por otro lado, las copias pequeñas de las imágenes de Jesús misericordioso que se han esparcido a los fieles y no creyentes, funcionan para que poco a poco las demás almas también puedan alcanzar la gracias de Dios. Indica que según su opinión, las imágenes pequeñas no llegan a ser tan bonitas como el cuadro original.

La persecución Comunista

La historia del cuadro da giro inesperado cuando en el año de 1948 el gobierno comunista que estaba al poder cierra la iglesia de San Miguel y se vende la pintura en secreto sin el marco ni la placa con el texto. Esto ocurrió por medio de la liquidación de bienes de la iglesia que realizó el empleado lituano de turno. La transacción se dio entre dos mujeres de distinta nacionalidad, una era lituana y la otra polaca. Ambas mujeres eran conscientes del enorme riesgo que corrían si las autoridades soviéticas descubrían lo que estaban haciendo. Pero aún así se arriesgaron a trasladar la imagen poniéndola en un desván donde quedaría resguardada hasta que pasará el peligro.

Luego de un tiempo envían el cuadro a la iglesia del Espíritu Santo, donde el cuadro es guardado en un depósito junto con el resto del mobiliario de la iglesia que se encontraba cerrada. En ese entonces el padre que ejercía el cargo de párroco, Jósef Grasewicz no mostró interés en guardar la pintura. De modo que fue trasladado a la parroquia de Nowa Ruda donde a pesar de los distintos cambios en la administración, el cuadro se conservaría almacenado por unos 40 años.

Así llegamos a la fecha de 1970 cuando las autoridades comunistas de Nowa Ruda intervienen la iglesia para convertirla en un almacén. La pintura que en ese momento se encontraba colgado sin mostrar ninguna relevancia específica se quedo en la iglesia luego de ser abandonada. El padre Sopock, que estaba ubicado en ese momento en Polonia no tenía posibilidad alguna de volver a la ciudad de Vilna en Lituania para saber sobre el estatus de la pintura, pero eso no impido que se preocupara constantemente por ella. De esta forma, le solicita al padre Grasewicz que ubicara el cuadro y lo llevara a un lugar seguro. Por este medio, de manda una orden secreta de ubicar el cuadro y colgarlo en la iglesia de la puerta del amanecer en Vilna donde fue presentado al público por primera vez para que siga siendo una fuente de admiración pública.

Lamentablemente, la petición solo pudo ser emitida en el año de 1982 luego de que el padre Sopocko falleciera. Entonces el padre que estaba a cargo de la puerta del amanecer, el vicario Tadeusz Kondrusiewics menciono que le resultaba ilógico colgar la pintura ahí y en cambio; propuso ponerla en exhibición en la iglesia del Espíritu Santo dónde el párroco era Aleksander Kaszkiewicz. Esté acepta sin mucha motivación y así se logra que el cuadro vuelva a Vilma.

Así llegamos a una noche de noviembre del año 1986, dónde las hermanas de la madre misericordia (de la Puerta del Amanecer) cambian el cuadro original por una copia con sumo secreto para que los fieles de Nowa Ruda que iban con regularidad a ver el cuadro no se dieran cuenta. De esta forma retiran la obra del bastidor, la enrollan y se la llevan a la ciudad de Grodno, para luego llevarla de regreso a la ciudad del Espíritu Santo. Cuando el cuadro llegó a las manos del padre Kaszkiewicz, este noto que se encontraba deteriorado, de modo que ordenó su restauración.

Aunque el producto final fue muy diferente a la versión original, ya que la cara de Jesús se vio drásticamente alterando, cambiando toda la esencia de la obra. A su vez, se le agrego a la pintura la frase en color rojo de: “Jesús, en ti confío” y para poder hacer que encajara la pintura al cuadro del hueco en el altar, se dobló la parte de abajo del lienzo y en la parte superior se coloco una sección adicional con forma oval.

Es importante recalcar que estos cambios no coinciden con la obra original hecha por E. Kazimirowski en el año de 1934 en colaboración con Sor Faustina y el padre Sopocko. Se tomaron demasiadas atribuciones artísticas en la restauración de la obra que lo único que consiguieron fue disminuir su valor original. El cuadro permanecería en esta condición hasta el año 2003 en el que sería restaurado de nuevo con un nuevo marco. Además, la frase de “Jesús, en ti confío” permaneció en la iglesia de Espíritu Santo hasta septiembre del 2005. En el año 2004 en la ciudad de Vilna, el Cardenal Audrys Juozas Backis se encargó de consagrar de nuevo la iglesia de la Santa Trinidad en Vilna con el santuario de la misericordia divina. A su vez, consagro también las hermanas de Jesús misericordioso y solicito a los fieles orar en este santuario.

Para el 2005 en el mes de septiembre, se colocó en el templo el primer cuadro de Jesús misericordioso. Luego el metropolitano le indico a la congregación que la sede debería ser la casa donde fue pintada la obra original de Jesús misericordioso. Con la aceptación de esta propuesta y gracias a las donaciones recibidas, la casa fue adaptada a las necesidades de la congregación religiosa. Situación contraria a la que ocurrió en 1987 en la iglesia de Espíritu Santo en Vilma cuando fue expuesto el primer cuadro de Jesús misericordioso y paso desapercibida por parte de los peregrinos y de las autoridades eclesiásticas. La razón principal de esto se debe a las precarias condiciones en que estaba expuesto la pintura. Lo cual incremento los cambios negativos relacionados con la obra.

No fue sino hasta el año 2001 en julio, que el párroco Miroslaw Grabowski de la iglesia de Espíritu Santo dio el consentimiento para abrir de nuevo la sede en Vilna por parte de la congregación de las hermanas de Jesús misericordioso. Esta petición fue aceptada con muchos ánimos por parte de la curia de Vilna y a partir de ahí, se volvió a trabajar en el cuadro original para darle los cuidados que se merecía desde hace mucho tiempo para recuperar un poco su valor único e inestimable. Es importante destacar que la congregación tenía décadas intentando hacer los trámites pertinentes para propagar la primera imagen de Jesús misericordioso. Aquella figura relatada por Sor Faustina que estaba envuelta en un velo divino y sagrado que fue construido con sumo cuidado, asesoría, cooperación y bajo mucha oración.

La restauración que se hizo en el cuadro original en el año 2003, se hizo en la capilla del convento de las hermanas Vilna. Se aprovecho para quitar de la pintura todo el rastro de las pinceladas posteriores que se hicieron (y alteraron el espíritu de la obra), también se eliminaron las manchas que surgieron por la humedad con el paso del tiempo a través de distintas sustancias químicas. Una vez hecho esto se arreglaron todas las zonas deterioradas y se consiguió recuperar el aspecto original del cuadro.

Aún así, algunos daños que sufrió la pintura debieron ser reparados eliminándolos con pegamento. Por otro lado, en la obra restaurada aún se puede visualizar las huellas que quedaron luego de haber retirado el lienzo del bastidor. Se puede apreciar el daño causado por los clavos que sujetaban la pintura. También se puede apreciar el doblez que se hizo en la parte inferior de la pintura (aunque este detalle es solo de unos cuantos centímetros).

En el año 2004, la Fundación de los Apóstoles de Jesús Misericordioso de Lópz, que son los organizadores y fundadores de la restauración y conservación de la pintura. Realizaron una sesión fotográfica profesional en la iglesia del Espíritu Santo de Vilna con la intención de documentar la obra. A partir de ese momento, se hace de forma periódica fotocopias de unos 20 cm de la primera imagen de Jesús misericordioso que son utilizadas para ser distribuidas entre los fieles y que permitan ayudar en la misión de evangelizar.

Lamentablemente y a pesar de todos los cuidados que ha recibido el cuadro en las últimas décadas, su estado actual ha venido empeorando. De modo que hoy en día no está en condiciones para ser expuesto según las palabras del restaurador. Por esta razón lo conserva Edyta Hankowska, Czerwinska de Wloclawek en Polonia. Quien es una conservadora de obras de arte y posee un título universitario como licenciada por la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Nicolás Copérnico en Torun en Polonia. Para el 3 de agosto del 2009, la conservadora Edyta Hankowska hizo una inspección de rutina de la obra en el Santuario de la Misericordia Divina de Vilna.

El Cuadro de Jesús Misericordioso hecho por Hyla

Para el año de 1943, diez años después de que se pintara el cuadro original de Jesús misericordioso y luego de cinco años de haber fallecido Sor Faustina en la ciudad de Cracovia. Se acerco un pintor a la congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia. Este pintor es Adolfo Hyla, quien tenía la intención de pintar un cuadro y obsequiarlo para ser puesto en la capilla del convento como un exvoto de agradecimiento por el bienestar de su familia luego de las dificultades vividas durante la guerra.

Al hablar con las hermanas, estás le propusieron que pintara la obra de Jesús misericordioso. Para que tuviera una guía, las hermanas le mostraron como modelo una reproducción del primer cuadro elaborado por Kazimirowski (aquel que fue realizado en colaboración con el padre Sopocko y Sor Faustina). Además, le dieron a Hyla la descripción detallada que había hecho Sor Faustina en su diario. A pesar de esto, el pintor decidió utilizar su imaginación artística para la elaboración de la pintura.

Cuando la pintura estuvo terminada, las hermanas intentaron colocarlo en el mismo sitio donde había estado la obra original, pero las dimensiones de los cuadros no coincidían. Por lo que no encajaba en el altar de la capilla de las hermanas. Por esta razón, la Madre Irene Krzyzanowska decide solicitar la creación de otro cuadro. El cual fue consagrado en el año 1944 y se coloco en la capilla del convento de Cracovia donde se encuentra actualmente y es adorado aún por los feligreses. Una característica particular de esta pintura, es que la versión original que fue entrega a las hermanas poseía un fondo con una pradera y arbustos que podían visualizarse a lo lejos. Pero estos cambios no fueron del agrado del padre Sopocko que en el año 1954 solicito que fueran retirados estas adiciones cubriendo el fondo con pintura oscura y agregando en los pies de Jesucristo un suelo.

La pintura que hizo Adolfo Hyla se encuentra puesta para la vista del público en la iglesia parroquial del Corazón Divino en Wroclaw, en Polonia. Dicha iglesia guarda mucha relación con la Casa de la congregación de las Hermanas de la Madre de Dios de la Misericordia.

Cuando finaliza la segunda guerra mundial, la obra original de Jesús misericordioso pintado por Eugenio Kazimirowski en la ciudad de Vilna en Lituania, permanece en la Unión Soviética gracias a los esfuerzos hechos por Sor Faustina. Esta época fue bastante difícil debido a que muchas personas debieron mantener en secreto su fe y devoción a Dios por varias décadas, producto de las persecuciones hacia los católicos. Por esta razón en cuadro tuvo que ser ocultado así como la magnífica historia relacionada con su creación.

El cuadro de Jesús misericordioso también corrió con la suerte de la divulgación en Polonia de otro cuadro que terminaría sirviendo de distracción y apocando la atención del público en general. Este cuadro fue el de la Imagen Santa, llamado así por el papá Juan Pablo II en el año de 1993 en la ciudad de Vilna. Esta obra no corrió con la misma suerte y lamentablemente fue destruida.

Si te ha resultado de utilidad la información que has encontrado en este artículo, entonces te puede interesar leer también:

(Visited 603 times, 1 visits today)

Deja un comentario