La vida pública de Jesús: Todo lo que debes saber

En el período de los tres años en los que Jesús se dio a conocer en Galilea sucedieron muchos acontecimientos pero los que se pueden destacar son el bautismo en el río Jordán, las bodas de Caná, la predicación, la transfiguración y la eucaristía, todo ello constituye la vida pública de Jesús.

la vida publica de jesus

La vida pública de Jesús

El primer acontecimiento de la vida pública de Jesús fue el bautismo. Jesús llegó hasta el río Jordán con la intención de que Juan el Bautista, que era pariente de Jesús, puesto que era hijo de Ana, prime de la Virgen María, Madre de Jesús. Luego de recibir el bautismo, Jesús sintió bajar sobre Él al Espíritu Santo en la forma de una paloma y se oyó una voz, que era la voz del Padre en los cielos y vino a decir: “Éste es mi Hijo, el Amado, en quien me he complacido. Escuchadle.” (Mt 17, 5). En este caso se puede observar que se han manifestado las tres Personas de la Santísima Trinidad.

Las bodas de Caná

Encontrándose Jesús y su madre en Caná de Galilea, Jesús hizo el primer milagro. Estaban asistiendo a unas bodas y en medio del festejo se quedaron sin vino. La madre de Jesús le informó que no tenían más vino y Jesús mandó a los sirvientes a que llenaran de agua seis tinajas de piedra, cada una de unos cien litros, luego procedió a convertir el contenido de las tinajas en vino bueno.

Más actos las vida pública de Jesús

Más tarde, Jesús predica durante la lectura en la sinagoga de su pueblo que él es el Mesías que Isaías profetizó, escapando por poco de ser asesinado por la multitud enojada, de allí el proverbio de que nadie es profeta en su pueblo.

Al comenzar su vida pública, viaja a Cafarnaún, donde Jesús reclutará a sus primeros discípulos Pedro, Santiago y Juan, luego de ayudarlos a encontrar una gran cantidad de peces.

En el transcurso de su ministerio de predicación, Jesús resucita a la hija de Jairo. Llegado el momento, Jesús logra reclutar a doce apóstoles entre sus discípulos, incluyendo a Mateo y a Judas Iscariote. Entre los seguidores de Jesús también se incluyen varias mujeres, como María Magdalena, Joanna y Susanna.

la vida publica de jesus

Nacimiento de la fé de sus seguidores

Con estas manifestaciones milagrosas durante la vida pública de Jesús, dio a conocer su gloria y sus discípulos creyeron en Él. Luego de eso, Jesús efectuó  otros muchos milagros como devolverle la vista a los ciegos, hacer hablar a los mudos, curar a los que sufrían de lepra, resucitar a algunos muertos, calmar una tempestad, expulsar a los demonios de las personas y perdonar los pecados. Sólo Dios puede hacer milagros porque es todopoderoso, por ello Jesús debe ser una manifestación terrenal de Dios.

Jesús en todo momento predicó el Evangelio o la Buena Noticia, que consiste en que Dios era su Padre y nuestro Padre y todos nosotros somos hermanos. Explicó también las Bienaventuranzas, que son pasajes en los que se alaba a los pobres de espíritu, los misericordiosos, los que siembran la paz y los que tienen el corazón bueno y limpio. Predicó con muchas parábolas, tomando los ejemplos de la vida diaria.

La Transfiguración

Jesús y sus discípulos luego viajan a través del Mar de Galilea, en el que calma una tormenta y estando en Gerasa, Jesús exorciza a un hombre que estaba poseído por los demonios y esos mismos demonios entran en una manada de cerdos.

Estando en Betsaida, Jesús hace el milagro de alimentar a cinco mil personas con cinco panes y dos piezas de pescado. Más tarde, Jesús y sus discípulos viajan a una montaña donde Jesús se encuentra con los profetas Moisés y Elías y se transfigura.

Esto ocurrió en algún momento de su predicación, durante la vida pública de Jesús, cuando tomó Jesús a Pedro, Santiago y Juan y se trasladó con ellos a un monte alto, en el cual se transfiguró ante ellos, de manera que su rostro se puso resplandeciente como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz.

En medio de estos hechos, se encontraban tan felices que Pedro dijo: “Si quieres haré aquí tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.” (Mt 17,4). En ese momento, una nube resplandeciente les cubrió y una voz dijo: “Éste es mi Hijo, el Amado, en quien tengo mis complacencias: escuchadlo.” (Mt 17,5). Esto lo hizo Jesús para que se fortaleciera la fe de los Apóstoles, ante la proximidad de la Pasión.

La Predicación y La Sanación

En la medida en que el ministerio de predicación y sanación durante la vida pública de Jesús crece, éste se acerca a los pecadores y los marginados, lo cual incluyó a las prostitutas y los recaudadores de impuestos, ganándose por ello la ira de los fariseos y los maestros religiosos. Cuando Jesús cura a una mujer enferma, un fariseo lo reprende por efectuar una curación en el día de reposo. Jesús lo llama hipócrita y le dice que desataría su buey para darle paja o agua en el día de reposo.

Jesús también traba amistad con el recaudador de impuestos Zaqueo, logrando convencerle de que devuelva el dinero a las personas que ha extorsionado. Mientras se encuentra predicando la parábola del buen samaritano, Jesús se hace amigo de una niña pequeña y le dice a sus discípulos que no prohíban que los niños pequeños se acerquen a él.

La Eucaristía

Jesús y los discípulos más tarde viajan hacia Jerusalén para poder cumplir su misión de morir en la cruz por los pecados de la humanidad. Jesús llama la atención de los fariseos, que son los líderes religiosos judíos, y también llama la atención de los romanos, luego de expulsar a los mercaderes del templo. Estando en Jerusalén, Jesús elogia a una viuda por ofrecer su sustento de dos monedas de cobre. También enseña allí la parábola de los inquilinos y el pago de impuestos a César.

Durante la celebración de la Pascua Judía, Jesús asistió a la Última Cena con sus Apóstoles. Antes de iniciar, tomó una toalla, echó agua en una jofaina (plato hondo) y se puso a lavarles los pies. Con ello nos dio ejemplo de humildad y de cómo tenemos que ayudar y servir los unos a los otros.

Luego de estos hechos, llegó el momento de instituir la Eucaristía. Para ello, tomó el pan y se lo dio a sus Apóstoles diciendo: “Tomad, esto es mi Cuerpo”. Cogiendo la copa, pronunció una oración de gracias y dijo: “Esta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por muchos.” (Mc 14, 22-24). También en la Última Cena, Jesús advierte a sus discípulos de su inminente traición y muerte. Judas conspira con los líderes religiosos para traicionar a Jesús.

En el Jardín de Getsemaní, Jesús es traicionado por Judas, quien lo identifica a la patrulla romana dando un beso en la mejilla a Jesús, de allí la expresión sobre el beso de Judas para referirnos a los traidores, y  es capturado por las autoridades romanas y judías.

Durante el procedimiento de aprehensión, Pedro niega conocer a Jesús tres veces antes de que cante el gallo. Al día siguiente, Jesús es condenado por los líderes religiosos. Luego es llevado ante Poncio Pilato, quien indica que Jesús no ha cometido delitos contra el imperio romano y lo envía a Herodes, quien se lo devuelve a Poncio para que lo juzgue. Luego mientras Pilato exonera a Jesús de las malas acciones, los dirigentes y la multitud exigen la muerte de Jesús. Pilato libera a Barrabás y, a regañadientes, condena a Jesús a la crucifixión.

Con estos hechos y la elección de Pedro como piedra fundamental, fundó la Iglesia y cumplió en todo momento y fielmente la voluntad del Padre.

Preguntas de los Catecismos

Usualmente, nos hacemos las siguientes preguntas en las reuniones de catecismo, para recordar a nuestro amado Padre y afirmarnos más en nuestra fe. ¿A qué  se lo llama la vida pública de Jesús?  Se llama la vida pública de Jesús a los años que pasó predicando el evangelio hasta su partida de este mundo.

¿Qué hizo Jesús durante los años de su vida pública?  En los años de  su vida pública, Jesús se presenta ante el pueblo como el Mesías prometido e Hijo de Dios, que fue enviado por el Padre, se dedicó a predicar la doctrina de la salvación y sentó las bases para la Iglesia Católica, confirmando su misión con la santidad que observó durante su vida y los milagros que realizó; al final de su vida pública murió en la cruz para redimir nuestros pecados y poder salvar a los hombres, pero al tercer día resucitó.

¿Cómo podemos resumir la vida de Jesús?  La vida de Jesús la podemos resumir en el cumplimiento fiel de la voluntad del Padre, para llevar a cabo la redención del mundo.

Propósitos de Vida Cristiana

Todos los cristianos debemos hacernos propósitos para cumplir durante nuestra vida que pueden ser de muy diversa índole, pero existen dos que todos los seguidores de Jesús deberíamos practicar frecuentemente, que son:

  • Leer todos los días algún pasaje del Evangelio sobre la vida de Jesús, meditándolo.
  • Imitar la vida de Jesús en nuestras relaciones con los demás hombres.

Otros artículos que seguramente son de tu interés:

(Visited 200 times, 5 visits today)

Deja un comentario