Oración a San Francisco de Asís por la Paz del mundo

La Oración a San Francisco de Asís es un rezo católico el cual se utiliza para conseguir gracias y bendiciones, también es utilizado para pedirle que interceda ante Dios padre por nosotros, si quieres saber más te invito a que sigas leyendo este artículo.

oracion de san francisco de asis

Oración por la Paz de San Francisco de Asís

Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. Que allá donde hay odio, yo ponga el amor. Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón. Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión. Que allá donde hay error, yo ponga la verdad. Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe. Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza. Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz. Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.

Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, cuanto consolar, ser comprendido, cuanto comprender, ser amado, cuanto amar. Porque es dándose como se recibe, es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo, es perdonando, como se es perdonado, es muriendo como se resucita a la vida eterna. Amén.

Historia de esta Oración

Este rezo se volvió una oración tradicional por la paz, el mismo suelen relacionarlo a San Francisco de Asís gracias a que el difunto Papa Juan Pablo II lo rezo en 1986, este rezo se llevó a cabo frente a millones de representantes de distintas religiones de todo el mundo, en dicha conferencia para rezar por la Paz, él lo asocio con este santo.

Análisis de la Oración

Este rezo tiene como particularidad de que es un rezo para pedir por la paz, se puede ver como se le pide a Dios padre que nos vuelva un medio para lograr la paz, transformar emociones y sentimientos realmente negativos como el odio en un sentimiento positivo como el amor, básicamente este es un rezo en el cual se pide dejar atrás todas las emociones negativas que podamos tener dentro y cambiarlas por emociones positivas.

También se puede ver que esta oración busca dejar atrás el egoísmo, esto motivado a que en la misma oración se pide dejar de buscar atención y favores para sí mismo, en vez de eso, se narra que la mejor forma de recibir es dar, y todo lo que le demos al universo es lo que vamos a recibir. En pocas palabras, este es un rezo que invita a la acción, a no solo pedir y esperar algo de los demás, sino también de lo que podemos compartir.

Acerca de San Francisco de Asís

San Francisco de Asís fue un santo que debe su fama a un hecho bastante interesante, él fue uno de los pocos que logro tener un estilo de vida semejante al de Jesucristo, muchos de quienes lo conocieron en vida le apodaban “El pobrecito de Asís”.

Este santo fue un gran admirador de Jesucristo, además, predicaba con su ejemplo, también compartió en su vida todas aquellas características que convirtieron a Jesucristo en el hombre de paz que se conoce actualmente, San Francisco de Asís nunca, ni siquiera en los momentos más desesperados dejo de alabar al señor Jesús en ninguna de sus oraciones.

Gracias a este santo, muchos de los fieles católicos actualmente tienen acceso a muchas oraciones, esto motivado a que en sus escritos el dejo registrados muchos de estos rezos. En el año 1206 San Francisco de Asís recito muchas de estas oraciones en la conocida Iglesia de San Damián, uno de los rezos más conocidos es “Déjanos llegar a ti” oración extraída de la carta a los fieles.

Oraciones rescatadas gracias a San Francisco de Asís

Oración ante el crucifijo de San Damián

¡Oh alto y glorioso Dios! ilumina las tinieblas de mi corazón. y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento. Amén.

oracion de san francisco de asis

 

Déjanos llegar a ti

Omnipotente, eterno, justo y misericordioso Dios, danos a nosotros miserables hacer por ti mismo lo que sabemos que tú quieres, y siempre querer lo que te place, para que interiormente limpiados, interiormente iluminados y por el fuego del Espíritu Santo abrasados podamos seguir la huellas de tu amado Hijo, nuestro Señor Jesucristo, y a ti, Altísimo, llegar por sola tu gracia, que en Trinidad perfecta y en simple Unidad vives y reinas y eres glorificado, Dios omnipotente, por todos los siglos de los siglos. Amén.

Dos gracias te ruego

Señor mío Jesucristo dos gracias te ruego me concedas antes de morirme; la primera, que sienta yo en cuerpo y alma, en cuanto sea posible, el dolor que Tú, dulcísimo Jesús; sufriste en tu dolorosísima Pasión; la segunda, que sienta yo en mi corazón, en cuanto sea posible, aquel amor sin medida que te abrasaba y te llevó, Hijo de Dios, a sufrir gustoso por nosotros pecadores esta misma dolorosísima pasión. Amén

Alabanzas al Dios altísimo

Tú eres el santo Señor Dios único, el que hace maravillas. Tú eres el fuerte, tu eres el grande, tú eres el altísimo, tú eres el rey omnipotente; tú Padre santo, rey del cielo y de la tierra. Tú eres el trino y uno, Señor Dios de los dioses; tú eres el bien, el todo bien, el sumo bien, Señor Dios vivo y verdadero.

Tú eres el amor, la caridad; tú eres la sabiduría, tú eres la humildad, tú eres la paciencia, tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre; tú eres la seguridad, tú eres el descanso, tú eres el gozo, tú eres nuestra esperanza y alegría, tú eres la justicia, tú eres la templanza, tú eres toda nuestra riqueza a satisfacción. Tú eres la belleza, tú eres la mansedumbre, tú eres el protector, tú eres nuestro custodio y defensor; tú eres la fortaleza, tú eres el refrigerio.

Tú eres nuestra esperanza, tú eres nuestra fe, tú eres nuestra caridad, tú eres toda nuestra dulzura, tú eres nuestra vida eterna, grande y admirable Señor, Dios omnipotente, misericordioso Salvador. Amén.

Mi Dios y mi todo

Mi Dios y mi todo, ¿Quién eres Tú? ¿dulcísimo Señor mío? Y ¿quién soy yo, gusanillo tu servidor? ¡Cuánto quisiera amarte, santísimo Señor mío! ¡Cuánto quisiera amarte, Señor mío dulcísimo! ¡Señor mío y Dios mío, te entregué todo mi corazón y todo mi cuerpo, y ardientemente anhelo darte más, si supiera qué más darte! Amén.

Reflexiones Finales

Después de ver parte de la historia de San Francisco de Asís, podemos entender porque alcanzo tanta fama dentro de los católicos practicantes, gracias a él se pudieron recuperar muchas oraciones que de otro modo estaban perdidas, él fue conocido como uno de los santos con un estilo de vida lo más parecido a Jesucristo, quizá si aplicáramos un poco sus enseñanzas tendríamos una vida más espiritual ante los ojos del altísimo.

Si te gustó este artículo puede que también te interesen estos:

(Visited 144 times, 1 visits today)

Deja un comentario