Lujuria de la Carne: ¿Debemos ser Santos?

¿Has oído hablar acerca de la Lujuria de la Carne?, lo más seguro es que hayas necesitado de un poco más de detalles y es por eso que a continuación en este artículo podrás encontrar toda la información más importante.

lujuria-de-la-carne
Todas los detalles de gran importancia

La Lujuria de la Carne

Se sabe que la Palabra de Dios siempre ha hablado correctamente de las profundidades de nuestro deseo sensual, y la verdad es que la inconmovible norma divina de la santidad se opone a toda costa a todo acomodo moral.

La Biblia es quien brinda las oraciones y frases sabias, incitándonos a confiar en Dios al cien por ciento para entonces poder librarnos de los deseos mundanos. Por otro lado, a continuación te dejaremos conocer algunos pasajes los cuales revelan el poder destructivo que posee la Lujuria de la Carne.

La lujuria, al ser tan descontrolada es capaz de señalarnos hacia el camino opuesto que Dios nos muestra, es por eso que con la ayuda de la siguiente información se encontrará la manera adecuada para encontrar la libertad provista por nuestro Señor.

El Pecado de la Lujuria de la Carne, ¿Realmente debemos de ser Santos?

Primeramente, damos inicio echándole un pequeño vistazo a aquello que expresa lo que es el Pecado de la Lujuria para entonces poder conocer los mejores consejos para sobrellevarla:

La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual; que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos, que no conocen a Dios. (1 Tesalonicenses 4:3–5 NVI)

Pues ya basta con el tiempo que han desperdiciado haciendo lo que agrada a los incrédulos, entregados al desenfreno, a las pasiones, a las borracheras, a las orgías, a las parrandas y a las idolatrías abominables. (1 Pedro 4:3 NVI)

Ustedes han oído que se dijo: ‘No cometas adulterio.’ Pero yo les digo que cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón. (Mateo 5:27–28 NVI)

lujuria-de-la-carne

¿Cuál es el Origen de la Lujuria?

Se sabe que el tema de la Lujuria se ha mantenido estable con el pasar de los años, sin embargo, ¿te has tomado un momento para sentarte a pensar cómo fue descubierta? ¿Cómo fue su origen?

A continuación te suministramos un texto donde se expresa la llegada de la Lujuria a nuestra vida, para convertirse en lo que hoy en día conocemos como pecado:

No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él, porque nada de lo que hay en el mundo–los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida–proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. (1 Juan 2:15–17 RVA95)

Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne, porque el deseo de la carne es contra el Espíritu y el del Espíritu es contra la carne; y estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisierais. (Gálatas 5:16–17 RVA95)

Y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. (Romanos 8:8 RVA95)

Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; pero si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. (Romanos 8:13 RVA95)

Los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. El ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz, por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios, porque no se sujetan a la Ley de Dios, ni tampoco pueden. (Romanos 8:5–7 RVA95)

Excelentes Consejos para sobrellevar la Lujuria de la Carne

Una vez que se tiene en cuenta lo que es la Lujuria de la Carne al igual que su origen, es completamente importante conocer cada uno de los consejos para entonces poder sobrellevarla de la mejor manera hasta finalmente alejarla.

Hijo mío, pon atención a mi sabiduría y presta oído a mi buen juicio, 2 para que al hablar mantengas la discreción y retengas el conocimiento. (Proverbios 5:1–2 NVI)

Bebe el agua de tu propio pozo, el agua que fluye de tu propio manantial. (Proverbios 5:15 NVI)

Al malvado lo atrapan sus malas obras; las cuerdas de su pecado lo aprisionan. Morirá por su falta de disciplina; perecerá por su gran insensatez. (Proverbios 5:22–23 NVI)

No abrigues en tu corazón deseos por su belleza, ni te dejes cautivar por sus ojos, pues la ramera va tras un pedazo de pan, pero la adúltera va tras el hombre que vale. ¿Puede alguien echarse brasas en el pecho sin quemarse la ropa? ¿Puede alguien caminar sobre las brasas sin quemarse los pies? Pues tampoco quien se acuesta con la mujer ajena puede tocarla y quedar impune. (Proverbios 6:25–29 NVI)

Pero al que comete adulterio le faltan sesos; el que así actúa se destruye a sí mismo. (Proverbios 6:32 NVI)

Con palabras persuasivas lo convenció; con lisonjas de sus labios lo sedujo. Y él en seguida fue tras ella, como el buey que va camino al matadero; como el ciervo que cae en la trampa, hasta que una flecha le abre las entrañas; como el ave que se lanza contra la red, sin saber que en ello le va la vida. (Proverbios 7:21–23 NVI)

Dejen su insensatez, y vivirán; andarán por el camino del discernimiento. (Proverbios 9:6 NVI)

Quien se conduce con integridad, anda seguro; quien anda en malos pasos será descubierto. (Proverbios 10:9 NVI)

El necio se divierte con su mala conducta, pero el sabio se recrea con la sabiduría. (Proverbios 10:23 NVI)

El Señor aborrece a los de corazón perverso, pero se complace en los que viven con rectitud. (Proverbios 11:20 NVI)

Si te agradó este artículo te invitamos a leer este otro acerca de Qué es Viernes Santo. Te aseguramos, que te vas a sorprender con toda la información.

(Visited 7 times, 1 visits today)

Deja un comentario